La naturaleza y la tecnología pueden convivir

Es obligación nuestra cuidar el impacto ecológico de nuestra base tecnológica.

Adobe Stock
Adobe Stock
Nota Patrocinada

Hemos visto infinidad de películas donde la tecnología domina a los humanos y se apodera del medioambiente convirtiéndolo en lugares fríos, oscuros y desolados. Pero ninguno de esos escenarios pasó por casualidad y se pudieron haber evitado creando sinergia entre tecnología y ecología.

Tal vez eso sea ciencia ficción, pero las empresas deben hoy tomar acciones donde el impacto tecnológico reduzca su impacto medioambiental.

Los equipos de cómputo consumen energía eléctrica, empecemos por reconocer que dicha energía se produce, en su vasta mayoría, a partir de fuentes contaminantes. Al trabajar con energía eléctrica se produce calor, esta combinación entre consumo de energía y producción de calor aumenta la producción de dióxido de carbono (CO2) y, en consecuencia, gases de invernadero.

Los equipos de cómputo no solo impactan en el ambiente con su uso, una vez que alcanzan su periodo de obsolescencia se vuelven desechos, en su mayoría plásticos, que pueden ser reutilizados.

El objetivo de las empresas debe ser contar con equipos eficientes y flexibles que permitan ambientes de operación limpios y ecológicos. Por eso es necesario contar con un plan que permita la adquisición y utilización de equipos que cuenten con certificaciones de ahorro de energía.

Dentro del plan de impacto ecológico está el utilizar una base tecnológica que nos dé ahorros inmediatos en el uso de consumibles y energía eléctrica. Existen hoy en día multifuncionales que permiten digitalizar documentos en vez de imprimirlos y almacenarlos en la nube; ello, además de reducir costos en crecimiento constante de infraestructura, reduce el consumo de energía en el interior de la empresa.

Pensar ecológicamente no es una moda, es un tema tangible en el medioambiente y en las finanzas del negocio.

Llevar a cabo un plan de acción de impacto ecológico puede ser una tarea laboriosa para personal poco entrenado, por ello la japonesa Kyocera, dentro de su evaluación TDS, cuenta con expertos que harán las mejores recomendaciones y, en su caso, la implementación de tecnologías y prácticas que beneficien directamente a la ecología y la economía de tu empresa.

Tú puedes empezar el plan de impacto ambiental ahora mismo con acciones sencillas.

—Activar el modo se suspensión automática en equipos.

—Hacer uso inteligente de las impresiones.

—Adquirir equipos que cumplan con normas de ahorro de energía.

Para saber si requieres de un plan integral toma ahora la Evaluación TDS de Kyocera, no importa el tamaño de tu empresa, seguro te ayudará a entender el estado actual de tu compañía.

 

Nota Patrocinada
Close
Comentarios