Incrementan programas sociales opacos y recortan los que sí funcionaban
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Incrementan programas sociales opacos y recortan los que sí funcionaban

El Presupuesto de Egresos para el próximo año continuará financiando programas sociales con bajo desempeño e incluso opacos, mientras recorta recursos a los que tenían un nivel de desempeño óptimo, denuncia la Agencia para el Desarrollo (GESOC).
Cuartoscuro
19 de diciembre, 2018
Comparte

En 2019 se continuará financiando programas sociales con bajo desempeño e incluso opacos que no reportan indicadores de población beneficiada ni miden impacto, mientras recortan presupuesto a los que tenían un nivel de desempeño óptimo, denuncia Gestión Social y Cooperación (GESOC).

En un análisis al Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2019, el organismo agrega que se crearán más programas sociales fragmentados que dispersan los recursos en “pequeñas bolsas” que luego son controlados por grupos de poder.

La organización dedicada a evaluar políticas sociales, gestión pública, transparencia y rendición de cuentas precisa que la propuesta que el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, entregó al Congreso hay 36 nuevos programas sociales para un total de 134. En el último año de la administración del expresidente Enrique Peña Nieto había 119.

Alfredo Elizondo, coordinador de Proyectos de GESOC, explica que el problema de incrementar el número de programas sociales es que están poco coordinados o duplicados, y “eso provoca fragmentación y propicia que los capturen grupos específicos. Además, al número de programas federales se agregan los mil 300 estatales y los 3 mil que, reporta el Coneval, operan en los municipios. Es un cúmulo de bolsitas sin reglas de operación, sin padrones de beneficiarios, sin mediciones y con muchas deficiencias”.

El análisis de GESOC resalta que el impulso que se da a tres programas prioritarios, como son becas para jóvenes, pensión para adultos mayores y el de pensión a personas con discapacidad, y el incremento al salario mínimo son estrategias positivas para mejorar los ingresos de la población, pero no son suficientes para transformar los problemas de desigualdad.

“La idea es pegarle a la única variable en la que por años no ha podido tener impacto la política de desarrollo social: el ingreso. Las medidas mencionadas van a tener un efecto positivo en esto, pero hay que considerar la baja en programas como los de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) que van a golpear más a pequeños productores, si no se les aplica una buena reestructura sobre todo para evitar que los capturen ciertos grupos”, señala Elizondo.

En su Índice de Desempeño de los Programas Públicos Federales (INDEP) 2018, GESOC ubicaba a 11 como los de alto potencial, es decir, programas que podrían tener muy buenos resultados y solo necesitaban de más recursos. De esos 11, solo tres recibieron más presupuesto. El que se lleva la mejor partida es el de Pensión de Adultos Mayores que pasa de 39 mil millones a 100 mil millones. En cambio el seguro de vida para jefas de familia, que no tendría por qué tener recorte, perdió recursos. Lo mismo el Sistema Nacional de Investigadores.

En contraste, programas con un nivel de desempeño óptimo también se propone una disminución. GESOC destaca que se eliminaron o se les redujo recursos a programas y presupuestos orientados a la igualdad de género y al fomento de las actividades de la sociedad civil organizada como el programa de estancias infantiles para apoyar a madres trabajadoras o el Programa de Conversión Social, de Indesol.

Como una de las grandes contradicciones, los programas que GESOC señaló como opacos por no dar información sobre su desempeño y que por esta razón ubicó en la categoría de caja negra, no fueron eliminados y de los 6 mil 503 millones que tenían de presupuesto solo se les redujeron 127 millones de pesos, apenas el 1.9 %.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Birmania: decenas de miles se manifiestan contra el golpe de Estado en las mayores protestas en décadas

Este sábado la ciudad más grande del país asiático vivió las protestas más multitudinarias hasta la fecha contra el nuevo régimen militar, que se impuso en el poder con un golpe el pasado 1 de febrero.
Por BBC News Mundo
7 de febrero, 2021
Comparte

Birmania vive días convulsos.

Los gobernantes militares, que tomaron el poder el lunes con un golpe de Estado que atajó abruptamente la frágil democracia birmana, han bloqueado la internet en el país mientras miles de personas salen a la calle a protestar.

A la multitudinaria manifestación del sábado en Yangón, la antigua capital, le siguió otra este domingo que no solo es la más grande hasta la fecha contra el nuevo régimen militar, sino la mayor en décadas.

“No queremos una dictadura militar. Queremos democracia “, coreó la multitud, ataviada con camisas rojas y sostenía globos del mismo color, que es el del partido de la depuesta Aung Suu Kyi.

Los automóviles y autobuses reducían la velocidad para hacer sonar sus bocinas en apoyo, con muchos haciendo el saludo de tres dedos, un símbolo de desafío contra el autoritarismo en la región.

También se re realizaron manifestaciones en más de una docena de otras ciudades.

“Tenemos que acabar con esto ahora”

Los manifestantes son trabajadores de fábricas y estudiantes, pidieron la liberación de los detenidos por el ejército, incluida la líder electa Aung San Suu Kyi.

“Estamos aquí para luchar por nuestra próxima generación, para liberarlos de una dictadura militar“, dijo una manifestante a la agencia AFP. “Tenemos que acabar con esto ahora”.

Hasta ahora Birmania, se había mantenido mayoritariamente en calma después del golpe, aunque se produjeron algunas manifestaciones en diferentes partes del país.

Las autoridades militares están atrincheradas en la capital, Naypyidaw, y hasta ahora han evitado entablar contacto directo con los manifestantes.

Policía bloqueando las calles en Yangón.

EPA
La policía bloqueó las calles en Yangón, la ciudad más grande del país.

Nyein Chan, corresponsal de la BBC en Yangon, dice que los birmanos conocen muy bien la violencia de las que son capaces los militares, pero ahora que la gente tuvo tiempo de digerir lo que está sucediendo están encontrando diferentes formas de hacer oír su voz.

El país fue gobernado por un gobierno militar opresivo desde 1962 hasta 2011.

Pero según Chan, aunque la atmósfera estaba cargada, los manifestantes se mostraron desafiantes.

“Están enojados pero también silenciosamente asustados. Saben que los militares son capaces de utilizar la violencia para reprimir la disidencia, pero sienten que no tienen otra opción”, explicó.

“Cuando un grupo de manifestantes se encontró con una fila de soldados, les gritaron: ‘Están entrenados para ser soldados profesionales, no maten a civiles‘”, relató.

Regresó internet

Por lo demás, el servicio de internet, que había sido interrumpido, ya fue restablecido.

El apagón de internet hizo que la conectividad cayera a un 16% de los niveles normales, dijo NetBlocks Internet Observatory, un organismo que monitorea las redes.

Pero el tráfico ya había aumentado a un 50% a las 14:00 hora local (07:30 GMT) de este domingo, aunque el acceso a las redes sociales, incluídas Facebook y Twitter, permanecía bloqueado.

Muchos usuarios evadieron las restricciones en las redes sociales mediante el uso de redes privadas virtuales (VPN), pero el apagón más general interrumpió gravemente su actividad.

mujer protestando en Yangón

AFP
El miércoles hubo protestas, pero no fueron tan multitudianrias como las de este sábado.

El grupo de derechos humanos Amnistía Internacional calificó el cierre como “atroz e irresponsable.

Organizaciones de la sociedad civil instaron a los proveedores de internet y redes móviles a desafiar la orden del apagón.

Mientras tanto, Suu Kyi está bajo arresto domiciliario, según su abogado. Documentos policiales muestran que está acusada de importar y utilizar ilegalmente equipos de comunicaciones (walkie-talkies) en su casa de la capital.

Además, Sean Turnell, un académico australiano exasesor económico de Suu Kyi, fue detenido en Yangón.

Turnell le dijo a la BBC que lo han confinado en su hotel y que no sabe de qué pueden acusarlo.

El golpe tuvo lugar cuando se inauguró una nueva sesión del parlamento, tras la aplastante victoria electoral de noviembre del partido Liga Nacional para la Democracia (NLD) de Suu Kyi.

Aung San Suu Kyi en 2020.

Getty Images
Aung San Suu Kyi en 2020.

Muchos birmanos vieron cómo se desarrollaban los eventos a través de Facebook, la principal fuente de información y noticias en el país.

Tres días después, se ordenó el bloqueo de plataforma por “razones de estabilidad”.

Una vocera de Twitter dijo que la prohibición socava “la conversación pública y los derechos de las personas a hacer oír su voz”. Facebook, propietaria de Instagram, pidió a las autoridades que “restablezcan la conectividad”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.