close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
¿Cómo funcionará el sistema que sustituye a las fotomultas en la CDMX? Van 10 puntos clave
El próximo secretario de Movilidad de CDMX aclara 10 puntos clave sobre el nuevo sistema. Adelanta que se requerirán reformas al Reglamento de Tránsito y que no se descartan nuevos contratos.
Cuartoscuro
29 de noviembre, 2018
Comparte

El lunes pasado la jefa de Gobierno electa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum anunció la transformación del sistema de fotomultas en el denominado sistema de fotocívicas, con el cual se seguirán utilizando los radares de velocidad y cámaras para detectar a conductores infractores, pero la sanción ya no será económica sino cívica: desde cursos de capacitación, hasta horas de trabajo comunitario.

Como ya se detalló públicamente, la escala de sanción se basa en un sistema de 10 puntos que cada coche con placa tendrá en un inicio. Incurrir en una falta vial implicará la pérdida de uno o varios puntos, así como un castigo según la escala ya revelada. Si se pierden todos los puntos, el conductor tendrá que cumplir 10 horas de trabajo comunitario o no podrá verificar su auto.

Pero tras el anuncio quedaron algunas dudas, desde cuándo comienza a funcionar este sistema específicamente, cómo se podrá enterar una persona de los puntos que ha perdido por infracciones, qué pasa con las multas económicas ya aplicadas y que no se han pagado, qué reformas a la ley se necesitan para que las fotocívicas sean legales, entre otros.

Para ello Animal Político platicó con el próximo secretario de Movilidad de Ciudad de México, Andrés Lajous, quien dio respuesta a varias de estas inquietudes. A continuación las respuestas.

¿Cuándo arranca el nuevo sistema de fotocívicas?

Lajous dijo que la implementación será gradual y la puesta en marcha completa tomará los primeros cien días de la nueva administración, que arranca el próximo 5 de diciembre.

Se iniciaría primero en los puntos donde no se estime necesario mover los radares y cámaras ya instalados, sin embargo, habrá equipos que se cambiarán a intersecciones de mayor incidencia y esos tardarán más en funcionar.

¿Cómo sabrás si tu auto ha perdido ya puntos por infracciones?

Habrá tres formas con las cuales un conductor podrá enterarse si su automóvil ya ha perdido puntos por infracciones.

La primera será por correo tradicional. Se enviarán las notificaciones en papel a los titulares registrados con la placa del coche en cuestión para hacerle de su conocimiento la emisión de una infracción. También se enviarán de forma aleatoria reconocimientos a quienes no hayan perdido un solo punto.

La segunda será por una notificación vía mensaje o llamada al celular. Esto aplicará para las personas que voluntariamente entreguen sus datos –incluido su número telefónico– al gobierno capitalino como parte de un registro para, entre otras cosas, conmutar multas económicas ya aplicadas previamente.

La tercera será a través de un micrositio web que se desarrollará para que las personas puedan consultar, con el número de su placa, los puntos que se hayan perdido. En ese mismo sitio se podrán conocer y realizar otras acciones relacionadas con las fotocívicas como agendar una fecha para un curso de capacitación o trabajo comunitario.

¿Se pueden recuperar puntos perdidos?

Sí. Lajous explicó que cumpliendo con los talleres de capacitación en línea o con el taller presencial, según corresponda al nivel de infracciones cometidas, se podrán recuperar puntos perdidos y con ello, se hará más difícil perder los 10 disponibles por cada placa de auto.

¿Qué pasa si una persona decide ignorar la sanción cívica que se le imponga, por ejemplo cumplir con un taller de capacitación?

La consecuencia obvia, explica el próximo secretario de Movilidad, es que no podrás recuperar los puntos perdidos y se irán acumulando. A partir del tercer punto perdido se colocará una alerta sobre el auto para que, al momento de verificar, seas notificado de que tienes que acreditar las sanciones a las que te hiciste acreedor o no podrás finiquitar dicho trámite.

No se prevé, de momento, alguna otra consecuencia para quien incumpla con la sanción cívica.

¿Qué pasa con las multas ya aplicadas antes?

Lajous confirmó que las multas económicas que ya se hayan aplicado tienen que pagarse. Pero una opción que dará la nueva administración es conmutar el monto total a pagar hasta en un 50%, a cambio de que el infractor acepte proporcionar su número telefónico, número de licencia, dirección personal, entre otros.

Dicha información permitirá al gobierno capitalino construir una base de datos confiable sobre automovilistas de la cual, indica Lajous, se carece hoy en la capital.

¿Por qué los puntos se restan a los coches y no a la licencia del conductor?

Lajous reconoció que, idealmente, los puntos deberían aplicarse a la licencia de conducir y no a la placa del automóvil. Ello permitiría, por ejemplo, suspender la licencia de manejo del potencial infractor en caso de reincidencias graves, una medida que está contemplada en el Reglamento de Tránsito desde hace varios años.

Pero esto no puede realizarse dado que actualmente no se cuenta con una base de datos confiable de licencias y por tanto no puede llevarse a la práctica.

“En el Registro Vehicular tampoco tenemos certidumbre sobre la calidad de sus datos, sin embargo, hay una suerte de padrón vivo que es el de la verificación y que es en el que está basada la tenencia y las multas (…) Idealmente serían puntos asignados a la suspensión de la licencia y ahí los tienes asignados pues sí, pero hoy no tenemos consistencia en esa base de datos para ello”, dijo el próximo funcionario.

Lajous añadió que con la información que voluntariamente entreguen los automovilistas a cambio de conmutar sus multas, se espera avanzar en la conformación de una base de licencias.

¿Por qué se dará a conocer la ubicación de las cámaras y radares pero no del alcoholímetro?

El próximo gobierno anunció que se hará pública la ubicación de los radares y cámaras del sistema de fotocívicas, para que los automovilistas conozcan dicha información y sean precavidos. Pero Lajous precisó que en el caso de otros programas, como alcoholímetro, no se harán público los puntos de revisión.

¿Cuál es la diferencia? De acuerdo con Lajous es la naturaleza de ambos programas. Con el de fotocívicas se busca atacar los puntos de mayor incidencia de infracciones de tránsito y por ende salvar vidas, motivo por el cual no hay razón para mantener en secreto dichos sitios. El objetivo es que en dichos puntos baje la ocurrencia de situaciones de riesgo.

“El alcoholímetro sucede sobre todo en las noches y los viajes en la noche no son tan programados. Muchos de los accidentes de tránsito que suceden en el día pasan en los mismos lugares porque son viajes concentrados y es difícil en el hábito diario cambiar de ruta por un radar de velocidad. En el alcoholímetro la distribución espacial del tráfico es completamente distinta, hay mucha facilidad de cambiar de ruta dependiendo de donde crees que está el alcoholímetro. Por eso ahí no debemos hacerlo público”, explicó.

¿Cuánto le costará a la ciudad el nuevo sistema?

Aún no se sabe. Lajous reconoció que se tendrá que invertir dinero en temas como el cambio de sitio de cámaras y radares y su instalación, la contratación de personal para los cursos, el desarrollo del micrositio, entre otros. Señaló que en cuanto esto se tenga preciso se dará a conocer.

¿Ya no habrá contratos para operar las cámaras? ¿Cómo se costeará entonces?

Uno de los puntos más criticados del sistema de fotomultas es que desde 2015 el gobierno capitalino entregó a empresas privadas la operación y mantenimiento del mismo. Con ello se ahorraba el costo de los equipos pero a cambio, las compañías involucradas se quedaban con una parte del pago de cada multa. De acuerdo con el gobierno electo, eso generaba una política orientada a la recaudación de dinero, no a la prevención.

En ese sentido se cuestionó a Lajous si se firmarán nuevos contratos para la operación del sistema de radares y cámaras, pues el actual concluye el 31 de diciembre. El próximo secretario de Movilidad dijo que eso es algo que analizará la Secretaría de Seguridad Pública para tomar la determinación más adecuada, pero siempre en función del nuevo enfoque de las fotocívicas.

“Hay que considerar algo. Si vemos el total de fotografías que se toman actualmente una de las cosas que llama la atención es que le toman foto a todos los coches que pasan frente a la cámara y luego los policías hacen la depuración. Entonces uno se pregunta cuáles son los costos de operación del sistema actual, y son costos de operación basados en que toman muchísimas más fotos de los que parecen haber detectado”, detalló.

André Lajous insistió en que el problema no es contratar a un tercero para que te brinde un servicio. Lo primordial, asegura, es que el gasto que hagas sea racional y acorde con la lógica de la política pública que se busca.

¿Se requieren reformas legales para que funcionen las fotocívicas?

La implementación del sistema de fotocívicas sí requerirá llevar a cabo algunas modificaciones al Reglamento de Tránsito, así como a la Ley de Cultura Cívica.

Lajous explicó que se planteará al Congreso local dichas modificaciones con el objetivo de que puedan ser discutidas y aprobadas en el próximo periodo de sesiones que iniciará al arranque de 2019.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
¿Es posible vivir un día en México sin hacer más rico a Carlos Slim?
Al comprar pan, en cada llamada por teléfono, en mensajes de texto o comunicaciones por internet. Las empresas del magnate Carlos Slim Helú están presentes en la mayoría de las actividades cotidianas de los mexicanos.
15 de abril, 2019
Comparte

Mediodía de un caluroso día de abril en Ciudad de México, uno de esos momentos en que el aire acondicionado de la oficina es un gran alivio.

Mientras se enfría la habitación al teléfono móvil llegan un par de llamadas.

La conexión a internet de la computadora se completa y en uno de los portales de noticias que se visita aparece publicidad de un restaurante.

Es un día normal de trabajo. Pero detrás de cada una de estas pequeñas actividades cotidianas hay un nombre que se repite: Carlos Slim Helú.

De una u otra forma las empresas del magnate acompañaron esos minutos en la oficina de BBC en México:

Los cables que conectan el aparato de aire acondicionado se fabricaron en Condumex, una de sus compañías.

El teléfono móvil fue contratado con Telcel, una de sus empresas más rentables.

La publicidad en el portal de noticias es de Sanborns, una exitosa cadena de restaurantes que es uno de los negocios más queridos de Slim.

Y aunque el servicio de internet no es de una compañía del magnate, la empresa contratada paga una cuota por utilizar la infraestructura construida por el corporativo América Móvil, propiedad del empresario.

Hace algunos años se hizo popular la frase de que “todo México es territorio Slim”.

Hoy se podría añadir: cada minuto de vivir en este país incrementa, de alguna manera, la fortuna de uno de los hombres más ricos del mundo.

Iglesias, autos, comida…

¿Se puede vivir en México sin aportar una utilidad a Carlos Slim? Es difícil. Su huella está presente en lugares y momentos que muchos pensarían ajenos al empresario.

Para llegar a la oficina suelo utilizar mi automóvil. Hace unos meses fue necesario cambiarle amortiguadores.

Los repuestos que le colocaron son de la marca Gabriel, fabricados en una empresa vinculada al magnate.

En la zona donde se encuentra la sede de BBC en México, la colonia Roma, muchos utilizan bicicletas para su traslado.

En cada pedaleo se mueve la sombra de Slim. Desde 1986 el empresario es dueño de Bimex, uno de los principales fabricantes de esos vehículos en México.

En la capital mexicana no se permite fumar en restaurantes ni lugares públicos, pero todos los días, durante el almuerzo o la cena, abundan los comensales con cigarrillo en mano afuera de los negocios para cumplir las reglas.

Una de las marcas de más consumo en el país es Marlboro, fabricado por la tabacalera Cigatam de la que Carlos Slim posee el 20% de las acciones.

Cuando se instaló la nueva oficina de BBC (junio de 2018, la anterior se dañó en el terremoto de 2017), en el barrio donde se encuentra el único proveedor de internet era Axtel.

El servicio se paga cada mes y el lugar más cercano para hacerlo es Plaza Insurgentes, controlado por uno de los corporativos de Slim Helú.

Axtel renta un espacio en el centro comercial, como también lo hacen cines, restaurantes y bancos.

Los corporativos del magnate controlan o son propietarios de este tipo de negocios en Yucatán, Tabasco, Quintana Roo, Jalisco o el Estado de México.

Pero además del entorno laboral, la presencia del magnate también aparece en mi vida familiar, y de millones de personas.

Cuando nos visitan mis padres, quienes no viven en Ciudad de México, uno de los sitios que recorren es la Basílica de Guadalupe el santuario católico más importante del país.

En 2010 el atrio de la iglesia se remodeló. La Plaza Mariana, como se llama el espacio, fue construida gratis por Grupo Carso, de Slim.

No es todo. En algunos viajes por carretera con la familia o para alguna cobertura de trabajo, en el cobro de las casetas de peaje se incluye un porcentaje para el consorcio del magnate.

Esas autopistas fueron construidas por Grupo Carso, y la modalidad más común es que la obra se pague con el cobro de impuestos por utilizarlas.

Todos pagan

Carlos Slim es dueño de algunas de las empresas más grandes y con mejor cotización en la Bolsa Mexicana de Valores, como América Móvil y Grupo Carso.

Pero también posee al menos 180 compañías más con actividades tan diversas como la extracción de oro, construcción de carreteras, fabricación de bicicletas, refacciones para automóviles o la producción de dulces y chocolates.

Es una presencia constante para millones de mexicanos, de muy distintas maneras.

En las grandes ciudades del país, por ejemplo, la mayoría de las farmacias cierra antes de las 10 de la noche.

Pero uno de los lugares más comunes para las compras de emergencia es Sanborn´s, una cadena de restaurantes que también ofrece medicamentos.

El grupo de restaurantes es común en las principales ciudades del país. Pero hay otros negocios que virtualmente forman parte de la vida de millones de personas.

Un ejemplo es Teléfonos de México que posee la red de comunicación fija más extensa del país.

Hasta 1990, cuando la compró Slim, Telmex era el corporativo telefónico del Estado.

En el convenio de privatización se estableció que debía construir una red para comunicar a todos los pueblos y comunidades del país.

Otro negocio es Telcel, que cuenta con 75,5 millones de usuarios registrados según datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones.

En el país existen 122 millones de líneas de telefonía celular que también proveen servicio de internet, video y mensajes de texto.

Las dos empresas forman parte de América Móvil, el mayor consorcio de telecomunicaciones del país que en 2018, según datos del corporativo, obtuvo utilidades netas por 45.700 millones de pesos, unos US$2.400 millones.

Pero quienes no son clientes de Slim también le dejaron ganancias. Telmex y Telcel construyeron la mayor red troncal de comunicaciones fijas y celulares del país.

Los competidores del magnate deben pagar una renta por utilizar esa infraestructura, y por el servicio de interconexión entre líneas de empresas distintas.

Con la Reforma de Telecomunicaciones la tarifa se redujo considerablemente, pero de todos modos el negocio es rentable para el magnate.

De acuerdo con la consultora The Competitive Intelligence Unit, los ingresos por interconexión representaron más de la mitad de los ingresos para el consorcio del magnate.

Es decir: en cada minuto de llamadas telefónicas o conexiones a Internet, en las casetas de peaje, al comprar pan o comida, suele aparecer Carlos Slim Helú.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=_cDXqCfnycM&t=21s

https://www.youtube.com/watch?v=86OzIzT-yAY&t=6s

https://www.youtube.com/watch?v=vtYdfXoK0W0&t=11s

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.