close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Contenido patrocinado por Philip Morris México
Para un fumador, vapear es una forma de ejercer el derecho humano a la salud: O’Gorman
La asociación Provapeo México señala como derecho de los fumadores adultos tener opciones que les permitan transitar del consumo del cigarro combustible a alternativas menos riesgosas para la salud, como el cigarro electrónico.
15 de noviembre, 2018
Comparte

Los usuarios de cigarro electrónico son lo más cercano a una comunidad hermanada en una historia común: dejar de fumar. La mayoría cuenta que llegaron al llamado mundo del vapeo o de los vaporizadores buscando alternativas para dejar el cigarro convencional.

“Tengo 8 años vapeando”. “Hace dos años comencé a usar cigarro electrónico. Mejoró mi aliento y hasta mi condición física”. “Vine a esta convención para buscar algo que me ayude a dejar el cigarro”. “Vine para apoyar a mi esposo que está convencido de dejar de fumar”. Son algunos de los comentarios que se escuchan en los pasillos del VTC Vape Town México 2018.

Tomás O’Gorman, secretario de la asociación civil Provapeo México, explica que este tipo de foros permiten difundir entre los fumadores adultos que existen alternativas que les permiten transitar del cigarro convencional a productos sin combustión, como los vaporizadores.

“El vaporizador replica muchos de los rituales del fumar y hace mucho más amable el proceso de dejar de fumar e incluso placentero, porque el proceso tradicional de dejar de fumar por abstinencia es doloroso. El vapeo no está opuesto a la abstinencia ni a otras formas de dejar de fumar, pero al ser agradable, permite transitar de manera más amable a esas otras alternativas menos dañinas para el fumador”, explica O´Gorman.

Décadas de estudios internacionales han demostrado que el tabaco y la nicotina no son los principales causantes de las enfermedades relacionadas con fumar. Estos padecimientos son producto del humo que se genera cuando se quema un cigarro. Es decir, aunque la mejor opción es nunca fumar ni consumir nicotina, para aquellas personas que siguen fumando el humo es el principal enemigo.

Las nuevas alternativas para los fumadores adultos tienen en común la eliminación de la combustión. El cigarro electrónico, por ejemplo, calienta un líquido hasta evaporarlo, removiendo la combustión del proceso y convirtiéndose en una mejor opción para aquellos fumadores adultos que quieren dejar el cigarro tradicional y, al mismo tiempo, controlar, satisfacer y/o reducir su dosis de nicotina.

Además, como sucede con algunas de las nuevas alternativas sin combustión, el uso del cigarro electrónico permite a sus usuarios replicar tres situaciones sobre las que está sustentada su dependencia al cigarro: tener algo en la boca, relacionar su consumo con una actividad y tener algo en las manos.

“La realidad es que muchos fumadores no quieren dejar de fumar o no pueden dejar de hacerlo. Lo intentan. Toman medicamento. Van a terapia. Intentan por fuerza de voluntad, pero tienen constantes recaídas”, dice O’ Gorman.

En México, a pesar de que su uso ha ido en aumento, la comercialización de cigarros electrónicos está prohibida debido a una interpretación de la Ley General para el Control del Tabaco. “Pedimos una regulación proporcional al riesgo para todas las nuevas opciones sin combustión. En particular, queremos que el cigarro electrónico no sea regulado de la misma manera ni con las mismas restricciones que los cigarros combustibles y que sea una regulación que permita que los fumadores adultos puedan conocer estas alternativas y puedan transitar a ellas, si lo desean”, agrega el representante de Provapeo México.

También existen críticas. Los principales opositores al cigarro electrónico argumentan que la variedad de sabores podría propiciar que los adolescentes no fumadores se inicien en el vapeo. La regulación de los productos sin combustión surge, entonces, como el fiel de la balanza que, por un lado, puede dar acceso a fumadores adultos a productos menos dañinos que el cigarro y, por otro, atender las preocupaciones válidas de ciertos sectores de la sociedad.

Con Futuro sin humo queremos que los fumadores adultos puedan consumir productos de tabaco menos riesgosos para su salud que el cigarro. Puesto que estos productos aún no están disponibles en México, nuestra meta es ponerlos a tu alcance para lograr un #futurosinhumo.
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.