En México hay talento pero no apoyo: jugadoras de americano recurren a ligas amateurs
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook: Thunder' Girls

En México hay talento pero no apoyo: jugadoras de americano recurren a ligas amateurs

Siendo aún muy joven Xóchitl emigró a EU donde se convirtió en la primera mexicana en jugar futbol americano a nivel profesional, ahora impulsa el deporte en México y sueña con una liga profesional femenil.
Facebook: Thunder' Girls
Por César Reveles
30 de diciembre, 2018
Comparte

Ante la falta de una liga profesional femenil de futbol americano en México, jugadoras de este deporte tienen que limitarse a participar en ligas amateurs a pesar de tener calidad para competir a nivel profesional.

Uno de estos casos es el de las Thunder Girls, campeonas de la Liga Extrema de Football Arena México (Lexfa), quienes tienen como head coach a Xóchitl “la Tribi” Huerta, exjugadora profesional que apenas vive su primer año al frente de un equipo.

La pasión de Xóchitl, hoy de 46 años, por el futbol americano se remonta a 1989 cuando comenzó a jugar en equipos de tochito a lado de su hermano mayor. Ese mismo año ingresó al equipo de las Águilas Blancas del IPN donde militó hasta el año 2000.

Con hambre de superarse, Xóchitl decidió emigrar a Estados Unidos para integrarse a un equipo profesional y lo logró, jugó en dos ligas profesionales distintas, una en Arizona y la otra en California, convirtiéndose así en la primera mexicana en jugar profesionalmente en Estados Unidos.

De forma indocumentada, “la Tribi” vivió 15 años en Estados Unidos, de los cuales fue jugadora activa durante 10 años, los cinco restantes se vio afectada por lesiones y tres operaciones en ambas piernas.

“Mis compañeras de equipo y coaches (al saber que era indocumentada) siempre me protegían de las autoridades migratorias, gracias a ellas pude mantenerme tantos años por allá”, relata.

En 2015 Xóchitl regresó a México para jugar dos años más y retirarse en 2017 “porque las piernas ya no me daban más”.

Tras su retiro, Huerta, se preparó para ser coach y hace un año recibió una invitación de José Luis Guerrero, propietario de la Thunder Girls, para ser la head coach de un equipo femenil que representó a Ciudad de México en un torneo nacional de 11vs11.

“Fuimos eliminadas en semifinales y de ahí José Luis me invitó a trabajar en la Lexfa dentro de la categoría 8vs8, pero ahora para ser head coach de su equipo, las Thunder Girls, así comenzó mi historia con ellas”, cuenta la exjugadora internacional.

Así, “la Tribi” hizo historia una vez más, pues se convirtió en la primera mujer head coach dentro de la Lexfa.

En su primer torneo al frente de las Thunder Girls logró el título demostrando que el género no tiene que ver con la capacidad para liderar un equipo de futbol americano.

José Luis Guerrero comenta que optó por Xóchitl porque vio en ella a una mujer que sería ejemplo para sus jugadoras, además de que es alguien que “siempre busca el éxito y el logro a través del trabajo”.

Desde su punto de vista, el que no haya más head coach mujeres se debe a que no todas tienen la misma preparación y experiencia de Xóchitl.

Las integrantes de las Thunder Girls dicen que estar bajo la tutela de la primera mexicana en jugar en Estados Unidos es motivo de inspiración, orgullo y aprendizaje diario.

Aunque está feliz por el título obtenido, fruto del trabajo en equipo, Xóchitl se dice insatisfecha y está decidida a alcanzar más metas a corto y mediano plazo.

“Me parece lamentable que existiendo tanto talento de jugadoras y un gran interés en el país por este deporte y no haya una liga profesional femenil, es triste que por el hecho de ser mujeres no confíen en nosotras, en que podemos dar el mismo espectáculo que los hombres y que tenemos las mismas capacidades”, comenta la head coach.

Asegura que todas sus jugadoras tienen las facultades para ser parte de un equipo profesional pero tienen que limitarse a jugar en ligas amateurs ante la falta de espacios.

“En torneos femeniles internacionales de 11vs11 o colegiales, México siempre da pelea a los equipos de Estados Unidos e incluso ha llegado a dominarlos, también se han conseguido terceros lugares, pero ni con esos resultados ha habido apoyo de las autoridades”, lamenta Xóchitl.

La head coach de las Thunder Girls opina que “en todos los estados del país hay jugadoras de primera categoría”, por lo que es necesario crear una liga profesional nacional que las proyecte.

Huerta cree que la creación de una liga femenil solo será posible a través del trabajo de todas las interesadas. “Nosotras mismas tenemos que abrirnos espacios y plantear nuestro proyecto porque por ser mujeres siempre nos van a relegar”.

“Sí hay proyectos de inclusión para ellas”

Si bien el futbol americano en México tiene una gran afición, la liga profesional nacional tiene poca proyección a comparación de otros deportes como el futbol soccer, y una gran parte de la fanaticada prefiere seguir la NFL que acudir a los partidos de los equipos nacionales.

Nuestro país cuenta con dos ligas a nivel profesional una de ellas, y la más antigua, es la Organización Nacional Estudiantil de Fútbol Americano (ONEFA) y por otro lado está la Liga de Fútbol Americano Profesional (LFA).

La ONEFA se creó en 1978 y actualmente está conformada por 22 equipos, todos universitarios, y aunque no tiene división femenil, los equipos pueden conformarse de forma mixta.

En entrevista para Animal Político, Raúl Rivera expresidente de la ONEFA, en el periodo 2016-2018, acepta que si bien no hay una liga profesional femenil, existe apertura para que ellas se integren a equipos profesionales.

“En la ONEFA actualmente hay alrededor de 120 jugadoras en diferentes equipos y que juegan a la par de los hombres, pues nuestro reglamento permite que los equipos sean mixtos, aquí hay barreras por ser mujer”, asegura.

Explica que el hecho de que no exista una categoría femenil en la ONEFA se debe más bien a que cada universidad no cuenta con la cantidad mínima de jugadoras para formar sus selecciones femeniles.

“El problema no es por recursos o apoyo, sino por la cantidad de jugadoras, actualmente solo son 120 mujeres en la ONEFA el día que sean más se pensará en crear una rama femenil, mientras tanto ellas pueden jugar a nivel profesional como equipo mixto”, finaliza.

Para poder jugar en algún equipo de la ONEFA, tanto hombres como mujeres, deben tener menos de 25 años y ser estudiantes de las universidades participantes.

Por su parte, la LFA fue fundada apenas en 2016 y actualmente cuenta con apenas 8 equipos, todos varoniles.

En entrevista, Alejandro Jaimes, comisionado de la LFA, explica que antes de pensar en la creación de una liga femenil, les interesa consolidar el proyecto varonil y a partir de ahí explorar nuevas oportunidades de crecimiento.

“No tiene que ver con una cuestión de género, sino con un proceso normal que llevan todos los deportes, la realidad es que en el caso del futbol americano femenil todavía no existe una base sólida de jugadoras que les permita tener una liga a nivel profesional (…) creo que van por buen camino, pero es una división que tiene que popularizarse más, y ellas están apenas en ese proceso”, comenta Jaimes.

En tanto que Juan Carlos Vázquez, fundador y socio de la LFA, aclara que las puertas no están cerradas para las mujeres en esta liga profesional, “si son jugadoras y tienen las mismas o más cualidades que nuestros jugadores y están a un nivel óptimo para jugar en nuestra liga, son bienvenidas”.

Juan Carlos comenta que en un futuro podrían contemplar la creación de una liga femenil, pero evaluando primero la factibilidad del proyecto.

“Hoy en día hay pocos deportes que puedan ser autosustentables en la rama femenil (…) tendríamos que hacer estudios de mercado, pero si la afición está dispuesta a pagar por ver un juego femenil sin duda lo contemplaremos; sabemos que hay jugadoras con el nivel y que están listas para una liga profesional pero antes tenemos que evaluar otras situaciones”, finaliza.

“Tenemos que cambiar la mentalidad”

Xóchitl Huerta lamenta que se tenga poca fe en la calidad del juego de las mujeres.

La veterana asegura que desde hace años las mujeres vienen pisando fuerte y compitiendo a un gran nivel, pero hacen falta los espacios y las oportunidades.

La head coach dice que todo sería muy distinto si en México hubiera otra mentalidad respecto a lo que hacen las mujeres.

“Yo vengo con la mentalidad de Estados Unidos y me pregunto porque aquí no puede ser igual, allá si confían en las mujeres, hay estadios, hay afición, hay condiciones dignas para las jugadoras y todo esto porque se brinda un buen espectáculo (…) las jugadoras en México tienen el mismo nivel, pero acá no se tiene la confianza”, lamenta.

Ante esta situación, “la Tribi” está consciente de que la única forma de impulsar el futbol americano femenil es no dejando de trabajar y abrirse sus propios espacios.

“Habremos de organizarnos y demostrar que somos capaces de crear nuestra propia liga profesional con base en nuestro talento, siempre trabajando juntas y así, algún día, tener una liga como la de Estados Unidos que cuenta con más de 60 equipos”.

Aunque el futuro inmediato de Xóchitl es con las Thunder Girls, confiesa que sueña con ser head coach de la selección femenil que represente a México en competencias internacionales; estar al frente de un equipo varonil profesional, y volver a emigrar a Estados Unidos pero esta vez para ser la head coach de un equipo femenil profesional.

“El futbol americano es mi vida, es el que me ha formado y me ha hecho fuerte, me ha enseñado todo (…) es el deporte más completo porque si en una jugada das el 97% te pueden lastimar, porque el rival no te perdonará, entonces a cada momento tienes que dar el 100%, por eso el futbol americano para mí, es lo más grande, es mi amor y mi vida”, finaliza “la Tribi”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Trump vs Biden: ¿cuándo sabremos el resultado de las elecciones de Estados Unidos? (y por qué puede ser tan disputado)

Estados Unidos se enfrenta a unas elecciones insólitas este martes 3 de noviembre, marcadas por la pandemia. Y puede que el resultado no se sepa hasta mucho después de la noche electoral.
3 de noviembre, 2020
Comparte

Las elecciones presidenciales que celebra Estados Unidos este martes son inéditas, y puede que pasen días o incluso semanas antes de que se conozca quién resultó ganador: Joe Biden o Donald Trump.

Millones de estadounidenses han votado esta vez por correo debido a la pandemia de coronavirus, lo que significa que es muy probable que el recuento de todos los votos se retrase.

¿Cuándo se suele conocer el resultado de las elecciones estadounidenses?

El resultado de las elecciones se suele anunciar la noche del día de las elecciones, que este año es este martes 3 de noviembre.

Diferentes estados concluyen las votaciones en horarios distintos. Las primeras urnas cierran en la costa este a las 19:00 hora local (00:00 GMT).

Después del cierre de las urnas se procede al conteo de votos en cada estado.

Los principales medios de comunicación estadounidenses “declaran” la victoria de un estado cuando creen que un candidato tiene una ventaja definitiva, pero eso es una predicción y no el resultado final. Lo mismo ocurre cuando los medios “declaran” ganador a nivel nacional.

Los presidentes de Estados Unidos no se deciden por el total de la votación popular a nivel nacional, sino ganando en los suficientes estados.

Mujer votando por correo

Getty Images
Millones de estadounidenses han votado de forma anticipada y por correo.

Cada estado tiene una cierta cantidad de “votos electorales” que se lleva por completo el ganador en ese territorio. El número de votos electorales de cada estado se basa en la población del mismo.

Para ganar la Casa Blanca se necesitan 270 votos electorales.

En 2016, la victoria electoral fue declarada a favor de Donald Trump alrededor de las 02:30 AM hora local del este (07:30 GMT), cuando la victoria en el estado de Wisconsin le permitió superar los 270 votos electorales necesarios.

¿Por qué la votación por correo podría retrasar el resultado de estas elecciones?

Durante los comicios anteriores era común que algunos estados limitaran el voto por correo, restringiéndolo a personas mayores de 65 años, aquellos que sufrían alguna enfermedad o que se encontraban fuera de ese estado.

Pero, en esta ocasión, esta modalidad está ampliamente permitida en la mayoría de los estados.

En las últimas elecciones presidenciales en el país, casi una cuarta parte de los votos se emitieron por correo.

Según el Proyecto de Elecciones de EU, hasta este 2 de noviembre más de 97 millones de estadounidenses habían votado anticipadamente, ya sea por correo o en persona. Esto ya es más que el número total de votos anticipados emitidos en las elecciones de 2016.

De estos votos un poco más de 62 millones son usando el servicio postal, en medio de los intentos de los estados por evitar aglomeraciones que puedan facilitar la propagación de la covid-19.

Estados péndulo en EE.UU.

BBC

Sin embargo, el Servicio Postal de Estados Unidos, el responsable de entregar las boletas postales, está experimentando recortes presupuestarios.

El presidente Trump impidió que se disponga de fondos adicionales, entre preocupaciones en el país por si el organismo podrá hacer frente al volumen de papeletas enviadas o si habrá mayores retrasos.

¿Cómo se contabilizan los votos por correo?

Los votos por correo suelen tardar más en contabilizarse.

Los diferentes estados tienen diferentes reglas sobre cómo y cuándo hacerlo.

La mayoría de los estados solo contarán las boletas postales recibidas antes del cierre de las urnas.

Pero algunos estados, como California, aceptarán votos siempre que sean enviados el día de las elecciones, incluso si llegan semanas después.

Promo image showing Joe Biden and Donald Trump

BBC
Puede que no sepamos el resultado de estas elecciones hasta día o semanas después.

El conteo de las boletas postales toma más tiempo porque cada voto debe tener una firma que se corresponda con la firma de la tarjeta de registro del votante.

Otro aspecto que retrasa el proceso es el momento en que se empiezan a contar esos votos.

Algunos estados como Florida, por ejemplo, comenzaron a contar las boletas enviadas por correo antes del día de las elecciones, pero ese no es el caso de la mayoría de los estados, que esperarán hasta el cierre de las urnas.

En 2016, el total de votos tardó más de un mes en escrutarse.

La entonces candidata demócrata Hillary Clinton llegó a ampliar su ventaja en el voto popular a nivel nacional, pero Trump ya había ganado los suficientes estados para asegurarse la presidencia.

¿Pueden existir demoras en los centros de votación?

Hacer fila en un recinto electoral seguirá siendo, por ahora, la forma más común en que los votantes estadounidenses entregarán su voto.

Y esa situación se complica debido a la pandemia de coronavirus y las restricciones a causa de ésta.

Algunos estados ya habilitaron centros para la votación anticipada en persona y se registraron enormes colas.

Fila de votantes

EPA
El voto en persona en algunos estados ya ha visto largas filas y cifras record de participación.

La mayoría de la gente votará este 3 de noviembre, y se estima que habrá abiertos menos centros electorales de lo habitual. También se advirtió de la falta de personal.

¿Trump y Biden aceptarán el resultado?

Existe la posibilidad de que el candidato que lleva la delantera en la noche de las elecciones no gane, una circunstancia que se ha vuelto más probable debido al voto por correo.

Biden, por un lado, aseguró que aceptará el resultado, pero insistió en que “se cuente cada voto”.

Hillary Clinton, quien fue la contrincante demócrata de Trump en 2016, ha dicho que Biden no debería conceder la victoria la noche de las elecciones “bajo ninguna circunstancia”.

“Creo que esto se va a alargar”, subrayó.

Mientras tanto, Trump advirtió que en la elección de noviembre puede producirse un “tremendo fraude” debido al voto por correo, pese a que hay muy poca evidencia de ello.

Y se negó a comprometerse a una eventual transferencia pacífica del poder si pierde.

¿Qué pasa si no se acepta el resultado de las elecciones?

El presidente llegó a decir que piensa que el resultado de estas elecciones puede terminar en la Corte Suprema de Estados Unidos.

Esto ha sucedido antes. En las elecciones de 2000, el candidato demócrata Al Gore afirmó que su estrecho margen de derrota en Florida ameritaba un recuento.

Se necesitaron 36 días para que el alto tribunal decidiera en contra de su reclamo y la contienda terminara a favor del republicano George W. Bush.

Además, este año pueden surgir otros desafíos legales, desde los requisitos de identificación para el voto por correo hasta la legalidad de los cambios hechos para esta votación debido a la pandemia.

Section divider

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.