close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Moritz Bernoully/Alfonso Merchad

Torre Reforma: el edificio ganador del Premio Internacional de Rascacielos 2018

La Torre Reforma fue elegida como el “rascacielos más innovador del mundo”, por ser un moderno edificio a prueba de terremotos, construido alrededor de una casa de la década de 1930.
Moritz Bernoully/Alfonso Merchad
1 de noviembre, 2018
Comparte

Un moderno rascacielos a prueba de terremotos construido alrededor de una casa de la década de 1930.

Una combinación arquitectónica que llevó a la Torre Reforma, un edificio de 246 metros de altura en el centro de Ciudad de México, a ganar este jueves el Premio Internacional de Rascacielos 2018.

Fue elegido por unanimidad por un jurado internacional como el “rascacielos más innovador del mundo”.

El arquitecto mexicano Benjamín Romano, el diseñador del edificio, recibió el premio entregado en conjunto por el gobierno de la ciudad alemana de Fránkfurt, el Museo de Arquitectura Alemana y el banco DekaBank.

El galardón se entrega desde 2003 tras un proceso mundial de selección de rascacielos de más de 100 pisos alrededor.

La base del rascacielos

Moritz Bernoully
La base del edificio rodea una antigua casona de la década de 1930 que los arquitectos decidieron conservar.
La vista frontal de Torre Reforma

Moritz Bernoully
El edificio fue terminado de construir en 2016.

El edificio, finalizado en 2016, se ubica en el Paseo de la Reforma de Ciudad de México, una avenida emblemática del centro de la capital mexicana en donde se encuentra la mayoría de los rascacielos de la urbe.

Tiene 57 niveles y está ocupado predominantemente por oficinas corporativas, pero también alberga un área comercial y un auditorio panorámico.

“El problema predominante de los terremotos en la Ciudad de México exige un concepto de estructura de apoyo inteligente, el cual se presenta en la torre de 246 metros de alto cargo de aspecto llamativo”, destacaron los jueces.

El año pasado fue puesto a prueba con el terremoto de magnitud 7,1 que causó el colapso de decenas de construcciones en Ciudad de México.

Vista de la cima del edificio

Moritz Bernoully
Con sus 246 metros de altura, el rascacielos es el más alto de la actualidad en la capital mexicana.

Los jueces también resaltaron el diseño de las paredes externas de hormigón del edificio, las cuales están “dispuestas como un libro abierto”.

“Con las paredes masivas, Benjamín Romano toma las tradiciones de construcción aztecas y las interpreta de una manera moderna”, dice la reseña.

Vistas de las dos caras posteriroes del edificio

Alfonso Merchand
Los bloques de hormigón tienen espacios abiertos que ofrecen una vista peculiar del Paseo de la Reforma.

Actualmente la Torre Reforma es el rascacielos más alto de la ciudad, pero promete ser superado por la torre Torre Mitikah de 267 metros, la cual está en proceso de construcción.

Desafío estructural

Benjamín Romero dijo tras recibir el premio que este proyecto fue un desafío conjunto de arquitectos, ingenieros y desarrolladores por la complejidad estructural, ambiental y financiera.

Creo que la mejor arquitectura es la que encuentra la respuesta a estos retos. El que emana de las necesidades, el contexto y la realidad, y no solo de la imaginación de alguien o el gusto estético”, dijo.

Vista de uno de los pisos de Torre Reforma

Santiago Arau
Torre Reforma tiene un auditorio que ofrece una vista panorámica desde las alturas.

Ina Hartwig, vicealcalde de la ciudad de Fránkfurt, dijo que la Torre Reforma se destaca por su “arquitectura extraordinariamente clara, casi escultórica y su huella triangular”.

“Su diseño sensible e intuitivo es una impresionante respuesta a los retos topográficas locales. El nuevo edificio no sólo encarna el avance de desarrollo de México, sino también integra cuidadosamente un edificio histórico”, dijo.

“Un deleite visual”, apuntó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Louis Vuitton

México cuestiona a la marca Louis Vuitton por diseñar un sillón con bordados de indígenas otomíes

La Secretaría de Cultura envió una carta a Louis Vuitton donde cuestionó a la marca por usar diseños indígenas en un sillón de 12,800 libras.
Louis Vuitton
Por AFP
9 de julio, 2019
Comparte

El gobierno de México envió una carta a la marca francesa de lujo Louis Vuitton en donde la cuestionó por utilizar coloridos diseños indígenas del centro del país para elaborar el forro de un costoso sillón.

“Nos hemos enterado con sorpresa de que en la colección Dolls by Raw Edges de su firma, aparece una silla (modelo R98619) en la que se reproducen elementos que forman parte y se identifican con los bordados que se elaboran y son propiedad intelectual de la comunidad de Tenango de Doria”, indica una carta de la secretaría de Cultura mexicana.

La misiva, fechada el 5 de julio y firmada por la titular de la cartera, Alejandra Fausto, recalca: “Nos sentimos obligados a consultarles, de manera respetuosa, si para la elaboración de la silla (…) buscaron y en su caso contaron con la colaboración de la comunidad y la de sus artesanos”.

Lee: ‘Se hacen ricos con nuestro trabajo’: Artesanas mexicanas reclaman que marcas copien sus diseños

El sitio internet de Louis Vuitton oferta los sillones de la serie Dolls by Raw Edges a 12,800 libras. Entre ellos aparece un diseño cuyo respaldo muestra motivos típicos -animales multicolor- de la etnia otomí, cuyas comunidades habitan en Tenango de Doria, en el céntrico estado de Hidalgo.

“Cada pieza artesanal es única e irrepetible y es, al mismo tiempo, el resultado de la continuidad del trabajo de muchas generaciones que transmiten el conocimiento, la destreza, y sobretodo la creatividad”, explica la secretaria de Cultura, aludiendo al “vasto patrimonio cultural, tangible e intangible”, de México.

El gobierno mexicano invitó a la firma francesa a participar en “una mesa de trabajo” junto con las comunidades indígenas para alcanzar “beneficios directos y concretos para todas las partes” y “dar el debido reconocimiento de la comunidad en la cual se efectuó la apropiación cultural”.

Te puede interesar: La jerga de Michael Kors y otros diseños muuuy parecidos a prendas de artesanos mexicanos

Recientemente, México acusó a la firma estadounidense Carolina Herrera de apropiación cultural por retomar patrones de tres comunidades indígenas.

El director creativo de la marca, Wes Gordon, se defendió diciendo que “rinde homenaje a la riqueza de la cultura mexicana” y reconoce “el maravilloso y diverso trabajo artesanal” del país.

Más sobre el tema: La falta de registro de derechos de autor de bordados indígenas permite que grandes marcas plagien sus diseños

Zara, Mango, Isabel Marant, y Rapsodia son otras marcas que han sido señalados de “apropiar” los diseños de los pueblos indígenas de México.

Estas marcas no dieron el crédito de los brocados a las comunidades, ni trabajaron con las artesanas, sólo tomaron sus diseños y los reprodujeron en sus prendas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.