Socios y empleados del Junior Club acusan fraude para desmantelar este deportivo en la Condesa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Paris Martínez

Socios y empleados del Junior Club acusan fraude para desmantelar este deportivo en la Condesa

Socios denunciaron que la administración del deportivo se apropió de acciones cuyos titulares han estado inactivos desde hace décadas o que las obtuvo mediante engaños y robo. En tanto, sus 40 trabajadores decidieron irse a huelga, tras cinco años de incumplimiento del contrato colectivo de trabajo.
Paris Martínez
Por Paris Martínez
21 de noviembre, 2018
Comparte

Medio centenar de socios y los 40 empleados del Junior Club de la Condesa, uno de los deportivos privados más antiguos del país, fundado en 1906, se congregaron este lunes 19 de noviembre afuera de dichas instalaciones para denunciar que, a través de un complejo sistema de presunto fraude, los integrantes de su consejo administrador han despojado a la comunidad accionaria de este espacio de 1.3 hectáreas, ubicado en una de las zonas con más valor en la capital del país, con fines de especulación inmobiliaria.

En nombre de los socios congregados ayer, Javier Clavé explicó que la administración del Junior Club está encabezada desde 2007 por Carlos Buenfil y Jorge Antonio Cordero Meza, quienes de manera fraudulenta, dijo, se apropiaron de aquellas acciones cuyos titulares han estado inactivos desde hace décadas, y a otros que sí están activos los despojaron de su título accionario mediante engaños o abierto robo.

Desde 1906, explicó, “este es un club sin fines de lucro, en el que los accionistas solo teníamos dos acciones, con el objetivo de obtener un descuento en las cuotas de ingreso. Nadie necesitaba más de dos acciones para obtener ese descuento, y por lo mismo, nadie tenía más de dos. Y como no son acciones que den rendimientos, no es lógico acumularlas”.

Sin embargo, denunció el representante de los socios inconformes, de manera inexplicable, el actual secretario del consejo de administración, Jorge Antonio Cordero Meza, “acumuló 1,800 acciones, y uno se pregunta ¿para qué hizo eso? Bueno, lo hizo para tener una asamblea de accionistas como las últimas realizadas, en las que decidieron modificar los estatutos del club, volverlo un espacio con fines lucrativos; también decidieron reimprimir las acciones del club, y emitir 1,500 nuevas, que ellos acapararon, y finalmente decidieron despedir a todos los empleados que garantizan la operación de las instalaciones”.

En las últimas asambleas accionarias, explicaron los socios inconformes, “nos presentamos 40 socios, es decir, representábamos 80 acciones. Y a pesar de que todos nos opusimos a estos cambios, el voto de una sola persona valió para imponerlos, y esa persona es Jorge Antonio Cordero Meza, secretario del consejo de administración, y quien de la nada ahora se hizo con 1,800 acciones del club”.

De manera anónima, muchos de los inconformes explicaron cómo fueron despojados de sus acciones presuntamente por Cordero Meza, por el presidente del consejo, Carlos Buenfil, o por el gerente, Ángel Jeovany de Luna Loyola, todo a partir del proceso de reimpresión de los títulos accionarios.

“Yo tengo 40 años en este deportivo –explicó uno de ellos– y de un día para otro me dijeron ‘las acciones de usted ya no valen, porque no vino a canjearlas por las nuevas reimpresas, entonces ya no puede entrar a la asamblea’. Yo reclamé, porque a mí nadie me avisó que se iba a hacer ese cambio de documentos, y qué me respondieron: ‘lo publicamos en el boletín del club’.”

Ese boletín, explicó, fue publicado después del temblor de septiembre de 2017, cuando ninguno de los socios asistía a las instalaciones deportivas, ya que éstas fueron destinadas como albergue para damnificados.

A su lado, una mujer madura está en la misma situación, “yo llevo 50 años en el club –explicó–, y ahora ya no me hacen válidas mis acciones. Mi mamá falleció el año pasado y yo me separé de las actividades en el club por un tiempo, y cuando volví, el gerente me dijo que ya no tenía acceso porque mis acciones no eran válidas. ¿Cómo que no son válidas, si mi papá las adquirió hace 50 años? Pues no, me dijo el gerente que ya no valían nada”.

Luego, explicó, en un supuesto acto de solidaridad, “el gerente me dijo hace 15 días que me iban a pagar el valor de mis acciones, pero que iban a quedar canceladas”, es decir, explicó, “mis acciones en realidad nunca han dejado de tener valor, solo que me quisieron engañar para que se las vendiera”.

Junior Club Condesa

Uno de los socios del club exhibe la copia de una de las acciones de las que, denunció, fue despojado por la fuerza por un integrante del consejo de administración del Junior Club.

Este procedimiento, denunciaron los socios, se ha usado decenas de veces, y en los casos en que no ha funcionado el engaño, los directivos han optado, literalmente, por arrebatarles los documentos a los socios.

“Yo soy accionista –indicó un joven, que exhibe una copia del título accionario que heredó de sus padres–, y yo no acepté eso de cambiar mi documento, entonces qué pasó, que me negaron el acceso al club… Yo decidí comunicarme con la administración, y el gerente me dijo que tenía que volver para platicar con él, pero que llevara mis acciones. Así lo hice, y ya que estaba en su oficina, el gerente me dijo ‘sabes qué, tus documentos ya no tienen valor, déjamelos y te doy un recibo por elllos’… Yo le dije que no, y que por favor me devolviera los documentos que acababa de darle para que los revisara, pero el gerente se negó a devolvérmelos, me los quitó así, simplemente se negó a dármelos. Me dijo que, si quería, me daba 15 mil pesos por cada uno, le aclaré que no estaban en venta, pero aún así no me los devolvió.”

Animal Político pudo tomar el testimonio de otras cinco personas, todas denunciando el mismo procedimiento para obligarlos a entregar sus títulos accionarios, en algunos casos con éxito, y de personas a las que intentaron arrebatárselos.

“A mí me citó el gerente en su oficina –narró uno de ellos–, me dijo que mis documentos no valían, pero me ofreció pagarme 15 mil pesos por cada uno, usando un fondo especial del club. Con ese dinero tenía yo que buscar a alguien que tuviera de la nueva serie de acciones, para ver si me quería vender alguna… es decir, me estaban obligando a venderles mis acciones. Yo le dije al gerente que no, teníamos las acciones sobre un escritorio, y cuando le dije que no, este tipo agarró una pluma e intentó escribir en una de ellas la palabra ‘Cancelado’, pero antes de que pudiera, se las tuve que arrebatar, él se las quería quedar a la fuerza”.

Hasta la fecha, detallaron los denunciantes, ningún socio ha podido constatar bajóo qué procedimientos, el presidente y el secretario del consejo administrador lograron acumular miles de acciones del club, ya que, subrayaron, alegando tener mayoría accionaria han bloqueado todas las iniciativas por transparentar estos procesos. “Ni siquiera nos han permitido consultar el libro de actas de las asambleas accionarias –denunciaron–. Incluso, cuando decidieron modificar los estatutos del club, para declararlo como una sociedad anónima con fines lucrativos, se negaron a mostrarnos los nuevos estatutos”.

El vocero de los socios explicó que “nos da mucho miedo que dos personas tengan el control del club. Esas dos personas decidieron que se emitirían 1,500 acciones más, para acumular 22 millones de pesos… De esas acciones, a los socios no nos permitieron comprar una sola, cuando intentamos comprar acciones, nos dijeron que ya todas estaban vendidas. Nosotros nos preguntamos: ¿Quién está dispuesto a pagar 22 millones, a cambio de un descuento en su cuota de ingreso a un club deportivo? ¿Qué fines persigue esa persona?”.

Los socios inconformes explicaron que el único beneficio práctico de comprar acciones es obtener descuento en las cuotas de ingreso. Sin embargo, aquellos que se convierten en accionistas, se vuelven también copropietarios del terreno de 1.3 hectáreas del club.

Así, detallaron, quienes han acaparado irregularmente las acciones del Junior Club no sólo pueden obtener un descuento en sus cuotas de ingreso, sino que, lucrativamente, obtienen el control sobre el predio.

“En la colonia Condesa, el metro cuadrado está valuado en 70 mil pesos –dijo uno de los socios–. Eso quiere decir que un terreno de 13 mil metros cuadrados, como el del club, tiene un valor de más de 900 millones de pesos… entonces, es negocio redondo. Ya lo vimos en la delegación Benito Juárez, cómo los grandes terrenos que antes fueron parques, clubes deportivos, ahora son grandes complejos condominales.”

Solidaridad de familia

Desde el pasado 16 de noviembre, el Junior Club está cerrado, debido a que sus 40 trabajadores decidieron irse a la huelga, tras cinco años de incumplimiento del contrato colectivo de trabajo.

Sus demandas eran simples: que se les proporcionaran zapatos y uniformes para realizar sus labores, que nivelaran sus salarios, que les pagaran prestaciones adeudadas durante cinco años, y lo más importante, que se autorizara una liquidación justa para cinco empleados que, por su edad y deterioro de la salud, ya no pueden continuar laborando.

El consejo de administración se negó a cumplir estas demandas, todas las cuales eran en realidad condiciones de trabajo establecidas en su contrato. Luego de iniciada la huelga, el consejo de administración anunció que los 40 empleados serían despedidos.

A través de la página oficial de internet del Junior Club, su consejo de administración emitió un comunicado de advertencia para todos los socios y usuarios inscritos, en el cual les solicitan “evitar acercarse a las instalaciones, debido a que el sindicato se encuentra en una posición violenta e intransigente”.

La respuesta de la comunidad de socios y usuarios fue la contraria. Acudieron por decenas al club, en cuya puerta de acceso instalaron los trabajadores su campamento de huelga, para llevarles casas de campaña, alimentos, cobijas, comida y apoyo económico.

“Aquí hay gente que tiene decenas de años viniendo casi diario, y los trabajadores del club no son sólo nuestros amigos, son de nuestra familia. Nosotros consideramos que este es un conflicto laboral inducido por el consejo de administración –denunciaron los socios–, con un fin concreto: hacer que la comunidad del club se aleje de las instalaciones y permitir el deterioro del club, para que en el mediano plazo puedan decir que ya no es financiable, y que debe ser vendido el terreno. Cómo es posible que digan que no hay dinero para darle zapatos y uniformes a los trabajadores, si todos los socios acabamos de pagar nuestra cuota bimestral, y además acaban de recibir más de 20 millones de pesos por la venta de las 1,500 acciones que arbitrariamente decidieron sacar a la venta.”

Originalmente, detallaron, el consejo de administración se negó a pagar la liquidación de los cinco empleados que por edad pueden acceder a ella, alegando que no había dinero, obligando a los trabajadores a irse a la huelga.

Sin embargo, señalaron, luego de estallada la huelga, el consejo de administración anunció que siempre sí había dinero, y no sólo para liquidar a cinco empleados, sino para liquidar a los 40 que integran el sindicato.

En nombre de los sindicalizados, Jaime, uno de los trabajadores en huelga, subrayó el agradecimiento “a socios y a la comunidad del Junior Club, a nombre de todos mis compañeros y sus familias, les agradecemos de corazón, a todos los que han tenido la oportunidad de apoyarnos moralmente, económicamente, y con alimentos”.

El trabajador explicó que “no somos inflexibles, violentos ni mucho menos intransigentes, a ustedes, que son humanos, que nos han apoyado en nuestra lucha, la mejor manera de pagarles es darles un mejor servicio en el centro deportivo, y manifestarles nuestras más sinceras bendiciones para todos sus familiares, porque tengo la convicción de que gracias a ustedes, nos van a dar la oportunidad de conservar nuestra fuente de trabajo”.

En pláticas

Al ser consultado en torno a estas denuncias, Carlos Buenfil, presidente del consejo de administración del Junior Club, informó que por el momento se encuentran en pláticas con el sindicato, ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, “para poder solucionar este asunto, y en breve haremos un comunicado”, momento en que fijarán postura oficialmente.

No obstante, aclaró que “el Junior Club no está a la venta, bajo ninguna circunstancia y es prioritario para esta mesa directiva solucionar la huelga para abrir lo más pronto posible nuestra casa, el Junior Club, para poder seguir con nuestras actividades deportivas y sociales”.

Sobre las denuncias de acaparamiento fraudulento de acciones por miembros del consejo directivo, su presidente no hizo ningún comentario.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Nueva crisis en el gobierno de Boris Johnson: 4 claves del escándalo sexual que propició una ola de renuncias

El primer ministro británico, Boris Johnson, enfrenta una crisis de credibilidad en su gobierno que está generando nuevas presiones en las propias filas conservadoras para sustituirle.
6 de julio, 2022
Comparte

Menos de un mes después, un nuevo escándalo.

El gobierno del primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, fue sacudido por una crisis de consecuencias imprevisibles, iniciada por el escándalo sexual en el que se vio involucrado Chris Pincher, un parlamentario conservador cercano al premier.

El ministro de Hacienda, Rishi Sunak, y el ministro de Salud, Sajid Javid, fueron dos de los primeros en renunciar la noche del martes, poniendo en tela de juicio la competencia de Johnson para liderar el país.

Sunak argumentó que los ciudadanos esperan que el gobierno sea dirigido de una forma “apropiada, competente y seria”; mientras que Javid afirmó que el gobierno no estaba “actuando en el interés nacional”.

Ambas dimisiones avivaron las expectativas de que el gobierno británico pueda caer próximamente.

La mañana del miércoles, el ministro de Infancia y Familias, Will Quince, se unió a Sunak y a Javid, y envió una carta a Johnson anunciando su renuncia, después de que el lunes le dijera a los medios que le habían garantizado que el primer ministro no estaba al tanto de una serie de denuncias contra Chris Pincher.

Más tarde se supo que eso no era cierto.

Poco después el ministro del Tesoro, John Glen, se sumó a la serie de renuncias.

En menos de 24 horas, cerca de 20 funcionarios han abandonado sus cargos, entre ellos también se encuentran el procurador general Alex Chalk y Laura Trott, secretaria parlamentaria en el Departamento de Transporte.

“Después de toda la sordidez, de todo el fracaso, está claro que este gobierno conservador se está derrumbando“, señaló el líder del Partido Laborista, Keir Starmer.

Por su parte, el jefe del Partido Liberal Demócrata, Ed Davey, calificó el mandato de Johnson como un “gobierno de caos que le ha fallado al país” y le conminó a renunciar.

Estos llamamientos ocurren menos de un mes después de que el primer ministro enfrentara una moción de censura en el que 41% de los legisladores de su propio partido votaron contra él.

Rishi Sunak.

Reuters
El ministro de Hacienda, Rishi Sunak, era una de las figuras de más peso en el gabinete.

Aquel intento de destituirlo tuvo lugar después de que salieron a la luz pública fotos y pruebas de encuentros y celebraciones en la sede del gobierno mientras el resto del país se encontraba confinado por las restricciones impuestas por el propio gobierno de Johnson durante la pandemia de covid-19.

BBC Mundo te responde las preguntas clave sobre este nueva crisis que amenaza con hacer colapsar el gobierno de Johnson.

1. El origen de la crisis

El pasado 30 de junio, el diario británico The Sun publicó una información según la cual el entonces subjefe de la bancada del Partido Conservador en el Parlamento, Chris Pincher, había manoseado a dos hombres en un club privado en Londres.

Pincher, quien había sido nombrado en ese cargo por Johnson en febrero de este año en medio de una reorganización del Ejecutivo, renunció inmediatamente.

A los pocos días, los medios británicos publicaron información sobre al menos otros seis casos de supuesta conducta sexual inapropiada por parte de Pincher ocurridos en los últimos años.

Pincher, quien fue suspendido por el Partido Conservador, ha pedido disculpas y ha dicho que cooperará plenamente con las investigaciones sobre su conducta y que está buscando “apoyo médico profesional”.

2. ¿Cómo está implicado Boris Johnson?

Aunque el primer ministro británico no es quien ha incurrido en conductas sexuales inapropiadas, el escándalo de Pincher lo coloca en una situación difícil debido a que se está cuestionando su buen juicio así como la transparencia con la que el gobierno ha manejado el caso.

Chris Pincher

PA Media
Los señalamientos conra Chris Pincher han abierto un nuevo frente de batalla para Boris Johnson.

El pasado 1 de julio, la oficina del gobierno le dijo a la prensa que Johnson no sabía que hubiera acusaciones contra Pincher antes de su nombramiento.

El portavoz del gobierno dijo que el primer ministro no era consciente de “acusaciones específicas” sobre Pincher.

Esa fue la misma línea que mantuvieron en los días siguientes varios miembros del gabinete.

Sin embargo, el 4 de julio, el portavoz del mandatario dijo que Johnson conocía sobre “acusaciones que fueron resueltas o no progresaron hasta la fase de queja formal” y que no se había considerado apropiado detener el nombramiento de Pincher debido a “acusaciones no sustentadas”.

Esa misma tarde, sin embargo, la BBC reveló que Johnson había sido informado sobre una queja formal sobre el “comportamiento inapropiado” de Pincher, mientras este trabajó en el ministerio de Exteriores entre 2019-2020.

Esta queja llevó a un proceso disciplinario que confirmó que sí hubo un comportamiento inapropiado.

Posteriormente en una entrevista con la BBC, Johnson dijo: “Hubo una queja que me hicieron llegar a mí específicamente… fue hace mucho tiempo y me la presentaron de forma oral. Pero eso no es excusa, yo debí haber actuado a partir de ella”.

El primer ministro calificó como “un error” haber nombrado a Pincher, de quien dijo que se había comportado “muy, muy mal”, por lo que pidió disculpas a las personas afectadas.

3. ¿Por qué cuestionan al primer ministro?

“Todo esto se trata de una cosa: la verdad”, señala Chris Mason, editor de Política de la BBC al analizar la crisis en marcha en el gobierno británico.

Manifestación contra Boris Johnson.

Getty Images
El llamado “Partygate” dañó la credibilidad del gobierno de Johnson.

“Al margen de la marejada de detalles y acusaciones, todo se reduce a si la gente puede creer lo que dice el número 10 (como se llama coloquialmente al Ejecutivo británico)”, agrega.

Y es que la respuesta del Ejecutivo al escándalo de Pincher ha ido cambiando progresivamente a medida que han ido surgiendo otros elementos, como ocurrió durante el llamado “Partygate”, el caso sobre las fiestas realizadas en la sede del gobierno durante el confinamiento por el coronavirus, en el cual finalmente se comprobó que incluso Johnson había asistido a alguna de estas reuniones sociales.

“Las preguntas se refieren a lo que Boris Johnson sabía y cuándo lo supo. Y las respuestas siguen cambiando, a menudo en respuesta a hechos incómodos que demuestran que su anterior defensa era una basura, o al menos no tan sincera como podría haber sido”, señala Manson.

4. ¿Qué puede ocurrir ahora?

En teoría, tras haber sobrevivido a la moción de censura en su contra hace apenas un mes, Boris Johnson está protegido de otra iniciativa semejante durante un año.

Esto se debe a que así lo establecen las reglas actuales del Comité 1922, el grupo que agrupa a los legisladores comunes del Partido Conservador británico. Estas señalan que ese es el periodo que debe transcurrir para poder volver a someter a cuestionamiento al líder del partido.

Sin embargo, los críticos de Johnson quieren aprovechar la convocatoria para renovar a la directiva de ese comité para intentar tomar el control del mismo y cambiar esa regla para hacer posible una nueva moción de censura.

Reino Unido

PA
Johnson flanqueado por los dos ministros salientest, Rishi Sunak (dcha) y Sajid Javid.

El legislador conservador Andrew Bridgen, uno de los más críticos con Johnson, le dijo a Sky News que espera que la nueva directiva esté a favor del cambio de esa regla y que así se pueda eliminar esta limitación antes de las vacaciones de verano.

Consultado por la BBC sobre la viabilidad de este cambio en la normativa, Sir Graham Brady, actual jefe del Comité 1922, dijo que “técnicamente es posible”.

En la votación ocurrida hace un mes, Johnson obtuvo 211 votos a favor y 148 en contra.

Sin embargo, su situación política se ha deteriorado más en los últimos días con el escándalo de Pincher, primero, y ahora con las renuncias en su gobierno.

Otro mecanismo que podría llevar a la salida de Johnson es que se convoque un voto de censura en el Parlamento, en el cual los legisladores de todos los partidos puedan participar.

Esa iniciativa ya ha sido propuesta por los Liberales Demócratas, pero para que pueda prosperar necesitaría ser presentada por el Partido Laborista y el gobierno tendría que estar de acuerdo en que se incluyera en la agenda del Legislativo.

Nadine Dorries

Getty Images
La ministra de Cultura, Nadine Dorries, ratificó que está 100% junto a Johnson.

También es posible que sigan produciéndose renuncias dentro del gabinete que aumenten la presión política sobre Johnson para que renuncie.

Pero hay varios ministros que ya han ratificado su confianza en Johnson. Entre estos se incluye la ministra de Cultura, Nadine Dorries; la ministra de Interior, Priti Patel, y el ministro para la oportunidades del Brexit, Jacob Rees-Mogg.

Finalmente, existe la posibilidad de que el mandatario británico logre capear el temporal adverso como ha hecho en crisis anteriores que ha enfrentado su gobierno, aunque los analistas coinciden en que se le está acabando el tiempo.


Los leales a Johnson enfrentan un desafío incómodo

Análisis de Ione Wells, Corresponsal en Westminster, BBC News

Los parlamentarios y ministros conservadores están hartos de que no se les diga la verdad y, como resultado, se les haga quedar como tontos en la televisión y la radio.

Will Quince, cuando tuvo que defender al gobierno por el nombramiento de Chris Pincher, dijo a los medios que recibió una “garantía categórica” ​​de que el primer ministro no estaba al tanto de ninguna “acusación seria y específica” cuando nombró a Pincher.

Esto resultó no ser cierto.

El primer ministro admitió más tarde que estaba al tanto de una denuncia formal sobre Pincher cuando era ministro del Ministerio de Relaciones Exteriores en 2019.

Quince renunció este miércoles y dijo que “aceptó y repitió las garantías el lunes a los medios de comunicación que ahora se ha descubierto que son inexactas”.

A él se unieron el ministro junior Robin Walker y Laura Trott, anteriormente secretaria privada parlamentaria de transporte, quien también dijo que renunciaría porque se había perdido la confianza en la política.

Aquellos que se mantienen leales al primer ministro ahora enfrentan un desafío incómodo.

Deben defender por qué sienten que es aceptable que el gobierno de Johnson ordenara a sus ministros que dijeran una cosa, antes de cambiar de posición días o incluso horas después.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-s2KMg099A4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.