Quién es el magnate George Soros y por qué es blanco del odio de la ultraderecha de EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
EPA

Quién es el magnate George Soros y por qué es blanco del odio de la ultraderecha de EU

El filántropo húngaro-estadounidense fue uno de los destinatarios de los supuestos paquetes bomba esta semana en su residencia de Nueva York. El multimillonario es blanco de furibundos ataques desde hace años. ¿Por qué?
EPA
25 de octubre, 2018
Comparte

El escenario político en Estados Unidos, instalado en la división e inmerso en feroces enfrentamientos desde hace meses, vivió esta semana un nuevo episodio en la escalada de tensión.

Ocho paquetes explosivos -que podrían ser nueve si se confirma el recibido en el restaurante del actor Robert De Niro-, fueron enviados contra conocidas figuras demócratas, como el expresidente Barack Obama o Hillary Clinton, o personalidades que se perciben como críticas con el presidente Donald Trump.

El primer paquete de todos fue encontrado en los suburbios de Nueva York en un buzón de la residencia de un magnate y filántropo de 88 años: George Soros.

En una carta enviada a The New York Times, su hijo Alexander Soros vinculó abiertamente los paquetes bomba con la práctica política de “demonizar al adversario”.

Y lo cierto es que Soros, un multimillonario de ideología liberal que aboga por un mundo “más abierto y equitativo”, tiene muchos enemigos entre la derecha conservadora de Estados Unidos y también de otros países.

¿Quién es George Soros?

Soros nació en Hungría en 1930 y allí vivió durante la ocupación nazi en 1944 y 1945, cuando fueron asesinados más de 500.000 judíos húngaros.

Soros no fue el único al que le enviaron paquetes explosivos, la congresista Debbie Wasserman, Hillary Clinton y Barack Obama también estaban entre los destinatarios de paquetes similares.

Reuters
Soros no fue el único al que le enviaron paquetes explosivos: la congresista Debbie Wasserman, Hillary Clinton y Barack Obama también estaban entre los destinatarios de paquetes similares.

El adolescente Soros y su familia judía lograron sobrevivir tras conseguir documentos de identidad falsos.

Pero tras la ocupación soviética del país abandonó Budapest, en 1947, para instalarse en Londres, donde se graduó por la London School of Economics.

En 1956 emigró a Estados Unidos, entró en el mundo de las finanzas y lanzó su propio fondo de inversiones, que se hizo famoso por sus agresivas inversiones y sus movimientos especulativos a corto plazo en los mercados financieros globales.

Soros es también conocido como “el hombre que quebró al Banco de Inglaterra”, tras ganar 1,000 millones de dólares en un solo día con un ataque contra la libra esterlina, el miércoles 16 de septiembre de 1992 (desde entonces “miércoles negro”).

En la actualidad ocupa el puesto 80 en la lista de hombres más ricos del planeta de la revista Forbes, con una fortuna personal valorada en 8,300 millones de dólares tras donar 18,000 a su fundación filantrópica.

Su historia de multimillonario hecho a sí mismo podría ser del agrado de la derecha conservadora.

Pero Soros es también un filántropo provocador y de ideas progresistas y pro libre mercado, y son su agenda política y sus ideas lo que lo ha puesto en el punto de mira de la derecha, siendo blanco de ataques y protagonista de diversas teorías de la conspiración.

Al contrario que Bill Gates, que se ha centrado en proyectos de salud pública y educación, Soros busca abiertamente el cambio político, lo que le ha granjeado críticas por interferencia en asuntos internos de los países.

“Algo cambió en 2016”

Su labor filantrópica está canalizada a través de Open Society Foundations, una red que abarca buena parte del planeta y que empezó en 1979 financiando becas a estudiantes negros durante el gobierno del apartheid en Sudáfrica.

George Soros

Getty Images
En otros países europeos ha habido movimientos de rechazo a Soros.

Posteriormente se centró en promover la libertad de expresión durante los últimos años del comunismo y en financiar iniciativas para favorecer la transición a la democracia.

En su país natal, Hungría, Soros creó la Universidad Central Europea. En pie desde 1991 en Budapest, la universidad se mudará a Viena próximamente al no haber alcanzado un acuerdo con el gobierno de Viktor Orbán, el primer ministro nacionalista y conservador opuesto a las ideas liberales de Soros.

Nacionalizado estadounidense, el magnate no se ha mantenido al margen de los grandes debates sociales que dividen al país, sino más bien al contrario, financiando a grupos que apoyan el aborto o promueven los derechos de las minorías LGTBI.

George Soros

Getty Images
Soros ha financiado diversas campañas políticas demócratas en Estados Unidos

Por todo esto Soros nunca ha gustado en los círculos más extremistas de la derecha estadounidense. Sin embargo, según su hijo Alexander, “algo cambió en 2016”.

“Antes de eso, el veneno que recibía estaba en gran parte confinado a los márgenes extremistas, entre supremacistas blancos y nacionalistas que intentaban socavar las bases de la democracia”, opinó.

“Pero con la campaña presidencial de Donald Trump, las cosas empeoraron”.

“Alarido emocional”

Jack Kingston, republicano de Georgia y excongresista, admitió recientemente la respuesta biliar que provoca Soros en algunos círculos.

“Algunos nombres invocan un alarido emocional de las masas hambrientas, y él es uno de ellos”, aseguró.

“La izquierda tiene los suyos. Él recibe ese tipo de siniestro, esto es, ese tipo de mito sobre él, que juega en las sombras. Quizás esto esté mal”.

Recientemente, el senador republicano por Florida Matt Gaetz sugirió que Soros podría estar dando dinero a los migrantes hondureños para unirse a la caravana y lanzarse en aluvión contra la frontera estadounidense.

A principios de mes, el propio presidente Trump relacionó a Soros con el incidente protagonizado por las dos mujeres que arrinconaron al senador Jeff Flake en un ascensor para cuestionarlo por su apoyo a Brett Kavanaugh, antes de que este fuera elegido juez de la Corte Suprema y en medio de un escándalo por un supuesto abuso sexual.

Algunos sitúan el odio furibundo hacia Soros, sin embargo, mucho antes de Trump.

Caravana.

Reuters
A Soros se lo ha acusado hasta de financiar la carava de migrantes centroamericanos.

En un artículo en la página web de la cadena CBS, Jason Silverstein dice que “el desprecio a Soros se volvió frenético a principios de los 2000, cuando empezó a participar más en la política de Estados Unidos, sobre todo en contra del presidente George W. Bush”.

Según Silverstein, Soros gastó más de 27 millones de dólares en intentar evitar, sin éxito, que Bush fuera reelegido en 2004.

Soros ha sido acusado de todo tipo de cosas, entre ellas:

  • de tener un plan para “islamizar” Europa
  • de querer eliminar las vallas en las fronteras de Europa
  • de controlar en la sombra a líderes políticos e instituciones de Estados Unidos
  • de causar la crisis financiera asiática en 1997

Una campaña en la página de peticiones de la Casa Blanca pide que sea declarado “terrorista” y que se confisquen todos sus bienes por sus intentos de “desestabilizar” Estados Unidos.

La petición tiene 170.000 firmas.

Antisemitismo

Para algunos comentaristas, lo que subyace al odio a Soros es, directamente, antisemitismo.

Según Michael Barkun, profesor emérito de Ciencia Política en la Universidad estadounidense de Siracusa y experto en derecha radical, no es necesariamente la influencia real de Soros lo que está detrás de la “fijación” con él que tiene la extrema derecha.

Roseanne Barr

Getty Images
Roseanne Barr perdió su programa tras acusar a Soros de nazi.

Soros, en cambio, cumple varios de los “estereotipos antisemitas” más extendidos, le dice Barkun a BBC Mundo.

“Es judío, nacido en el extranjero, financiero, rico, activo políticamente, o al menos tiene una agenda política”, asegura el experto.

“Sus características sirven un estereotipo muy viejo antisemita: el del banquero judío internacional”, afirma Barkun.

Y, además, aunque no se esconde, “no aparece en público muy a menudo, es relativamente poco conocido, por lo que es posible para la gente proyectar en él todo tipo de atributos y agendas”.

Paradójicamente, Soros ha sido acusado también de ser nazi o colaborador.

En un intercambio de mensajes en Twitter con Chelsea Clinton, hija de Bill y Hillary, la cómica Roseanne Barr acusó falsamente a Soros de “traicionar a sus compañeros judíos para que fueran asesinados en los campos de concentración alemanes y robó su riqueza”.

Casa Soros

Reuters
El paquete bomba llegó a la casa de Soros en un suburbio de Nueva York.

El tuit generó tanto escándalo que la cadena ABC canceló su programa.

David Neiwert, autor del libro “Alt-America: The Rise of the Radical Right in the Age of Trump” (“Alt-America, el auge de la derecha radical en la era de Trump”), coincide en que el antisemitismo juega un papel importante en los ataques contra Soros y cree que estos “reflejan un ataque mayor contra las instituciones democráticas”.

“Gran parte de las razones tras estas teorías es inspirar miedo, la creencia de que la gente se enfrenta a fuerzas tan poderosas que no pueden hacer nada. Esto es de lo que trata el autoritarismo”, le dice a BBC Mundo.

Soros, al menos hasta el incidente de esta semana, no parecía muy preocupado por nada de esto.

“Estoy orgulloso de mis enemigos”, aseguró en una entrevista a The Washington Post este año. “Cuando veo todos los enemigos que tengo por todo el mundo, debo estar haciendo algo bien”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

En 2020, la violencia en México se mantuvo en niveles récord; en 11 estados aumentaron asesinatos

Ni el confinamiento por la pandemia, ni el despliegue masivo de la Guardia Nacional lograron una reducción de la violencia homicida.
Cuartoscuro
29 de diciembre, 2020
Comparte

La violencia en México no cede. Pese al despliegue de casi 100 mil elementos de la Guardia Nacional y a la desmovilización social y confinamiento ocasionados por la pandemia sanitaria, en 2020 los homicidios se mantuvieron en los mismos niveles récord de los últimos dos años, e incluso en once entidades crecieron los asesinatos.

Un exgobernador, seis periodistas, tres alcaldes en funciones, casi medio millar de policías, más de mil menores de edad y cerca de 3 mil 500 mujeres figuran en las largas listas de víctimas que perdieron la vida en circunstancias violentas de enero a noviembre de este año.

Guanajuato es la entidad que desde 2018 concentra la mayor cantidad de homicidios en el país y, en 2020, la situación se deterioró aún más con un incremento del 30% en sus homicidios. Pero hay estados que presentan alzas mayores como Zacatecas, con un disparo superior al 60% en sus asesinatos.

La última actualización de la estadística de incidencia delictiva publicada por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) con datos al cierre de noviembre arrojan un total de 32 mil 759 víctimas de asesinatos en el país, entre casos de homicidios y feminicidios.

Lee: Pese a Guardia Nacional crece la violencia: van más de 32 mil homicidios desde su despliegue

Esto equivale a un promedio general de 98 personas asesinadas todos los días en 2020, o lo que es lo mismo: cuatro nuevos homicidios o feminicidios cometidos cada hora, o un nuevo crimen cada quince minutos en el país.

En comparación con 2019, primer año del actual sexenio, los datos oficiales muestran que en 2020 se cometieron 122 asesinatos más que en el mismo periodo del año pasado, en el que se registraron 32 mil 637 víctimas. A su vez, si la comparación se hace con 2018, – último año del sexenio pasado – se trata de mil 96 asesinatos más en el presente año.

Si se toma en cuenta el crecimiento de la población, la tasa de asesinatos en once meses de 2020 es de 25.7 víctimas por cada cien mil habitantes, marginalmente menor a la de 2019 que fue de 25.9, pero por encima de la de 2018 que fue de 25.3 asesinatos por cada cien mil personas.

Lo anterior es relevante dado que 2018 cerró, en su momento, como un año récord en materia de homicidios dolosos. Eso significa que durante los dos primeros años del actual sexenio ya se ha roto ligeramente ese nivel de violencia, sin que se haya conseguido materializar un descenso de esta.

De acuerdo con cálculos del gabinete de seguridad federal, aproximadamente el 60% de los asesinatos que se cometen en México están relacionados directa o indirectamente con la operación de la delincuencia organizada.

Las víctimas de 2020

De acuerdo con la estadística oficial, de las 32 mil 759 víctimas de asesinato registradas de enero a noviembre de este año, 28 mil 445 son hombres, 3 mil 455 son mujeres, y en 859 casos no se pudo determinar debido a que los restos ubicados no permiten identificar el sexo de la persona.

Esto significa que en 2020 fueron asesinadas, en promedio, al menos diez mujeres todos los días. Se trata del mismo nivel que en 2019. De todos los crímenes de mujeres, las fiscalías del país solo reconocieron una cuarta parte como un posible caso de feminicidio, es decir, un asesinato por razón de género.

Lee: Mujeres entre dos guerras: crecen homicidios por violencia machista y militarización de la seguridad

A su vez, los datos muestran que entre las personas asesinadas este año hay 1 mil 117 menores de edad, cifra superior a las 1 mil 85 víctimas registradas en el mismo periodo de 2019. Equivale al menos a tres niñas, niños y adolescentes menores de 17 años que al día son asesinados en México.

Entre los asesinatos registrados este año ha habido algunos de alto impacto por el perfil de las víctimas o por la violencia con la que se perpetraron los crímenes. Algunos de ellos son:

*Contra autoridades y policías

El 18 de diciembre fue asesinado el exgobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, cuando se encontraba en el interior de un exclusivo restaurante en Puerto Vallarta. No conforme con haberlo agredido en el interior, los sicarios (al menos una decena) agredieron a sus escoltas cuando lo intentaban llevar a un hospital.

Previo al crimen de Sandoval tres alcaldes en funciones ya habían sido asesinados a lo largo del año en el país, entre ellos la presidenta municipal de Jamapa, Veracruz, Florisel Ríos, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado la mañana del 11 de noviembre. El caso cobró relevancia porque desde junio la alcaldesa había denunciado amenazas contra su vida y había solicitado protección al gobierno del estado.

El 2020 también ha sido el año con la mayor cantidad de asesinatos de policías en el país, de acuerdo con un recuento de la organización Causa en Común. Hasta el cierre de noviembre habían perdido la vida 489 policías de todos los niveles en México como resultado de agresiones en su contra.

Entre los ataques contra las fuerzas del orden destaca el atentado directo contra del secretario de Seguridad Pública de Ciudad de México, Omar García Harfuch, quien fue emboscado cuando se dirigía a su oficina por presuntos sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), la mañana del pasado 26 de junio.

García Harfuch fue alcanzado por tres impactos de bala, pero gracias al blindaje de su camioneta salvó la vida. No obstante, el ataque dejó como saldo dos policías capitalinos muertos, así como una mujer comerciante que fue alcanzada por una bala perdida.

*Contra grupos grandes de civiles (masacres)

El 2020 también dejó crímenes arteros en contra de grupos grandes de personas, particularmente en entidades con fuerte presencia o disputa de grupos del crimen organizado.

El caso más grave por el número de víctimas fue la masacre de 24 jóvenes que se encontraban internados en un centro de rehabilitación contra adicciones en Irapuato, Guanajuato, el pasado 1 de julio. La agresión, perpetrada por sujetos armados que ingresaron a la instalación para balear a los ocupantes, ocurrió menos de un mes después del ataque a otro centro en Celaya, que dejó un saldo de diez muertos.

La noche del 29 de mayo en el municipio de Tierra, Blanca, Veracruz,  un grupo de personas armadas irrumpió en una fiesta organizada por el director de un medio local y abrió fuego en contra de él y de varios asistentes. El saldo fue de 7 personas muertas y dos mas que resultaron heridas.

*Contra periodistas

De acuerdo con organizaciones no gubernamentales internacionales y nacionales, pese al cambio de gobierno México sigue siendo uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo en el mundo, y prueba de ello son los constantes asesinatos de trabajadores de la prensa.

Un recuento del Comité para la Protección de los Periodistas publicado el 22 de diciembre sobre ataques contra periodistas, señala que tan solo en 2020 cinco trabajadores de la prensa fueron asesinados en nuestro país, cuatro de ellos en represalia por su labor periodística.

En tanto, el balance presentado por la organización Artículo 19 arroja una cifra de seis periodistas asesinados en lo que va del año: María Elena Ferral del Diario de Xalapa y Julio Valdivia de El Mundo de Córdoba, ambos en Veracruz; Jorge Armenta Ramos de Medios Obson en Sonora; Pablo Morrugares Parraguirre de PM Noticias en Guerrero; Israel Vázquez Rangel de El Salamantino en Guanajuato; y Jaime castaño Zacarías del portal Prensa Libre en Zacatecas.

*Contra menores de edad

Entre los 1 mil 117 menores de edad asesinados a lo largo del año hay algunos casos que causaron gran impacto social como el de Fátima de siete años de edad, quien fue secuestrada por la mujer que la cuidaba al salir de su escuela en la alcaldía de Xochimilco, Ciudad de México.

Una semana después del rapto, el 16 de febrero, el cuerpo de la menor fue encontrado en un paraje de Tláhuac. Aunque ya se detuvo a los presuntos homicidas (que no han sido sentenciados), el caos exhibió múltiples fallas en los procesos de investigación y atención de las autoridades capitalinas.

En noviembre, también en la capital del país, se registró el hallazgo de tres menores de edad asesinados y mutilados en la zona centro. Los crímenes fueron atribuidos por autoridades capitalinas a supuestas venganzas de grupos criminales como La Unión Tepito.

Dos de ellos, niños de la etnia mazahua, fueron descubiertos el 1 de noviembre cuando un hombre llevaba las bolsas con los retos en una carretilla. Mientras que el 14 de noviembre dos adolescentes fueron detenidos cuando trasladaban una maleta con los restos de otra víctima menor de edad.

*Contra mujeres

El asesinato de la niña Fátima fue un feminicidio que conmocionó a la opinión pública, pero no fue el único. A lo largo de 2020 se reportaron múltiples casos de mujeres secuestradas y luego encontradas sin vida, que  dieron pie a movilizaciones masivas y al histórico paro nacional denominado “Un Día Sin mujeres” realizado el 9 de marzo.

Uno de los feminicidios que causó mayor impacto fue el de la joven Ingrid Escamilla, asesinada por su novio dentro de su departamento el pasado 8 de febrero. El crimen generó mayor conmoción debido a la decisión de un periódico de nota roja de publicar en su portada la foto de la joven con las heridas que le causó el agresor, lo que significó un claro ejemplo de revictimización.

*Contra empresarios

Como ha ocurrido en años anteriores, en 2020 también se registró el secuestro y homicidio de empresarios. El caso más reciente fue el de José Felipe Tomé Velázquez, empresario del ramo inmobiliario, quien fue plagiado en Puerto Vallarta, Jalisco, el domingo 22 de noviembre. 

Para cometer dicho secuestro los delincuentes atacaron a balazos la camioneta en la que viajaba el empresario, agresión que además dejó una persona muerta y dos mujeres lesionadas. Tres días después del plagio, el cuerpo de Tomé Velázquez fue encontrado a un costado del kilómetro 54 de la carretera federal Tepic-Puerto Vallarta.

Guanajuato, Zacatecas y SLP, los focos rojos

El comportamiento de la violencia en el país no es homologado en todos los estados. Hay 11 entidades que presentan en 2020 un claro incremento en el total de asesinatos en comparación con el año pasado.

Entre estas entidades destaca Zacatecas que pasó de registrar 577 víctimas de homicidio y feminicidio de enero a noviembre de 2019 a 945 víctimas en el mismo lapso de este año, lo que equivale a un incremento del 63.8%. Le sigue Yucatán con un alza del 58%, aunque los asesinatos en dicha entidad se mantienen en niveles reducidos en comparación con otros estados, pues en el año la cifra es de 49 asesinatos.

San Luis Potosí es el tercer estado con el mayor incremento porcentual de sus asesinatos, luego de que pasó de 478 crímenes en 2019 a 696 en 2020, lo que equivale a un alza del 45.6%.

En cuarto sitio se ubica Guanajuato, estado cuya situación es particularmente grave debido a que se trata de la entidad del país donde mas crímenes se cometen, sin que la violencia haya tenido freno. En los primeros once meses de este año se contabilizaron 4 mil 209 personas asesinadas, 30% más que en 2019 donde se registraron 3 mil 226.

Es decir, en Guanajuato han matado casi a mil personas este año respecto al pasado . Esta entidad concentra, por sí sola, el 13% de todos los homicidios y feminicidios que se registran en México.

En quinto sitio se ubica Michoacán, entidad donde este año se reportan 2 mil 249 víctimas de asesinato, un 22.8% por encima de lo registrado de enero a noviembre de 2019.

El resto de los estados que registran incrementos en sus cifras de homicidios y feminicidios en 2020 son Campeche, Chihuahua, Durango, Estado de México, Hidalgo, Sonora y Querétaro.

En el caso de Ciudad de México, la capital acumuló en los primeros once meses de 2020 un total de 1 mil 240 personas asesinadas, que es una disminución del 17% respecto a lo registrado un año antes.

Ni pandemia ni GN reducen violencia

La violencia en 2020 se mantuvo en niveles similares a 2019 pese a varias situaciones fortuitas y a las acciones implementadas por el gobierno.

Por un lado, desde abril de este año se ha registrado una desmovilización importante en el país debido a las medidas de confinamiento por la emergencia sanitaria. Este fenómeno sí ha incidido en la reducción de las denuncias de varios delitos como los robos, sin embargo, los homicidios no registraron cambios.

Además, a lo largo de este año el gobierno federal ha desplegado casi cien mil efectivos de la Guardia Nacional gracias a un reclutamiento acelerado a cargo de las fuerzas armadas, en donde incluso se ha optado por posponer las evaluaciones y certificaciones a cambio de agilizar la incorporación de elementos.

De acuerdo con el Gobierno federal, este despliegue ha ayudado a contener el incremento de la violencia en el país, aunque diversos especialistas entrevistados por Animal Político para el reportaje “Crimen y violencia: La Guerra que no Acaba”, indican que no hay correlación de ello con el fenómeno delictivo.

Alejandro Hope, especialista en temas de seguridad, ha identificado que la desaceleración en el incremento de la violencia homicida comenzó desde mediados de 2018, manteniéndose estable a lo largo de 2019, cuando no había Guardia Nacional desplegada. Lo que los datos prueban, además, es que no se ha logrado una reducción sostenida de los asesinatos.

El Gobierno federal ha detenido en 2020 a personajes de alto perfil criminal, entre los que destaca José Antonio “N” alias “El Marro”, líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, capturado el pasado 2 de agosto luego de varios intentos fallidos. A “El Marro” y su grupo delictivo se les atribuye en buena medida el incremento de la violencia en la entidad.

No obstante, su captura no ha incidido en el nivel de homicidios que registra Guanajuato. El estado, como los datos lo prueban, cerrará con la cifra más alta de homicidios registrada en su historia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.