La ONU llama a garantizar la libre decisión sobre el embarazo, incluida su interrupción
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

La ONU llama a garantizar la libre decisión sobre el embarazo, incluida su interrupción

El Fondo de Población de Naciones Unidas publicó un informe en el que revela que ningún país del mundo garantiza el acceso universal a anticonceptivos, a educación sexual y libertad reproductiva, por lo cual la fecundidad no es totalmente decisión de las personas.
Cuartoscuro
Comparte

Actualmente, en ningún país del mundo las personas en edad reproductiva deciden libremente cuántos hijos tener, según el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA). La decisión de miles de personas todavía está condicionada a factores económicos y laborales, a desabasto de anticonceptivos e incluso se sigue negando los métodos a los jóvenes por prejuicios del personal de Salud, denuncia la organización en un informe.

Una de las principales limitantes a la libertad de decidir, según el UNFPA, es la insuficiencia de servicios de salud de calidad, pues en varios países siguen existiendo barreras jurídicas para acceder a los métodos anticonceptivos, como a los solteros o menores de edad. “Incluso cuando las leyes permiten que las mujeres o adolescentes solteras accedan a los servicios de anticoncepción, algunos proveedores con prejuicios se niegan a proporcionarlos”, refiere el informe sobre el estado de la Población Mundial del Fondo, publicado este miércoles.

En México, por ejemplo, las mujeres se enfrentan a múltiples barreras de acceso a la información, anticonceptivos y servicios de salud sexual y reproductiva, de acuerdo con el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir. Estas barreras incluyen la falta de educación formal, la subordinación de las mujeres adolescentes y jóvenes ante sus familias o comunidades, la falta de servicios cercanos o transporte, la violencia, la estigmatización y discriminación por procedencia étnica, identidad de género, la condición de salud y edad, ha advertido la organización.

Incluso, muchas mujeres mexicanas aún son rechazadas en los servicios públicos de salud por ser solteras.

Pese a que 179 gobiernos ratificaron el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo en 1994 -entre ellos México- mediante el cual se comprometieron a permitir que la población tomara decisiones informadas sobre su salud sexual y reproductiva como parte de los derechos humanos fundamentales, en ningún lugar del mundo todas las personas están plenamente empoderadas para ejercer sus derechos reproductivos, señala el informe del UNFPA.

Entre las barreras que los estados siguen imponiendo a la libre decisión sobre un embarazo está la prohibición legal de interrumpirlo, confirmó la oficina en México del UNFPA. También incluye la escasa educación sexual como factor limitante de los derechos reproductivos, y cuando existe, es de mala calidad, lo cual priva a los jóvenes de las habilidades y conocimientos necesarios para tomar decisiones bien informadas, advierte el documento.

Este nuevo informe mundial, titulado ‘El poder de decidir’, enlista los factores que obstruyen el ejercicio de los derechos reproductivos e impiden que la decisión sobre la paternidad y maternidad se base estrictamente en los planes y deseos de los padres. Los más frecuentes son sistemas de salud que niegan servicios esenciales como el acceso a anticonceptivos; las barreras económicas y laborales (empleos de mala calidad y mal remunerados) y la ausencia de servicios de cuidado del niño.

Estos factores no sólo frenan la libertad y desarrollo de las personas en lo individual, sino también afectan a la sociedad en su conjunto porque puede frenar o acelerar el progreso económico y el bienestar, refiere el texto. En cambio, una fecundidad libre frenaría los embarazos no planeados y detonaría el crecimiento.

En todos los países hay grupos cuyos derechos reproductivos se encuentran especialmente en peligro, de acuerdo con el informe del Fondo: personas pobres, que viven en zonas rurales, jóvenes o hablantes de una lengua distinta a la empleada en los servicios de salud; quienes suelen presentar las tasas más elevadas de necesidades no satisfechas de métodos anticonceptivos, así como de embarazos no deseados.

Uno de los retos más graves que enfrentan los derechos reproductivos en el mundo es el embarazo adolescente, en el que México ocupa el primer lugar en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). De acuerdo con el Fondo de Naciones Unidas para la Población, los jóvenes suelen encontrar obstáculos en el acceso a los métodos anticonceptivos con mayor frecuencia, así como en el acceso a educación integral de la sexualidad.

“La iniciación sexual temprana, las relaciones sexuales sin protección, las tasas elevadas de error en el uso de los anticonceptivos y las uniones tempranas también contribuyen a incrementar la fecundidad adolescente en la región. En algunos países, los menores, ya sean pobres o ricos, tienen un acceso limitado a los anticonceptivos de emergencia y pueden necesitar el permiso de los progenitores para acceder a métodos anticonceptivos modernos, como la píldora”, señala al respecto el Informe.

Hasta 95% de los partos en la adolescencia,  según el reporte, tienen lugar en países en desarrollo, y 9 de cada 10 se producen en el seno del matrimonio o de una unión libre. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las complicaciones asociadas al embarazo y a los abortos en condiciones de riesgo son las causas principales de muerte entre adolescentes de 15 a 19 años.

Desigualdad de género institucionalizada

La discriminación de género ha generado muchos de los obstáculos “insuperables” para ejercer los derechos reproductivos, indica el informe del UNFPA. Muchas mujeres aún padecen una situación de subordinación, lo que implica que no conocen o no comprenden plenamente sus derechos o cómo reclamarlos, advierte. También puede significar que no gozan del poder ni la independencia para decidir si desean embarazarse.

“La desigualdad de género institucionalizada, que puede manifestarse a través de servicios de atención de salud no adecuados, puede dar pie a que las mujeres tengan más o menos hijos de los que realmente quisieran tener”, puntualiza el texto.

El fuerte desequilibrio en la repartición de las labores de cuidados no remunerados relacionadas con la crianza de los niños también condiciona las decisiones sobre su fecundidad y su vida laboral, advierte, pues la obligación de cumplir con estas tareas las lleva a depender del hombre como sostén de la familia, a perder oportunidades de trabajo remunerado y a pagar un alto precio físico y mental derivado de su estado de agotamiento.

Cuidados: el ancla de las mujeres

Las mujeres de la región suelen tener una responsabilidad desproporcionada en la crianza de los hijos, coincide este informe con el de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre las labores de Cuidado. Esta norma basada en la desigualdad entre los géneros, junto con la carencia de alternativas para el cuidado del niño, da pie a que mujeres que desean trabajar y tener hijos acaben recurriendo a empleos mal remunerados y a tiempo parcial en lugar de acceder a puestos a tiempo completo en ámbitos mejor remunerados, lo que amplía la brecha de género, advierte el UNFPA. “Para algunas, los costos de oportunidad son demasiado elevados y, por ende, deben renunciar a tener hijos por completo”, puntualiza.

La desigualdad de género se manifiesta en el uso que cada uno da a sus derechos laborales, según el Fondo. La mayoría de las mujeres que tienen hijos hacen uso de la totalidad de su licencia de maternidad, sin embargo, cuando vuelven al trabajo, generalmente han perdido salario y oportunidades de desarrollo profesional en comparación con los varones. Aunque ellos también tienen derecho a solicitar el permiso parental, casi nunca lo hacen: solo uno de cada 100 hombres en el mundo permanece en el hogar para cuidar de los hijos, según datos del informe.

“Aun cuando las mujeres han ganado igualdad en el acceso a la educación y el trabajo, sus decisiones familiares y laborales continúan estando limitadas por su ‘segundo turno’, pues han de ocuparse del cuidado de los niños y del hogar. Las mujeres aún están coartadas por la desigualdad de género en el hogar, lo cual puede contribuir a la baja fecundidad”, refiere.

El matrimonio infantil y, en consecuencia, la maternidad a edad temprana también tienen efectos socioeconómicos negativos, ya que interrumpen la educación de las niñas y, por tanto, las privan de la oportunidad futura de incorporarse en la fuerza de trabajo remunerada fuera del hogar.

La OCDE calcula una tasa de 22.1% de jóvenes mexicanos que no estudian ni trabajan hasta 2015, muy por encima del promedio de los países miembro, que es de 15%, y las mujeres de entre 15 y 29 años tienen cuatro veces más probabilidades de estar desocupadas que los varones, subraya un reporte de 2016 de la organización.

Para combatir esta desigualdad de género y la violación a los derechos reproductivos alrededor del mundo, el UNFPA llama a los gobiernos a adoptar políticas públicas para incrementar el trabajo decente, las licencias parentales, la disponibilidad de viviendas asequibles y servicios de guardería de calidad. “Entre otros ejemplos, cabe mencionar los sistemas y estructuras que permiten a las mujeres incorporarse y permanecer en la fuerza laboral remunerada si deciden tener hijos, así como la aplicación de leyes que prohíben el matrimonio infantil”, indica su informe sobre Población 2018.

Esta imperante imposibilidad de decidir libremente cuántos hijos tener, en qué momento y bajo qué condiciones, impedirán que en el mundo se cumpla el Objetivo de Desarrollo Sostenible del Milenio número 17, referente a la igualdad de Género, concluye el informe del UNFPA. En su inciso 5.6, el ODS 17 exige “garantizar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos”.

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID: algunos habitantes de Shanghái están 'quedándose sin comida' en medio del estricto confinamiento

Residentes de la ciudad más grande de China dicen que están luchando para obtener suministros semanas después del inicio de la cuarentena.
8 de abril, 2022
Comparte

Residentes de Shanghái afirman que se están quedando sin alimentos en medio del mayor brote de COVID registrado hasta ahora en la ciudad china.

Los habitantes están confinados en sus hogares y se les prohíbe salir incluso por razones esenciales, como comprar comestibles.

Casi 20.000 casos nuevos se registraron este jueves en la ciudad más grande de China, casi un nuevo récord.

Las autoridades admiten que la ciudad enfrenta “dificultades”, pero dicen que están tratando de solucionarlo.

Pero el enojo público también está siendo azuzado por otras medidas drásticas, como separar a los niños de sus padres si dan positivo.

Los funcionarios de Shanghái respondieron permitiendo que los padres que también estaban infectados acompañaran a sus hijos a los centros de aislamiento.

Sin embargo, según un informe de la agencia Reuters, todavía hay quejas sobre niños separados de padres que no dieron positivo de covid.

Los lugareños hacen cola para hacerse la prueba de covid en una clínica en Shanghai.

Getty Images
Todos los locales deben hacerse la prueba de covid de forma regular, según dispuso la ciudad.

La ciudad comenzó el miércoles otra ronda de pruebas masivas obligatorias para identificar y aislar cada caso.

Los residentes de Shanghái que dan positivo no pueden aislarse en sus hogares, incluso si sus condiciones son leves o asintomáticas.

Tienen que ir a las instalaciones de cuarentena obligatoria que, según los críticos, están repletas y tienen condiciones deficientes.

¿Por qué hay escasez de alimentos?

Cuando ómicron apareció por primera vez en Shanghái hace un mes, la ciudad puso en cuarentena solo a determinados edificios o grupos de viviendas.

Ante la propagación del virus, las autoridades implementaron la semana pasada un cierre escalonado en el que la ciudad se dividió en dos y cada mitad tenía medidas separadas.

El cierre se extendió indefinidamente el lunes y ahora abarca toda la ciudad de 25 millones de habitantes.

Las reglas estrictas significan que la mayoría de la gente tiene que pedir comida y agua y esperar a que el gobierno entregue verduras, carne y huevos.

Pero la extensión del cierre abrumó los servicios de entrega, los sitios web de tiendas de comestibles e incluso la distribución estatal de suministros.

Un residente se sienta cerca del borde de la azotea de un edificio durante el cierre en Shanghái.

Getty Images
Los 25 millones de residentes de Shanghái están confinados en sus casas en una cuarentena prolongada.

Gran parte del personal de distribución y reparto también se encuentra en áreas cerradas, lo que lleva a una disminución general en la capacidad de entrega.

Los lugareños en algunas áreas de la ciudad dicen que están completamente aislados.

“Resuelvan el problema de la capacidad de entrega insuficiente lo antes posible”, escribió un usuario en la red social Weibo en respuesta al mensaje en video de las autoridades de la ciudad.

Otra persona escribió que era la “primera vez” en su vida que “pasaba hambre”.

Un trabajador con equipo de protección (izquierda) recibe un artículo de un repartidor en la entrada de un complejo de viviendas durante la segunda etapa del confinamiento pandémico en el distrito de Jing'an en Shanghái.

Getty Images
Trabajadores de los edificios tienen que recibir pedidos de entrega para los residentes.

Los residentes también expresaron otras preocupaciones sobre el aumento de precios y sobre cómo sobreviven los residentes mayores o menos expertos en tecnología.

Los funcionarios de la ciudad reconocieron las dificultades alimentarias el miércoles y dijeron que Shanghái tenía suficientes suministros de arroz, fideos, granos, aceite y carne, pero hubo retrasos en su distribución.

“Es cierto que existen algunas dificultades para garantizar el suministro de las necesidades diarias”, dijo Liu Min, subdirector de la Comisión Municipal de Comercio de Shanghái.

El vicealcalde de Shanghái, Chen Tong, agregó este jueves que la ciudad intentaría reabrir algunos mercados mayoristas y tiendas de alimentos, y permitiría que más personal de entrega saliera de las áreas cerradas.

“Hemos estado celebrando reuniones durante la noche para tratar de encontrar soluciones”, dijo Chen.

Trabajadores transportan suministros a un almacén temporal en un campo de fútbol en Shanghái el 5 de abril de 2022.

Getty Images

China es una de las últimas naciones que quedan comprometidas con la erradicación de covid, en contraste con la mayor parte del mundo que está tratando de convivir con el virus.

El país desplegó con éxito cierres completos anteriormente, soportados por millones de personas en ciudades como Xi’an y Wuhan, pero Shanghái es su ciudad más grande y la propagación de casos esta vez es mucho mayor que en brotes anteriores.

Como una de las potencias económicas de China, el cierre de Shanghái también está alimentando las preocupaciones sobre el impacto en el país y en la economía mundial.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Rhw64O667F8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.