close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Cómo funcionará el sistema que sustituye a las fotomultas en la CDMX? Van 10 puntos clave

El próximo secretario de Movilidad de CDMX aclara 10 puntos clave sobre el nuevo sistema. Adelanta que se requerirán reformas al Reglamento de Tránsito y que no se descartan nuevos contratos.
Cuartoscuro
29 de noviembre, 2018
Comparte

El lunes pasado la jefa de Gobierno electa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum anunció la transformación del sistema de fotomultas en el denominado sistema de fotocívicas, con el cual se seguirán utilizando los radares de velocidad y cámaras para detectar a conductores infractores, pero la sanción ya no será económica sino cívica: desde cursos de capacitación, hasta horas de trabajo comunitario.

Como ya se detalló públicamente, la escala de sanción se basa en un sistema de 10 puntos que cada coche con placa tendrá en un inicio. Incurrir en una falta vial implicará la pérdida de uno o varios puntos, así como un castigo según la escala ya revelada. Si se pierden todos los puntos, el conductor tendrá que cumplir 10 horas de trabajo comunitario o no podrá verificar su auto.

Pero tras el anuncio quedaron algunas dudas, desde cuándo comienza a funcionar este sistema específicamente, cómo se podrá enterar una persona de los puntos que ha perdido por infracciones, qué pasa con las multas económicas ya aplicadas y que no se han pagado, qué reformas a la ley se necesitan para que las fotocívicas sean legales, entre otros.

Para ello Animal Político platicó con el próximo secretario de Movilidad de Ciudad de México, Andrés Lajous, quien dio respuesta a varias de estas inquietudes. A continuación las respuestas.

¿Cuándo arranca el nuevo sistema de fotocívicas?

Lajous dijo que la implementación será gradual y la puesta en marcha completa tomará los primeros cien días de la nueva administración, que arranca el próximo 5 de diciembre.

Se iniciaría primero en los puntos donde no se estime necesario mover los radares y cámaras ya instalados, sin embargo, habrá equipos que se cambiarán a intersecciones de mayor incidencia y esos tardarán más en funcionar.

¿Cómo sabrás si tu auto ha perdido ya puntos por infracciones?

Habrá tres formas con las cuales un conductor podrá enterarse si su automóvil ya ha perdido puntos por infracciones.

La primera será por correo tradicional. Se enviarán las notificaciones en papel a los titulares registrados con la placa del coche en cuestión para hacerle de su conocimiento la emisión de una infracción. También se enviarán de forma aleatoria reconocimientos a quienes no hayan perdido un solo punto.

La segunda será por una notificación vía mensaje o llamada al celular. Esto aplicará para las personas que voluntariamente entreguen sus datos –incluido su número telefónico– al gobierno capitalino como parte de un registro para, entre otras cosas, conmutar multas económicas ya aplicadas previamente.

La tercera será a través de un micrositio web que se desarrollará para que las personas puedan consultar, con el número de su placa, los puntos que se hayan perdido. En ese mismo sitio se podrán conocer y realizar otras acciones relacionadas con las fotocívicas como agendar una fecha para un curso de capacitación o trabajo comunitario.

¿Se pueden recuperar puntos perdidos?

Sí. Lajous explicó que cumpliendo con los talleres de capacitación en línea o con el taller presencial, según corresponda al nivel de infracciones cometidas, se podrán recuperar puntos perdidos y con ello, se hará más difícil perder los 10 disponibles por cada placa de auto.

¿Qué pasa si una persona decide ignorar la sanción cívica que se le imponga, por ejemplo cumplir con un taller de capacitación?

La consecuencia obvia, explica el próximo secretario de Movilidad, es que no podrás recuperar los puntos perdidos y se irán acumulando. A partir del tercer punto perdido se colocará una alerta sobre el auto para que, al momento de verificar, seas notificado de que tienes que acreditar las sanciones a las que te hiciste acreedor o no podrás finiquitar dicho trámite.

No se prevé, de momento, alguna otra consecuencia para quien incumpla con la sanción cívica.

¿Qué pasa con las multas ya aplicadas antes?

Lajous confirmó que las multas económicas que ya se hayan aplicado tienen que pagarse. Pero una opción que dará la nueva administración es conmutar el monto total a pagar hasta en un 50%, a cambio de que el infractor acepte proporcionar su número telefónico, número de licencia, dirección personal, entre otros.

Dicha información permitirá al gobierno capitalino construir una base de datos confiable sobre automovilistas de la cual, indica Lajous, se carece hoy en la capital.

¿Por qué los puntos se restan a los coches y no a la licencia del conductor?

Lajous reconoció que, idealmente, los puntos deberían aplicarse a la licencia de conducir y no a la placa del automóvil. Ello permitiría, por ejemplo, suspender la licencia de manejo del potencial infractor en caso de reincidencias graves, una medida que está contemplada en el Reglamento de Tránsito desde hace varios años.

Pero esto no puede realizarse dado que actualmente no se cuenta con una base de datos confiable de licencias y por tanto no puede llevarse a la práctica.

“En el Registro Vehicular tampoco tenemos certidumbre sobre la calidad de sus datos, sin embargo, hay una suerte de padrón vivo que es el de la verificación y que es en el que está basada la tenencia y las multas (…) Idealmente serían puntos asignados a la suspensión de la licencia y ahí los tienes asignados pues sí, pero hoy no tenemos consistencia en esa base de datos para ello”, dijo el próximo funcionario.

Lajous añadió que con la información que voluntariamente entreguen los automovilistas a cambio de conmutar sus multas, se espera avanzar en la conformación de una base de licencias.

¿Por qué se dará a conocer la ubicación de las cámaras y radares pero no del alcoholímetro?

El próximo gobierno anunció que se hará pública la ubicación de los radares y cámaras del sistema de fotocívicas, para que los automovilistas conozcan dicha información y sean precavidos. Pero Lajous precisó que en el caso de otros programas, como alcoholímetro, no se harán público los puntos de revisión.

¿Cuál es la diferencia? De acuerdo con Lajous es la naturaleza de ambos programas. Con el de fotocívicas se busca atacar los puntos de mayor incidencia de infracciones de tránsito y por ende salvar vidas, motivo por el cual no hay razón para mantener en secreto dichos sitios. El objetivo es que en dichos puntos baje la ocurrencia de situaciones de riesgo.

“El alcoholímetro sucede sobre todo en las noches y los viajes en la noche no son tan programados. Muchos de los accidentes de tránsito que suceden en el día pasan en los mismos lugares porque son viajes concentrados y es difícil en el hábito diario cambiar de ruta por un radar de velocidad. En el alcoholímetro la distribución espacial del tráfico es completamente distinta, hay mucha facilidad de cambiar de ruta dependiendo de donde crees que está el alcoholímetro. Por eso ahí no debemos hacerlo público”, explicó.

¿Cuánto le costará a la ciudad el nuevo sistema?

Aún no se sabe. Lajous reconoció que se tendrá que invertir dinero en temas como el cambio de sitio de cámaras y radares y su instalación, la contratación de personal para los cursos, el desarrollo del micrositio, entre otros. Señaló que en cuanto esto se tenga preciso se dará a conocer.

¿Ya no habrá contratos para operar las cámaras? ¿Cómo se costeará entonces?

Uno de los puntos más criticados del sistema de fotomultas es que desde 2015 el gobierno capitalino entregó a empresas privadas la operación y mantenimiento del mismo. Con ello se ahorraba el costo de los equipos pero a cambio, las compañías involucradas se quedaban con una parte del pago de cada multa. De acuerdo con el gobierno electo, eso generaba una política orientada a la recaudación de dinero, no a la prevención.

En ese sentido se cuestionó a Lajous si se firmarán nuevos contratos para la operación del sistema de radares y cámaras, pues el actual concluye el 31 de diciembre. El próximo secretario de Movilidad dijo que eso es algo que analizará la Secretaría de Seguridad Pública para tomar la determinación más adecuada, pero siempre en función del nuevo enfoque de las fotocívicas.

“Hay que considerar algo. Si vemos el total de fotografías que se toman actualmente una de las cosas que llama la atención es que le toman foto a todos los coches que pasan frente a la cámara y luego los policías hacen la depuración. Entonces uno se pregunta cuáles son los costos de operación del sistema actual, y son costos de operación basados en que toman muchísimas más fotos de los que parecen haber detectado”, detalló.

André Lajous insistió en que el problema no es contratar a un tercero para que te brinde un servicio. Lo primordial, asegura, es que el gasto que hagas sea racional y acorde con la lógica de la política pública que se busca.

¿Se requieren reformas legales para que funcionen las fotocívicas?

La implementación del sistema de fotocívicas sí requerirá llevar a cabo algunas modificaciones al Reglamento de Tránsito, así como a la Ley de Cultura Cívica.

Lajous explicó que se planteará al Congreso local dichas modificaciones con el objetivo de que puedan ser discutidas y aprobadas en el próximo periodo de sesiones que iniciará al arranque de 2019.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Cómo es la poco conocida relación de México y Bolivia (y qué pasará con el exilio de Evo Morales)

México y Bolivia han tenido siempre relaciones de bajo perfil. Ahora muchos se preguntan cuál es el futuro de este vínculo tras el asilo al expresidente Evo Morales, y la crisis de gobierno en ese país sudamericano.
Reuters
18 de noviembre, 2019
Comparte

Históricamente Bolivia es un referente lejano para la mayoría de los mexicanos. Pero desde los últimos días ya no es así.

El país de América del Sur se convirtió en uno de los temas más importantes para México.

El asilo político otorgado al expresidente Evo Morales provocó una intensa controversia, y también roces diplomáticos con el nuevo gobierno de Bolivia.

La decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido criticada por las autoridades bolivianas, e inclusive la mandataria interina Jeanine Áñez declaró que los mexicanos “me dan pena” por conceder el refugio.

También cuestionó que se permita al exmandatario mantener su actividad política.

“México tendría que exigirle a Evo Morales que cumpla con los protocolos de asilo, y no estar incitando al país con su afán prorroguista desde donde está” dijo la presidenta. “Eso es verdaderamente vergonzoso”.

Jeanine Áñez

Getty Images
Jeanine Áñez, presidenta interina de Bolivia: “Me dan pena los mexicanos”.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) respondió a las críticas. La Constitución mexicana, advirtió, garantiza la libertad de expresión al expresidente.

En este escenario, muchos se preguntan cómo ésta crisis puede afectar la relación entre ambos países.

La relación

Hasta ahora el impacto es poco porque en realidad la relación entre ambos países siempre ha sido de bajo perfil, e inclusive muchos en México desconocen cómo son esos vínculos, coinciden especialistas consultados por BBC Mundo.

Desde 1867 cuando establecieron lazos diplomáticos la relación entre ambos países ha sido “simbólica”, explica Nicolás Loza Otero, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

“Para México, Bolivia generalmente es algo poco relevante en términos comerciales y políticos” dice a BBC Mundo.

Por ejemplo desde 1995 existe un acuerdo mutuo de libre comercio, pero el intercambio de mercancías es menor en comparación con otras naciones.

Bolivia

Boris Miranda
Bolivia vive una intensa crisis interna.

En 2018 la balanza comercial entre los países fue de sólo 37 millones de dólares, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía.

En ese mismo período el intercambio de México con Estados Unidos, su principal socio comercial, ascendió a 97.148 millones de dólares.

Tampoco existe una afluencia turística importante. Por ejemplo, en lo que va de este año alrededor de 17.000 bolivianos han viajado a México.

Esta cantidad representa el 10% de los visitantes de América del Sur según informes del Instituto Nacional de Migración (INM).

La clave es Evo

Los números son una cara del peso de Bolivia para México y la política exterior que aplicó durante más de 30 años, coinciden especialistas.

Algo que empezó a cambiar con la elección del actual presidente Andrés Manuel López Obrador, quien decidió recuperar el vínculo con los vecinos del sur.

“Con su victoria hubo un cambio importantísimo, una suerte de vuelta de tuerca en una dirección más fuerte en materia de política exterior”, indica Loza Otero.

Evo Morales

BBC
Evo Morales dice que volverá a Bolivia.

Un elemento central en este camino fue el gobierno del entonces presidente Evo Morales, con quien el mandatario mexicano mantiene una afinidad ideológica, señala Adolfo Laborde, investigador de la Universidad Anáhuac.

“No había un gran impulso de la relación México-Bolivia hasta que se da el cambio de la 4T” o Cuarta Transformación, como se conoce al movimiento de López Obrador.

“Se da la coyuntura y empieza a haber espaldarazos de Evo hacia el presidente de México y viceversa” dice Laborde a BBC Mundo.

Pero no está claro el tipo de acercamiento que empezó a construirse con Bolivia, dicen especialistas. “El tema es más político que económico o de un lazo histórico” advierte Laborde.

El investigador de Flacso coincide. “En realidad es un acto simbólico. Tiene que ver en cuánto se alinea México en un discurso internacional bolivariano”.

“O también en cuánto elige un discurso que sería más coherente con su postura de no intervención, parecido al que tuvo con Venezuela”.

Loza Otero se refiere al momento en que Juan Guaidó se proclamó presidente interino de ese país.

AMLO

Reuters
López Obrador cambió la política exterior de México.

El gobierno de AMLO, como se conoce al presidente en México, mantuvo el reconocimiento a Nicolás Maduro como mandatario venezolano, y llamó a una solución pacífica al conflicto interno.

En todo caso el debate actual de algunos mexicanos sobre Bolivia no se refiere a ese país sino a Evo Morales, especialmente en la coyuntura que representa el gobierno de López Obrador.

“Representa un líder con grandes aciertos económicos que le dio pluralidad a Bolivia, representación a los campesinos, indígenas y mujeres” asegura Laborde.

Algo que en la actual administración se pretende rescatar para México. “Pero de eso a que Bolivia sea un marco de referencia, no. Podemos hablar de Evo, más allá de eso no“.

El futuro

En este escenario muchos se preguntan cuál será la relación con el gobierno interino de Jeanine Áñez.

Bolivia

Getty Images
La crisis en Bolivia puede intensificarse, dicen especialistas.

Algo que se ve complicado y no sólo por las críticas de la mandataria boliviana, advierte Adolfo Laborde.

“Son dos regímenes opuestos, hay un viraje claro en Bolivia, se fractura lo que se había cosechado en los últimos 14 años como las alianzas regionales”.

El canciller Marcelo Ebrard dice que México “no vería con buenos ojos” a un gobierno que no emane de un proceso democrático y constitucional.

Y al mismo tiempo la presidenta Áñez reconoce que por lo pronto no se comunicará con López Obrador.

Por su parte, la canciller en funciones, Karen Longaric, cuando el periodista de la BBC Will Grant le preguntó si afectaría las relaciones de su país con México el exilio de Evo Morales, respondió: “Le transmití a la embajadora de México en Bolivia que estábamos muy dolidos por la actitud del señor López Obrador que estaba alentando una base operativa política desde su territorio para desestabilizar un gobierno constitucional de carácter transitorio en Bolivia”.

Karen Longaric

Getty Images
La canciller en funciones de Bolivia, Karen Longaric.

Y agregó: “lamentamos mucho que una institución como el asilo político, que históricamente México la ha respetado como uno de los pilares de los derechos que tiene el individuo, México la ha destruido, la ha vilipendiado. Yo me pregunto qué dice el pueblo mexicano, ¿valen más los intereses políticos de buscar intereses geopolíticos para una doctrina política, una ideología política, que el acervo histórico que tenía ese pueblo respecto a los derechos humanos y al asilo político?”.

Hasta ahora la controversia se mantiene en declaraciones. Los académicos consultados por BBC Mundo descartan que, al menos en el corto plazo, aumente la crisis.

“Realmente México podría ignorar ese tipo de comentarios” dice Nicolás Loza. “Los efectos sobre nuestra propia imagen en el mundo y del gobierno mexicano en el país no son muy relevantes”.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zfMvqmn0Bb4

https://www.youtube.com/watch?v=da40FCAN4KI&list=PLLhUyPZ7578fM4Kk57tNx01dvsvmI-9TD&index=13&t=6s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.