Los bonos del Aeropuerto en Texcoco: qué son, cuánto valen y por qué el gobierno va a comprarlos

El nuevo consejo de Administración del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México dijo que las obras seguirán e informó de la compra de una parte de los 6 mil millones de dólares en bonos.

NAIM
Cuastoscuro

La Secretaría de Hacienda del nuevo gobierno anunció la compra de una parte de los bonos que se emitieron en los mercados internacionales para financiar la construcción, las obras continúan aunque la cancelación del Aeropuerto en Texcoco se mantiene en pie.

Aunque el nuevo consejo de Administración del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) –entidad paraestatal encargada de la construcción del nuevo Aeropuerto- señaló que esta acción pretende dar certezas a los inversionistas, economistas consultados por Animal Político coincidieron en que se trata de una estrategia para evitar demandas.

El senador morenista Martí Batres, presidente de la Mesa Directiva en el Senado, dijo este lunes que pese al anuncio de la Secretaría de Hacienda, existe una decisión”que ya se anunció y ya se tomó, ya se consultó al pueblo, ya se resolvió que no va a continuar el Aeropuerto de Texcoco”.

Qué son los “bonos verdes” del aeropuerto

Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, el GACM colocó en los mercados internacionales bonos –instrumentos financieros de deuda– por un total de 6 mil millones de dólares, con el fin de obtener dinero para la construcción del Aeropuerto en Texcoco a través de un fideicomiso.

Estos papeles, llamados bonos verdes, fueron comprados por inversionistas en Nueva York, Estados Unidos, y se emitieron en cuatro series: tres de mil millones de dólares que se pagarán en, 2026, 2028 y 2046; la tercera de 3 mil millones vence en 2047.

Según las reglas de los bonos ofertados, éstos estarían garantizados por la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA) –que es el monto que pagan los pasajeros por el uso del Aeropuerto Internacional Benito Juárez–  una vez que iniciara operaciones el nuevo aeropuerto, recursos de las fianzas que pagan las aerolíneas, indemnizaciones, bienes del Fideicomiso de Garantía, entre otros.

Valeria Moy, directora de México, ¿cómo vamos? explica que un inversionista que haya comprado bonos puede venderlos en el llamado mercado secundario si es que no le son atractivos o necesita el dinero. También, como es el caso actual, puede venderlos a quien los emitió.

Si bien el anuncio del GACM detalla lo que sucederá con esta parte de los bonos colocados en el exterior, no las inversiones que se hicieron dentro del país, entre las que se encuentra la Fibra E, que asciende a los mil 600 millones de dólares.

Cuántos se comprarán y por qué se decidió hacerlo

En una minuta del nuevo Consejo de Administración del GACM, se anunció la oferta de compra por hasta mil 800 millones de dólares de los bonos, para cubrir “el vacío de información, con acción muy concreta y que dé certeza a los inversionistas”.

Según el documento, los bonos se empezarían a comprar el lunes a las 7 de la mañana en Nueva York por 0.90 centavos de dólar, un precio mayor al que cotizaba, que era de 0.77 centavos de dólar.

Aunque el grupo no dio detalles sobre una recompra de los otros cuatro mil 200 millones de dólares en bonos, la minuta señala que se pretende enviar “un mensaje a calificadoras que han afectados las calificaciones crediticias del Gobierno Federal y Pemex” y tener resuelto para el paquete presupuestal del 2019 el tema del aeropuerto “con certidumbre y claridad para los mercados y los inversionistas”.

El grupo tiene la opción de cancelar la obra y no pagar los bonos, explica Valeria Moy: “Eso se llama situación de incumplimento o default, pero las condiciones financieras que tendría el país hacer eso son gigantes, porque en ese momento la tasa de interés se te va al cielo, porque quiere decir este país tiene un enorme riesgo de que no pague”.

Al continuar las obras e iniciar la recompra de bonos, explica el economista Raymundo Tenorio, se evitan posibles acciones legales derivadas de llevar la cancelación del Aeropuerto en Texcoco, como se decidió tras una cuestionada consulta del entonces presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

“Es una maniobra financiera para liquidar esos bonos antes de cancelar el aeropuerto”, acotó Valeria Moy.

Este lunes, en su primera conferencia como mandatario, López Obrador dijo que las inversiones de los accionistas del nuevo aeropuerto estaban garantizadas y que también se estaban alcanzando acuerdos con las empresas constructoras.

“Es un fideicomiso, es un proceso que se tiene que llevar a cabo, yo lo que reitero es que están garantizadas las inversiones de los accionistas y que también se está llegando a acuerdos con las empresas constructoras”, dijo.

Lee: Construcción del NAIM continuará mientras nuevo gobierno negocia bonos de deuda

Quiénes van a pagar

La minuta del GACM señala que “se cuenta con el respaldo sólido de las tarifas del TUA” y que la recompra no se hará con intercambio CETES –los títulos de deuda pública emitidos por el Banco de México– pero no aclara bajo qué condiciones se otorgó el dinero para esta compra.

En una conferencia posterior al anuncio de resultados de la consulta lanzada que llevó a la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, el entonces director del GACM, Federico Patiño, dijo que la dependencia únicamente cuenta con recursos por 115 mil millones de pesos en el fideicomiso.

Este lunes, el nuevo subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera dijo en entrevista radiofónica con Grupo Fórmula que existen 120 mil millones de pesos en la caja del aeropuerto que serán utilizados serán para atender todos los compromisos relacionados con la obra.

“Con la caja que existe, con lo que ya existe en un bolsillo, se van a repagar parte de la deuda que ya existía” comentó, y añadió que el resto de los bonos están garantizados con la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA).

Valeria Moy sugiere que el anuncio de la compra de mil 800 millones de dólares en bonos pudo haber sido porque “es lo que tienen ahorita disponible para pagar, no tienen seis mil, no hay manera de que lo paguen ahorita”.
Al respecto de los 1,600 millones de pesos correspondientes a la Fibra E, el economista Raymundo Tenorio dice que se tendrá que solventar a través de deuda pública, “entonces nos vamos a pagar a nosotros mismos”.

Qué implicaciones tiene

Jorge A. Castañeda, coordinador de proyectos del IMCO, advirtió que durante el proceso de recompra el gobierno se podría enfrentar con los llamados fondos buitres, que son compras de una gran cantidad de bonos para tener un porcentaje, con los que se sientan a negociar directamente con el gobierno.

“Como ellos ya tienen mucha de la deuda que compraron mucho muy barata, tienen una posición ventajosa con el estado mexicano”, dijo.

Con la decisión de cancelar al aeropuerto, señala, se aceleraron una serie de medidas que obligan al gobierno a pagar una cantidad de dinero enorme y “se ha creado un boquete en las finanzas del presupuesto del próximo año”.

“El gobierno mexicano puede pagar esto, no va a quebrar. Es mucho más grande su presupuesto pero sí crea un problema severo” explica. Dice que para los inversionistas que compran bonos, México ya incumplió y se presentarán problemas en las nuevas emisiones de deuda en tanto proyectos específicos como el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas, o la deuda que emiten otras empresas paraestatales.

La postura de Moody’s 

Este martes, la calificadora Moody’s degradó la evaluación de bonos del aeropuerto, por 6 mil millones de dólares, de GB1 (excelente) a GB5 (pobre), debido a que estos no se utilizarán para la financiación de un proyecto ambiental calificado, como era el Aeropuerto en Texcoco.

“El GB5 refleja nuestra expectativa de que el Aeropuerto de Texcoco, tal como se evaluó originalmente, ya no existirá”, dijo el analista de bonos verdes de Moody’s, Matthew Kuchtyak, en un comunicado.

Close
Comentarios