Políticas públicas de EPN fracasaron; hay 55 millones de pobres, 100 mil más que hace 6 años
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Políticas públicas de EPN fracasaron; hay 55 millones de pobres, 100 mil más que hace 6 años

La organización Frente a la Pobreza señala la ineficacia de las políticas y acciones como la Cruzada contra el Hambre que no lograron sus objetivos e incluso fomentaron el aumento de la desigualdad.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
24 de octubre, 2018
Comparte

En los últimos años se ha registrado un aumento en los niveles de pobreza y desigualdad en México. Situación que, entre otras cosas, deriva del fracaso de las políticas públicas creadas por la actual administración y a la simulación de resultados en vez atender las carencias y garantizar el acceso a los derechos.

Cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) revelan que en México hay 55.3 millones de personas en pobreza, casi 100 mil más que al inicio del sexenio; así como 62 millones que carecen de ingreso suficiente para adquirir lo más básico para vivir, casi un millón y medio más que en 2012.

Según la organización Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, “el balance es muy negativo. La pobreza laboral, la pobreza crónica que produce hambre y la desigualdad étnica y territorial, permanecieron o se agravaron” en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Esta deducción se desprende del documento llamado “El Fracaso” que analiza los resultados de los programas federales para erradicar el hambre y la pobreza. Los expertos concluyen que el gobierno de Peña Nieto “no cumplió su compromiso” con relación a la desigualdad en México ya que no se crearon políticas que mejoraran los ingresos ni el ejercicio de derechos básicos de millones de personas.

Trabajos que producen pobreza

El estudio resalta que a pesar de que el gobierno ha informado sobre un incremento en la generación de empleos, “se han perdido los trabajos de mayor remuneración y se han incrementado los de baja remuneración que producen pobreza”.

Esto se comprueba en el hecho de que el 40% de quienes trabajan, no ganan lo suficiente para adquirir la canasta alimentaria, es decir, trabajan para vivir en pobreza extrema.

“Entre 2013 y 2018 no mejoró la situación”, se incrementó la cantidad de personas con ingresos insuficientes a 850 mil casos.

No logró acabar con el hambre

Desde su campaña presidencial, Enrique Peña Nieto se comprometió a impulsar programas que erradicaran el hambre, sin embargo a unos meses de dejar el cargo, no lo ha logrado y ni siquiera existe una medición oficial para el problema.

Actualmente la carencia alimentaria (deficiencias de nutrientes que causa desnutrición) afecta a 24.6 millones de personas, si bien hubo una reducción de casos en comparación a 2012, a este ritmo tomaría 118 años acabar totalmente con la carencia.

La población con ingreso inferior al costo de la canasta alimentaria pasó de 23.5 millones en 2012, a 21.4 millones. Solo 2.1 millones de personas menos. A esta velocidad, pasarían 130 años para que toda la población tuviera acceso a la canasta alimentaria.

Finalmente, la población con inseguridad alimentaria severa (limitación e incertidumbre en cantidad y calidad de los alimentos) asciende a 9.96 millones de personas, 1.4 millones menos que en 2012, pero en este rubro tomaría 74 años llevar la cifra a cero.

Desigualdad y discriminación

El estudio de Frente a la Pobreza demuestra que se dio un incremento en las brechas de desigualdad. Las regiones donde más se marca esta situación son los estados del sur, sureste y las zonas habitadas por población indígena.

En los estados de Oaxaca, Chiapas y Veracruz, aumentó el número de personas en pobreza extrema, siendo Veracruz la entidad con el índice más alto con más de 5 mil personas a diferencia de las 4 mil registradas en 2012.

En cuanto a la brecha que enfrenta la población indígena se encontró que: solo 1 de cada 20 personas indígenas, no presentan carencias o ingreso insuficiente. En tanto que el 72% vive en condición de pobreza, porcentaje que equivale a unos 8.3 millones de personas.

Mientras que 4.8 millones de personas indígenas tienen un ingreso insuficiente para adquirir la canasta alimentaria.

Las razones del fracaso

Frente a la Pobreza argumenta que estas cifras son el resultado del impulso de políticas generadoras de pobreza.

Un ejemplo de medidas con estas características es la política salarial de la Secretaría del Trabajo, implementada a través de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami).

“La pobreza laboral es producto de decisiones deliberadas de la política económica como la contención salarial (…) la decisión de fijar el salario mínimo por debajo del costo de la canasta básica para una persona viola la Constitución y los derechos laborales reconocidos por México en tratados internacionales”, plantean.

El estudio también denomina a las siguientes políticas y acciones como “generadoras de pobreza”:

Política fiscal. No tiene efectos distributivos, y condona impuestos a grandes fortunas.

Promoción de inversiones en macro-proyectos territoriales. No tiene esquemas de asociación con comunidades indígenas y pequeños productores del campo.

Autorización de proyectos de minería al aire libre y similares. Depredan el medio ambiente y destruyen el entorno económico, social y natural de comunidades indígenas.

Financiamiento y subsidios para grandes empresas. Marginan al resto de medianas, pequeñas y micro empresas, y sobre todo a cooperativas y empresas de propiedad social.

Políticas laborales inadecuadas. Permiten la contratación de millones de trabajadores asalariados sin prestaciones sociales ni seguridad social, en empresas formales e incluso en el gobierno.

Aunado a estas políticas resaltan el fracaso de programas federales como la Cruzada Nacional contra el Hambre. “No pudieron encontrar a toda la población objetivo de la Cruzada (…) En 2017, la Sedesol apenas había identificado al 33% de la población con carencia alimentaria y al 85% de la población en pobreza extrema con carencia alimentaria”.

Esto se debe a las deficiencias de origen desde el diseño: “el problema público no está bien definido y los objetivos están dispersos y mal planteados”.

Como consecuencia, la Cruzada no logró su meta de acabar con la pobreza extrema alimentaria. Solo consiguió reducir de 7 a 5.1 millones el número de personas en esta situación.

Con relación a estos, desde hace más de 10 años, el Índice de Desempeño de los Programas Públicos Federales, Gestión Social y Cooperación, A. C. (Gesoc) ha señalado en el mal desempeño de muchos programas federales.

“Los programas opacos, dispersos y con escasos resultados, tuvieron un incremento al pasar de 268 mil millones de pesos en 2013 a 528 mil mdp en 2017”, detalla el Gesoc.

Por otro lado, la Estrategia Nacional de Inclusión Social no ha servido más que para modificar las variables de la medición de la pobreza.

En el tema de la salud, aunque se incrementó la afiliación al Seguro Popular o al IMSS, no se alcanzó la cobertura universal y la atención efectiva.

La propuesta de solución

Para cambiar la situación, Frente a la Pobreza propone un cambio urgente y de fondo.

Para ello, plantean como “indispensable” lograr que la política económica y política social trabajen en conjunto, pues “no hay manera de lograr reducciones significativas de pobreza únicamente a base de programas sociales”.

Además proponen adoptar el enfoque de derechos del artículo 1 constitucional, enfocado en las políticas para erradicar la pobreza y la desigualdad.

Entre los cambios que consideran urgentes están:

  • La transformación de la Conasami y la recuperación del valor del salario.
  • Implementar acciones que permitan la movilidad social y eviten la permanencia de la pobreza durante el ciclo de vida. Para esto habrá que garantizar el desarrollo del cerebro desde la gestación hasta los primeros dos años de vida y la culminación del ciclo educativo con competencias básicas, al menos hasta la secundaria.

Otras acciones están relacionadas con la inversión en empresas de propiedad social y la creación de un Registro Nacional Ciudadano que funcione como “padrón único” obligatorio para todos los programas sociales.

El estudio completo puedes consultarlo aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ghislaine Maxwell: Condenan a 20 años de prisión a la socia de Jeffrey Epstein por tráfico sexual de menores

Ghislaine Maxwell pidió disculpas por ayudar a Jeffrey Epstein a abusar sexualmente de niñas y lamentó haber conocido al fallecido financiero neoyorquino.
28 de junio, 2022
Comparte

Ghislaine Maxwell fue sentenciada este martes a 20 años de prisión por ayudar al exfinanciero estadounidense Jeffrey Epstein a abusar de niñas.

Maxwell, de 60 años, fue condenada en diciembre pasado por reclutar y traficar a cuatro adolescentes para que Epstein, su entonces novio, abusara sexualmente de ellas.

Una de las acusadoras dijo fuera de la corte, antes de conocerse la sentencia, que Maxwell debería permanecer en prisión por el resto de su vida.

Epstein se suicidó en una celda de la cárcel de Manhattan en 2019, mientras esperaba su propio juicio por tráfico sexual.

Los crímenes de Ghislaine Maxwell ocurrieron durante una década, entre 1994 y 2004.

Al pronunciar la sentencia, la jueza Alison J. Nathan dijo que la conducta de Maxwell fue “atroz y depredadora”.

“Maxwell trabajó con Epstein para seleccionar víctimas jóvenes que eran vulnerables y desempeñó un papel fundamental en la facilitación del abuso sexual”, agregó.

Ghislaine Maxwell llega con ropa carcelaria a su audiencia de sentencia en un boceto de la sala del tribunal en la ciudad de Nueva York, EE.UU., el 28 de junio de 2022

Reuters
Un boceto de la corte muestra a Ghislaine Maxwell llegando con ropa carcelaria.

La magistrada dijo que el caso requería una “sentencia muy significativa” y que quería enviar un “mensaje inequívoco” de que tales delitos serían castigados.

Además de la pena de cárcel, la jueza impuso una multa de US$750.000. Maxwell, vestida con ropa de prisión, miró al frente y no mostró ninguna emoción cuando se dictó la sentencia frente a una sala repleta.

Ghislaine Maxwell se disculpa

Antes de conocerse la sentencia, Maxwell se disculpó con las víctimas.

Dijo que empatizaba con ellas y que conocer a Epstein es de lo que más se arrepiente en la vida.

“Mi asociación con Epstein me dejará una mancha permanente”, dijo y agregó que espera que su sentencia les permita a las víctimas “paz y cierre”.

Ghislaine Maxwell y Jeffrey Epstein.

PA/ Departamento de Justicia de EE.UU.

Maxwell ha estado bajo custodia desde su arresto en julio de 2020, recluida principalmente en el Centro de Detención Metropolitano de Brooklyn, donde se quejó del hedor a aguas residuales sin tratar en su celda.

El caso contra la exsocialité británica fue uno de los más destacados desde el surgimiento del movimiento #MeToo, que alentó a las mujeres a denunciar los abusos sexuales.

Mujer de la alta sociedad

Nacida en las afueras de París el día de Navidad de 1961, Maxwell creció en una mansión de campo, fue a la Universidad de Oxford y habla varios idiomas.

Es la hija menor del magnate de los periódicos Robert Maxwell y tiene ocho hermanos.

Se dice que ella tuvo una relación muy cercana con su difunto padre y tras su muerte en 1991, Maxwell dejó Reino Unido para establecerse en Estados Unidos, donde trabajó en el sector inmobiliario y poco después conoció a Epstein.

Vendió su casa en Manhattan en 2016 y mantuvo un perfil bajo hasta que fue arrestada en julio de 2020 en su mansión en el estado de New Hampshire (noreste de Estados Unidos).

“No debería haber sido tan difícil”

Sarah Ransome y Elizabeth Stein, presuntas víctimas de abuso sexual de Jeffrey Epstein, estaban en la corte.

EPA
Sarah Ransome y Elizabeth Stein, presuntas víctimas de abuso sexual de Jeffrey Epstein, estaban en la corte.

La jueza permitió que cuatro mujeres hablaran en la audiencia de sentencia, además de que se leyera una declaración de una de las víctimas, Virginia Giuffre, que estaba ausente.

Annie Farmer, la única víctima que prestó testimonio con su nombre completo durante el juicio, fue la primera en hablar. Maxwell optó por no mirar a Farmer a lo largo de su declaración, mientras esta última tuvo que hacer una pausa a la mitad de su discurso para contener sus emociones.

Sarah Ransome, quien no testificó en el juicio, brindó una impactante declaración fuera del tribunal junto con la también denunciante Elizabeth Stein.

“Ghislaine debe morir en prisión porque estuve en el infierno y regresó durante los últimos 17 años”, dijo Ransome.

“Yo tenía 10 años cuando Liz Stein estaba siendo traficada. Tenía 10 años. Ese es el tiempo que ha estado funcionando esta red de tráfico sexual. Y debería haber sido suficiente solo una sobreviviente para que se nos tome en serio. No debería haber sido tan difícil”, añadió.

Durante el juicio, Farmer y otras tres mujeres, identificadas en el tribunal solo por su nombre o seudónimo para proteger su privacidad, testificaron que fueron abusadas, cuando eran menores, en las casas de Epstein en Florida, Nueva York, Nuevo México y las Islas Vírgenes.

Contaron cómo Maxwell las había convencido para que le dieran masajes sexuales a Epstein; atrayéndolas con obsequios y promesas sobre cómo el empresario podría usar su dinero y conexiones para ayudarlas.

Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell

US Department of Justice

Los abogados de Maxwell trataron de mostrar a su cliente como una influencia positiva para otras reclusas en la cárcel a las que les ofrece enseñarles yoga y ayudarlas a aprender inglés.

Los crímenes de Epstein, quien se relacionó con algunas de las personas más famosas del mundo, se publicaron por primera vez en los medios de comunicación en 2005. Luego de numerosas demandas, fue arrestado el 6 de julio de 2019 en Nueva Jersey.

Antes había evitado ser condenado por acusaciones similares en un controvertido acuerdo secreto en 2008 por el cual aceptó declararse culpable de un cargo menor.

Epstein se suicidó el 10 de agosto de 2019 en la celda en la que estaba preso en Nueva York mientras esperaba ser enjuiciado por acusaciones de tráfico sexual y conspiración. Tenía 66 años.

El multimillonario se había declarado no culpable. Se enfrentaba a hasta 45 años en la cárcel en caso de ser condenado.

Antes de los casos penales en su contra, era conocido por su riqueza y sus contactos de alto perfil.

A menudo se veía socializando con los ricos y poderosos, incluido los expresidentes Donald Trump y Bill Clinton, así como el príncipe Andrés de Reino Unido.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Wdb6YIRv-s0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.