close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Nueve de cada 10 cruces peatonales en la CDMX son inseguros: investigadores
Académicos de la UAM Cuajimalpa y organizaciones civiles realizaron una evaluación a la seguridad de 500 cruces peatonales de la capital del país.
Cuartoscuro Archivo
28 de noviembre, 2018
Comparte
El 90% de los cruces peatonales de la Ciudad de México son inseguros desde su diseño, de acuerdo con una evaluación de investigadores y activistas en seguridad vial. La calificación promedio obtenida por los 500 cruces evaluados es 4.1 (de 10) y la mitad de ellos tiene condiciones “muy malas” de seguridad, según el estudio.

Este miércoles fue presentado el Índice de Seguridad en Cruces Peatonales realizado por académicos de la UAM Cuajimalpa y la asociación civil CAMINA (Centro de Estudios de Movilidad Peatonal), en el que ni uno solo de los 500 puntos de cruce peatonal obtuvo la más alta calificación, es decir, el número 10 o “muy buenas condiciones de seguridad”. La calificación más alta fue de 8.7 para la intersección de las avenidas San Juan de Aragón y Loreto Fabela, en la alcaldía Gustavo A. Madero.

En contraste, el cruce más peligroso para los peatones se encuentra en el central barrio de Tepito, donde coinciden el Eje 1 Norte (avenida Mosqueta) y la calle Florida, en la alcaldía Cuauhtémoc, con una calificación de 1.

De acuerdo con la investigación de los académicos Ruth Pérez y Jorge Montejano, presentada por el activista Peatónito, en 52% de los cruces las condiciones de seguridad son “muy malas”; en 39.4% son “malas”; en 8.3% son “regulares” y sólo en 0.4% son buenas. Ningún cruce tiene “muy buenas” condiciones de seguridad.

“Esta es una ciudad donde los peatones tienen que negociar el paso en las calles”, sentenció la doctora Ruth Pérez en la presentación del estudio, realizado entre el 24 de julio y el 17 de septiembre de 2017. La académica explicó las estrategias que el ciudadano que camina se ve obligado a hacer para simplemente transitar en el espacio público: correr, esperar a que no pasen autos, cruzar en grupo para ser más visibles, aprovechar el tráfico pesado para atravesar mientras los autos están inmóviles, entre otras.

Los expertos destacaron que, aunque la seguridad del peatón es responsabilidad del Estado, el gobierno de la Ciudad típicamente responsabiliza al ciudadano, al advertirle que debe cruzar con cuidado en lugar de ofrecerle infraestructura segura.

Su estudio arroja que uno de cada dos peatones que han sido atropellados asumen la culpa del incidente, “por cruzar donde no se debe”. Sin embargo, en 77% de los puntos analizados las personas no tienen tiempo suficiente para cruzar la calle.

“Una ciudad en la que los peatones tienen que correr es una ciudad no amigable con el peatón”, agregó Peatónito, un civil anónimo que desde hace siete años realiza acciones en las calles disfrazado de luchador, para visibilizar a los pedestres y ayudarlos a transitar por puntos complicados.

La medida más urgente que el gobierno capitalino debe tomar para garantizar la seguridad de los peatones es, simplemente, cumplir y hacer cumplir el reglamento de tránsito, a fin de que todas las disposiciones ya contempladas ahí, surtan efecto.

“Si en lugar de tener a los agentes agilizando el tránsito, los pones a multar a los que se pasan los altos, en poco tiempo la gente dejará de hacerlo”, dijo a Animal Político Ruth Pérez López.

En lo relativo a infraestructura, la tarea más urgente de las autoridades locales en materia de seguridad peatonal es reducir las distancias que los peatones deben recorrer al cruzar una avenida, lo que reducirá proporcionalmente su riesgo, de acuerdo con Pérez. Esto se puede lograr, explicaron los investigadores durante la presentación, aumentando el tamaño de las banquetas a la altura de los cruces para crear una especie de ‘bahías’ en las que el peatón tiene mayor visibilidad del tránsito, gana espacio y reduce el tiempo que pasará frente a los vehículos.

Pérez López explicó que esto reduce el espacio a los vehículos y ese tipo de medidas nunca son populares, sin embargo, la autoridad capitalina está obligada a priorizar al peatón por encima de todos los usuarios de la calle.

Además, explicó la académica, el gobierno no puede exigir al peatón que se limite a transitar por los cruces establecidos para ello, cuando no le otorga las condiciones necesarias para un paso seguro. De acuerdo con el Índice, 79% de los cruces peatonales no tienen pintada la franja de paso conocida como “cebra”; en 78% no está marcado el límite para que los autos se detengan y 77% de los semáforos no dan tiempo suficiente para que crucen todos los tipos de peatón, incluidos los más vulnerables: niños, adultos mayores, discapacitados, padres con carreolas, etc.

Las personas con discapacidad, de hecho, encuentran particularmente difícil el tránsito, pues hasta 73% de los cruces peatonales carecen de rampas de acceso universal, es decir, para facilitar el paso a sillas de ruedas, bastones de personas con discapacidad visual y muletas.

La Organización Mundial de la Salud clasifica los accidentes de tránsito como la primera causa de muerte en menores de 17 años, y entre los menores de 19 que mueren en accidentes carreteros, la mayoría son peatones (38%), seguidos de pasajeros de automóviles (36%), motociclistas (14%) y el resto, la suma de conductores, ciclistas y otros, según la OMS.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Día de la Tierra: 4 animales que desaparecieron de América Latina en los últimos 15 años
La cacería, deforestación de su hábitat y el calentamiento global son algunos de los factores que contribuyeron para la extinción de estas especies.
Getty Images
22 de abril, 2019
Comparte

Hay muchas acciones del ser humano que contribuyen a que se extingan los animales.

Esa ave exótica que tienes encerrada en una pequeña jaula o el poco interés en el calentamiento global están contribuyendo a la desaparición de especies en el planeta.

Desde 1992, la Organización de Naciones Unidas (ONU) declaró el 22 de abril como día internacional de la Madre Tierra y este año está enfocado en la preservación de las especies que son afectadas por el impacto ambiental que genera el ser humano en la Tierra.

Distintas organizaciones internacionales han expresado que reforzarán sus programas para proteger a los ejemplares que están en peligro de extinción.

Sin embargo, para algunos animales ya es demasiado tarde y las futuras generaciones solo podrán conocerlos a través de fotografías.

Estos son cuatro animales que vivían en América Latina y que desaparecieron a causa del ser humano.

El guacamayo azul

Cuatro ejemplares de guacamayo azul

Getty Images
Desde hace ya casi 20 años no se ha visto esta guacamaya en su hábitat natural.

Sí, esa ave azul que aparecía en la película animada “Río” se extinguió en su hábitat natural en el año 2000, 11 años antes de que se estrenara el filme cuyo tema central era alertar sobre el peligro de extinción de esta guacamaya.

Esta especie endémica de Brasil se extinguió en su forma salvaje a causa de la deforestación en su entorno y la cacería masiva para ser comerciadas como aves exóticas por su peculiar belleza, según reveló en un estudio la organización Bird Life en septiembre de 2018.

El reporte dice que aunque la especie está extinta en la naturaleza, existen entre 60 y 80 guacamayos azules que sobreviven en cautiverio.

La tortuga gigante de Pinta

Tortuga gigante de Ecuador

Getty Images
La última tortuga gigante de las islas Galápagos pasó la mayor parte de su existencia sin otro compañero de su especie.

El último ejemplar de esta especie vivía en las islas Galápagos, en Ecuador, se le conocía como el Solitario George y falleció el 24 de junio de 2012 por desgaste de su propia edad, más de 100 años.

La población de esta especie de tortuga disminuyó hasta llegar a su extinción a causa de la desmedida cacería para comer su carne y comerciar su caparazón.

Durante la época de los piratas y bucaneros del siglo XVIII, se descubrió que las tortugas podían sobrevivir en la bodega de un barco por muchos meses, sin comida o agua.

Los navegantes, especialmente balleneros que frecuentaban las aguas de Galápagos en el siglo XIX, empezaron a extraer grandes cantidades de tortugas vivas y almacenarlas en el fondo de sus barcos como una fuente de carne fresca durante sus largos viajes, informó Linda J. Cayot, miembro de la organización Galapagos Conservancy, dedicada a preservar la vida del Solitario George.

El sapo dorado

Ejemplar de rana dorada

Getty Images
Estos anfibios dejaron de existir ante la falta de condiciones para su reproducción.

Este tipo de anfibio fue víctima del calentamiento global. Para su reproducción se requería cierto nivel de humedad, pero los cambios climáticos en su hábitat alteraron el ecosistema y no se reprodujeron nunca más.

Habitaban en las charcas del bosque nuboso Monteverde en Costa Rica. Estas charcas se secaron debido a un cambio drástico en la temperatura de la zona que evitó que se formara la neblina que las protegía, de acuerdo con el Centro Científico Tropical (CCT) de Costa Rica.

La última vez que se vio este anfibio fue en 1989. En 2008, el CCT hizo una expedición a los bosques para buscar algún sobreviviente y declaró que no hallaron ningún ejemplar, por lo que ya se declara extinto.

La foca monja del Caribe

Ilustración de una foca monje

National Oceanic and Atmospheric Administration/D
La industria pesquera se beneficiaba de la venta de la piel y grasa de esta foca.

Este mamífero marino que solía nadar por las corrientes del Golfo de México fue declarado extinto en 2008.

La Administración Nacional Atmosférica Oceánica (NOAA por sus siglas en inglés) señaló que su desaparición se debió a causas humanas.

Esta especie de foca era cazada por la industria pesquera para obtener su piel y grasa y comerciar con ellas.

En este día de la Madre Tierra bajo el lema “Protejamos nuestras especies”, la ONU busca sensibilizar sobre el riesgo que corre la biodiversidad y cómo se ve afectada principalmente por las actividades depredadoras de los seres humanos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JqmVdgPef-M

https://www.youtube.com/watch?v=zlhelWzIEYo

https://www.youtube.com/watch?v=xpVHoZ9MI9g

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.