Por qué enojarse puede ser bueno para nuestra salud (y cómo puedes usarlo en tu beneficio)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Por qué enojarse puede ser bueno para nuestra salud (y cómo puedes usarlo en tu beneficio)

Con la ira aparece una reacción fisiológica del cuerpo que busca llenarte de energía, para que sepas responder a cualquier situación que se te presente.
Getty Images
20 de diciembre, 2018
Comparte

Generalmente, el sentimiento de ira y enojo nos deja con una sensación negativa pero ¿y si le encontráramos la parte positiva?

Aron Sell, profesor de Psicología y Criminología en la Universidad de Heidelberg de Estados Unidos ha explicado al programa de Oliver Burkmande de la BBC que el enojo y la ira pueden tener algunos beneficios para nuestra salud. Incluso en materia de supervivencia.

“La ira es un sistema muy sofisticado… para ponerlo de forma un poco dramática es como un dispositivo de control mental. Es una forma de meterse en la cabeza de otra persona y hacer que te valoren más. Es una forma de ganar conflictos haciendo que otros cambien de opinión”.

Sell describe en el programa cómo una parte importante de este “control mental” proviene de un elemento puramente fisiológico: la “cara de ira“. Según el experto, cuando uno está enfadado, la ceja se vuelve más marcada, el grosor de la mandíbula aumenta y las fosas nasales se ensanchan.

Mujer con cara de enojada.

Getty Images
Nuestra cara cambia cuando nos enfadamos. Es una forma de decirle a nuestro adversario que somos superiores físicamente, aseguran algunos expertos.

“Cada uno de estos cambios provocados por la ira te hacen parecer físicamente más fuerte ante los demás”, asegura.

Y además, no es algo que aprendemos. La cara de enfadado uno la hereda, asegura Sell, quien sostiene que los niños que han nacido ciegos “tienen caras de enojo como los demás”.

Pero ¿cómo el estar enfadados puede reportarnos alguna ventaja?

Una ventaja evolutiva

El profesor de Criminología acude a nuestros ancestros para explicarlo. Según él, lo lógico sería que aquellos que no se enojaban ni se metían en peleas tuviesen una mayor tasa de supervivencia que el resto de seres humanos. Diferentes estudios muestran que no es así.

“Lo que sucedió”, explica Sell, es que “las personas que tenían un tipo particular de ira fueron más fuertes que las que no, quienes fueron robadas y maltratadas causándoles incluso la muerte”, asegura el profesor.

Niña con cara de enfadada.

Getty Images
De acuerdo con el profesor Aaron Sell, la cara de enfadada es una ventaja evolutiva hereditaria que no se aprende.

Los que sobrevivieron fueron aquellos que amenazaron con retirar la cooperación, recordando fácilmente a los demás todo el bien que hacen. “La ira le dio a estos humanos una ventaja evolutiva“.

Qué le ocurre a nuestro cuerpo enojado

Pero para entender la ira, tenemos que saber qué le ocurre a nuestro cuerpo cuando nos enojamos. Así entenderemos la ventaja evolutiva.

La BBC habló con el profesor Ryan Martin, presidente del programa de Psicología en la Universidad de Winsconsin-Green Bay (Estados Unidos) quien presenta un podcast enfocado exclusivamente en la ira.

“Tu sistema nervioso simpático, tu sistema de lucha y de huida se activan . Aumenta el ritmo cardiaco, tu respiración y empiezas a sudar. También se ralentiza tu sistema digestivo”.

Todo esto, dice Martin, es una reacción fisiológica del cuerpo que busca llenarte de energía para que sepas responder a cualquier situación que se te presente.

Y el cerebro también hace su parte.

“Sabemos que cuando las personas sienten algo de forma muy intensa, sus pensamientos tienden a ser un poco más compartimentados”, dice Martin. “Están más centrados en la supervivencia” o “en la venganza”.

Una pareja discutiendo.

Getty Images
Nuestro cerebro se llena de energía y se centra más cuando nos enfadamos.

Es una forma de adaptarse a la situación que te provoca la ira porque no quieres estar pensando en otras cosas si estás tratando de responder a lo que te enoja.

Usar la ira a tu favor

Por tanto, la ira puede volvernos más agresivos física, verbalmente y hasta en las redes sociales… Pero hay que aprender a controlarla y usarla en nuestro propio beneficio, aseguran los expertos que aparecen en el programa de Burkmande.

Podemos usarla para enfocar nuestra mente y darnos la energía necesaria para actuar cuando lo necesitamos.

La ira no es mala en sí misma, solo necesitamos ejercer control sobre esta emoción tan poderosa y difícil de manejar para canalizarla de manera efectiva. De esta manera evitamos abocarnos a una espiral sin fin de ira y agresión.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_G0B2CRj58Y

https://www.youtube.com/watch?v=rKSb6yzhd_U

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Especial

Fiscalía Edomex investiga a funcionarios por no atender desaparición de Raúl Ferreyra

Cuando la familia acudió a las autoridades a interponer la denuncia un funcionario les dijo que regresaran en 72 horas, a pesar de que la ley estipula que en casos de desaparición la atención debe ser inmediata. 
Especial
11 de marzo, 2021
Comparte

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México anunció este jueves que abrió una investigación para determinar cuál fue el funcionario o funcionaria del Ministerio Público que instó a la familia del joven Raúl Ferreyra García, desaparecido desde el pasado 27 de febrero, a que regresara en 72 horas a poner la denuncia, a pesar de que la ley estipula que en casos de desaparición la atención debe ser inmediata.  

“Esta Fiscalía está investigando la identidad del servidor público que pudo haber dado esta respuesta en ese sentido, por lo que se ha solicitado el apoyo a la familia para ello y estar en posibilidad de iniciar el procedimiento correspondiente en su contra”, señaló la Fiscalía en un escrito enviado a este medio, en el que recalcó que es “falso” que tengan que pasar tres días para poder denunciar una desaparición. 

La reacción de la autoridad mexiquense llega horas después de que este jueves Animal Político publicó una crónica sobre cómo familiares de Raúl Ferreyra, campeón nacional de Taekwondo y estudiante universitario, tuvieron que liderar ellos mismos la búsqueda de su hijo, luego de que en el MP del municipio de Santiago Tianguistenco no tomaron la denuncia el domingo 28, un día después de la desaparición del joven, ni iniciaron una investigación inmediata.  

Lee: “No olviden a Wendy”: familiares siguen en búsqueda tras mes y medio de su desaparición

“Fuimos a ese MP en busca de orientación. Para preguntarles desesperados qué podíamos hacer, cómo nos podían ayudar. Y su respuesta fue, literal, váyanse a buscar a los hospitales y a los depósitos de cadáveres”, denunció Araceli García, madre de Raúl. 

Posteriormente, la familia logró abrir hasta el martes, tres días después de la desaparición, la denuncia en otro MP, en la Fiscalía Especializada para la Investigación de Delitos en Materia de Desaparición, con sede en Toluca. Pero hasta el momento, a más de una semana de la denuncia, los familiares señalaron que hay múltiples omisiones en la investigación, que han provocado “que se pierda un tiempo muy valioso”. 

Por ejemplo, apuntaron que la Fiscalía ha dejado pasar múltiples días sin entrevistar a los potenciales testigos que vieron por última vez a Raúl Ferreyra, luego de que éste visitó una casa en la localidad de San Pedro Tlaltizapan, a unos 30 minutos de Toluca. Tampoco les han informado que hayan analizado la sábana de llamadas del teléfono del joven, ni de los posibles testigos. Ni han recibido información acerca de la petición hecha a la compañía telefónica sobre cuál fue la última antena a la que se conectó el teléfono, para así poder triangular su última ubicación, y de esta forma centrar mucho más el rango de búsqueda de los familiares y de la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas del Estado de México.

Hasta el momento, la única pista que encontró la familia es una playera que el joven vestía la noche que desapareció. La prenda fue hallada el viernes pasado a un kilómetro de la casa que visitó en San Pedro Tlaltizapan, en una zona rural de milpas y múltiples lagunas y canales que desembocan al Río Lerma. 

Sobre las quejas y denuncias de la familia, la Fiscalía mexiquense señaló en su escrito de hoy que “no tiene como objetivo minimizar, o desacreditar lo expresado por las familias de las víctimas de cualquier tipo de delito cuando éstas tienen la idea, o sienten que el trabajo realizado por los servidores públicos de esta institución no es el óptimo”. 

“Por el contrario -añadió la autoridad-, esta institución agradece y acompaña estas manifestaciones, pues son de gran ayuda para hacer más eficiente y eficaz el trabajo de los servidores públicos que aquí laboran”. 

Por último, la Fiscalía apuntó que han estado en comunicación con la familia de Raúl Ferreyra, “para ofrecer puntualmente datos de avances de la investigación, así como escuchar sus planteamientos, atenderlos debidamente y registrar las posibles omisiones por parte de los servidores públicos responsables de la indagatoria”. 

Este jueves, familiares y amigos del joven taekwondoín mexiquense compartieron en redes sociales el hashtag #teBuscamosRaúl para dar a conocer el caso y difundirlo con el fin de obtener pistas que ayuden a localizarlo. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.