Reformas estructurales contribuyeron al aumento de la deuda de México, reconoce gobierno de EPN

En las respuestas por su último informe, la administración de Enrique Peña Nieto señaló que el aumento de la deuda, además de las reformas, se debió a la disminución del precio del petróleo y la volatilidad internacional.

deuda
Enrique Peña Nieto (centro) en uno de los últimos eventos públicos de su administración. Cuartoscuro

La implementación de las reformas estructurales contribuyó al aumento de la deuda pública en 2014, reconoció el gobierno de Enrique Peña Nieto en las respuestas al Congreso de la Unión con motivo de su Sexto Informe de Gobierno. Aunque no detalló el monto de este aumento.

“Para apoyar la implementación de las reformas estructurales en su fase inicial el déficit público se incrementó en 2014”, señaló el gobierno en el documento enviado al Senado.

El gobierno señaló que al gasto por las reformas se sumaron las dificultades económicas de los siguientes años, lo que provocó que la deuda se incrementara entre 2013 y 2016.

A la pregunta del grupo parlamentario de Morena en el Senado sobre: “¿Por qué a pesar de las reformas estructurales que se promovieron en el presente sexenio, la deuda del sector público federal respecto del PIB ha alcanzado máximos históricos?”

La administración de Peña Nieto dijo que entre las causas del aumento del déficit está un bajo crecimiento mundial; la disminución del precio del petróleo y la volatilidad financiera internacional, que afectó el nivel del tipo de cambio,e ”impactaron en el crecimiento de la economía del país en 2015-2016”.

En total, durante el sexenio de Peña Nieto la deuda aumentó 8.3%.

El gobierno explicó a los senadores que la deuda aumentó 3.4% por la depreciación del tipo de cambio (el peso perdió valor frente al dólar), debido a que la deuda externa es contabilizada en dólares, ésta aumentó.

También señalaron que hubo un aumento de 1.5% por el ajuste por pasivos de pensiones de Pemex y CFE; el endeudamiento de las dependencias para el gasto en inversión significó un incremento de 3.4%.

La administración, que terminó el pasado 30 de noviembre, señaló que “59% del incremento en la deuda fue ocasionado por factores distintos al déficit. Sin embargo, gracias a la aplicación de un programa de consolidación fiscal, se disminuyó el déficit y se estabilizó la deuda”.

En sus respuestas parlamentarias a la Cámara de Diputados, el gobierno de Peña dijo que la deuda externa, al cierre de agosto de este año, era de 192.6 mil millones de dólares, lo que equivale al 15.7% del PIB anual.

“El endeudamiento realizado durante esta administración se ha hecho con estricto apego a lo establecido en la Constitución”, añadió en su respuesta a los diputados.

Destacó que el saldo de la deuda bajó en los últimos tres años de su gobierno gracias “aplicación de un programa de consolidación fiscal, se disminuyó el déficit y se estabilizó la deuda”.

El gobierno expuso que los pasivos pasaron de 48.7% al cierre de 2016 a 46.0% al cierre de 2017 y se espera que la deuda pública continúe disminuyendo en 2018 a 45.5% del PIB.

“Se ha trabajado en generar riqueza para todos, se deja una economía con estabilidad en mercados financieros, una economía que se entrega con una recuperación de más del 15% en los salarios reales”, destaca en sus respuestas.  

Añadió que hay estabilidad en precios de alimentos básicos. Pone como ejemplo el precio del kilo de tortilla, el cual dijo aumentó en este sexenio 17%, contra 60% en otras administraciones. Para pasar de 12.4 pesos en 2012 a 14.6 este año; el litro de leche se pagaba en 14.1 pesos, y para el cierre del gobierno se compra en 17.6 pesos.

El gobierno señaló que el frijol está en el mismo precio que al iniciar el sexenio, y el huevo se vende 5% más bajo que a finales de la gestión de Felipe Calderón.

El gobierno de Peña Nieto destacó en su respuesta que “gracias a estas medidas, el nivel de la deuda en México es más bajo con respecto al de otros países tanto emergentes como avanzados. Por ejemplo, el nivel de deuda como porcentaje del PIB observado de otras economías al cierre de 2017 fue de 78% para Brasil, 105% para Estados Unidos, 238% para Japón, 47% en promedio para países emergentes y de 59% para países emergentes latinoamericanos”.

Close
Comentarios