close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Adobe Stock
Las curiosas tradiciones de la noche de Año Nuevo
¿A quién se le ocurrió comer uvas para la buena fortuna para cada mes del año que estamos recibiendo?
Adobe Stock
Por Paloma García Animal Gourmet/ Newsweek México
30 de diciembre, 2018
Comparte

Seguramente te parece de lo más normal comer uvas y tomar vino espumoso en la noche de Año Nuevo. Estos dos productos se han vuelto los protagonistas del 31 de diciembre y celebrar sin ellos nunca sería lo mismo. Pero ¿a quién se le ocurrió comer uvas para la buena fortuna para cada mes del año que estamos recibiendo?

Otra pregunta que tal vez te has formulado es: ¿a quién se le ocurrió darle el valor festivo a la sidra? Como toda tradición, estas dos tienen su historia y parten de orígenes muy similares.

Las uvas y el vino espumoso se utilizan, junto con el queso, para limpiar el paladar después de una comida en la cultura francesa. En las noches de Año Nuevo, las personas comían esto como en cualquier otra época, pero se imitó esta usanza en España suprimiendo el queso para la Nochevieja.

Resulta que a finales del siglo XIX, la Casa de Correos, uno de los edificios que rodean la Puerta del Sol en Madrid, estrenó un reloj que daría 12 campanadas en la medianoche del último día del año. Los españoles acudían a escucharlas y esto se mezclaba con las tradiciones de los pueblos vitivinícolas, que ofrecían a Dios una uva por cada mes para tener una buena añada.

Las uvas que se utilizan tradicionalmente provienen de Alicante; son blancas, de piel delgada y son fáciles de comer; la zona de Vinalopó produce más de 2 millones de toneladas que son comercializadas en estas fechas. En México puedes encontrar especies similares producidas localmente y de muy buena calidad.

La tradición fue evolucionando y hoy la gente sigue acudiendo a la Puerta del Sol a comer sus uvas. Sin embargo, se ha esparcido esta costumbre. América Latina y España tocan una campanada por mes para augurar éxito y el cumplimiento de deseos con las uvas.

La sidra es también una tradición española. Aunque muchas personas prefieren el vino espumoso, la sidra es un poco más dulce y tiene niveles más bajos de alcohol, lo que la hace más accesible a todos los públicos.

En el norte de España, tomar sidra es una usanza de la temporada de octubre a febrero. Asturias tiene una manera muy peculiar de escanciarla, mostrando destreza a los compañeros y tirando un poco al final del servicio para agradecer a la tierra todo lo dado. En el País Vasco la tradición es inversa, dan gracias primero regresando a la tierra lo que le corresponde y al grito de ¡txotx! (salud en euskera) comienzan las fiestas de celebración por la cosecha de manzanas.

Para elaborar una sidra de calidad, era complicado al principio mantenerla con sus características originales y por eso decidieron carbonatarla. Hoy en día, la mayor parte de los países de Norteamérica y América Latina la producen, además de las tradicionales del viejo mundo como las portuguesas, francesas (elaboradas con manzanas y peras en igual proporción) y españolas.

Tomar bebidas con gas replica en la boca la sensación de destellos y la mayoría de las personas lo asocian con estrellas, por eso utilizamos este tipo de vinos para celebrar. Brindar con una copa de sidra y pedir los deseos de cada mes con las uvas es un augurio de esperanza, felicidad y éxito para el año que comienza.

Tres lugares para decir adiós al 2018

Dar la bienvenida a un nuevo año siempre es motivo de celebración. Si te gusta salir y conocer distintas propuestas gastronómicas, estos tres lugares prometen ofrecer cenas y fiestas con platillos exquisitos y buenos tragos para disfrutar toda la noche.

En Huset, del chef Maycoll Calderón, el secreto es el horno de leña en que cocinan gran parte de sus ingredientes. Este restaurante ofrecerá un menú de cinco tiempos, que puedes pedir con maridaje. El precio total es de 2,550 pesos por persona e incluye una copa de vino espumoso y un kit de fiesta.

Lee la nota completa en Newsweek México

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Scott Kelly, el astronauta que rejuveneció en el espacio: estudio de la NASA confirma cambios genéticos
Scott experimentó cambios genéticos que sorprenden a los científicos. Los datos se compararon con los de su hermano gemelo Mark, que permaneció en la Tierra.
13 de abril, 2019
Comparte

¿Cómo responde el cuerpo de los astronautas a misiones prolongadas en el espacio?

La NASA acaba de divulgar los resultados de su mayor investigación sobre este tema, el llamado “estudio de los gemelos” o Twin Study.

El estudio, publicado en la revista Science, es crucial para comprender el impacto en el cuerpo humano de futuras misiones a Marte.

Se trató de una oportunidad única. Los científicos analizaron los cambios experimentados por el astronauta Scott Kelly durante 340 días en la Estación Espacial Internacional (EEI) entre 2015 y 2016.

Y los datos se compararon con los de su hermano gemelo Mark, que permaneció en la Tierra.

Los hoy astronautas retirados de la NASA fueron sometidos a numerosos controles antes, durante y después de la misión de Scott, que tenía 52 años durante la misma, y cuyas muestras fueron enviadas a la Tierra, frescas o congeladas.

Más de 80 expertos de 12 universidades formaron 10 equipos de trabajo para analizar la información.

Algunos de los resultados eran esperados, como la pérdida de densidad ósea, alteraciones en la microbiota y en la estructura del globo ocular.

Pero Scott Kelly también experimentó cambios genéticos que los científicos no han logrado explicar.

“Más joven en el espacio”

Una de las grandes sorpresas fue el cambio en los telómeros, los extremos de los cromosomas que aseguran su replicación correcta durante la división celular.

Se sabe que estos extremos se acortan como resultado del estrés, y su acortamiento está relacionado con el envejecimiento.

Los telómeros se acortan a medida que envejecemos, y eso aumenta el riesgo de enfermedades de mayor incidencia en personas mayores como problemas cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Pero en el caso de Scott, los telómeros en sus glóbulos blancos se alargaron durante su estadía en el espacio.

La encargada del equipo que analizó los biomarcadores relacionados con la edad, Susan M. Bailey, de la Universidad estatal de Colorado, dijo que “fue realmente sorprendente” constatar que se produjo ese alargamiento.

Bailey bromeó que este cambio en los telómeros “no puede ser visto como una fuente de juventud, que haga que la gente espere vivir más cuando está en el espacio”.

Por otra parte, tras el regreso de Scott a la Tierra, sus telómeros sufrieron un rápido acortamiento.

Los telómeros del astronauta son más cortos ahora que antes de la misión, lo que podría aumentar el riesgo de un envejecimiento más rápido.

Cambios epigenéticos

También se registraron cambios significativos en la expresión de genes o epigenética, que refleja cómo el cuerpo reacciona a las presiones de su ambiente.

Los científicos observaron modificaciones en la expresión genética de Scott, especialmente en genes que ayudan al cuerpo a producir energía y en genes relacionados con el sistema inmunológico.

Más del 90% de esos genes volvieron a la normalidad seis meses después de que el astronauta regresó a la Tierra.

Pero “un pequeño porcentaje de genes relacionados con el sistema inmunológico y la reparación de ADN no volvieron a sus niveles de base anteriores“, señaló la NASA.

Los investigadores no saben cuál es la explicación, ya que es muy difícil aislar la variable responsable entre todas las condiciones “anormales” que enfrentan los astronautas en el espacio: microgravedad, cambios en la dieta, mayor estrés por vivir en un espacio cerrado y mayor exposición a la radiación, entre otros.

“Es mucho lo que aún debemos comprender

Más allá de los cambios en los telómeros y la expresión genética, el cuerpo de Scott Kelly pareció adaptarse bien al espacio.

Su sistema inmunológico respondió según lo esperado cuando recibió una vacuna contra la gripe mientras estaba en la Estación Espacial Internacional.

La NASA señaló que un buen funcionamiento del sistema inmunológico es fundamental para proteger a los astronautas de microbios durante misiones prolongadas.

“Dado que la mayoría de las variables biológicas y de salud humana se mantuvieron estables o volvieron al nivel base, esos datos sugieren que la salud humana puede mantenerse en su mayor parte durante este periodo (un año) de vuelo espacial”, señaló un comunicado de la Universidad de Texas, que participó en el estudio.

“Es tranquilizador saber que cuando vuelvas a casa las cosas serán, en gran medida, como antes”, señaló en conferencia del prensa el biólogo Mike Snyder de la Universidad Standford, uno de los autores del estudio.

Cuando el cuerpo se enfrenta a un ambiente estresante se producen cambios, por ejemplo, “el sistema inmunológico está activado”, agregó el científico.

“Pero es bueno saber que aún puedes funcionar bien, que las cosas siguen funcionando normalmente (…) y que todo volverá a la normalidad”.

Jennifer Fogarty, científica del Programa de Investigación Humana del Centro Espacial Johnson de la NASA, afirmó que “el estudio de los gemelos demostró como el cuerpo se adapta y permanece resiliente incluso luego de pasar casi un año en la Estación Espacial Internacional”.

Es mucho lo que aún debemos comprender sobre como reacciona el cuerpo en el espacio“, agregó Fogarty.

“Los datos que obtuvimos en el estudio de los gemelos serán analizados durante años”.


https://www.facebook.com/bbcmundo/posts/10157460396404665


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6J642Wi0AfQ

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI

https://www.youtube.com/watch?v=08jM2WSJ48s

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.