Así es la radula, la planta que puede ser la mariguana del futuro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Stefan Fische

Así es la radula, la planta que puede ser la mariguana del futuro

Un grupo de científicos de las universidades de Berna y Zurich, ambas en Suiza, analizaron en ratones los efectos del perrottetineno, una sustancia presente en la radula.
Stefan Fische
29 de octubre, 2018
Comparte

Una planta nativa de países como Nueva Zelanda, Costa Rica y Japón está despertando el interés de los científicos gracias a sus efectos medicinales y recreativos similares a los de la marihuana.

Se trata de la radula, una planta que pertenece a la familia Radulaceae, de la cual se conocen unas 300 especies.

En algunas de ellas, ya se ha comprobado la presencia de psicoactivos.

Un grupo de científicos de las universidades de Berna y Zurich, ambas en Suiza, analizaron en ratones los efectos del perrottetineno, una sustancia presente en la radula.

Su conclusión fue que aunque la planta no pertenece al género Cannabis, también puede ser considerada canabinoide “moderadamente potente, pero eficaz“.

Según los investigadores, la radula contiene una variante del THC, la principal sustancia psicoactiva encontrada en las plantas del género Cannabis.

“(En comparación con la marihuana,) difieren en términos de potencia y, posiblemente, efectos adversos“, le dice a la BBC el bioquímico Jürg Gertsch, coautor del estudio.

Gertsch resalta que sus pruebas se realizaron con el perrottetineno de forma aislada.

Cannabis

Getty
Los efectos de la radula podrían ser menos fuertes que los de la marihuana.

“No probamos los efectos de la propia planta, podemos esperar que el contenido de perrottetineno varíe entre diferentes muestras”.

Menos daño a la memoria

Desde 1994 se sabe que algunas plantas del género radula contienen esa variante del THC. Pero, hasta ahora, no se había realizado ningún estudio con este enfoque.

Lo que los científicos hicieron fue analizar los efectos de la radula a nivel molecular, justamente para lograr definir las consecuencias toxicológicas de la sustancia.

La investigación mapeó efectos de la sustancia en 44 puntos del sistema nervioso central y concluyó que, al igual que ocurre con la marihuana, el THC de la radula puede acumularse en el cerebro.

Esta característica tiene efectos analgésicos y puede causar catalepsia e hipotermia.

Las principales diferencias entre la radula y el cannabis, sin embargo, están en algunas ventajas: al menos en las pruebas con ratones, la radula causó menos efectos adversos, por ejemplo, en la memoria.

marihuana

Getty
La radula podría tener menos efectos adversos que la marihuana.

“Es menos potente y podemos esperar menos efectos en el sistema nervioso central y, por ejemplo, en la memoria, pero todavía se necesitan más estudios para comprobarlo”, comenta Gertsch.

Uso recreativo

Los científicos explican que la idea de la investigación surgió porque el uso recreativo de la planta viene siendo observado de forma pequeña pero creciente. “Hasta el momento, las especies de radula que contienen esta variante de THC son legales en todo el mundo”, subraya el bioquímico.

Obviamente, mucho más que uso recreativo, los científicos quieren entender cómo las sustancias de la radula actúan en el organismo para vislumbrar aplicaciones terapéuticas.

“Probablemente, los efectos recreativos son menos fuertes (que los proporcionados por el cannabis), pero la radula puede ofrecer una oportunidad mayor de aplicaciones medicinales”.

familia en Nueva Zelanda

James Heremaia
La radula es parte de la medicina tradicional maorí.

“Creo que el compuesto de la planta podría ser usado para fines medicinales”, afirma el investigador, ante la idea de que la sustancia pueda ser sintetizada industrialmente. “La planta en sí crece muy lentamente y produce sólo pequeñas cantidades del compuesto”.

Tradición neozelandesa

Los investigadores suizos también observaron el uso autóctono de la planta en Nueva Zelanda, uno de los lugares donde la radula es endémica. “Puede haber una conexión etnofarmacológica”, afirma Gertsch. “La radula marginata tiene una larga historia de uso tradicional“.

En el archipiélago la planta se utiliza históricamente como “rongo”, la medicina tradicional maorí, basada en las propiedades de las hierbas.

Sus propiedades siempre fueron conocidas por los maestros de la cultura maorí.

Para ese pueblo, la rádula es un “taonga”, que es el término que utilizan para referirse a un tesoro, un patrimonio ancestral de la cultura de Oceanía.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Pixabay

Morena propone impuesto de 7% a servicios de streaming como Netflix, Apple Tv y Disney +

La diputada de Morena, Reyna Celeste Ascencio, propuso un impuesto adicional al consumo de contenidos audiovisuales de empresas extranjeras, con el objetivo de ampliar y diversificar las fuentes de ingreso del Estado.
Pixabay
14 de abril, 2021
Comparte

La fracción de Morena en la Cámara de Diputados propuso un impuesto de 7% adicional al consumo de contenidos audiovisuales de empresas extranjeras, algunas mejor conocidas por su servicio streaming.

Tal iniciativa involucra una modificación a la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), y tiene como objetivo “ampliar y diversificar las fuentes de ingreso del Estado en un contexto donde se requieren recursos adicionales”.

Durante la sesión ordinaria de este martes, la diputada Reyna Celeste Ascencio Ortega, integrante del Grupo Parlamentario de Morena, expuso adicionar el impuesto a plataformas como Apple Tv, Disney +, Hulu, Netflix, Roku, entre otros.

“Al tener una estructura económica sólida y una previsible elasticidad de la demanda, difícilmente la imposición de un gravamen a su consumo afectará a los usuarios o los privará de adquirir dicho servicio”.

Además, pretende obligar a las empresas extranjeras a establecer un domicilio en territorio nacional, con el propósito de que haya un lugar donde los consumidores puedan presentar quejas y reclamaciones por los servicios.

Señaló que las grandes plataformas no realizan inversiones físicas en los países donde operan, sino que solamente transmiten datos a través de las redes públicas de telecomunicaciones de los operadores de telefonía e internet.

“Es decir, se ‘montan’ en estas redes, pero no invierten en su instalación y despliegue, ello genera distorsiones económicas y eventualmente puede implicar una saturación de las redes de telecomunicaciones”.

Te puede interesar: Qué es la fatiga de decisión, el gran reto de las plataformas de “streaming” para no perder consumidores

Aquellas empresas extranjeras de servicio audiovisual que no cuenten con establecimiento en México, deberán pagar una tasa del 15 por ciento adicional, añadió.

Para asegurar que se cumpla con el impuesto adicional en el consumo de las plataformas, se propuso también que el cobro se retenga a través del sistema de pago. Entendiendo por este a las tarjetas de crédito o débito, y los servicios de prepago. 

La propuesta sugiere que al menos el 40 por ciento de lo que se recaude con esta adición se destine a programas de cobertura social en telecomunicaciones en comunidades rurales e indígenas apartadas.

“Con motivo de lo anterior, se puede afirmar que el impuesto propuesto tendría una base tributaria creciente, lo que resulta favorable para las finanzas públicas, ya que los suscriptores de contenidos audiovisuales por internet a estas plataformas extranjeras tienen una tasa de crecimiento acelerada, de acuerdo a la consultora Dataxis el crecimiento puede llegar a ser del 50 por ciento anual”.

Existe una tendencia en el mundo en el sentido de imponer regulaciones e impuestos a las grandes plataformas tecnológicas, justificó Ascencio Ortega.

“En suma, se trata de un proyecto de iniciativa de equidad para la producción nacional, de protección a los usuarios de estos servicios y de asegurar mejores condiciones económicas para el Estado”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.