close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BERNANDINO HERNÁNDEZ / CUARTOSCURO.COM

La actual política de cuidados en México fomenta la discriminación: Conapred

Si los gobiernos siguen ignorando la necesidad de crear un Sistema Integral de Cuidados para todo el país, no será posible llegar a la meta 5 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) del Milenio, establecidos por la ONU y referente a la equidad de género, coinciden expertas.
BERNANDINO HERNÁNDEZ / CUARTOSCURO.COM
Comparte

En México no existe un sistema integral de cuidados para atender a los grupos dependientes: niños, adultos mayores, personas con discapacidad, quienes son cuidados por sus familiares o conocidos sin remuneración, principalmente por mujeres. Esta ausencia del Estado en los cuidados no sólo genera desigualdad de género sino también discriminación hacia esos grupos vulnerables, que son relegados en la asignación de recursos, advirtió la presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Alexandra Haas.

Durante el segundo seminario ‘Trabajo Doméstico y de Cuidados” realizado por El Colegio de México (Colmex), la presidenta del Conapred advirtió que los cuidados en México para los grupos dependientes están en una situación “lamentable”, pues no sólo hay carencias sino también enormes diferencias entre los distintos grupos de población, “en lugar de que la carga sea proporcional para ayudar más a los que menos tienen, es inverso, lo que fomenta la discriminación y desigualdad”, puntualizó.

México, como casi todo el mundo, carece de un plan gubernamental completo que incluya a todos los grupos que necesitan cuidado; solo países como Dinamarca, Suiza o los Países Bajos tienen una política integral enfocada al bienestar de la población, y otros como Uruguay tienen una estructura institucional para ofrecer estos servicios.

Lo que hay en México son algunos servicios (como estancias infantiles o para adultos mayores pero sólo de día), algunas iniciativas (la propuesta de Sistema de Cuidados de la Ciudad de México) y leyes para proteger a cada grupo, pero nada tiene conexión entre sí y la oferta sigue siendo muy reducida, por lo que la necesidad de Cuidados es subsanada mayormente por las mujeres del país.

Las acciones del Estado frente a las necesidades de cuidados que tiene la población son dispersas, fragmentadas y descoordinadas, agregó Alexandra Haas, y las diferencias entre esas acciones comprometen la igualdad entre los grupos que requieren recibir u ofrecer cuidados.

Esta discriminación es estructural, señaló, pues dichos grupos son los que históricamente han sido más discriminados, lo que al mismo tiempo causa que los gobiernos no liberen suficientes recursos para satisfacer sus necesidades.

La presidenta del Conapred coincidió con las investigadoras reunidas en el Colmex en que se trata de un problema de toda la población, que debe resolverse con políticas públicas integrales y transversales; sin embargo, advirtió que se debe tener cuidado de no caer en un viejo vicio de los gobiernos: construir espacios para justificar gasto presupuestal, sin crear un plan completo y a largo plazo.

“Que no se imagine las grandes guarderías, las grandes estancias”, dijo Haas, pues esa medida basaría las políticas públicas en la infraestructura, cuando lo que se necesita es garantizar los derechos de todos los cuidadores y de los sujetos de cuidado. “No hay manera de responder a este problema tan complejo sin una solución integral”, sentenció.

En el seminario participaron expertos de El Colegio de México, la Red de Cuidados de México, así como organizaciones internacionales como Oxfam y ONU Mujeres. En representación de esta última acudió Cynthia Rodríguez, experta en estadísticas de género, quien advirtió que si los gobiernos siguen ignorando la necesidad de crear un Sistema Integral de Cuidados para todo el país, no será posible llegar a la meta 5 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) del Milenio, establecidos por la ONU y referente a la equidad de género.

Rodríguez indicó que el inciso 5.4 del Quinto ODS exige textualmente “reconocer y valorar los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados mediante servicios públicos, infraestructuras y políticas de protección social, y promoviendo la responsabilidad compartida en el hogar y la familia”.

La distribución desigual de los trabajos domésticos y de Cuidado, que deja en manos de las mujeres hasta el 80% de estas tareas, no sólo impide cumplir con el Objetivo 5 de Naciones Unidas, sino también otros no enfocados al género, explicó la especialista.

Las personas que cargan con gran parte del trabajo doméstico no remunerado disponen de menos tiempo para su educación, con lo cual se incumple el Objetivo 4; tienen menor acceso a un trabajo remunerado, lo que viola el derecho al trabajo establecido en el Objetivo 8, y disponen de menos tiempo para cuidar de sí mismas, lo que entorpece el Objetivo 3, relativo a salud y bienestar.

“El éxito de la agenda 2030 depende fundamentalmente de que se aborden los déficits y las desigualdades que existen en el ámbito de trabajo doméstico no remunerado y de cuidado”, puntualizó la experta de ONU Mujeres.

Coincidió con Alexandra Haas en que incluso dentro de los grupos que padecen desigualdad (las mujeres, en este caso, por ser quienes se ocupan mayormente de los cuidados), hay diferencias que abren otras brechas. Citando datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), dijo que las mujeres con menores ingresos dedican más horas por semana (45) al trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, mientas las mujeres que tienen ingresos más altos le dedican menos horas (30).

Estas desigualdades evidencian la inequidad en la repartición de las tareas domésticas y de cuidado, señalaron las académicas, pero también la ausencia del Estado, que ofrece muy pocas opciones para las mujeres trabajadoras que requieren cuidados para sus hijos u otros familiares; además de que sigue enfocando la responsabilidad de los cuidados en las mujeres.

Citaron como ejemplo el nacimiento de un niño, que para el Estado sigue siendo un tema femenino y no social, por lo que los hombres que quieren participar en los cuidados son excluidos por el mismo personal de los hospitales.

Esta visión “feminizada” de los cuidados también obstaculiza la participación masculina desde sus empleos remunerados, apuntó la investigadora Mercedes Pedrero, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). La experta llamó a poner el foco en las prácticas laborales en México, ya que las licencias de paternidad a veces no se usan porque “se ve mal” que los hombres se ausenten del trabajo ejerciendo su derecho a cuidar de su familia esos días. “Entonces ¿cómo podría haber justicia en México si tus derechos dependen del jefe?”, cuestionó.

Para evitar la discrecionalidad en los derechos, la investigadora Lucía Pérez-Fragoso señaló la necesidad de crear un órgano regulador de las normas y reglamentos que se establezcan respecto del Cuidado, ya que muchas veces las reglas quedan a criterio de los prestadores de servicios.

“Una cosa es lo que hay en la teoría y otra la calidad de los servicios. En las guarderías les cierran la puerta a las madres si llegan un minuto tarde, y en el trabajo no te dejan salir si no tienes un permiso escrito”, expresó la especialista en economía feminista.

En Ciudad de México existe un proyecto para crear un Sistema de Cuidados, basado en el derecho al cuidado que garantiza la nueva Constitución Política de la capital. De concretarse, el gobierno entrante -a cargo de Claudia Sheinbaum- crearía una trama institucional que garantice la atención a todas las personas que requieren cuidados para sí mismos o sus familias, por lo que las expertas llamaron a exigir al nuevo gobierno que este plan sea integral, transversal y no perpetúe las desigualdades actualmente imperantes.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Contaminación por plástico: el país en el que comer huevos puede envenenarte

Los huevos de algunas localidades de Indonesia tienen un nivel de toxinas 70 veces mayor que el permitido en Europa. Y la exposición prolongada a esas sustancias químicas ha sido vinculada al cáncer.
19 de noviembre, 2019
Comparte

En Indonesia la incineración de basura plástica, procedente en gran parte de países occidentales, está envenenando la cadena alimentaria.

La Red Internacional de Eliminación de Contaminantes (IPEN, por sus siglas en inglés) constató que en una aldea en la provincia de Java Oriental los huevos de gallina contienen un nivel dioxina, una sustancia tóxica, 70 veces más alto que el permitido en la Unión Europea.

La exposición prolongada a esas toxinas ha sido vinculada al cáncer, a daños en el sistema inmunológico y a problemas de desarrollo en los niños.

El gobierno de Indonesia asegura que está enviando la basura de regreso a los países de origen.

Varios periodistas del programa Victoria Derbyshire de la BBC hablaron con ciudadanos que padecen enfermedades respiratorias debido a la quema de basura plástica.

El equipo de la BBC también filmó la incineración de plásticos que habrían sido enviados a Indonesia para ser reciclados.

Huevos contaminados

Investigadores de IPEN recogieron huevos de gallinas de corral en dos sitios cerca de la localidad de Surabaya, en Java Oriental.

Un hombre coloca un fardo de plástico en un incinerador

BBC
En esta fábrica de tofu se quema plástico como combustible.

Examinar estos huevos es la forma más efectiva de comprobar la presencia en la cadena alimentaria de los llamados Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP).

Los niveles más altos de contaminación fueron constatados cerca de las fábricas de tofu de la aldea de Tropodo, en las que queman plástico como combustible.

Basta ingerir un huevo de esa localidad para exceder 70 veces el límite de dioxinas cloradas recomendado por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés).

Los investigadores señalaron que se trata del segundo nivel más alto de dioxinas en huevos jamás registrado en Asia. El primero fue medido cuando Estados Unidos roció el herbicida defoliante agente naranja durante la Guerra de Vietnam.

Los huevos en Indonesia también contenían retardantes de llama que son comunes en plásticos, como los polibromodifenil éteres o PBDE.

“Granjeros de plástico”

“No precisamos explicar al médico cuáles son nuestros síntomas. Simplemente le decimos que vivimos en Tropodo”, contó un residente de la que se conoce como la “ciudad del humo”.

Yuyun Ismawati

BBC
El investigador Yuyun Ismawati encontró plástico reciclable entre las pilas de basura lista para incinerar.

Los expertos aseguran que comer unos pocos huevos contaminados no tiene consecuencias inmediatas para la salud. Los problemas serios surgen cuando la exposición a los contaminantes es prolongada.

“En Indonesia nunca había visto registros como estos”, señaló Yuyun Ismawati, el reconocido experto ambiental de Indonesia que realizó las pruebas de contaminantes.

Agus Haryono, del Instituto Indonesio de Ciencias, dijo que el país debe implementar “una infraestructura adecuada para monitorear los contaminantes orgánicos persistentes”, con el fin de combatir el “contrabando descontrolado de plástico”.

Montaña de basura plástica

BBC
En los primeros meses de este año, Reino Unido envío 18.000 toneladas de plástico y 55.000 toneladas de papel a Indonesia.

Los investigadores examinaron el área en torno a una fábrica de papel en Java Oriental, donde cerca del 40% del papel es importado.

Pero junto al papel llega plástico de baja calidad, que es vendido a pobladores locales.

Una de las llamadas “granjeras de plástico” en la aldea de Bangun, una mujer llamada Supiyati, relató a la BBC que se gana la vida vendiendo plástico.

Supiyati

BBC
Supiyati se gana la vida trabajando como “granjera de plástico”.

“Con el dinero que gané pude comprar esta parcela de tierra y mandar a mis hijos a la escuela”, señaló, sentada entre grandes fardos de plástico.

De dónde viene el plástico

La importación de plástico en Indonesia aumentó un 141% el año pasado hasta alcanzar 283.000 toneladas.

El plástico proviene de Australia, Canadá, Irlanda, Italia, Nueva Zelanda, Reino Unido y Estados Unidos, de acuerdo a la agencia de estadísticas indonesia.

La cantidad de basura plástica enviada a varios países asiáticos se disparó luego de que China prohibierasu importación en 2017.

Masrur

BBC
Masrur es el jefe local en Sindang Jaya, donde muchas personas tienen problemas respiratorios.

Peter Dobson, investigador del departamento de ingeniería de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, cree que los países exportadores del plástico también deben ser responsabilizados.

“Una prohibición de la exportación de basura plástica obligaría a desarrollar nuevas tecnologías para reciclar plástico y a reducir el uso de este producto”, afirmó.

Indonesia no cuenta con la infraestructura necesaria para reciclar grandes cantidades de plástico.

El país asiático tampoco tiene un sistema eficiente de recolección de basura, por lo que grandes cantidades de restos plásticos acaban en los ríos o son incinerados.

Problemas respiratorios

En la localidad de Sindang Jaya, el jefe local, Masrur, asegura que muchos residentes tiene problemas respiratorios debido al humo generado por la quema de plástico.

Mila Damila y sus nietas

BBC
Mila Damila relató que una de sus nietas fue hospitalizada debido al humo de la quema de plástico.

Una residente local, Mila Damila, dijo que su nieta había sido hospitalizada cuatro veces.

El doctor dijo que estaba enferma por causa del humo. Es tan espeso que en plena tarde está oscuro“.

Otra residente, Eli Prima, afirmó que su hija fue llevada de emergencia al hospital donde la conectaron a un tubo de oxígeno.

¿A dónde va el plástico?

Luego de discusiones tensas con los comerciantes locales de plástico, las incineraciones más grandes se han suspendido.

Y hay indicios de que los controles por parte del gobierno comienzan a tener algún impacto.

El flujo de plástico hacia Sindang Jaya está disminuyendo, pero la quema de plástico continúa.

Camiones con contenedores

BBC
La BBC vio camiones con contenedores confiscados por las autoridades aduaneras en Indonesia.

La BBC también vio camiones con contenedores frente a fábricas de plástico que habían sido confiscados por las autoridades indonesias.

El ingreso de este tipo de basura podría estar disminuyendo en el país, pero la gran preocupación es a dónde está siendo enviado ese plástico que ya no llega a Indonesia.

Una investigación reciente de la red ambiental Basel Action Network constató que muchos contenedores que debían ser enviados de regreso a las naciones de origen acabaron en realidad en otros países del sudeste asiático.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


https://www.youtube.com/watch?v=t-EjahwJLtY&list=PLLhUyPZ7578eOhaDzuQaUohvgFzplupf-&index=2&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=vmn_Arwoev4&list=PLLhUyPZ7578eOhaDzuQaUohvgFzplupf-&index=3&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=wdeCiZtTwgI&list=PLLhUyPZ7578eOhaDzuQaUohvgFzplupf-&index=5&t=0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.