Universidades en México no garantizan la igualdad de género a estudiantes y trabajadores por falta de mecanismos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Universidades en México no garantizan la igualdad de género a estudiantes y trabajadores por falta de mecanismos

Entre 40 universidades públicas y privadas muy pocas cuentan con medidas para garantizar la igualdad de género, Chapingo es la institución con mayor rezago.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
29 de noviembre, 2018
Comparte

Las principales instituciones de educación superior (IES) en México cuentan con muy pocos procesos y marcos normativos institucionales para lograr la igualdad de género en su entorno administrativo y estudiantil.

Entre 40 universidades públicas y privadas, a nivel nacional, se encontró que la mayoría de ellas no alcanza niveles satisfactorios, si acaso intermedios, en cuanto a legislación; lenguaje; sensibilización; estudios de género y no violencia para alcanzar la igualdad de género.

El Observatorio Nacional para la Igualdad de Género en las Instituciones de Educación Superior (ONIGIES), colectivo que busca la construcción de espacios libres de sexismo, segregación, violencia, discriminación y cualquier otra desigualdad basada en la condición de género, presentó sistema de medición de avances institucionales, para conocer el panorama real de la igualdad de género dentro de las universidades del país.

Para esta medición se analizaron ocho ejes: legislación con perspectiva de género; estadísticas con perspectiva de género; lenguaje incluyente y no sexista; sensibilización; investigaciones de género; violencia de género, e igualdad de oportunidades.

Los ocho rubros se analizaron a nivel administrativo y estudiantil y se estableció una calificación del cero al cinco para medir los avances, donde cero equivale a “nulo” y cinco a “consolidado”. Al resto de los parámetros (del 1 al 4) les corresponden las etiquetas: muy bajo; bajo; intermedio; en vías de consolidación, y significativo.

Los resultados no fueron nada alentadores. En las principales universidades del país como la UNAM el índice general de igualdad de género alcanza apenas 2.4 de 5 puntos y aunque su calificación mejora  en otros rubros como la no violencia, donde alcanza 3.8 puntos, disminuye en otros como la existencia de estadísticas y diagnósticos con enfoque de género, donde apenas registra un 1.4 puntos. Su nivel es alto también en el uso de lenguaje incluyente (3.3 puntos) y en la sensibilización de género (3 puntos).

En el caso del Instituto Politécnico Nacional (IPN) el índice general de igualdad de género apenas es de 2 puntos; la legislación con perspectiva de género de 1.3 puntos; la no violencia no alcanza ni un punto, y la sensibilización de género de 1.9. El IPN solo alcanza niveles intermedios o en vías de consolidación en cuanto al uso de lenguaje incluyente (3.3 puntos), y la corresponsabilidad familiar (3.7 puntos).

Por su parte, la Universidad Iberoamericana Ciudad de México (IBERO) tiene solo 1.4 puntos en el índice general de igualdad de género; uno en estadísticas y diagnósticos; 1.1 en sensibilización; 1.7 en lenguaje incluyente, y su mejor rubro es la no violencia en el que tiene 2.5 puntos. Así la IBERO es una de las instituciones que alcanza niveles apenas intermedios en alguno de los 8 rubros.

Entretanto El Colegio de México (COLMEX) tiene 1.6 como índice general de igualdad de género; no alcanza un punto (.7) en la legislación con perspectiva de género; presenta 2.6 en estadísticas y diagnósticos sobre el tema; 1.7 en lenguaje incluyente, y su mejor rubro es el de las investigaciones y estudios de género, donde alcanza 4.2 puntos.

Chapingo, la universidad con menos avances

De las 40 instituciones analizadas, la Universidad Autónoma de Chapingo es la que registra los menores índices de igualdad de género. De los 8 ejes estudiados solo tiene calificación numérica en tres, en el resto se encuentra en cero.

Su índice general de igualdad de género, alcanza apenas el .3, es decir, ni siquiera medio punto; .6 en estadísticas y diagnósticos con enfoque de género, y 1.1 en investigaciones y estudios de género. En el resto de los rubros está en ceros.

A Chapingo le siguen otras instituciones comola Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATX) con .7  en su índice general de igualdad de género; la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA) con .9; la Universidad de Guadalajara (UdeG) también con .9, y la Universidad Autónoma de Nayarit con un punto.

La UAEH, entre las mejores

El lado opuesto, lo encabeza la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) con 2.9 en su índice general de igualdad de género; 5 puntos en el uso de lenguaje incluyente; 4 puntos en la generación de estadísticas y diagnósticos con enfoque de género; 2.6 en sensibilización, y 2.5 en no violencia.

Si bien no todos sus rubros alcanzan los 5 puntos, sí es la institución con mejores puntuaciones, y por ende, la que tiene mayor avance en la atención de la igualdad de género.

Después de la UAEH se ubican: la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) con 2.6 en su índice general de igualdad de género, y el Tecnológico Nacional de México (TECNM), institución pública que en su mayoría ofrece ingenierías, con 2.3 en su índice general de igualdad de género.

Aunque más arriba se señala que la UNAM tiene 2.4 en este mismo índice, el resto de sus ejes analizados no alcanza los 5 puntos, mientras que en la UAEH, la UADY y el TECNM tienen de 4.3 a 5 puntos en al menos uno de sus 8 ejes.

Para lograr esta medición la ONIGIES abordó los ocho ejes antes mencionados a través del análisis de componentes sistemáticos en cada una de las instituciones.

Esto incluyó la revisión de: la normatividad institucional; los planes de igualdad de género; los recursos destinados para este tema; las bases de datos con perspectiva de género; la  atención de casos de violencia de género y la prevención de ésta.

Para ello fueron consultados, los estudiantes, el personal administrativo, el personal académico y las autoridades de cada escuela.

Este índice de igualdad de género, argumenta el ONIGIES, servirá como una herramienta para identificar los niveles de avance en el tema y para comparar la situación de las instituciones de educación superior a nivel regional y nacional.

El sistema de medición y la situación de las 40 instituciones analizadas está disponible en la página del ONIGIES.  

El ONIGIES se creó en 2016 a raíz de una iniciativa del el Centro de Investigaciones y Estudios de Género de la UNAM, hoy en día es coordinado por la UNAM; INMUJERES; la CNDH; la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM), y la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué son los humanimales y cómo Japón quiere ser el primer país en apoyar su desarrollo

El gobierno de Japón cambió recientemente las pautas para la investigación con células madre permitiendo a un equipo de científicos que avance en el desarrollo de órganos humanos dentro de animales gracias a las células madre.
11 de abril, 2020
Comparte

Hace tiempo que el humano experimenta con crear embriones de animales con células madre humanas. Son los llamados “humaniamales” o quimeras, como se conocían en la antigua Grecia a los híbridos entre animales y humanos. Pero esta es la primera vez que un gobierno lo apoya expresamente.

El gobierno japonés dio el pasado mes de marzo luz verde para que el científico Hiromitsu Nakauchi, que lidera grupos de investigación de la Universidad de Tokio (Japón) y Stanford (Estados Unidos) pueda desarrollar órganos humanos en animales a raíz de células madre humanas.

La idea no es pionera, pero esta es la primera vez que un gobierno apoya este tipo de experimentos, según la revista Nature.

Ya antes en Estados Unidos y en otros países se había intentado cultivar células humanas en embriones de ratón, rata y hasta de oveja para luego trasplantar esos embriones en animales sustitutos. En todos los casos, sin embargo, los experimentos se interrumpieron, ya fuera por trabas legales o por falta de éxito del ensayo.

Permiso del gobierno nipón

El mes de marzo, tras previa solicitud del equipo de Nakauchi, el ministerio de Educación y Ciencia japonés emitió nuevas pautas en torno a la investigación con células madre que permiten la creación de embriones humano-animales que pueden ser trasplantados en animales sustitutos y además llevarlos a término.

La decisión final, en todo caso, depende de un comité de expertos del ministerio de Ciencia y se dará a conocer este mes de agosto.

Célula madre siendo inyectada.

Getty Images
Los embriones híbridos humano-animales se han creado en países como EE.UU., pero nunca han logrado llegar a término.

Pero Nakauchi asegura que el cambio ya le permite avanzar en sus investigaciones, cuyo objetivo final, asegura, es producir órganos humanos de los los que hay escasez, como el páncreas, y que una vez desarrollados puedan ser trasplantados de un animal a una persona.

Objeciones

Pero el proceso será lento y no falto de obstáculos: científicos y también éticos.

Los experimentos con células madre son, en muchas ocasiones, causa de polémica.

En este caso en concreto, de acuerdo con lo que apunta a la revista Nature, a algunos bioeticistas les preocupa que las células humanas puedan usarse para algo más que el desarrollo del órgano en particular y alcancen el cerebro en desarrollo del animal, afectando a sus capacidades cognitivas.

Nakuchi defiende que el experimento está diseñado para que “las células madre solo vayan al páncreas” y que además no intentará, de primeras, trasplantar ningún embrión híbrido, sino que primero cultivará embriones de ratones híbridos por un periodo de unos 14 días, cuando ya casi todos los órganos del animal estén formados.

cerdos en una granja.

Getty Images
Algunos científicos critican que el implante de células madre se pretenda realizar en especies evolutivas muy distintas al humano porque aseguran, atacarán las divisiones humanas.

Después hará lo mismo en ratas, sostiene, dejando que se desarrollen hasta 15 días y más tarde lo llevará a cabo con cerdos, donde para cultivar embriones híbridos necesitará de hasta 70 días.

Pero aún así, no a todo el mundo le convencen los planes del científico japonés.

El investigador Jun Wu, de la Universidad de Texas (Estados Unidos), asegura que es inútil llevar a término embriones híbridos humano-animales utilizando especies evolutivamente distantes como cerdos y ovejas porque “las células humanas serán eliminadas en la fase inicial del experimento”.

Esta semana justamente, el diario español El País publica el adelanto del trabajo de un grupo de científicos españoles que aseguran haber creado quimeras de humano y mono en China, pero todavía faltan por conocerse muchos de los detalles hasta que el resultado del experimento se publique próximamente en una revista científica internacional que no desvelaron.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw

https://www.youtube.com/watch?v=2UdkGCpO8eU

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.