Sistema de salud en México: avanza la cobertura, pero la esperanza de vida no crece como en otros países
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Sistema de salud en México: avanza la cobertura, pero la esperanza de vida no crece como en otros países

Tres millones de personas que viven en comunidades aisladas no tienen acceso físico a ningún tipo de servicio de salud. Otros 19 millones no son beneficiarios de ningún servicio médico público. Y solo quienes pagan altos precios por esto pueden garantizar su derecho al bienestar.
Cuartoscuro
6 de diciembre, 2018
Comparte

A pesar de los avances registrados en materia de cobertura financiera y acceso a los servicios de atención sanitaria, entre 2005 y 2015 la esperanza de vida en México creció poco comparado con el resto de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Mientras que el aumento promedio de ese indicador fue de 3.4 años en las naciones integrantes del organismo, en México fue de apenas 1.7 años. El segundo más bajo solo después de Lituania.

La radiografía que hizo el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) en su Estudio Diagnóstico del Derecho a la Salud 2018 contiene numerosas explicaciones para este fenómeno. Si bien es cierto que la cobertura médica avanzó en México –en 2008, 38.4 % de la población carecía de acceso a servicios de salud y para 2016 ese porcentaje se redujo a 15.5 %– todavía hay 19 millones de mexicanos que no cuentan con cobertura para atención médica por parte del Estado.

Lo que se avanzó en ese campo se debe en buena parte a la afiliación al Seguro Popular de los sectores de menores ingresos. En 2016, señala el estudio del CONEVAL, 79.7 % de quienes se ubicaban en el decil I se encontraban afiliados a este sistema. Pero ese avance en cobertura no garantiza el acceso a servicios oportunos y de calidad.

Lo que las personas tienen más cerca en todos los casos son los consultorios de las farmacias, que han demostrado una eficiencia en cuento a cobertura mucho más alta y ordenada que la del Estado. Los mexicanos tardan en promedio 22.8 minutos en llegar al consultivo adyacente a una farmacia contra 28.8 para los centros de salud y hasta 53.4 minutos a los hospitales e instituciones públicas.

Al tiempo promedio que un mexicano puede tardar en llegar a un hospital público hay que agregarle el tiempo de espera para recibir consulta en las áreas de urgencias, documenta el informe de acceso a la salud en México. En 2010 los pacientes esperaban en promedio 23.4 minutos, para 2017 ese lapso se alargó hasta 30.2 minutos. La ineficiencia se elevó sobre todo en ciertas entidades donde los tiempos fueron mayores: Aguascalientes (51.3 minutos), Estados de México (46.9 minutos), Hidalgo (45.7 minutos), Tlaxcala (42.1 minutos) y Baja California Sur (40.7 minutos).

La brecha en la infraestructura presente entre sectores es muy grande en México. Por cuestiones geográficas y de distancia, en 2018, 30.9 % del total de las localidades del país estaban aisladas. Sus habitantes, un total de 3,137,271 personas, no tenían por esa razón acceso físico a ningún servicio de salud. En cambio, el estudio del Coneval documentó que en 2014 el sector particular contaba con más de 69 % de las unidades hospitalarias para una población afiliada a seguros privados de tan sólo 3.2 millones. El Seguro Popular y el IMSS tenían 18.3 y 6.3 % de unidades hospitalarias, respectivamente, para otorgar atención médica a una población afiliada de 55.6 y 43.4 millones.

El diagnóstico del Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018 menciona que se han presentado debilidades en la planeación integral del sistema de salud lo que ha ocasionado problemas para financiar la operación, con carencias en el equipamiento, recursos humanos, gastos de operación y mantenimiento de unidades médicas.

Poco gasto y mal distribuido

De acuerdo con el estudio del CONEVAL, México es el tercer lugar entre los países miembros de la OCDE que menos recursos asigna para la salud, 5.8 contra 9 % del promedio en 2016. Además, la evidencia sugiere que los recursos disponibles no siempre se usan de la forma más eficiente para lograr beneficios. Una de las razones que contribuyen a este problema es la fragmentación del sistema médico.

Cada uno de los esquemas de aseguramiento cuenta con su propia estructura de gobierno y rendición de cuentas, y sólo ofrece acceso a sus afiliados a través de redes independientes de prestadores de servicios financiados por esquemas distintos. Como resultado, existe una coordinación limitada para recaudar ingresos adicionales y para garantizar que los recursos se asignen de forma equitativa entre las distintas instituciones.

La falta de recursos humanos capacitados afecta también en la calidad de la atención. En 2015, la relación de médicos por cada 1,000 habitantes fue de 2.4, mientras que el promedio de la OCDE se situó en 3.4. La relación de personal de enfermería por cada 1, 000 habitantes fue de 2.8, mientras que el promedio de la OCDE fue de 9. La disparidad por estados en disponibilidad de personal médico especializado es hasta de cinco veces. En 2014, Chiapas contaba con 0.4 de estos por cada mil habitantes, mientras que la ciudad de México contaba con casi 2.

También se ha documentado que 44 % de los médicos especialistas se concentran en el sector privado; mientras que la Secretaria de Salud e IMSS suman juntos, 45.6 % , he ahí una de las razones para la saturación de ambas instituciones, de acuerdo el informe.

La falta de personal sanitario capacitado y su ineficiente distribución llevan a que la fuerza laboral en salud se sobreutilice y a situaciones de sobreexplotación, causante del fenómeno de burn out: los médicos residentes que trabajan períodos recurrentes de 24 horas consecutivas cometen 36 % más errores graves que aquellos que trabajan 16 horas consecutivas, tienen el doble de fallas en el trabajo nocturno por problemas de atención, sufren 61 % más de accidentes con material punzo-cortante y tienen el doble de riesgo de sufrir un accidente vehicular cuando conducen a casa después de 24 horas de trabajo.

Ante este panorama, el CONEVAL identifica seis retos principales para lograr avanzar en la garantía plena del derecho a la salud en México:

1) mejorar la calidad y eficiencia del gasto en salud definiendo criterios claros para una asignación equitativa y resolutiva de las necesidades prioritarias de atención de la población

2) aumentar la infraestructura en salud con especial énfasis en el primer nivel de atención. Así como mejorar la distribución de las unidades de atención médica con base en las necesidades de la población, priorizando a las comunidades rurales y de difícil acceso geográfico (y con ello disminuir las brechas entre regiones) –con estrategias como Telesalud, unidades médicas móviles u otras intervenciones que acerquen los servicios a la población en condición de aislamiento.

3) aumentar la generación de recursos humanos para la salud, atendiendo la calidad en la formación del mismo y generando mecanismos para incentivar su distribución territorial con relación a las distintas necesidades en toda la extensión del país con especial atención a las zonas detectadas con insuficiencia de personal calificado

4) mejorar la calidad en los servicios de atención a la salud, considerando en lugar central al paciente, sus necesidades, expectativas y preferencias; y seguir promoviendo el uso de la evidencia para la formulación de la política sanitaria y la mejora continua de los servicios de salud,

5) promover la planeación de políticas públicas enfocadas en la prevención y promoción de la salud con atención especial a las necesidades de grupos sociales en desventaja así como de regiones prioritarias.

6) contribuir de forma prioritaria a reducir la incidencia de la epidemia de obesidad y sobrepeso, con especial atención en el grupo de niños, niñas y mujeres adultas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Black Friday 2020: por qué el Viernes Negro se llama así y otras 4 curiosidades sobre el famoso día de compras

El Black Friday se celebra tradicionalmente en Estados Unidos al día siguiente del feriado de Acción de Gracias. Pero, en los últimos años, otros países también lo adoptaron y sus ofertas se prolongan por más de un día.
27 de noviembre, 2020
Comparte

En medio de la pandemia de coronavirus, Estados Unidos y otras naciones del mundo celebran el llamado Black Friday o Viernes Negro, la jornada de descuentos y compras en las que millones de personas desbordan tiendas y centros comerciales.

Este año, sin embargo, será diferente: según encuestas de varias firmas de EE.UU., más del 65% de los consumidores optaron por realizar compras por internet, ante los temores de contagio de covid-19.

Es un contexto sin precedentes para una fecha que generalmente provoca grandes desplazamientos de personas y enormes gastos, y en la que las tiendas físicas y sus portales de internet se llenan de ofertas y promociones especiales.

Celebrado un día después de Acción de Gracias, el Black Friday es sinónimo de consumo.

Pero ¿de dónde viene el nombre de fecha? ¿Por qué se celebra en noviembre?

Aquí te desvelamos algunas de las curiosidades que rodean esta jornada.

1. Su nombre

Black Friday

Getty Images
Hay consumidores que esperan durante meses y estudian meticulosamente los descuentos ofrecidos en el Black Friday.

En realidad “el adjetivo ‘negro’ fue usado durante muchos siglos para retratar diversos tipos de calamidades”, afirma el lingüista estadounidense Benjamin Zimmer, exeditor ejecutivo del sitio Vocabulary.com.

Pero el concepto que representa hoy el Black Friday dista bastante de ese significado.

En Estados Unidos, la primera vez que se usó “Black Friday” fue el 24 de septiembre de 1869, cuando dos financistas, Jay Gould y James Fisk, intentaron tomar el mercado del oro en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Cuando el gobierno fue obligado a intervenir para corregir la distorsión mediante el aumento de la oferta de la materia prima en el mercado, se produjo una crisis: los precios cayeron y muchos inversores perdieron grandes fortunas.

2. La fecha

Mujer hace compras en internet.

Getty Images
No siempre las ofertas en internet del Black Friday son lo que parecen…

Desde mediados del siglo XIX hasta principios del XX, Acción de Gracias se celebró en EE.UU. el último jueves de noviembre, en una costumbre iniciada por el presidente Abraham Lincoln (1809-1865).

Pero en 1939 ocurrió algo inusual: el último jueves coincidió con el 30 de noviembre.

Los comerciantes, preocupados por el corto período de compras que quedaba entre ese día y las fiestas de Navidad y fin de año, enviaron una solicitud a Franklin Roosevelt para que el presidente declarara el inicio de las fiestas una semana antes, lo que fue autorizado.

Los siguientes tres años, Acción de Gracias, que recibió el sobrenombre de “Franksgiving” (una mezcla de Franklin con Thanksgiving, como se conoce este día festivo en inglés), fue celebrado en días distintos en diferentes partes del país.

Finalmente, a finales de 1941, una resolución conjunta del Congreso solucionó el problema.

De ahí en adelante, el día de Acción de Gracias sería conmemorado el cuarto jueves de noviembre, garantizando así una semana adicional de compras hasta Navidad.

3. Síndrome de Acción de Gracias

Papa Noel en un local de Estados Unidos.

Reuters
El Black Friday comenzó en Estados Unidos, pero fue adoptado por otros países con el paso de los años.

En 1951, una circular llamó la atención sobre la cantidad de trabajadores que no iban a trabajar el día después de Acción de Gracias.

Según Bonnie Taylor-Blake, investigadora de la Universidad de Carolina del Norte, EE.UU., el boletín del mercado laboral Factory Management and Maintenance reivindica la autoría del término “Síndrome del viernes después de Acción de Gracias” asociado con el período de fiestas.

Según publicó el boletín, este síndrome “es una dolencia cuyos efectos adversos sólo son superados por los de la peste bubónica. Por lo menos, así se sienten aquellos que tienen que trabajar cuando llega el Viernes Negro. El almacén o establecimiento estaba medio vacío y los que estaban ausentes era por baja médica”.

4. Su ‘boom’ de popularidad

Loja com cartaz da Black Friday

PAulo Pinto/Fotos Públicas
Black Friday chega à sua nona edição no Brasil

El término Black Friday permaneció limitado a Filadelfia, Estados Unidos, durante un largo tiempo .

“Podías ver que se usaba de manera moderada en Trenton, Nueva Jersey, pero no traspasó las fronteras de Filadelfia hasta los años 80”, dice el lingüista Zimmer.

Aunque el Viernes Negro es considerado el mayor día de compras del año, la fecha no ganó esa reputación hasta los 2000.

Eso fue porque, por muchos años, los estadounidenses no tenían devoción por este día de rebajas sino que más bien optaban por retrasar el momento de ir a las tiendas.

Así, el momento en que sus billeteras se quedaban vacías solía ser el fin de semana: esperaban hasta el sábado (y no el viernes) para inaugurar la temporada de compras navideñas.

5. Influencia en otros países

Macy's

AFP
La influencia del Black Friday traspasó las fronteras estadounidenses.

Por mucho tiempo, los comerciantes canadienses se morían de la envidia ante sus colegas estadounidenses, especialmente cuando sus fieles clientes decidían viajar al sur en busca de buenas ofertas.

Por ese motivo, también en Canadá comenzaron a ofrecer sus propias promociones, pese a que el día de Acción de Gracias se celebra en ese país un mes antes.

En México, el Viernes Negro recibió otro nombre: el “Buen Fin”.

Se asocia al aniversario del inicio de la revolución, el 20 de noviembre de 1910, que a veces coincide con el día de Acción de Gracias en Estados Unidos.

Y como el nombre indica, el evento Buen Fin dura todo el fin de semana.

Black Friday

Getty Images
Además del Black Friday, está el “Gray Thursday ” y el “Cyber Monday”.

En Brasil, donde el feriado de Acción de Gracias no existe, el Viernes Negro pasó a incluirse en el calendario comercial del país cuando los comerciantes se dieron cuenta del potencial de ventas del día.

Y en los últimos años, países como España, Bolivia, Argentina o Perú entre muchos otros, también se sumaron a la fiebre comercial de ofertas del Black Friday o el Cyber Monday, que se celebra el lunes siguiente.

Y en los últimos años, al calendario de eventos de rebajas se le sumó una jornada más.

Wal-Mart, una de las mayores cadenas de tiendas minoristas del mundo, rompió en 2011 la tradición del Viernes Negro cuando abrió sus establecimientos en la noche del feriado de Acción de Gracias.

Esta práctica comenzó a expandirse por buena parte del mundo y a ese día adicional de compras se le bautizó como “Jueves Gris”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=_G0B2CRj58Y&t=13s

https://www.youtube.com/watch?v=3rcExl9PeFo

https://www.youtube.com/watch?v=9W9ZxcmNdj0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.