Preocupa a expertos la realización opaca de censo para programas sociales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo / Cuartoscuro

Preocupa a expertos la realización opaca de censo para programas sociales

Opinan que el uso clientelar de los programas sociales es un obstáculo para crear una política social que resuelva carencias y garantice derechos. Ante esto, el próximo gobierno anunció que eliminará a intermediarios de los programas sociales para evitar la corrupción sin detallar cómo lo hará.
Archivo / Cuartoscuro
Comparte

La principal deficiencia de la política social en México es que los programas de apoyo a la población se usan con fines políticos y de manera discrecional, práctica comúnmente conocida como clientelismo, coincidieron expertos reunidos en un foro sobre política social. Y el censo que mandó levantar el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para ubicar potenciales beneficiarios de programas sociales, preocupa a los especialistas porque podría convertirse en un nuevo instrumento de clientelismo, que es justamente lo que busca combatir.

Leer: Un tercio de programas sociales federales repiten innecesariamente funciones: informe

Durante la presentación del informe ‘Hacia una política social integral’ realizado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y las organizaciones Oxfam y Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, los panelistas coincidieron en que el uso clientelar de los programas sociales es uno de los principales obstáculos para crear una política social que no solo resuelva carencias a corto plazo sino que garantice derechos de manera permanente.

Y aunque el gobierno entrante ha dicho que el Censo que ya está realizando con voluntarios pretende eliminar a los intermediarios de los programas sociales para, precisamente, evitar la corrupción y el clientelismo, el director de Oxfam México, Ricardo Fuentes-Nieva manifestó su preocupación de que la opacidad con la que se está realizando se pueda prestar para mantener estas prácticas.

“Es una preocupación que no tengamos información sobre la metodología, quién lo está realizando, cómo se van a proteger los datos personales y la información de los programas para que no se utilice de manera clientelar. Hay veces que queremos darle la intención positiva; todavía no empiezan a gobernar, pero si ya están levantando un censo tienen que explicar cómo se va a utilizar”, dijo Fuentes a Animal Político.

Señaló que la investigación realizada por académicos y activistas muestra al clientelismo como uno de los núcleos del problema de política social en el país, por lo que sería un riesgo construir nuevas herramientas en la opacidad.

“No tenemos información para afirmarlo, pero eso ya es una preocupación, que no tengamos información. Y sabiendo que una herramienta de ese tipo sí se puede usar de manera clientelar, es muy importante que se transparente”, puntualizó el activista.

Hasta el momento, ningún actor del gobierno que encabezará López Obrador ha explicado quién, cómo y para cuál fin específico se está levantando el censo. Sólo informaron sobre el levantamiento el propio presidente electo y la futura secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, sin responder cuestionamientos específicos al respecto.

En la presentación de este informe se esperaba la presencia de María Luisa Albores, designada secretaria de Bienestar del gobierno entrante, quien no asistió. En su lugar estuvo Adán Peña, quien fue cuestionado por los asistentes y la prensa respecto a la realización del Censo pero no respondió, argumentando que no es la secretaría del Bienestar la que está llevando a cabo el ejercicio.

“No tengo claro, pero el tema es que no nos toca a nosotros y son distintas secretarías”, dijo.

Aunque el censo ha sido denominado “de Bienestar”, Peña indicó que no lo está realizando personal de esa secretaría (de futura creación) sino la Coordinación General de Programas Integrales de Desarrollo, cuyo titular será Gabriel García.

Peña descartó que esta división en las áreas del nuevo gobierno que se están ocupando de la política social genere una mayor desarticulación en los programas, argumentando que se trata de nuevos programas.

Otra de las preocupaciones de los especialistas en política social es que el censo lleve una intención de empezar de cero la aplicación de los programas sociales con el nuevo gobierno, ya que eso implicaría una pérdida de tiempo, recursos y continuidad, expresó el secretario técnico del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), Gonzalo Hernández.

“Mi impresión es que el gobierno quiere empezar al cien el 1 de diciembre, y si quieren empezar a repartir cosas ese día, tienen que hacer cosas antes, vamos a darles el beneficio de la duda. Pero simplemente tener cuidado de la parte política, sí no sucede así, es una buena herramienta si se implementa como ya se tiene”, dijo el funcionario.

Indicó que para determinar la utilidad del censo se deben tomar en cuenta tres elementos -cuando haya información disponible-: que no sea un proceso político; que técnicamente esté bien hecho, y que tome en cuenta herramientas ya vigentes, para no empezar de cero.

“Si se empieza desde cero hay una preocupación de ineficiencia de los esfuerzos, se gastarían recursos de manera innecesaria. Lo que queremos es un plan que explique cómo se va a proteger la información para que los ciudadanos que reciben beneficios del sistema de protección social no sean utilizados como votos potenciales”, apuntó a ese respecto Ricardo Fuentes-Nieva.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo el COVID-19 provocó un aumento de la demanda cirugías plásticas en algunos países

Más gente está sometiéndose a cirugías plásticas gracias a que pueden trabajar desde casa mientras se recuperan y esconderse detrás de las mascarillas.
11 de julio, 2020
Comparte

Una consecuencia inesperada de los confinamientos y el distanciamiento social que nos ha traído la pandemia de coronavirus lo podemos encontrar en las clínicas de cirugía plástica de algunos países.

Y es que no son pocos los que han decidido someterse a una operación de estética gracias a que se ha extendido el trabajo desde casa y el uso de mascarillas por la pandemia de covid-19.

Es cierto que el virus está cerrando negocios en todo el mundo, pero también que otros han visto aumentar su clientela: y entre ellas algunas clínicas de cirugía estética, eso sí, adoptando medidas sanitarias estrictas como la aplicación de pruebas de covid-19 y la limpieza más frecuente.

Centros en EE.UU., Japón, Corea del Sur y Australia han registrado un incremento de pacientes que buscan tratamientos como rellenos labiales, bótox, estiramientos faciales y rinoplastias.

“Decidí hacerme los procedimientos durante la cuarentena porque me permitía sanar a mi propio ritmo”, dijo a la BBC Aarón Hernández, que se puso rellenos labiales y se eliminó grasa de las mejillas en Los Ángeles.

“Operarse los labios no es algo que los hombres tiendan a hacer, por lo que para algunas personas puede ser algo diferente. Por lo tanto, preferí quedarme en casa y recuperarme por completo y que la gente no supiera qué operación me había hecho una vez que estuviera fuera”, cuenta.

La última vez que se hizo el procedimiento antes de la cuarentena, dijo, tuvo que salir a trabajar en público y sus labios estaban “extremadamente hinchados y magullados”.

Rod J. Rohrich, cirujano plástico de Texas, dijo que estaba atendiendo a muchos más pacientes. “Más de lo normal. Probablemente podríamos operar seis días a la semana si quisiéramos. Es bastante sorprendente”, contó a la BBC.

El cirujano dijo que, por lo general, las personas tendrían que tomar en cuenta el periodo de recuperación en el hogar al considerar la cirugía, pero ahora que muchas trabajan desde su casa, esto no necesita ser considerado.

“De hecho, pueden recuperarse en casa y también pueden usar una mascarilla cuando salen a la calle después de una rinoplastia o una cirugía estética. La gente quiere reanudar su vida normal y parte de eso consiste en verse tan bien como se sienten”, dijo.

Pero no solo EE.UU. está registrando un aumento de pacientes estéticos durante el brote.

Descuentos para los nacionales

Corea del Sur, conocida por su oferta de cirugía estética, fue uno de los primeros países en registrar casos de covid-19.

En lugar de imponer un bloqueo nacional, aplicó un plan de distanciamiento social y alentó a la gente a trabajar desde casa.

Aunque han disminuido los pacientes extranjeros, los locales han seguido yendo a las clínicas cosméticas.

Varias de estas optaron por ofrecerles descuentos.

Posters para cirugía plástica en Seúl.

Getty Images
La cirugía cosmética es increíblemente popular en Corea del Sur.

Un maestro de secundaria de 54 años que se sometió a una cirugía de párpados en febrero le dijo al periódico Joongang Daily que todas las clínicas de cirugía plástica que visitó “estaban llenas”.

El Hospital BK en Seúl le dijo a la BBC que al comienzo de la pandemia, la gente estaba nerviosa, pero que luego comenzaron a ir cada vez más a las clínicas.

“Los pacientes comenzaron a sentirse seguros y cómodos para someterse a una cirugía, a pesar del covid-19. El número de pacientes aumenta continuamente”, dijo el portavoz de BK.

“A pesar del coronavirus, se estima que el número de pacientes aumentará en 50% en comparación con la misma temporada del año pasado”, añadió.

Las consultas de pacientes extranjeros y las que se hacen en línea también han aumentado, dijo el vocero.

Aumento en Japón

Japón no aplicó un cierre oficial, sin embargo, el primer ministro, Shinzo Abe, decretó un estado de emergencia que duró hasta el 31 de mayo y le pidió a la gente que se quedara en casa.

Gente en Tokio con mascarilla.

EPA
Japón decretó un estado de emergencia hasta fines de mayo.

A pesar de esto, las clínicas estéticas también registraron un aumento de pacientes.

El incremento provocó que la Asociación de Medicina Estética de Japón advirtiera que los tratamientos cosméticos “no eran esenciales para muchas personas” y pidiera que se mantuvieran alejadas de las cirugías para “evitar una mayor propagación del virus”.

“Como clínica ambulatoria de cirugía plástica equipada para realizar procedimientos el mismo día, definitivamente hemos visto una afluencia de pacientes que quieren recibir tratamientos durante este período”, dijo Michelle Tajiri, coordinadora de la clínica en Bliss Clinic en Fukuoka, en el sur de Japón.

“Las razones principales son que están fuera del trabajo y el tiempo de inactividad no es un problema, así como el hecho de que todos usan máscaras y, por lo tanto, cualquier procedimiento facial puede disfrazarse fácilmente”, añadió.

Para Hernández, en EE.UU., el brote fue el momento perfecto para someterse a cirugía. “Definitivamente tuve más tiempo para sanar. Pude tomar medicamentos que probablemente no habría podido tomar si hubiera tenido que conducir y pude poner más hielo en el área de mis labios y cara”, contó.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=K3Ul81J5oEU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.