close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Por qué murieron 48 manatíes en Tabasco? Contaminación, calor y algas, entre las causas

De 35 estudios realizados al agua, sólo en uno, el del Instituto Tecnológico de Boca del Río, marcó una alta concentración de metales pesados, por lo que los investigadores descartaron injerencia alguna de actividades petroleras como la causa de su muerte.
17 de noviembre, 2018
Comparte

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que la causa por la que murieron 48 manatíes se debió a múltiples factores que los llevó a una situación de estrés.

Un ambiente contaminado, sequía, altas temperaturas, plaguicidas,  y exceso de nutrientes que favorecieron el florecimiento de algas nocivas, fueron los factores que provocaron su muerte.

Los estudios y monitoreo del área determinaron un ambiente contaminado y condiciones climáticas adversas, además de la presencia de cuatro especies de cianofíceas (algas verde-azuladas), generadoras de cianotoxinas de alta peligrosidad.

Lee: Arranca plan de rescate de manatíes en Tabasco; van 27 muertos

“Los especialistas e investigadores identificaron factores que explican el desarrollo de numerosos florecimientos de algas a lo largo del sistema de Bitzales; encontraron como principal vía de intoxicación por diferentes especies de peces y manatíes, la alimentación como el elemento crítico”, detalló la Profepa en un comunicado.

Entre el 18 de mayo y 26 de octubre del 2018, se registraron 48 cadáveres de manatíes, en el estado de Tabasco, de los cuales se encontraron: 25 en Macuspana; 11 en Centla; seis en Jonuta; tres en Centro; uno en Paraíso y uno en Balancán.

Más del 70% de los cadáveres encontrados correspondían a edad juvenil o pre adulto, con longitudes menores a los 2.60 metros

El grupo interdisciplinario de expertos concluyeron las causas técnicas y científicas tras 13 reuniones entre los meses de mayo y octubre, y descartaron injerencia alguna de actividades petroleras.

De 35 estudios realizados al agua, sólo en uno, el del Instituto Tecnológico de Boca del Río, marcó una alta concentración de metales pesados.

Por lo tanto, Petróleos Mexicanos (Pemex) no tuvo responsabilidad sobre la mortandad de manatíes, pues la existencia de metales pesados en la cuenca está en niveles muy por debajo de los límites máximos permisibles marcados por las normas oficiales mexicanas de acuerdo a los 34 estudios restantes.

De la revisión a las instalaciones a Pemex en la zona, señaló que corrieron a cargo de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) en dos puntos en las inmediaciones del río, las cuales se encuentran inactivas actualmente, pero que de manera preventiva se tomaron medidas, no de forma correctiva.

Entre las recomendaciones en la zona para evitar más mortandad, dijo, están el monitoreo técnico y científico para detección de florecimiento de nuevas algas nocivas, control del ecosistema de especies invasoras, la puesta en marcha de proyectos ecológicos, censos, reforestación en orillas de los ríos, entre otras.

Puntualizó que en este momento los estudios muestran que los niveles han vuelto a su estado original y no existen los límites que presentaron el problema multifactorial de muerte de manatíes, pero se mantendrá el monitoreo de las aguas.

Desde el pasado 26 de octubre no se ha encontrado a ningún otro ejemplar muerto y que la mayoría de los 48 manatíes se hallaron en los municipios de Macuspana, Centla y Jonuta.

Se estima que en la zona existe una población de entre 500 y mil ejemplares de manatíes en la cuenca.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Procter & Gamble

Vicks VapoRub: la historia del "ungüento mágico" que lleva más de un siglo en el mercado

Creado en el laboratorio de un farmacéutico para combatir los síntomas del catarro y la neumonía en el siglo XIX, el producto alcanzó fama internacional y hoy se vende en 71 países. Si hay algo que lo sigue haciendo inconfundible es su intenso olor.
Procter & Gamble
7 de octubre, 2019
Comparte

Su olor es inigualable. Así lo odies o lo ames, cuando alguien abre un envase, te das cuenta inmediatamente.

Es el Vicks VapoRub, el ungüento que nació hace 129 años y aún la gente lo sigue comprando por sus “poderes curativos”.

En muchos países de América Latina, la abuelas o bisabuelas siguen utilizándolo para una amplia variedad de dolencias: desde el catarro común y las alergias, hasta las picaduras de insectos, los hongos, la caspa, los labios resecos, y hasta “la pena”.

La historia se remonta a fines del siglo XIX, cuando el farmacéutico estadounidense Lunsford Richardson, un prolífico inventor en su época, tuvo una idea genial.

Un prolífico inventor

Nacido en Carolina del Norte en 1854, Richardson estudió latín en el Davidson College, graduándose con honores. Fue profesor durante algunos años, pero no pasó mucho tiempo antes que su devoción por la química terminara cambiando su destino.

En 1880 se fue a trabajar con su cuñado, el doctor Vick. Como él estaba muy ocupado atendiendo pacientes, Richardson se encargó de la preparación de remedios para aliviar los males de la gente.

Frasco de Vicks VapoRub

Procter & Gamble
El origen del producto se remonta a 1890, aunque inicialmente tenía otro nombre.

Fue en aquel entonces cuando el joven Richardson se puso a experimentar distintas recetas para crear el producto que más tarde se convertiría en el famoso Vicks VapoRub.

Una década más tarde, fabricó en su laboratorio una serie de medicinas que vendía bajo el nombre de Remedios Familiares Vick.

Richardson terminó patentando 21 medicamentos, incluyendo pastillas, cremas, aceites y pomadas, para aliviar los síntomas de la gripe, las dolencias del hígado o del estreñimiento.

El “ungüento mágico”

Algunos de los productos se vendieron mejor que otros, pero el más exitoso fue el Vick’s Magic Croup Salvepara la tos, cuyo origen se remonta a 1890.

“Él tenía un bebé con una tos severa y congestión”, le dijo el bisnieto de Richardson, Britt Preyer, al escritor y columnista Jimmy Tomlin.

“Entonces como farmacéutico, comenzó a experimentar con productos mentolados provenientes de Japón y otros ingredientes. Así fue como se le ocurrió este ungüento que realmente funcionaba”, un “ungüento mágico”.

Frasco de Vicks VapoRub

Greensboro History Museum
En 1911 el ungüento fue renombrado como Vicks VapoRub.

Los clientes estaban impactados con las bondades de este remedio, que les permitía aliviar las molestias en el pecho y la cabeza, además de la tos. Era parecido a lo que hoy se conoce como antigripales.

Había que frotar el ungüento en el pecho del paciente para que, al respirar los vapores emanados del bálsamo, estos se fueran directo a los pulmones.

La pandemia que disparó las ventas

Una combinación de mentol, alcanfor, aceite de eucalipto —y varios otros aceites— mezclados en una base de vaselina (jalea de petróleo).

No fue hasta 1911 que el ungüento fue renombrado como Vicks VapoRub, el nombre definitivo que permanece hasta el día de hoy.

Sus beneficios comenzaron a hacerse conocidos —luego que implementara extensas campañas de publicidad— hasta que un terrible evento hizo que las ventas del producto se dispararan: el brote de gripe española que devastó el país en 1918 y 1919, matando a cientos de miles de estadounidenses.

Aviso comercial de Vicks VapoRub

Procter & Gamble
Las ventas de Vicks VapoRub se dispararon con un brote de gripe española en 1918.

Tal fue la demanda por el ungüento que la fábrica que lo producía tuvo que trabajar día y noche para responder a la demanda.

En medio del caos provocado por la pandemia, Richardson se enfermó de neumonía y murió en 1919.

La familia siguió expandiendo el negocio hasta que en la década de los 80, lo compró el gigante Procter & Gamble, quien sigue siendo el dueño del ungüento.

Hoy es comercializado en 71 países bajo distintas marcas comerciales. Solo en Europa, según datos de la empresa, se venden 23 millones de frascos al año.

¿De dónde viene el nombre?

Es un misterio. Una de las historias que se cuentan es que —como el nombre pensado originalmente era muy largo (Richardson’s Group and Pneumonia Cure Salve)— el farmacéutico lo cambió en honor a su cuñado, el doctor Joshua Vick.

VapoRub actual

Procter & Gamble
En la década de los 80 el producto fue comprado por la multinacional Procter & Gamble.

Otra historia señala que lo sacó de un catálogo de semillas que incluía el nombre Vick Seed Co. Sin embargo, el verdadero origen del nombre seguirá siendo desconocido.

Pero lo que nunca ha dejado de ser popular, a pesar que existen en el mercado medicamentos desarrollados con tecnología de punta, es la fama del ungüento mágico que puede ser encontrado los rincones más insólitos del mundo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=r-a-BXQAkJY

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.