Quién es el magnate George Soros y por qué es blanco del odio de la ultraderecha de EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
EPA

Quién es el magnate George Soros y por qué es blanco del odio de la ultraderecha de EU

El filántropo húngaro-estadounidense fue uno de los destinatarios de los supuestos paquetes bomba esta semana en su residencia de Nueva York. El multimillonario es blanco de furibundos ataques desde hace años. ¿Por qué?
EPA
25 de octubre, 2018
Comparte

El escenario político en Estados Unidos, instalado en la división e inmerso en feroces enfrentamientos desde hace meses, vivió esta semana un nuevo episodio en la escalada de tensión.

Ocho paquetes explosivos -que podrían ser nueve si se confirma el recibido en el restaurante del actor Robert De Niro-, fueron enviados contra conocidas figuras demócratas, como el expresidente Barack Obama o Hillary Clinton, o personalidades que se perciben como críticas con el presidente Donald Trump.

El primer paquete de todos fue encontrado en los suburbios de Nueva York en un buzón de la residencia de un magnate y filántropo de 88 años: George Soros.

En una carta enviada a The New York Times, su hijo Alexander Soros vinculó abiertamente los paquetes bomba con la práctica política de “demonizar al adversario”.

Y lo cierto es que Soros, un multimillonario de ideología liberal que aboga por un mundo “más abierto y equitativo”, tiene muchos enemigos entre la derecha conservadora de Estados Unidos y también de otros países.

¿Quién es George Soros?

Soros nació en Hungría en 1930 y allí vivió durante la ocupación nazi en 1944 y 1945, cuando fueron asesinados más de 500.000 judíos húngaros.

Soros no fue el único al que le enviaron paquetes explosivos, la congresista Debbie Wasserman, Hillary Clinton y Barack Obama también estaban entre los destinatarios de paquetes similares.

Reuters
Soros no fue el único al que le enviaron paquetes explosivos: la congresista Debbie Wasserman, Hillary Clinton y Barack Obama también estaban entre los destinatarios de paquetes similares.

El adolescente Soros y su familia judía lograron sobrevivir tras conseguir documentos de identidad falsos.

Pero tras la ocupación soviética del país abandonó Budapest, en 1947, para instalarse en Londres, donde se graduó por la London School of Economics.

En 1956 emigró a Estados Unidos, entró en el mundo de las finanzas y lanzó su propio fondo de inversiones, que se hizo famoso por sus agresivas inversiones y sus movimientos especulativos a corto plazo en los mercados financieros globales.

Soros es también conocido como “el hombre que quebró al Banco de Inglaterra”, tras ganar 1,000 millones de dólares en un solo día con un ataque contra la libra esterlina, el miércoles 16 de septiembre de 1992 (desde entonces “miércoles negro”).

En la actualidad ocupa el puesto 80 en la lista de hombres más ricos del planeta de la revista Forbes, con una fortuna personal valorada en 8,300 millones de dólares tras donar 18,000 a su fundación filantrópica.

Su historia de multimillonario hecho a sí mismo podría ser del agrado de la derecha conservadora.

Pero Soros es también un filántropo provocador y de ideas progresistas y pro libre mercado, y son su agenda política y sus ideas lo que lo ha puesto en el punto de mira de la derecha, siendo blanco de ataques y protagonista de diversas teorías de la conspiración.

Al contrario que Bill Gates, que se ha centrado en proyectos de salud pública y educación, Soros busca abiertamente el cambio político, lo que le ha granjeado críticas por interferencia en asuntos internos de los países.

“Algo cambió en 2016”

Su labor filantrópica está canalizada a través de Open Society Foundations, una red que abarca buena parte del planeta y que empezó en 1979 financiando becas a estudiantes negros durante el gobierno del apartheid en Sudáfrica.

George Soros

Getty Images
En otros países europeos ha habido movimientos de rechazo a Soros.

Posteriormente se centró en promover la libertad de expresión durante los últimos años del comunismo y en financiar iniciativas para favorecer la transición a la democracia.

En su país natal, Hungría, Soros creó la Universidad Central Europea. En pie desde 1991 en Budapest, la universidad se mudará a Viena próximamente al no haber alcanzado un acuerdo con el gobierno de Viktor Orbán, el primer ministro nacionalista y conservador opuesto a las ideas liberales de Soros.

Nacionalizado estadounidense, el magnate no se ha mantenido al margen de los grandes debates sociales que dividen al país, sino más bien al contrario, financiando a grupos que apoyan el aborto o promueven los derechos de las minorías LGTBI.

George Soros

Getty Images
Soros ha financiado diversas campañas políticas demócratas en Estados Unidos

Por todo esto Soros nunca ha gustado en los círculos más extremistas de la derecha estadounidense. Sin embargo, según su hijo Alexander, “algo cambió en 2016”.

“Antes de eso, el veneno que recibía estaba en gran parte confinado a los márgenes extremistas, entre supremacistas blancos y nacionalistas que intentaban socavar las bases de la democracia”, opinó.

“Pero con la campaña presidencial de Donald Trump, las cosas empeoraron”.

“Alarido emocional”

Jack Kingston, republicano de Georgia y excongresista, admitió recientemente la respuesta biliar que provoca Soros en algunos círculos.

“Algunos nombres invocan un alarido emocional de las masas hambrientas, y él es uno de ellos”, aseguró.

“La izquierda tiene los suyos. Él recibe ese tipo de siniestro, esto es, ese tipo de mito sobre él, que juega en las sombras. Quizás esto esté mal”.

Recientemente, el senador republicano por Florida Matt Gaetz sugirió que Soros podría estar dando dinero a los migrantes hondureños para unirse a la caravana y lanzarse en aluvión contra la frontera estadounidense.

A principios de mes, el propio presidente Trump relacionó a Soros con el incidente protagonizado por las dos mujeres que arrinconaron al senador Jeff Flake en un ascensor para cuestionarlo por su apoyo a Brett Kavanaugh, antes de que este fuera elegido juez de la Corte Suprema y en medio de un escándalo por un supuesto abuso sexual.

Algunos sitúan el odio furibundo hacia Soros, sin embargo, mucho antes de Trump.

Caravana.

Reuters
A Soros se lo ha acusado hasta de financiar la carava de migrantes centroamericanos.

En un artículo en la página web de la cadena CBS, Jason Silverstein dice que “el desprecio a Soros se volvió frenético a principios de los 2000, cuando empezó a participar más en la política de Estados Unidos, sobre todo en contra del presidente George W. Bush”.

Según Silverstein, Soros gastó más de 27 millones de dólares en intentar evitar, sin éxito, que Bush fuera reelegido en 2004.

Soros ha sido acusado de todo tipo de cosas, entre ellas:

  • de tener un plan para “islamizar” Europa
  • de querer eliminar las vallas en las fronteras de Europa
  • de controlar en la sombra a líderes políticos e instituciones de Estados Unidos
  • de causar la crisis financiera asiática en 1997

Una campaña en la página de peticiones de la Casa Blanca pide que sea declarado “terrorista” y que se confisquen todos sus bienes por sus intentos de “desestabilizar” Estados Unidos.

La petición tiene 170.000 firmas.

Antisemitismo

Para algunos comentaristas, lo que subyace al odio a Soros es, directamente, antisemitismo.

Según Michael Barkun, profesor emérito de Ciencia Política en la Universidad estadounidense de Siracusa y experto en derecha radical, no es necesariamente la influencia real de Soros lo que está detrás de la “fijación” con él que tiene la extrema derecha.

Roseanne Barr

Getty Images
Roseanne Barr perdió su programa tras acusar a Soros de nazi.

Soros, en cambio, cumple varios de los “estereotipos antisemitas” más extendidos, le dice Barkun a BBC Mundo.

“Es judío, nacido en el extranjero, financiero, rico, activo políticamente, o al menos tiene una agenda política”, asegura el experto.

“Sus características sirven un estereotipo muy viejo antisemita: el del banquero judío internacional”, afirma Barkun.

Y, además, aunque no se esconde, “no aparece en público muy a menudo, es relativamente poco conocido, por lo que es posible para la gente proyectar en él todo tipo de atributos y agendas”.

Paradójicamente, Soros ha sido acusado también de ser nazi o colaborador.

En un intercambio de mensajes en Twitter con Chelsea Clinton, hija de Bill y Hillary, la cómica Roseanne Barr acusó falsamente a Soros de “traicionar a sus compañeros judíos para que fueran asesinados en los campos de concentración alemanes y robó su riqueza”.

Casa Soros

Reuters
El paquete bomba llegó a la casa de Soros en un suburbio de Nueva York.

El tuit generó tanto escándalo que la cadena ABC canceló su programa.

David Neiwert, autor del libro “Alt-America: The Rise of the Radical Right in the Age of Trump” (“Alt-America, el auge de la derecha radical en la era de Trump”), coincide en que el antisemitismo juega un papel importante en los ataques contra Soros y cree que estos “reflejan un ataque mayor contra las instituciones democráticas”.

“Gran parte de las razones tras estas teorías es inspirar miedo, la creencia de que la gente se enfrenta a fuerzas tan poderosas que no pueden hacer nada. Esto es de lo que trata el autoritarismo”, le dice a BBC Mundo.

Soros, al menos hasta el incidente de esta semana, no parecía muy preocupado por nada de esto.

“Estoy orgulloso de mis enemigos”, aseguró en una entrevista a The Washington Post este año. “Cuando veo todos los enemigos que tengo por todo el mundo, debo estar haciendo algo bien”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Eréndira Aquino

Milpa Alta y Xochimilco, las alcaldías más pobres, con menos camas de hospital y más contagios de COVID

Los alcaldes de Xochimilco y Milpa Alta reconocen que el no quedarse en casa y la falta de servicios agudizan el aumento de contagios de COVID-19 en estas zonas de la CDMX con altos índices de pobreza.
Eréndira Aquino
29 de junio, 2020
Comparte

Los pobres de la Ciudad de México son los más afectados por la pandemia de COVID-19. Las alcaldías Milpa Alta y Xochimilco, con los mayores índices de pobreza y pobreza extrema de la capital, tienen también las tasas más altas de contagios.

En cuanto a infraestructura hospitalaria estas dos alcaldías también son las de mayores carencias. Tienen la más baja densidad de camas de hospital por cada 10 mil habitantes: 4.62 para Milpa Alta y 4 para Xochimilco, según datos del Inegi.

Las alcaldías que le siguen a las rurales por su alta tasa de contagios por cada mil habitantes son Azcapotzalco, Iztacalco y Tláhuac.

Te puede interesar: COVID ya mató a más de 27 mil personas en México; hay 23,389 casos activos

En Milpa Alta volvieron al campo y se contagiaron

En Milpa Alta, conocida por su vocación rural y la producción de nopal, maíz y amaranto, es también la alcaldía con mayor tasa de contagios de COVID-19. 

Hasta este 26 de junio, la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud registró 1,396 casos positivos y 40 fallecidos. Esto quiere decir que 1,012 de cada 100 mil habitantes se han infectado.

De acuerdo el alcalde de Milpa Alta, Octavio Rivero, el incremento de casos ocurrió luego de que el gobierno federal anunciara el fin de la Jornada Nacional de Sana Distancia y la entrada en vigor del semáforo epidemiológico. 

“Como en los medios de comunicación se habló mucho de la nueva normalidad, la gente pensó que ya podía salir como si nada, pero eso es mentira. Sin embargo, hemos observado un incremento importante de salidas a la vía pública”, detalló Rivero en entrevista con Animal Político.

En otros casos, las personas infectadas comenzaron a salir de sus casas para reincorporarse a sus actividades cotidianas en cuanto se sintieron bien, sin respetar el tiempo recomendado para evitar contagios, lo que incrementó la transmisibilidad del virus, de acuerdo con el alcalde.

La gente no se quedó en casa y los contagios aumentaron. Y es que el “quédate en casa” para muchos en Milpa Alta es un lujo que no se pueden dar. 

El 49.2% de la población de esta alcaldía está en situación de pobreza y 2% en pobreza extrema, es decir, que casi 80 mil de sus habitantes registraron carencias en el acceso a la canasta alimentaria, a la educación, a servicios de salud, seguridad social, así como servicios básicos en la vivienda, según datos de 2015 del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).

Las familias “van al día y necesitan generar ingresos”, ya que cuentan con empleos informales, señaló el alcalde. 

“Hay un gran porcentaje de la gente que se dedica a la producción de alimentos, principalmente el nopal, el mole, maíz y calabaza, y tienen que seguir saliendo para venderlos en distintos puntos de la Ciudad de México”, explicó.

Lee más: Si vives en CDMX consulta este mapa y conoce cuántos casos activos de COVID hay en tu colonia

Quiénes se contagian en Milpa Alta 

El alcalde Rivero informó que, según cifras de la Secretaría de Salud, “por lo menos el 20% de las personas que han dado positivo en Milpa Alta son asintomáticos”, lo que ha complicado el intento de las autoridades de suprimir los contagios.

Los poblados con mayor número de contagios son San Antonio Tecómitl, Villa Milpa Alta, San Pablo Oztotepec y San Pedro Atocpan, los pueblos más grandes y con mayor movilidad en la alcaldía.

Del total de personas que han dado positivo a COVID-19, 686 son hombres y 710 mujeres, siete de ellas embarazadas, según datos de Salud federal.

El mayor número de contagios (1,299 casos) se ha presentado en personas de entre 18 y 65 años y hay 97 registros de COVID-19 en mayores de 66 años.

Además, hay 40 personas menores de edad infectadas, 23 menores de 13 años y 17 de entre 14 y 18 años.

La comorbilidad que presentó un mayor número de personas contagiadas fue la obesidad (280), seguida de la diabetes (210), la hipertensión (165), el tabaquismo (141) y enfermedad cardiovascular (23).

En esta alcaldía 80.64% de sus habitantes está afiliado a un servicio de salud. El 67.99% se atendía en el Seguro Popular, ahora Insabi. Lo que quiere decir que no cuentan con un empleo con seguridad social, según el Inegi.

Entérate: Gobierno promete un millón de caretas a usuarios del Metro en CDMX para evitar COVID

Xochimilco, en una situación “muy delicada”

La alcaldía que se encuentra en el segundo sitio de contagios de coronavirus, con 715 personas que han dado positivo a la prueba de COVID-19 por cada 100 mil habitantes en la Ciudad de México es Xochimilco. Hasta el 26 de junio se registraron 2,975 casos y ya superaron los 200 fallecimientos, según datos de la Secretaría de Salud.

José Carlos Acosta, alcalde de Xochimilco, afirmó a Animal Político que la situación “sigue siendo muy delicada y los casos activos en la alcaldía rebasan los 400”.

Xochimilco, alcaldía que colinda con Milpa Alta, ubicada al suroriente de la capital, es también la segunda con mayores carencias: 40.5% de sus habitantes están en pobreza y 2.4% en pobreza extrema, según cifras de Coneval al 2015.

Esto quiere decir que para entonces se tenía el registro de al menos 198,191 personas con carencias sociales.

Una de las principales carencias en Xochimilco es la de agua potable. A pesar de que la alcaldía es atravesada por canales, el 61% de la población tiene un acceso limitado a este servicio: 18.6% con suministro en sus domicilios cada tercer día; 22% dos veces por semana y en el 18.6% de los casos solo una vez, según la Encuesta Nacional de los Hogares 2017 del Inegi.

Cumplir con lavarse las manos con agua y jabón, así como lavar y limpiar constantemente como pidieron las autoridades sanitarias es casi imposible sin agua.

En medio de la pandemia esta escasez continúa. El alcalde anunció que en los próximos días cuatro pipas que recién compró su administración reforzarán la distribución de agua.

La alcaldía invirtió 10 millones de pesos en dos pipas con capacidad para 10 mil litros de agua y dos más con capacidad de 15 mil.

“Eso nos va a ayudar para hacer frente a los problemas donde a veces tenemos falta de suministro de agua, porque la gente debe disponer del líquido para el aseo. Adicionalmente, las pipas que ya existen en la alcaldía trabajar a doble o triple turno para que el desabasto no sea tan recurrente”, señaló el alcalde.

Otro de los factores que ha incrementado los contagios, según el funcionario, es que en Xochimilco hay vecinos que no toman en cuenta las recomendaciones del uso de cubrebocas, la sana distancia y la higiene porque “dudan de la existencia del virus”.

A pesar de ello, para Acosta “la gente ha respondido bien”, pues aunque no todo mundo ha seguido la indicación que quedarse en casa, “si fuera parejo ya estaríamos en una situación más grave”.

Los pueblos con más contagios en Xochimilco son San Gregorio Atlapulco, Santa Cruz Acalpixca, Tulyehualco, Nativitas, Santiago Tepalcatlalpan y San Mateo.

En la alcaldía se han infectado 1,641 hombres y 1,334 mujeres, entre ellas nueve embarazadas. En 2,683 casos se trató de personas de entre 18 y 65 años, 292 de más de 66 años y 119 menores de 18.

De los contagiados, 594 presentaron obesidad, 515 tabaquismo, 427 hipertensión y 372 diabetes.

Igual que en Milpa Alta, en Xochimilco 76.31% están afiliados a un servicio de salud, de ellos, los afiliados al Insabi o a servicios de la Secretaría de Salud federal son la mayoría: 41.21%, de acuerdo con datos del Inegi.

Te puede interesar: Así será la reapertura del Centro Histórico en el semáforo naranja de la CDMX

Las muertes de los más vulnerables

Lourdes tiene 37 años y es vecina de Tulyehualco. Se contagió de COVID-19 y lleva en casa más de un mes, desde que comenzaron los síntomas. Desde entonces no ha podido trabajar ni ver a sus dos hijos, quienes se encuentran al cuidado de su madre, una mujer adulta mayor a quien teme infectar, pues viven en el mismo domicilio.

Hasta la fecha sigue sin estar segura de cómo fue que se contagió: pudo haber sido en alguno de los tres transportes que debe tomar para ir al trabajo, o directamente ahí, ya que la señora a la que cuida enfermó de COVID-19. Aunque también pudo ser porque en dos ocasiones estuvo en contacto con su suegra, quien falleció a causa de esta enfermedad.

Delfina, su suegra, era una ama de casa que ganaba un poco de dinero haciendo mandados entre sus vecinos. Murió el 9 de mayo en su casa, también ubicada en el pueblo de Tulyehualco.

De acuerdo con un análisis de las actas de defunción por COVID-19 en México, realizado por el doctor Héctor Hernández del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM, las amas de casa son la mayor cantidad de víctimas mortales del virus, por ocupación, con el 28.1% de los casos.

Con la revisión de más de 11 mil actas de defunción, sistematizadas en el Subsistema Epidemiológico y Estadístico de Defunciones (2020) de la Secretaría de Salud federal, Hernández encontró que las personas con labores no remuneradas son las más afectadas: en segundo lugar aparecen los jubilados (12%) y en tercer lugar los empleados del sector público (11.7%).

Otro rasgo que destaca entre las víctimas mortales de COVID-19 es la baja escolaridad: el 71.2% de las personas que han fallecido tenían únicamente educación básica, seguidos de quienes estudiaron hasta media superior (15.7%) y quienes contaban con estudios superiores (13.1%).

El doctor Hernández Bringas explicó que hasta el 1 de junio, fecha del corte de su análisis, se confirmó que “se trata de los sectores más vulnerables en términos socioeconómicos los que padecen y van a padecer más las consecuencias letales del padecimiento”.

Dicha tendencia se observa también por el tipo de institución donde ocurrieron los fallecimientos: “Aproximadamente la mitad han ocurrido en los hospitales del sector salud, que dependen de los estados o la federación, que son los que atienden a población abierta”, indicó.

Esto se debe a que en ellos se atiende a las personas que no tienen seguridad social vinculada a un empleo, no están en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ni en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

En entrevista, el académico de la UNAM y exdirector General de Información en la Secretaría de Salud, apuntó que aunque el IMSS da cobertura en general al 60% de la población en México, “los fallecimientos en esta institución alcanzan apenas el 30% del total hasta ahora, mientras que las unidades de población abierta tienen un 50% de las muertes por COVID-19, lo que muestra una selectividad por condición y origen socioeconómico”.

Por ahora, Lourdes se recupera en casa. Poco a poco recupera las fuerzas y respira con menor dificultad. Sin embargo, lamenta que desde que enfermó, la familia de la señora a la que cuida no le paga completo su salario, aunque “sí me depositan algo de dinero”.

Como consuelo tiene que se hicieron cargo de sus medicamentos y mantienen la promesa de que, una vez que se recupere por completo pueda volver a su trabajo, en el que no cuenta con contrato, prestaciones ni seguridad social. 

Las alcaldías que le siguen a las rurales por su alta tasa de contagios son Azcapotzalco, donde 622 personas por cada mil habitantes se contagiaron de COVID; Iztacalco (619) y Tláhuac (596).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.