Resurrección, el documental que visibiliza el ecocidio del Niágara mexicano
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Captura de video

Resurrección, el documental que visibiliza el ecocidio del Niágara mexicano

El trabajo fílmico del director Eugenio Polgovsky muestra el legado milenario del río Santiago en la comunidad de El Salto, en el estado de Jalisco, lo que pasó con él, las enfermedades de la comunidad y su lucha.
Captura de video
Por Verónica Santamaría
18 de noviembre, 2018
Comparte

Enfermedades de la piel. Envenenamiento por hidrocarburos en el agua que han contaminado el río Santiago en Jalisco. Cáncer. Extinción de especies acuáticas y la pérdida de un legado natural, forman parte de las historias y vivencias que los integrantes de la comunidad de El Salto, en esa entidad, narran tras uno de los grandes ecocidios que han marcado el paisaje natural en México.

Resurrección forma parte del último trabajo fílmico del director Eugenio Polgovsky, en él muestra el legado milenario de lo que fuera el río Santiago en la comunidad de El Salto, en el estado de Jalisco.

Por más de cien años este río fue patria y frontera de las personas que viven en esa comunidad. Sin embargo, las construcciones de fábricas en la zona comenzaron a mermar en la contaminación del agua y el desequilibrio ecológico, tanto en la flora y fauna del lugar, lo que llevó a un ecocidio en las cascadas de El Salto de Juanacatlán, así como del río Santiago.

El filme que muestra el ecocidio se estrena el próximo viernes 30 de noviembre en salas de Cinépolis, Cinemex, Circuito Cultural y Cineteca Nacional.

De acuerdo con información de la página del gobierno del estado de Jalisco, referente al municipio de El Salto, el 17 de mayo de 1896 inició la construcción de la fábrica de hilados y tejidos de algodón con capital francés a la que se denominó Compañía Industrial Manufacturera, S.A.

El director del documental Resurrección llegó a esta comunidad tras el llamado de Greenpeace. La asociación detectó la situación del río y, lo invitaron a hacer un registro de lo que pasaba.

Polgovsky “encontró un drama de tal dimensión que un cortometraje no podía abarcar adecuadamente; era algo que quería hacer en un largometraje y ese, digamos, fue el impulso de Resurrección”, dijo en entrevista para Animal Político el productor Julio Chavezmontes.

El trabajo de Eugenio Polgovsky destaca por la manera en que él hacía reflejar la realidad y, aunque no era un periodista ni un científico, “le importó denunciar la situación desde el lado humano e, inclusive, espiritual porque él entendía que con la pérdida del río y de la cascada -conocida como el Niágara Mexicano hace cien años- no solo se había devastado la salud del pueblo y de sus habitantes sino que también se había perdido una forma de vida milenaria”.

Momentos que el director refleja desde el inicio del largometraje donde la memoria colectiva de los habitantes describe cómo fue la vida de sus ancestros alrededor del río y el turismo que llegaron a tener gracias a las cascadas, pero que se perdió con la llegada de un progreso mal entendido. Totalmente destructivo, que redujo a los habitantes del pueblo a una situación de miseria, que los dejó mal pagados, sacrificando absolutamente todo, dijo Chavezmontes.

El envenenamiento del río

El espectador no verá en Resurrección una investigación periodística, sino una serie de testimonios de la gente del pueblo, “no hicimos estudios específicos como tal, pero la gente sí es quien ha hecho esos estudios con científicos que han estudiado las circunstancias del agua en El Salto y Juanacatlán”.

Las principales afectaciones que se presentaron en la población, tras los resultados que realizaron, fueron fallas renales, cáncer y enfermedades en la piel e, incluso muchos han fallecido a causa de la contaminación del agua. “Hay un problema grave en El Salto”.

Y es justo lo que Resurrección transmite durante los 94 minutos que dura el largometraje. Provoca empatía con la situación que enfrentan los habitantes de El Salto donde ellos, a través de esta memoria colectiva hablan y contraponen los paisajes que alguna vez disfrutaron y cómo se han degradado con el tiempo.

Resurrección: un llamado de conciencia

La obra de Polgovsky, transmite la realidad de la gente, la miseria y destrucción de este país. Su obra no tiene matices de explotación ni de morbo al presentar el dolor, ya que, a pesar de las tragedias “nos muestra una gran humanidad ante la tétrica dimensión del país, a partir de la imaginación y construcción de historias diferentes”.

Los avances que el Niágara mexicano ha presentado no son significativos, aunque la lucha de los y las habitantes de la comunidad continúa, visibilizando el ecocidio que representa el daño, tanto al río como a las cascadas. “La gente de El Salto sigue ahí y luchando porque las cosas sean distintas”, dijo el productor.

Ante una fuerte crítica de las grandes fábricas que generan grandes ecocidios como el de El Salto, en Jalisco, Julio Chavezmontes aseguró que “los conglomerados que destruyen la riqueza natural de la tierra de México, saben el terrible costo de lo que están haciendo, no son estúpidos, saben muy bien lo que están provocando”, tal y como sucedió en la historia que Polgovsky presenta.

Eugenio Polgovsky, director mexicano, falleció el pasado 11 de agosto de 2017 en Londres, Inglaterra. Los títulos de su trabajo fílmico incluyen: Los herederos, Trópico de cáncer, Mitote, Un salto de vida, Resurrección, Déficit, De tripas corazón.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Black Friday 2020: por qué el Viernes Negro se llama así y otras 4 curiosidades sobre el famoso día de compras

El Black Friday se celebra tradicionalmente en Estados Unidos al día siguiente del feriado de Acción de Gracias. Pero, en los últimos años, otros países también lo adoptaron y sus ofertas se prolongan por más de un día.
27 de noviembre, 2020
Comparte

En medio de la pandemia de coronavirus, Estados Unidos y otras naciones del mundo celebran el llamado Black Friday o Viernes Negro, la jornada de descuentos y compras en las que millones de personas desbordan tiendas y centros comerciales.

Este año, sin embargo, será diferente: según encuestas de varias firmas de EE.UU., más del 65% de los consumidores optaron por realizar compras por internet, ante los temores de contagio de covid-19.

Es un contexto sin precedentes para una fecha que generalmente provoca grandes desplazamientos de personas y enormes gastos, y en la que las tiendas físicas y sus portales de internet se llenan de ofertas y promociones especiales.

Celebrado un día después de Acción de Gracias, el Black Friday es sinónimo de consumo.

Pero ¿de dónde viene el nombre de fecha? ¿Por qué se celebra en noviembre?

Aquí te desvelamos algunas de las curiosidades que rodean esta jornada.

1. Su nombre

Black Friday

Getty Images
Hay consumidores que esperan durante meses y estudian meticulosamente los descuentos ofrecidos en el Black Friday.

En realidad “el adjetivo ‘negro’ fue usado durante muchos siglos para retratar diversos tipos de calamidades”, afirma el lingüista estadounidense Benjamin Zimmer, exeditor ejecutivo del sitio Vocabulary.com.

Pero el concepto que representa hoy el Black Friday dista bastante de ese significado.

En Estados Unidos, la primera vez que se usó “Black Friday” fue el 24 de septiembre de 1869, cuando dos financistas, Jay Gould y James Fisk, intentaron tomar el mercado del oro en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Cuando el gobierno fue obligado a intervenir para corregir la distorsión mediante el aumento de la oferta de la materia prima en el mercado, se produjo una crisis: los precios cayeron y muchos inversores perdieron grandes fortunas.

2. La fecha

Mujer hace compras en internet.

Getty Images
No siempre las ofertas en internet del Black Friday son lo que parecen…

Desde mediados del siglo XIX hasta principios del XX, Acción de Gracias se celebró en EE.UU. el último jueves de noviembre, en una costumbre iniciada por el presidente Abraham Lincoln (1809-1865).

Pero en 1939 ocurrió algo inusual: el último jueves coincidió con el 30 de noviembre.

Los comerciantes, preocupados por el corto período de compras que quedaba entre ese día y las fiestas de Navidad y fin de año, enviaron una solicitud a Franklin Roosevelt para que el presidente declarara el inicio de las fiestas una semana antes, lo que fue autorizado.

Los siguientes tres años, Acción de Gracias, que recibió el sobrenombre de “Franksgiving” (una mezcla de Franklin con Thanksgiving, como se conoce este día festivo en inglés), fue celebrado en días distintos en diferentes partes del país.

Finalmente, a finales de 1941, una resolución conjunta del Congreso solucionó el problema.

De ahí en adelante, el día de Acción de Gracias sería conmemorado el cuarto jueves de noviembre, garantizando así una semana adicional de compras hasta Navidad.

3. Síndrome de Acción de Gracias

Papa Noel en un local de Estados Unidos.

Reuters
El Black Friday comenzó en Estados Unidos, pero fue adoptado por otros países con el paso de los años.

En 1951, una circular llamó la atención sobre la cantidad de trabajadores que no iban a trabajar el día después de Acción de Gracias.

Según Bonnie Taylor-Blake, investigadora de la Universidad de Carolina del Norte, EE.UU., el boletín del mercado laboral Factory Management and Maintenance reivindica la autoría del término “Síndrome del viernes después de Acción de Gracias” asociado con el período de fiestas.

Según publicó el boletín, este síndrome “es una dolencia cuyos efectos adversos sólo son superados por los de la peste bubónica. Por lo menos, así se sienten aquellos que tienen que trabajar cuando llega el Viernes Negro. El almacén o establecimiento estaba medio vacío y los que estaban ausentes era por baja médica”.

4. Su ‘boom’ de popularidad

Loja com cartaz da Black Friday

PAulo Pinto/Fotos Públicas
Black Friday chega à sua nona edição no Brasil

El término Black Friday permaneció limitado a Filadelfia, Estados Unidos, durante un largo tiempo .

“Podías ver que se usaba de manera moderada en Trenton, Nueva Jersey, pero no traspasó las fronteras de Filadelfia hasta los años 80”, dice el lingüista Zimmer.

Aunque el Viernes Negro es considerado el mayor día de compras del año, la fecha no ganó esa reputación hasta los 2000.

Eso fue porque, por muchos años, los estadounidenses no tenían devoción por este día de rebajas sino que más bien optaban por retrasar el momento de ir a las tiendas.

Así, el momento en que sus billeteras se quedaban vacías solía ser el fin de semana: esperaban hasta el sábado (y no el viernes) para inaugurar la temporada de compras navideñas.

5. Influencia en otros países

Macy's

AFP
La influencia del Black Friday traspasó las fronteras estadounidenses.

Por mucho tiempo, los comerciantes canadienses se morían de la envidia ante sus colegas estadounidenses, especialmente cuando sus fieles clientes decidían viajar al sur en busca de buenas ofertas.

Por ese motivo, también en Canadá comenzaron a ofrecer sus propias promociones, pese a que el día de Acción de Gracias se celebra en ese país un mes antes.

En México, el Viernes Negro recibió otro nombre: el “Buen Fin”.

Se asocia al aniversario del inicio de la revolución, el 20 de noviembre de 1910, que a veces coincide con el día de Acción de Gracias en Estados Unidos.

Y como el nombre indica, el evento Buen Fin dura todo el fin de semana.

Black Friday

Getty Images
Además del Black Friday, está el “Gray Thursday ” y el “Cyber Monday”.

En Brasil, donde el feriado de Acción de Gracias no existe, el Viernes Negro pasó a incluirse en el calendario comercial del país cuando los comerciantes se dieron cuenta del potencial de ventas del día.

Y en los últimos años, países como España, Bolivia, Argentina o Perú entre muchos otros, también se sumaron a la fiebre comercial de ofertas del Black Friday o el Cyber Monday, que se celebra el lunes siguiente.

Y en los últimos años, al calendario de eventos de rebajas se le sumó una jornada más.

Wal-Mart, una de las mayores cadenas de tiendas minoristas del mundo, rompió en 2011 la tradición del Viernes Negro cuando abrió sus establecimientos en la noche del feriado de Acción de Gracias.

Esta práctica comenzó a expandirse por buena parte del mundo y a ese día adicional de compras se le bautizó como “Jueves Gris”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=_G0B2CRj58Y&t=13s

https://www.youtube.com/watch?v=3rcExl9PeFo

https://www.youtube.com/watch?v=9W9ZxcmNdj0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.