Peña Nieto terminó su administración pero… ¿Qué pasó con La Casa Blanca? (capítulo de regalo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Peña Nieto terminó su administración pero… ¿Qué pasó con La Casa Blanca? (capítulo de regalo)

A cuatro años de publicar el reportaje de La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto, no sucedió nada de lo prometido, la casa nunca se vendió y continúa a nombre de Juan Armando Hinojosa Cantú.
Cuartoscuro Archivo
Comparte

Tras seis años de gobierno, la administración de Enrique Peña Nieto dejó pendientes sin resolver, entre ellos investigar el conflicto de interés por la adquisición de La Casa Blanca que adquirió con su esposa, Angélica Rivera, como supuesta compensación a su trayectoria actoral en Televisa.

Sin embargo, con detalles y piezas “sin embonar” en las declaraciones, tanto del expresidente Peña como de la actriz, surgieron varias dudas que los periodistas Daniel Lizárraga, Rafael Cabrera, Sebastián Barragán e Irving Huerta investigaron y presentaron en la segunda parte del reportaje de La Casa Blanca. 

Ante la inquietud de saber qué sucedió con la mansión del expresidente de México, los periodistas retomaron la investigación para concluir que el principal hallazgo es que no pasó absolutamente nada, es decir, ahí está la casa, nunca se vendió.

Lee: Hinojosa Cantú, el empresario de la Casa Blanca, invitado especial en el último informe de gobierno

En los registros públicos sigue apareciendo a nombre del constructor original, Juan Armando Hinojosa Cantú y, un aviso de compra que no se concretó, dijo en entrevista para Animal Político el periodista Daniel Lizárraga.

Los detalles sobre las condiciones de la casa, que nunca se vendió, son los ejes que se retoman en esta reedición del libro. “Es una parte importante porque nosotros pensamos que la iban a devolver y que, supuestamente, cualquiera pudo pensar que alguien vivía ahí y nadie vive ahí. Fue un absoluto engaño”.

México, el país donde nunca pasa nada

La secuela de la investigación de La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto llevó, aproximadamente, un año donde las piezas estaban sueltas y solo hacía falta reorganizar todo. En el libro “podrán ver un pasaje, que no habíamos dicho de los dueños de MVS o el personal que trabaja ahí cuando -después de que ya estábamos todos fuera- Rafael Cabrera va por su finiquito y tratan de seducirlo para que se quede a trabajar con ellos”, declaró Lizárraga.

Otra de las razones por las que resulta importante el seguimiento de esta investigación se debe a las declaraciones que el expresidente Peña hizo en una de sus entrevistas por motivo del último informe de gobierno. “La entrevista a la que le puse más atención, aunque escuché todas, fue con Denisse Maerker,  hay una parte donde palabras más, palabras menos, el presidente admite que la casa la compró junto con su esposa y dice: esta casa la compramos los dos”.

Esa declaración, resulta -de acuerdo con el periodista- una acusación en parte porque todo el tiempo, en la respuesta que dio él ante la Función Pública, el presidente dijo no haber intervenido en la casa como propiedad de su esposa. “En el libro van a encontrar una parte donde le hacen un cuestionario  por escrito -al presidente- y él responde que todo lo hizo su esposa”.

Y ahora, “en una entrevista en televisión dijo: la compramos los dos. Era un asunto que estábamos comprando como matrimonio. Me parece que eso demuestra que mintió pero, lo más grave es que no solo mintió públicamente sino que mintió en una investigación”.

Te puede interesar: Expliqué la compra de la Casa Blanca aunque no tenía necesidad de hacerlo: Peña

La respuesta de decir: “es solo de mi esposa”, se encuentra en el expediente oficial de una investigación de la Función Pública y, el expresidente, “mintió ante la justicia”.

En cualquier otro país se habrían tenido consecuencias, explica Lizárraga, pero en México esto no sucede tan fácilmente porque sabemos que no pasa nada, “por eso es importante -esta parte del libro-, de recuperar cómo mintió ante la autoridad y cómo, hasta ahora, no pasó absolutamente nada con la casa”.

En México, juzgar al presidente de la república es muy complicado,  tanto como el que está en funciones como para el que ya no lo está, justo por “la burbuja de protección que tienen y que es muy difícil de romper”.

El periodista, también señaló que, a menos que un presidente cometa delitos graves o por el orden común -que tiene que ser prácticamente un asesinato o lo que se entienda por traición a la patria-, sería complicado fincarle cargos.

La conexión de los Panamá Papers

Otra de las anomalías que trae consigo la actualización de La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto es el tema de Panamá Papers, donde apareció el nombre de Juan Armando Hinojosa Cantú, contratista y empresario de Grupo Higa quien compró la Casa Blanca al presidente Peña y, a su esposa, Angélica Rivera, tal y como se presenta en la primera edición de este reportaje.

“Lo interesante resulta justo cuando se abre la investigación de la Secretaría de la Función Pública, en ese momento, Hinojosa Cantú se pone nervioso  o decide sacar de donde tenía escondido su dinero -o lo que dice que es su dinero- y pide ayuda de Mossack Fonseca en Panamá, para a través de Mosaack Fonseca mover el dinero”

Para tener acceso a esta información, el equipo de investigación, tuvo acceso a los documentos de Mossack Fonseca a través del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación donde lograron reconstruir cronológicamente, la forma en que Hinojosa Cantú fue moviendo el dinero hasta Nueva Zelanda con 100 millones de dólares.

“Mueve el dinero, al mismo tiempo que estaba siendo investigado él y el presidente para asegurarse, digamos, de que no hubiera rastros con su nombre, es una de las cosas que le piden a Mosaack Fonseca, que no dejaran rastros con su nombre y, entonces, lo depositan, digamos, a través de una serie de empresas fachada que lo pueden ver en el libro a nombre de su esposa y, a nombre de su suegra, en Nueva Zelanda”.

Las (contadas) consecuencias de La Casa Blanca

A pesar de que no hubo consecuencias claras con la casa, más que su despido de MVS, Daniel Lizárraga mencionó que “el hecho de que el presidente terminó pidiendo perdón fue muy significativo, el hecho de que, el SAT finalmente tuvo que multar y obligar a Hinojosa Cantú a que regresara a México a raíz de Panama Papers, donde obligaron a pagar”, luego de que se publicaran sus números en la investigación.

Lee: Fuego y Furia. En las entrañas de la Casa Blanca de Trump (capítulo gratis)

“Creo que eso nos ha dado un poco la razón, o nos ha dado mucho la razón y por otro lado, con la empresa (MVS) la verdad es que cada vez ha quedado más evidenciado que lo único que necesitaban era buscar más pretextos para corrernos”.

Hoy día, con la investigación de La Casa Blanca de Peña Nieto “al menos desde mi experiencia, noté que surgieron nuevas generaciones de periodistas con mucha hambre de hacer periodismo de investigación, muy jóvenes, y más mujeres, y eso lo he sentido en el país”.

“Te puedo decir que en estos cinco años he visto un resurgimiento de periodistas nuevos de investigación y que eso es muy bueno, no para el periodismo, sino para la gente porque creo que lo que tenemos que hacer es tratar de informar de la mejor manera posible y una manera de hacerlo es través del periodismo de investigación”, añadió Lizárraga.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Para ahorrar, carga antes de cruzar': los estadounidenses que viajan a México para comprar gasolina más barata

Mientras en California el precio del combustible rompe récords nacionales, son cada vez más los que deciden ir a llenar el depósito de sus autos al otro lado de la frontera. Pueden llegar a ahorrarse hasta US$60.
1 de abril, 2022
Comparte

“Para ahorrar, carga antes de cruzar”.

El mensaje, acompañado del símbolo del dólar, el dibujo de una manguera surtidora y la bandera estadounidense es ubicuo en las gasolineras de Tijuana, en el norte de México.

Pero hay otros: “¡Aquí es! Más barato que en USA. Servicio y calidad”, dicen.

Apelan a los mexicanos que cada día acuden al otro lado de la frontera, a la ciudad californiana de San Diego o alrededores, a trabajar.

Y, cada vez más, a los estadounidenses que hacen el viaje al sur exclusivamente por el precio de la gasolina.

“Yo cruzo precisamente a llenar el tanque de combustible”, le dice a BBC Mundo Jason Wells, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de San Ysidro, California.

Vive en el sur de San Diego, a apenas unos kilómetros de la línea que divide México de Estados Unidos.

“El depósito lleno en Tijuana me cuesta unos US$40, mientras que en San Diego pago más de US$120“.

Precios récord en California, subsidios en México

Hace meses que en EE.UU. el precio de la gasolina, como en muchas partes del mundo, no deja de subir.

De enero de 2021 al de este año aumentó en un 40%, según datos del Departamento de Trabajo estadounidense.

Pero el inicio de la invasión de Rusia —el tercer mayor productor mundial de crudo— a Ucrania hace algo más de un mes hizo que el precio se disparara. Y desde entonces rompe récords.

Precio de la gasolina en Los Ángeles el 8 de marzo.

Getty Images
El precio del combustible llevaba tiempo subiendo, pero con la invasión rusa a Ucrania se disparó.

El costo promedio nacional de un galón (3,78 litros) alcanzó este mes los US$4,33, el máximo en 14 años, de acuerdo a datos de la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA, por sus siglas en inglés).

La cifra palidece al compararla con el precio en California, que, por una combinación de impuestos elevados y leyes ambientales, es el más alto del país.

Este miércoles se pagaba de media en las gasolineras del estado US$5,91 por galón, frente al precio promedio nacional de US$4,24.

En México, la historia es diferente.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador se ha comprometido a mantener los precios bajo control concediendo subvenciones al sector.

Mujer poniendo gasolina a su coche en California.

Getty Images
California tiene la gasolina más cara del país.

Desde marzo, ha renunciado a cobrar el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) —el gravamen que se paga por la producción y venta o importación de gasolinas— y la Secretaría de Hacienda autorizó un estímulo fiscal adicional.

“El Estado no debe descuidar su responsabilidad social, y está aquí para proteger a la gente”, dijo el presidente en una conferencia de prensa a mediados de mes. “No se trata de dejar todo en manos del mercado”.

Al tiempo, recomendó a su homólogo estadounidense, Joe Biden, establecer un precio máximo al combustible.

Aumento de clientela

“Yo lo que sé es que en México del 3 de enero a inicios de la semana pasada la gasolina regular subió un peso y 35 centavos el galón, lo que viene a ser unos US$0,10 centavos de dólar”, le dice a BBC Mundo Alejandro Borja Robles. “En California en una semana ya sube hasta US$0,70”.

Robles es el presidente del Grupo Especializado de Gasolineros de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Tijuana.

Y eso de lo que habla las 266 estaciones de servicio que su grupo representa lo notan en sus ventas.

“En algunas gasolineras ven el aumento entre las 3 y las 6 de la mañana. Es gente que vive en Tijuana y va al otro lado de la frontera para trabajar. Y ahora llena el tanque, no los 200 pesos justos para cruzar”, aclara.

Cartel en la gasolinera Chevron del bulevar Agua Caliente, en la colonia Cacho de Tijuana.

Manuel Noctis
Cartel que invita a “cargar antes de cruzar” en la gasolinera Chevron del bulevar Agua Caliente, en la colonia Cacho de Tijuana.

“Pero los fines de semana suben las ventas de Premium (la de 91 octanos) y se ven más camionetas con placas de California”.

Es un panorama nuevo. “Durante años fue a la inversa”, dice Robles.

No fue raro que los mexicanos que viven cerca de la frontera condujeran hacia el norte para llenar sus depósitos.

La tendencia alcanzó mayor expresión en 2017, con el aumento de precios que siguió a la desregulación de la industria petrolera.

Gasolinero en Tijuana.

Getty Images

Cientos de mexicanos acudieron entonces a repostar a las estaciones de servicio de Caléxico, una ciudad californiana que linda con Mexicali, la ciudad más septentrional de México.

“Un aumento de las ventas del 6%”

Patricia Saharagui, gerente de relaciones públicas de la cadena de gasolineras Rendichicas, calcula que sus locales cercanos a la frontera han experimentado en el último mes un aumento de las ventas del 6%.

Cuentan con 39 estaciones de servicio en el el estado de Baja California, 32 de ellas en Tijuana. Y 75 en el país y el 90% de sus trabajadoras son mujeres.

Venden el galón de gasolina regular a un promedio de US$3,88 y la Premium a US$4,12. Y han colocado carteles promocionales en los que se lee: “Tu aliada para ahorrar en ambos lados”.

“El ahorro de comprar en Tijuana es considerable, hasta US$50-60 dependiendo del tipo de automóvil”, le dice a BBC Mundo.

Gasolinera de la cadena Rendichicas, ubidaca en la calle Segunda, en la Zona Centro de Tijuana.

Manuel Noctis
“Tu aliada para ahorrar en ambos lados”, dice el cartel de esta gasolinera de la cadena Rendichicas, ubidaca en la calle Segunda, en la Zona Centro de Tijuana.

“Al punto de que hay californianos que cruzan específicamente para cargar (el tanque de combustible). Ahora les sale a cuenta hacer una fila de tres horas” en el paso fronterizo para entrar de regreso a EE.UU.

“Lo mejor de ambos lados”

Es algo que Julio Vaquero no descarta.

Residente de San Diego, compartió un video en TikTok en el que se le veía repostando su Honda Civic en Tijuana por US$40. “800 pesos. Tanque lleno”, decían.

Una semana después, pagó US$70 por llenar el depósito en California.

Vive a 20 minutos en coche de Tijuana y suele ir cada mes, aunque si los precios siguen subiendo, empezará a hacer viajes semanales por la gasolina, le dice a la BBC.

Precio de la gasolina en México.

Getty Images

“Es lo bueno de vivir en una región binacional“, explica Jason Wells, de la Cámara de Comercio de San Ysidro.

Se refiere a los ciudadanos de ambos lados que cada día cruzan la frontera, para trabajar, asistir a la escuela, visitar a la familia, ir al médico, de compras o a hacer turismo. Y ahora, para poner gasolina a sus vehículos.

“Para nosotros cruzar la frontera es como cruzar la calle. Aprovechamos lo mejor de cada lado, vivimos lo mejor de ambos mundos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dVR9HB4arCs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.