Toma de protesta de AMLO: las 5 tradiciones que rompe López Obrador
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Toma de protesta de AMLO: las 5 tradiciones que rompe López Obrador

López Obrador prometió un cambio radical para el país, y ha buscado implementar ese objetivo desde su toma de posesión, con diferentes gestos.
1 de diciembre, 2018
Comparte

Desde su campaña para la presidencia y durante su periodo como presidente electo de México, una promesa constante de Andrés Manuel López Obrador ha sido la de traer un cambio radical para el país.

Este objetivo no solo lo ha manifestado al referirse a su presidencia como una “Cuarta Transformación”, término con el que pretende situar a su sexenio al nivel de tres momentos clave en la historia de México: la Independencia, la Reforma y la Revolución, sino también con las medidas para su toma de posesión.

“El ritual está siendo alterado para marcar un mensaje, se acabó la época de la presidencia imperial e inicia una presidencia más cercana al pueblo. Ese es el mensaje central” señaló en entrevista con BBC Mundo, Sergio Aguayo, académico e investigador del Colegio de México.

“Un buen número de las medidas que está tomando como viajar vuelos comerciales, vender el avión presidencial desaparecer al Estado Mayor Presidencial, tienen sentido porque los presidentes mexicanos han abusado de los presupuestos y de los privilegios que tienen”.

Así, la visión de hacer un parteaguas de su presidencia también lo expresa AMLO en la forma en la que asume el poder este 1 de diciembre y en las tradiciones que se omitirán durante su periodo como mandatario. Aquí te presentamos algunas.

Cadetes del Colegio Militar

Getty Images
Para la toma de posesión, el presidente del senado, Martí Batres, dijo que los cadetes del Heroico Colegio Militar que escoltarán a AMLO no acudirán armados.

1. Eliminación del Estado Mayor Presidencial

El órgano técnico militar conocido como Estado Mayor Presidencial (EMP) tiene la tarea de garantizar la protección del jefe de Estado y de su familia.

De acuerdo con información del portal oficial del gobierno de México, existe desde el inicio de la vida independiente el país, aunque con diferentes nombres y características. De hecho, Agustín de Iturbide, quien rigió el primer gobierno provisional mexicano, “contó desde 1823 con un denominado Estado Mayor”.

Sin embargo, AMLO ha reiterado desde su campaña que no usará el servicio de protección y seguridad del Estado Mayor Presidencial como parte de su plan de “austeridad republicana”.

En lugar del EMP, López Obrador dijo que contará con la “ayudantía” de 10 mujeres y 10 hombres que no estarán armados y que recibirán entrenamiento “no necesariamente en seguridad”.

Ejército mexicano

Getty Images
El objetivo de la toma de posesión de AMLO es ser “austera y solemne”.

2. Presencia limitada de militares en toma de posesión

“¡Pelones, no!”, con estas palabras, el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo resaltó a mediados de octubre que no habría ni militares ni hombres armados en la toma de protesta de AMLO.

Y en un comunicado de la Cámara de Diputados rechazó que se implementara un “súper cerco de seguridad”.

“Solo la seguridad preventiva. Francamente no vemos por ningún lado un trastorno que pueda haber”.

Como contraste, Enrique Peña Nieto fue custodiado durante todo su sexenio por elementos del Estado Mayor Presidencial.

Y en el periodo en el que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) estuvo en el poder, previo al año 2000, se solían hacer desfiles como parte de la toma de posesión en los que participaba el ejército.

El objetivo, de acuerdo con Muñoz Ledo, quien como presidente de la Cámara de Diputados estuvo a cargo de la ceremonia, es que la toma de posesión fuera “austera y solemne” ya que es la “refundación de la República”.

Recidencia Los Pinos.

Getty Images
Enrique Peña Nieto recibió en la residencia de Los Pinos a la princesa de Dinamarca.

3. El presidente no vivirá en la residencia Los Pinos

La Residencia Oficial de Los Pinos, conocida coloquialmente como “Los Pinos”, ha sido desde 1934 la propiedad en la que viven los presidentes de México. Antes de convertirse en la residencia oficial, los presidentes vivían en el Palacio Nacional o en el Castillo de Chapultepec.

Sin embargo, una de las declaraciones que ha hecho AMLO desde su campaña ha sido que no vivirá en Los Pinos ni en el Palacio, sino en una casa que rentará aledaña a la zona.

“No voy a vivir en Los Pinos, van a cambiar las cosas. No voy a vivir en una mansión; voy seguir viviendo en mi casa, que es casa de ustedes. No voy a ir a vivir a esa casa que está embrujada, ahí espantan, sale el chupacabras”, señaló en mayo López Obrador en Miahutlán, Oaxaca.

Incluso, López Obrador dijo que convertirá a Los Pinos en un “espacio para las artes y la cultura” al que tendrá acceso cualquier ciudadano mexicano o extranjero y que la zona en la que se encuentra dicha propiedad pasará a formar parte del parque del Bosque de Chapultepec.

La Secretaría de Cultura entrante ya dio un paso en esta dirección y anunció que “Los Pinos” será abierta al público desde este sábado a partir de las 10:00.

Será la primera vez que se la residencia oficial se abra al público general, lo que ya causó expectativa entre muchos mexicanos curiosos de conocer el lugar donde vivieron los anteriores presidentes del país.

Avión presidencial Boeing 787-8 "José María Morelos y Pavón"

Getty Images
El avión presidencial Boeing 787-8 “José María Morelos y Pavón” se adquirió durante la presidencia de Felipe Calderón en 2012 y llegó a México en 2016.

4. Adiós al avión presidencial

En 2016 llegó a México el Boeing 787-8 “José María Morelos y Pavón”, para ser el nuevo avión de los presidentes del país y sustituir a la aeronave Boeing 757-200 “Presidente Juárez”, con 28 años de servicio, de acuerdo con información del portal oficial del gobierno mexicano.

El costo total del avión, que se había adquirido en 2012 durante la administración del expresidente Felipe Calderón, fue de US$218,7 millones.

Y desde el momento de su compra hubo críticas por el costo de la aeronave, entre las cuales resalta el famoso “ese avión no lo tiene ni Obama”, que dijo AMLO en repetidas ocasiones durante su campaña con la promesa de que venderá el avión una vez que sea presidente.

¿Cómo se transportará el presidente de México?

Ni en Morelos ni en Benito. Lo que ha anunciado hasta ahora es que viajará como lo hizo durante su campaña, en vuelos comerciales.

Beatriz Gutierrez y AMLO.

Getty Images
Beatriz Gutiérrez será la primera dama con mayor nivel de estudios en la historia de México al contar con licenciatura, maestría y doctorado.

5. No habrá Primera Dama

La esposa de AMLO, Beatriz Gutierrez ha hablado de “poner fin a la idea de la primera dama” y ser simplemente la compañera del próximo presidente.

“En México no queremos que haya mujeres de primera ni de segunda”, dijo Gutiérrez, doctora en historia, durante un mitin en Veracruz el mayo pasado.

“Con todo respeto a las mujeres que han estado antes en ese papel, decir ´primera dama´ es algo clasista”.

Sobre el impacto que tendrá o no el dejar en el pasado estas tradiciones, queda por verse.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Médicas residentes denuncian malos tratos y castigos en hospital de Edomex

Colectivos de médicos en formación señalan que esto es algo tan común en los hospitales que se ha normalizado de una generación a otra, sin que se pueda romper el círculo por la inacción de las autoridades de salud y de las instituciones de educación.
Cuartoscuro
3 de diciembre, 2021
Comparte

Médicas residentes de los servicios de terapia intensiva, cirugía y anestesiología del Hospital de Las Américas de Ecatepec, en el Estado de México, denuncian que tanto médicos adscritos, como jefes de servicio y residentes de mayor jerarquía les gritan, las insulta, las castigan y las acosan sexualmente.  

Tres médicas que están haciendo en este hospital su especialidad (lo que se conoce como residencia médica y que incluye tanto actividades académicas como operativas en la atención de pacientes y procedimientos), quienes pidieron omitir sus nombres reales por temor a represalias, contaron a Animal Político las malas experiencias que han tenido y como cuando tratan de levantar quejas, las mandan al psicólogo, porque “son ellas las que están mal” o les dicen que así es y se tienen que aguantar.

Irma, residente de Cirugía, cuenta que en este servicio en el Hospital de Las Américas hay mucha misoginia y malos tratos hacia las médicas en formación. En una ocasión, asegura, un médico adscrito les preguntó qué películas les gustaba ver en su tiempo libre, cuando una de las residentes respondió que veía películas de Tarantino, el médico respondió: “por eso las matan”. 

Lee: Por ‘novatada’ dan de baja a 5 médicos residentes y suspenden a 17 en hospital del Edomex

“Nos dicen muchas cosas muy ofensivas –prosigue Irma–, una vez, por ejemplo, un médico adscrito del turno nocturno me dijo que debería hacerme una TAC (tomografía computarizada de la cabeza) porque seguro tenía un hematoma cerebral. Desde entonces el jefe de residentes hace comentarios al respecto, burlándose de la forma en la que el doctor me insultó”. 

Ese mismo jefe de residentes, que en realidad también es un médico en formación pero que cursa ya el tercer año de la especialidad, asegura Irma, le impide entrar a cirugías, con el pretexto, dice, de que ella no está pendiente del quirófano, además, acusa que le ha impuesto guardias de castigo.

“Me castigó con asistir todos los días, en los meses de abril y mayo de este año, a pasar visita a todos los pacientes de cirugía, incluyendo terapia intensiva, COVID y piso de neurotrauma, porque según no hice una nota médica que en realidad él debió hacer, así que tenía yo que llegar a las 4:30 de la mañana y salir a las 8 de la noche para poder cumplir con el castigo, a pesar de que en ese tiempo solo se realizaban guardias mínimas por la pandemia y pese a lo inseguro que es la zona donde está el hospital, en Ecatepec”.

Aunque son pocos los residentes que se atreven a denunciar públicamente lo que viven en los hospitales, este maltrato es una realidad común para muchos y se replica de una generación de estudiantes a otra, sin que las instituciones actúen para corregirla, salvo en casos particulares. 

En las últimas semanas, varios hechos han puesto en el ojo público este problema. El 28 de octubre pasado, por ejemplo, El Instituto de Seguridad del Estado de México y Municipios (ISSEMyM) dio de baja a cinco residentes, y se suspendió temporalmente a otros 17, derivado de la “novatada” a sus compañeros de recién ingreso en el Hospital Regional de Tlalnepantla.

Entérate: Internos, médicos residentes y prestadores de servicio social: héroes anónimos o carne de cañón

En un comunicado, el ISSEMyM indicó que las agresiones contra médicos residentes de la especialidad en ortopedia y cirugía articular habrían sucedido el 8 y 9 de julio, mismas que fueron dadas a conocer por el diario Reforma.

En septiembre se estrenó, en el Shorts México, Festival Internacional de Cortometrajes, el documental Resiste Residente en el que justamente se denuncian las agresiones y malos tratos que viven estos médicos en formación en los hospitales y cómo esto afecta su salud mental.

“Querer llorar cada vez que tienes que venir al hospital no es normal”, dice una de las residentes en este documental. 

 De acuerdo con datos de la Encuesta de Médicos en Formación 2021, realizada por las organizaciones de la sociedad civil Nosotrxs, y el Colectivo de Médicos en Formación, a 2 mil 458 personas en los 32 estados de la república, el 40.2% señaló haber sido acosado sexualmente durante sus actividades formativas, y el 40.5% reportó haber sufrido algún tipo de agravio a su persona en la universidad y campo clínico.

Francisco Zapata, presidente de la Asociación Mexicana de Médicos Residentes e Internos, señala que de 2015 a la fecha han recibido 200 denuncias formales, que se ingresaron ante las autoridades de Salud o de las instituciones educativas, por casos que van desde el maltrato hasta la violación y el abuso sexual o el secuestro.

Denuncias informales que los residentes solo interponen ante esta asociación, Zapata asevera que tienen más de mil. “El maltrato es algo cotidiano, muy regular, donde los que tienen mayor jerarquía, desde adscritos hasta residentes de cuarto o tercer año, ejercen violencia sobre quienes consideran de menor rango, además las amenazas para callar esto también son muy frecuentes”.

Amparo Vera, integrante de la Asamblea Nacional de Médicos Residentes, explica que el sistema en el que están inmersos es muy jerárquico, “y los residentes de mayor jerarquía, los de cuatro o tercer año, que sufrieron castigos y burlas le hacen lo mismo a los de primer o segundo año, en lugar de romper el círculo. A eso se suma que los residentes no se toman como un recurso humano en formación sino para suplir las faltas de personal y hacer el trabajo de los adscritos, que también abusan y los castigan”.

Andrés Castañeda, del Colectivo de Médicos en Formación y la organización Nosotrxs da un ejemplo de por qué los residentes más que para formarse en una especialidad están en los hospitales en la línea de batalla.

“En el Instituto Nacional de Pediatría, por ejemplo, hay 215 médicos contratados, de ellos, en las tardes, noches y fines de semana solo trabajan 17, esto hace que los residentes tengan una enorme carga de trabajo y genera también un ambiente tóxico, donde los residentes de mayor jerarquía se vuelven dueños del piso porque los adscritos no se quieren meter”, sostiene Castañeda.

En el limbo

En el Hospital de Las Américas en Ecatepec cuando los residentes se quejan con el profesor titular de la especialidad de cirugía general o con la jefa de enseñanza, la doctora Perla Saucedo, lo que obtienen son más malos tratos o el señalamiento de que están percibiendo las cosas peor de lo que son y que deben ir a valoración psicológica en el hospital, asegura Irma.

En eso coincide “Hortensia”, residente del área de terapia intensiva en este hospital. A ella también la han enviado al psicólogo cuando se ha quejado de los malos tratos que recibe en la institución. “La doctora Perla incluso nos dice que nos tenemos que aguantar, que por algo decidimos hacer la residencia, que es parte de esto, que a ella la trataban peor, siempre nos dice lo mismo”.

Hortensia dice que su jefe de residentes también le grita y que incluso una vez le levantó la mano. “Me grita porque según él no hago lo que me dice, pero es que, por ejemplo, me pide entrar al área COVID, cuando acabo de salir o que vaya a una interconsulta COVID y después que me regrese otra vez a esta área, cuando se supone que no se hacen las dos cosas, pero me dice que si él me da una orden tengo que callarme y hacerlo”.

Entérate: PAN denuncia gasto de 255 mdp para contratar tres meses a 585 médicos cubanos

En este servicio de terapia intensiva, Hortensia afirma que se han dado casos de acoso sexual por parte de residentes hacia las compañeras, pero cuesta mucho trabajo que les hagan caso ante las denuncias y que las cambien de guardias para no estar con los compañeros agresores.

Los castigos con jornadas más largas por procedimientos o labores que supuestamente deben hacer, pero que en realidad son responsabilidad y decisión de los médicos adscritos, y el trato diferenciado también son la norma. “A quienes se llevan bien con el jefe de residentes los ponen de guardia con quienes ellos quieren, es el efecto simpatía y eso está muy mal, al resto nos rolan y nos rolan y nos ponen con compañeros de quienes ya nos hemos quejado”, asegura.

En el servicio de anestesia del Hospital de las Américas las quejas también se acumulan. “Los médicos que nos reciben el turno nos regañan o nos castigan por la forma en que se hacen los procedimientos, cuando nosotros no decidimos eso, sino el adscrito; es decir, pretenden que nosotros le digamos al médico responsable que eso no se hace de tal o cual forma, ¿para qué, para que entonces sea él el que nos regañe o nos castigue?”, dice Sonia, una residente de este servicio.

Ella también habla de un trato marcadamente diferenciado entre quienes tienen la simpatía de los jefes y quienes no. “Si yo llego un minuto tarde, me castigan, pero hay quien puede llegar media hora tarde. Cuando mis padres han estado enfermos y yo me retraso para llegar o pido ausentarme, la jefa de servicio me dice que mis problemas personales no le interesan a nadie, que yo decidí hacer una residencia y tengo que cumplir; mientras que a otros compañeros los dejan faltar hasta cuando su perro está enfermo”.

Andrés Castañeda, del Colectivo de Médicos en Formación y Nosotrxs, señala que los residentes se encuentran en un limbo, en el que no saben a quién acudir para poner sus quejas. En la encuesta realizada a residentes y médicos internos, el 54.3% dijo no saber a qué autoridades dirigirse para atender cualquier situación de violencia.

Esto pese a que la NORMA Oficial Mexicana NOM-001-SSA3-2012, Educación en salud. Para la organización y funcionamiento de residencias médicas estipula que estas deben contar con el reconocimiento de una institución de educación superior y que la organización y el funcionamiento de las mismas debe tener como base la celebración de un convenio específico de colaboración entre la institución de salud y la de educación superior, en el que se especifiquen las obligaciones que ambas asumen.

Para coadyuvar a la organización y funcionamiento de las residencias médicas, dice la NOM, los responsables de enseñanza de las unidades receptoras de residentes deben mantener una relación funcional con las instituciones de educación superior que avalan las residencias médicas.

Pero “en muy pocos hospitales, las universidades verifican lo que pasa con los residentes y ellos no saben bien a bien con quién quejarse, además tienen miedo: en este país cuesta mucho trabajo conseguir un lugar para hacer una residencia médica y una autoridad (en los hospitales) puede decidir terminar con esa oportunidad si te quejas”, señala Castañeda.  

Por eso desde estos colectivos se brinda acompañamiento a los residentes. “Lo que les pedimos es que se unan entre compañeros e ingresen escritos a sus universidades y a las instituciones de salud reportando las situaciones que viven, así en colectivo es más fácil porque se exponen menos a un mayor acoso y a los castigos. Es algo difícil y largo, pero es el camino para ir sentando precedentes para un cambio”, dice Vera.

Eso hicieron los residentes del servicio de anestesiología del Hospital de Las Américas, ingresaron una queja que llegó al Comité de Enseñanza e Investigación de esta institución, por los malos tratos y castigos sobre todo durante las guardias de fines de semana.

Además, residentes de cirugía y terapia intensiva han ingresado quejas, de las que Animal Político tiene copia, a la Jefatura de Enseñanza e Investigación del Hospital de Las Américas y han pedido su cambio a la Coordinación de Residencias Médicas en el Departamento de Enseñanza de la Unidad de Enseñanza, Investigación y Calidad del Instituto de Salud del Estado de México. 

Sin embargo, la Secretaría de Salud de esa entidad, a la que Animal Político le solicitó una entrevista para hablar de las quejas de los residentes en el Hospital de Las Américas de Ecatepec, respondió, a través de una tarjeta informativa, que solo hay una queja ingresada por parte del servicio de anestesiología.

“En relación a las supuestas denuncias por malos tratos a médicos residentes de la especialidad de anestesiología, adscritos al turno especial diurno, en el Hospital General “Las Américas” en Ecatepec – dice la tarjeta- la Secretaría de Salud del Estado de México informa que el Comité de Enseñanza e Investigación del nosocomio dio atención puntual al documento signado por médicos residentes, en el que manifiestan un supuesto abuso de autoridad, el incremento de horas extras a su horario de guardia, así como faltas de respeto hacia su persona y/o apariencia por parte de médicos adscritos al área de anestesiología”.

La dependencia señala que el pasado 12 de noviembre, autoridades del hospital, en sesión extraordinaria del Comité de Enseñanza e Investigación, determinaron iniciar, a través del área de Recursos Humanos, los procedimientos administrativos para fincar las responsabilidades correspondientes a las y los servidores públicos que resulten responsables. 

Además, en la tarjeta se señala que con el fin de salvaguardar a las y los médicos residentes y evitar cualquier situación a su persona, se determinó como medida precautoria reubicarlos en otros turnos y que la Secretaría de Salud no tolerará ningún acto que vaya en detrimento del desarrollo de los residentes.

Pero sobre las quejas en otros servicios como cirugía o medicina interna, la oficina de comunicación de la dependencia negó tener algún registro. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.