Fotomultas caen 50% en último año de aplicación; analizan fortalecer alcoholímetro

El 31 de diciembre concluye el contrato de funcionamiento de estos dispositivos para fotomultas, que de acuerdo con el nuevo gobierno de la Ciudad de México no van a continuar.

Fotomultas caen 50% en último año de aplicación; analizan fortalecer alcoholímetro
Cuartoscuro Archivo

El número de fotomultas que el gobierno capitalino aplica por violar diversas disposiciones del Reglamento de Tránsito se ha reducido casi 50 % en lo que va de 2018, último año de funcionamiento de este sistema. Para 2019, la nueva administración que encabeza Claudia Sheinbaum analiza otras alternativas, como el fortalecimiento del alcoholímetro.

Los datos que la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) publica periódicamente sobre el funcionamiento de este sistema también muestran que el rebasar los límites de velocidad permitidos, pasarse la luz roja del semáforo o invadir zonas peatonales son las multas más comunes, aunque en menor proporción que antes.

De acuerdo con los datos, de enero a septiembre de este año se han aplicado  3 millones 843 mil 496 infracciones automatizadas con fotografía, de las cuales el 88 % provienen de los dispositivos que registran excesos de velocidad, y el resto de las cámaras que registran otras conductas anómalas.

En el mismo lapso del año pasado el número de fotomultas aplicadas con estos equipos ascendía a 7 millones 343 mil 283. Es decir, de un año a otro se redujo casi a la mitad la cantidad de infracciones impuestas con estos sistemas.

De acuerdo con las autoridades consultadas esta reducción obedece al hecho de que se han registrado menos conductores infractores. Se negó que hubiera alguna reducción en el número de equipos desplegados o en su funcionamiento. De hecho, con los radares de velocidad se han tomado casi 28 millones de fotografías en 2018, muy por encima de las 17 millones tomadas del 2017.

La diferencia es que en el 88 % de las fotos tomadas este año no se encontró prueba de alguna violación al reglamento, mientras que ese porcentaje el año pasado era de 65 %.

La empresa Inteltráfico es la responsable de operar los equipos de radares y cámaras de fotomultas, que para 2018 fueron integrados en un solo sistema denominado sistema de infracciones automatizadas. Hasta el año pasado los radares y fotomultas operaban por separado, y eran manejados por dos compañías: la mencionada Inteltráfico y otra de nombre Autotraffic.

Los datos oficiales también arrojan que desde octubre de 2015, año en que la Secretaría concesionó a empresas privadas el funcionamiento de los radares y equipos de fotomultas, se han aplicado a través de estos dispositivos 13 millones 229 mil 560 infracciones.

Lo anterior significa un promedio de más de 12 mil fotomultas efectivamente aplicadas todos los días, o lo que es lo mismo, más de 500 que se levantan cada hora en distintos puntos de Ciudad de México.

Más del 50 % del este total de multas automatizadas que el gobierno capitalino ha levantado corresponden exclusivamente al año 2017, que ha sido el de mayor incidencia hasta la fecha.

Exceso de velocidad y pasarse luz roja, las más comunes

Rebasar los límites de velocidad permitidos es, por mucho, la infracción más recurrente que se ha aplicado este año con un total de tres millones 398 mil 189 multas, que equivalen al 88.4 % de todas las sanciones registradas. Lo anterior significa que prácticamente 9 de cada 10 fotomultas corresponden a esta causa. La proporción es similar a la de años anteriores.

La segunda causa que genera con mayor frecuencia infracciones este año es no respetar la señal de alto del semáforo, es decir pasarse la luz roja, con un registro de 152 mil 507 infracciones en lo que va de este año. Esto equivale a casi el 4 % del total de las fotomultas aplicadas de enero a septiembre de 2018.

La tercera violación más común al Reglamento de Tránsito es el invadir áreas de espera para bicicletas o motocicleta con 132 mil 290 infracciones, que representa el 3.4 % de todas las multas. Después se encuentra el dar una vuelta prohibida con 84 mil 436 infracciones en lo que va del año.

Más atrás se registra la invasión del paso peatonal con 56 mil 493 fotomultas aplicadas; no usar el cinturón de seguridad con 14 mil 628 casos; uso de distractores al volante (como teléfonos celulares) con 4 mil 100 casos; circular en contraflujo con 348 casos, y transportar niños en asientos delanteros, con 152 casos en lo que va de este año.

Las infracciones menos comunes pero en donde también se aplicaron fotomultas fueron invadir el uso del carril exclusivo para la bicicleta con 112 casos; invadir carriles confinados al transporte con 12 fotomultas este año, y circular en sentido contrario con 29 casos.

Menos fotomultas, más alcoholímetro  

En los últimos tres años los sistemas de fotomultas y radares (hoy llamados infracciones automatizadas) son operados por la policía de la Ciudad de México, pero con el apoyo de compañías privadas (Autotraffic e Intletráfico) que proporcionaron los equipos, la capacitación, y el mantenimiento. Además son responsables de enviar a los infractores las boletas de tránsito que expide la policía.

A principios de este año el aun jefe de Gobierno de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, aseguró que los contratos de fotomultas y radares ya habían concluido, y que la Secretaría de Seguridad Pública era  la responsable de operar el 100 % del sistema.

Sin embargo una investigación realizada por Animal Político arrojó que esto era falso. Sí existía un nuevo contrato con la empresa Inteltráfico  que conjuntaba ambos sistemas con un nombre distinto.

Cuestionado sobre la continuidad de este programa el próximo secretario de Movilidad, Andrés Lajous, reiteró que el sistema de fotomultas concluirá su funcionamiento al cerrar el año y que no se renovará el referido contrato. Negó que con ello se pudiera afectar negativamente la política de movilidad y reducción de accidentes, pues dijo que no hay cifras precisas que confirmen el impacto particular de este sistema, más allá de la cantidad de multas que se aplican y el dinero recaudado.

Lajous explicó que la reducción de accidentes vehiculares fatales en Ciudad de México no comenzó con el funcionamiento de las fotomultas sino , por el contrario, con la entrada en funcionamiento del alcoholímetro en 2007. En ese contexto adelantó que se analiza cómo fortalecer su aplicación en la ciudad.

“Más de la mitad de los accidentes que involucran a varones como conductores tienen que ver con la ingesta de bebidas alcohólicas. Creemos que trabajar con el alcoholímetro es la ruta correcta. Pronto estaremos anunciando la estrategia”, dijo Lajous.

Close
Comentarios