Rector de la UACM solicita reunión con procurador, por caso de alumno torturado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Twitter @justicia_ramon

Rector de la UACM solicita reunión con procurador, por caso de alumno torturado

El rector de la UACM, doctor Galdino Morán López, acudió este lunes 29 de octubre al Reclusorio Oriente, para manifestar su apoyo al estudiante y para demandar a las autoridades judiciales un proceso justo.
Twitter @justicia_ramon
29 de octubre, 2018
Comparte

Luego de que se diera a conocer el caso de Juan Ramón, un alumno de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México al que la policía capitalina presuntamente secuestró, torturó sexualmente y luego le inventó un delito, y que permanece encarcelado desde abril pasado, el rector de esta casa de estudios, doctor Galdino Morán López, acudió este lunes 29 de octubre al Reclusorio Oriente, para manifestar su apoyo al estudiante y para demandar a las autoridades judiciales un proceso justo.

A las puertas del centro de reclusión, el rector de la UACM informó que la institución educativa cuenta con un protocolo de apoyo jurídico para sus estudiantes, que en el caso de Juan Ramón fue puesto en marcha desde septiembre, cuando su familia se acercó para solicitar asesoría, y adelantó que buscará un encuentro directo con el procurador general de Justicia de la Ciudad de México, Edmundo Garrido, para externarle de forma personal su preocupación por este caso.

“Desde que Juan Ramón fue detenido (en abril) la familia avisó a la Universidad, tuvieron ellos un defensor, y cuando el proceso no avanzó como consideraban debía ser, nos buscaron nuevamente (en septiembre) y nosotros estamos en la disposición de acompañar a la familia y apoyar a nuestro estudiante.”

Juan Ramón, de 30 años, fue detenido el 23 de abril de 2018, a las 19:03 horas. Según la versión de las autoridades, fue capturado por cinco motopatrulleros, luego de ser sorprendido al consumar el cobro de una extorsión en calles del Centro Histórico de la Ciudad de México, y tras un fallido intento de fuga en moto.

Según la declaración de los policías, Juan Ramón, y otros cuatro coacusados, opusieron resistencia al ser detenidos, y por ello aplicaron uso de la fuerza.

No obstante, el video de vigilancia de un inmueble aledaño a la vivienda de este estudiante revela que Juan Ramón no fue capturado in fragantti en calles del Centro, sino que fue extraído de su vivienda por agentes de la Secretaría de Seguridad Pública, que también se llevaron una motoneta de su propiedad estacionada frente a su domicilio.

El video, además, deja ver que, antes de cargar con la motoneta, un agente de la SSP coloca un objeto no identificable en el escape del vehículo.

Este video no sólo demuestra que Juan Ramón pasó todo el día 23 de abril dentro de su casa, sino que fue detenido por la policía a las 17:26 minutos, es decir, una hora y media antes de que se cometiera el delito que le imputaron (que según los policías se cometió a las 19:03 horas).

El video, además, muestra que los policías nunca exhibieron algún tipo de documento oficial que avalara su proceder, como una orden de localización, o de aprehensión.

Aunque Juan Ramón fue extraído de su domicilio y privado de la libertad por elementos de la SSP a las 17:26 horas, no fue presentado ante el Ministerio Público sino hasta tres horas después, a las 20:20 horas (tal como se registra en el acta de presentación), tiempo en el que, según denuncia del estudiante, fue retenido en instalaciones no identificadas, amordazado, torturado y atacado sexualmente por los policías de la Ciudad de México.

En una revisión médica posterior, se constató que el estudiante presentaba diversos moretones y desprendimientos de piel en las piernas.

Los policías, además, le robaron sus pertenencias de valor, dos anillos de oro que portaba en las manos.

Desde entonces, Juan Ramón permanece preso en el Reclusorio Oriente, sometido a juicio por los delitos de extorsión, portación de arma prohibida y droga.

Tal como informó la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, el video “no fue valorado por el juez, de ahí que (el estudiante) fue vinculado a proceso”.

No obstante, el licenciado Margarito Tolentino, abogado designado por la UACM para brindar acompañamiento legal a Juan Ramón y su familia, aclaró que el video no fue valorado por el juez, porque la Procuraduría nunca acudió al negocio al que pertenece la cámara de seguridad que tomó las imágenes para obtener dicho video, a pesar de que su existencia le fue notificada a la familia desde abril.

Pese a esta omisión, la Procuraduría aseguró que en este caso “en todo momento se ha cumplido cabalmente el debido proceso”.

El abogado designado por la UACM también denunció que aún cuando se ha solicitado al juez valorar esta prueba, para determinar si existen elementos reales para mantener preso al universitario, la solicitud ha sido rechazada.

Este lunes, luego de visitar a Juan Ramón en el Reclusorio Oriente, el rector de la UACM informó que el estudiante “físicamente está bien, pero está consternado por todo lo que ha sucedido en el proceso, y preocupado por su hijo y por sus estudios”.

El rector de la UACM, además, informó que buscará una reunión personal con el procurador capitalino, “para expresarle, con estricto apego a la ley, mi preocupación por la salud mental de mi estudiante, que está bastante afectado (…) Lo que solicitamos es un debido proceso, apegado a la ley. Pedimos que se agilicen los trámites de acuerdo con los términos de la ley, y que sepan que la UACM está muy interesada y preocupada por sus estudiantes y cualquier situación en la que se encuentren”, razón por la cual, mantendrán el apoyo legal a Juan Ramón y su familia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Sentencian a pena de muerte a hombre que prendió fuego a bloguera en 'live' en redes

La popular creadora de videos Lamu murió en 2020 luego de haber sufrido un ataque calificado como "extremadamente cruel" por el tribunal que ordenó la pena de muerte para su exmarido.
14 de octubre, 2021
Comparte

La manera en que la videobloguera china Lamu fue asesinada fue calificada por un tribunal como “extremadamente cruel”.

La mujer tibetana tenía cientos de miles de seguidores en Douyin, la versión china de TikTok, por sus populares videos sobre la vida rural.

Mientras estaba transmitiendo en vivo, su exesposo, Tang Lu, le roció gasolina y le prendió fuego. Murió el 30 de septiembre de 2020, luego de pasar semanas hospitalizada por las quemaduras en el 90% de su cuerpo.

Por este crimen, un tribunal emitió una sentencia de muerte contra Tang y calificó el crimen como “extremadamente cruel y con impacto social extremadamente malo”.

El caso causó indignación en China y desató un renovado debate sobre la violencia que sufren muchas mujeres en sus matrimonios.

¿Quién era Lamu?

Conocida solo como Lamu, la mujer falleció a los 30 años.

Atrajo a casi 800.000 seguidores por sus publicaciones optimistas sobre el estilo simple de la vida rural que compartía en la plataforma Douyin.

Sus videos la mostraban buscando comida en las montañas, cocinando y haciendo divertidas parodias de canciones vestida con ropa tradicional tibetana.

Sus publicaciones llegaron a acumular más de 6,3 millones de “me gusta”.

Video de Lamu en Douyin

Douyin/Lamu

Estaba casada con Tang, quien según el tribunal tenía un historial de violencia contra ella.

El ataque

Varios reportes indican que Lamu se acercó a la policía en repetidas ocasiones para denunciar la violencia que sufría por parte de su esposo, pero los agentes le decían que la violencia era un “asunto familiar”.

La pareja se divorció en junio de 2020.

Sin embargo, la joven regresó con él después de que Tang amenazara con matar a uno de sus hijos. La violencia no paró, así que se separó por segunda vez y obtuvo la custodia de ambos niños.

Luego de casi tres meses desde la separación, ocurrió el ataque con gasolina y fuego mientras la joven hacía una transmisión en la casa de su padre.

Las demandas de justicia

Después de su muerte, decenas de miles de sus seguidores dejaron mensajes en su página de Douyin, mientras que millones de usuarios de la plataforma Weibo pidieron justicia utilizando hashtags que luego fueron censurados.

El tribunal de la prefectura de Aba, una zona rural remota en el suroeste de la provincia de Sichuan donde vive un gran número de tibetanos, dijo que Tang merecía un “castigo severo” de acuerdo con la ley.

El hombre fue detenido, juzgado y sentenciado a la pena capital.

Un cartel sobre violencia doméstica en Pekín

Getty Images
La violencia doméstica ha sido un tema de debate en años recientes en China.

China tipificó como delito la violencia doméstica en 2016, pero es una problemática que sigue estando muy extendida, sobre todo en las zonas rurales.

Aproximadamente una cuarta parte de las mujeres casadas han sufrido abuso doméstico, según un estudio de 2013 de la Federación de Mujeres de China.

Algunos activistas temen que un período de “reflexión” obligatorio de 30 días recientemente introducido para las parejas que desean divorciarse pueda dificultar que las mujeres abandonen las relaciones abusivas.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8kErwjPKwjY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.