24 millones de mexicanos sin acceso a comida nutritiva y de calidad; niños los más afectados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

24 millones de mexicanos sin acceso a comida nutritiva y de calidad; niños los más afectados

Según el Coneval los menores, las familias pobres y las mujeres son quienes ven más limitado el acceso a una alimentación nutritiva y de calidad. Mientras los más pobres gastan la mitad de sus ingresos en alimentos básicos, las familias con mayor poder adquisitivo invierten solo una cuarta parte de su dinero en carne, leche, frutas y bebidas alcohólicas.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
28 de noviembre, 2018
Comparte

El derecho a la alimentación nutritiva y de calidad en México no está al alcance de todos; el de los niños es uno de los grupos más vulnerables en este rubro. Tan solo en 2016, de los 24.6 millones de mexicanos (20.1% de la población) que presentó inseguridad alimentaria severa y moderada, el 21.7% corresponde a niños menores de 5 años.

La Carencia por Acceso a la Alimentación en nuestro país coloca a un amplio sector de la población en una situación de vulnerabilidad y problemas de accesibilidad y calidad, que derivan en problemas como malnutrición, desnutrición, anemia, entre otros problemas de salud.

El Estudio Diagnóstico del Derecho a la Alimentación Nutritiva y de Calidad 2018, del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollos Social (Coneval) plantea que México atraviesa un contexto de “importantes vulneraciones” en el tema de la alimentación que afectan de manera casi homogénea a todos los grupos poblacionales y regiones del país.

El derecho a la alimentación se establece en el artículo 4 de la Constitución que establece que  “Toda persona tiene derecho a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad. El estado lo garantizará”.

De acuerdo con el estudio del Coneval, los menores de edad son quienes padecen en mayor grado la situación de vulnerabilidad, toda vez que dependen de alguien más para cubrir su necesidades básicas de alimentación. Cifras del INEGI revelan que los estados con mayor porcentaje de menores con inseguridad alimentaria severa y moderada son: Tabasco (42.5%); Oaxaca (31.8%); Guerrero (28.4%); Colima (25.1%); Estado de México (26.6%), y Michoacán (25.3%).

El problema para los menores puede ir más allá de la carencia alimentaria si es que pertenecen a familias de escasos recursos, toda vez que, según el estudio, el gasto que los hogares con los ingresos más bajos hacen en alimentos y bebidas corresponde a la mitad del total de su gasto realizado en un año, mientras que las personas con mayor poder adquisitivo destina apenas una cuarta parte a este rubro.

Esto significa que al utilizar una gran parte de sus recursos en alimentación, las familias más pobres arriesgan la satisfacción de otras necesidades como la atención de la salud, educación, vestido, entre otras.

El estudio detalla que mientras las familias de menores ingresos gastaron más dinero para comprar cereales (tortillas de maíz); huevo (proteína más barata que las carnes); aceites y grasas; tubérculos (como las papas); verduras; leguminosas y semillas, y azúcar, los hogares de ingresos mayores invirtieron más en carnes, leche, frutas, bebidas no alcohólicas y bebidas alcohólicas.

La desigualdad en el poder adquisitivo se acrecentó entre 2005 y 2014 como consecuencia de la disminución en los ingresos en los hogares mexicanos y el alza en los precios de los alimentos.

La accesibilidad económica, para estas familias, les permitiría adquirir los alimentos para llevar una dieta adecuada sin comprometer la satisfacción de sus otras necesidades básicas.

“Las personas pueden comprar alimentos a través de los sistemas de distribución, elaboración y comercialización establecidos; pero también a través de la producción para su consumo dentro del hogar, para su intercambio por otros productos alimenticios, o para venderlos y obtener ingresos para comprar otros alimentos”, plantea el estudio.

Con relación a la accesibilidad y disponibilidad de alimentos saludables y nutritivos, el Coneval encontró que, con base en registros de 2014, mientras en las localidades urbanas el abasto se resuelve por la amplia disponibilidad de puntos de venta, en las zonas rurales, solo el 4.5% de las localidades con menos de 5 mil habitantes contaron con abasto completo de alimentos esenciales.

Lo anterior provocó que para 2015 el 42.5% de los habitantes de comunidades rurales saliera de sus localidades para adquirir sus insumos, teniendo que incurrir en costos adicionales de transporte y tiempo.

Un aspecto que afecta negativamente la disponibilidad de alimentos, es el alto número de estos que se desperdician. A nivel mundial, cerca de 1,300 millones de toneladas de alimentos; los cuales serían suficientes para alimentar a 2,000 millones de personas, se pierde o desperdicia. En México, el desperdicio de comida alcanza los 20.4 millones de toneladas, equivalentes a 34% de la producción nacional. Esta cifra conlleva a una pérdida económica de más de 400 mil millones de pesos al año, equivalentes a más de dos veces el presupuesto anual de la Sagarpa y la Sedesol.

No solo es carencia, sino también mala alimentación

Otro de los hallazgos relevantes es el tema de la calidad de la alimentación, en el cual se observar una alta prevalencia de consumo de alimentos con una alta densidad energética sobre los de alto valor nutricional.

En otras palabras, las y los mexicanos de todas las edades, prepondera el consumo de bebidas no lácteas endulzadas sobre aquellos con cualidades nutricionales benéficos para el organismo.

Esta situación propicia que el escenario nutricional de México se cracterice “por la convivencia de cuadros de desnutrición y una alta prevalencia de sobrepeso y obesidad en la población general”.

El estudio señala que los sectores más vulnerables a este problema son los menores de 5 años y los adultos mayores (65 años y más).

El principal problema derivado de los altos índices de mala alimentación es la malnutrición.

En 2016, 72.6% de los adultos en México presentaban sobrepeso u obesidad, la prevalencia de estas condiciones entre los hombres fue mayor que el de las mujeres que en los hombres (75.6 por ciento y 69.4 por ciento respectivamente). En general, 7 de cada 10 adultos en el país sufren alguna de estas condiciones.

Entre el grupo de preescolares, 21.2% de los niños y 24.2% de las niñas presentaban sobrepeso u obesidad en este mismo año.

Un elemento que incide fuertemente en los patrones de este consumo es la publicidad, prueba de ello es su presencia constante en todos los medios de comunicación masiva y en todos los horarios. Son los niños y adolescentes quienes se encuentran mayormente expuestos a esta publicidad la cual suele ser de productos con baja o nula calidad nutricional por tener alto contenido de grasa, sal y azúcar.

La mayoría de estos productos no saludables pertenece a los llamados “cinco principales”: 1. Los cereales azucarados; 2. Las bebidas azucaradas; 3. Las botanas dulces; 4. Las botanas saladas; y 5. La comida rápida. “La publicidad de estos productos contribuye a la epidemia de obesidad, al influir en las preferencias alimentarias y patrones de consumo”, plantea el estudio.

El sobrepeso y la obesidad son problemas que disminuyen la calidad de vida de quienes las padecen, debido a las enfermedades que induce: diabetes, cardiovasculares (principalmente las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares), trastornos del aparato locomotor (en especial la osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones), y algunos cánceres (endometrio, mama, ovarios, próstata, hígado, vesícula biliar, riñones y colon).

Vulnerabilidad en las mujeres

En lo que respecta a la desnutrición, las mujeres se encuentran en mayor vulnerabilidad por ciertas condiciones. Las mexicanas embarazadas presentaron, en 2016, una prevalencia de anemia (19.6 %) mayor que países como Estados Unidos (16.2 %) y Canadá (17.4 %).

Otro dato alarmante es que una de cada cinco mujeres embarazadas que vive en localidades rurales padece esta condición junto con los efectos perniciosos que ello representa en términos de salud.

Finalmente entre los grupos de preescolares, adolescentes y adultos, las mujeres registran la mayor prevalencia de sobrepeso y obesidad, es decir, desde las niñas menores de 5 años se empieza a evidenciar la mayor tendencia a estos problemas.

Las acciones a emprender 

Ante este panorama, el Coneval plantelos siguientes cuatro retos para garantizar el derecho a la alimentación nutritiva y de calidad:

  1. Reducción de las diferentes manifestaciones de desnutrición y anemia. En este punto resulta necesario atender con especial énfasis en la población infantil, adultos mayores, así como en mujeres en edad reproductiva (12 a 49 años) y embarazadas en cuanto a la prevención de los cuadros de desnutrición y la anemia. 
  2. Disminución de la prevalencia de sobrepeso y obesidad con atención especial a la población infantil. Para lograrlo se deben implementar estrategias que modifiquen  los ambientes obesogénicos que inciden en la prevalencia de la epidemia. Se deben impulsar acciones como la propuesta de reforma a la Ley General de Salud que busca reducir la publicidad que promueve el consumo de alimentos no adecuados.  
  3. Garantizar el acceso a una alimentación adecuada con énfasis en la población de menores ingresos y de comunidades rurales. Se deben tomar acciones encaminadas a elevar la productividad de estas unidades económicas rurales que dependen de forma sustantiva de la producción de alimentos para consumo doméstico. De igual forma, es pertinente analizar estrategias para la contención de costos de los alimentos y aumentar el ingreso de los hogares para recuperar el poder adquisitivo de los mismos y disminuir el porcentaje de población con inseguridad alimentaria. 
  4. Mejorar la oferta, distribución y sanidad de alimentos. El reto en este punto será aumentar la producción de los alimentos para lograr una cantidad suficiente e inclusive habiendo una adecuada variedad en la dieta.

Puedes consultar el diagnóstico completo aquí. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La historia de Wilder, el niño de 2 años que encontraron solo en una carretera en Veracruz

Autoridades migratorias encontraron al niño Wilder Ladino abandonado en una carretera del sureste, luego de escapar de un viaje en un camión en el que murió un joven.
6 de julio, 2021
Comparte

Al pequeño Wilder Ladino García lo encontraron abandonado y con el dorso desnudo, junto al cuerpo sin vida de un migrante, en una carretera del sureste de México.

Con tan solo 2 años de edad, salió a finales de junio con su padre, Isidro Ladino, desde un pequeño poblado en el municipio de Santa Rita, en el oeste de Honduras.

Ambos intentaban llegar a Estados Unidos. Pero en un punto del camino se separaron y el pequeño quedó acompañado de un grupo de migrantes desconocidos.

Autoridades mexicanas de la Guardia Nacional y el Instituto Nacional de Migración (INM) lo encontraron el pasado 28 de junio, en una carretera cercana a Las Choapas, Veracruz, que usan los migrantes para llegar EE.UU.

Venía junto a un centenar de centroamericanos “en condición de hacinamiento” en la caja sin ventilación de un tráiler de mercancías.

Los migrantes “presentaban síntomas de deshidratación y asfixia” por el excesivo calor del vehículo, informó el INM en un comunicado.

“Lamentablemente, se localizó ahí el cuerpo de un joven sin vida, de alrededor de 25 años de edad”.

Desde Honduras, la madre de Wilder, Lorena García, lamenta la suerte de su esposo e hijo.

Wilder Ladino García con una asistente

Reuters
El INM puso a resguardo al pequeño Wilder Ladino.

Si bien se siente aliviada de que ambos estén a salvo, clama por ayuda para que ambos puedan llegar a Estados Unidos, pues volver a Santa Rita significa seguir condenados a la pobreza que los forzó a encaminarse hacia el norte.

“Que me ayudaran para que pasara mi niño con mi esposo para allá, juntos. Pero mi niño solo no. Si no se puede, que me regresen a mi niño de vuelta”, dice García entre sollozos a BBC Mundo.

Su partida de casa

Isidro Ladino se llevó a Wilder el pasado 25 de junio porque los migrantes habían escuchado rumores de que, a pesar del riesgo, acompañarse de un menor de edad les da más oportunidad de gestionar su paso hacia EE.UU.

“Hemos visto que mucha gente está pasando con niños”, dice Lorena García.

Partieron de una pequeña población en el municipio de Santa Rita, una región golpeada históricamente por la pobreza y la reciente destrucción que dejaron los huracanes Eta y Iota en 2020.

“Aquí no puede mantenerse uno. Cuando hay trabajo, Isidro gana unos 100 pesos (US$4,1). No trabajaba todos los días, solo cuando hallaba un trabajo”, cuenta la madre de Wilder y Nancy Abigail.

Map

El domingo 27 habían cruzado la frontera de Guatemala con México.

“Desde ese domingo ya no volví a tener contacto con él, hasta que me avisaron por parte del cónsul (de Honduras en México) que al niño lo habían encontrado solo”, cuenta García.

Aunque ha tenido oportunidad de hablar por teléfono con su esposo, aún no es claro por qué Ladino se separó del pequeño Wilder en territorio mexicano.

“No tengo ninguna noticia de cómo fue que él lo dejó ahí”, explica.

El infierno del tráiler

Lo que las autoridades mexicanas del INM han podido determinar es que el viaje de más de 100 migrantes en la caja de un tráiler se convirtió en una pesadilla por las pésimas condiciones en que viajaban.

“ informaron que horas antes, varios de sus compañeras y compañeros de viaje comenzaron a desvanecerse por la falta de aire y el calor“, dice el INM,

El sitio donde encontraron a Wilder Ladino

Reuters
Un migrante fue encontrado fallecido en el lugar donde estaba Wilder Ladino.

“Otros exigían a gritos y golpes -en las paredes del vehículo- que el chofer detuviera su marcha”, continúa.

“Después de un tiempo, el transporte paró y uno de los ‘polleros’ o supuestos ‘guías’ abrió una de las puertas, con lo que hombres y mujeres empezaron a brincar y correr por el pavimento y hacia la maleza”.

Ocho personas seguían en el lugar cuando fueron encontrados por las autoridades. Algunos migrantes estaban “sofocados” dentro de la caja del tráiler y otros “tendidos” afuera, donde el pequeño Wilder estaba parado junto a un joven de unos 25 años fallecido.

“Con el dorso desnudo, fue abandonado en el acotamiento, entre la barrera metálica, ropa suelta, mochilas y comida tirada. Ninguno de los adultos declaró ser familiar del menor“, según el INM.

García se enteró con una llamada del Consulado de Honduras que habían encontrado a su hijo. Pero fue hasta que lo vio en las noticias que se dio cuenta en las condiciones en las que estaba.

“Fue muy duro para mí”, se lamenta.

A salvo, pero separados

Hasta este martes, Lorena García no pudo saber que tanto su esposo como su hijo están a salvo.

“Me dijeron que Wilder está bien, pero como estuvo pasando por eso, tenían que llevarlo a ver a un terapista”, explica.

Wilder Ladino García con una asistente

Reuters
Lorena García dice que aun no sabe qué pasará con Wilder.

“Isidro me dijo que estaba Tuxtla Gutiérrez. Que estaba en migración. Como casi no le dejan hacer llamadas, no pudimos hablar más. Pero él estaba bien”, añade.

“La muchacha que tiene al niño me escribió el miércoles (30 de junio). Le he mandado mensajes, pero casi no me responden”.

El INM tiene como obligación repatriar a los migrantes a sus países, con apoyo de las autoridades nacionales de origen.

Aun así, García insiste en que necesitan ayuda para que su esposo llegue a Estados Unidos y encuentre trabajo.

“Ojalá que me ayudaran para que pasaran”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=u3BxOat-Fho

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.