Narcos México, quién es quién en la serie de Netflix sobre los capos mexicanos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Narcos México, quién es quién en la serie de Netflix sobre los capos mexicanos

La serie sigue los pasos de Miguel Ángel Félix Gallardo y los inicios de la estructura del narcotráfico mexicano en la década de los 80.
3 de diciembre, 2018
Comparte

La serie Narcos, de Netflix, sale por el momento de Colombia para volver su mirada hacia los capos que sentaron las bases del narcotráfico en México.

Tras una primera temporada centrada en la figura de Pablo Escobar, esta nueva saga, estrenada a mediados de noviembre, sigue los pasos de Miguel Ángel Félix Gallardo y los inicios de la estructura del narcotráfico mexicano en la década de los 80.

Aunque la serie se describe como una “dramatización inspirada en hechos reales”, en la que varios de los momentos retratados sufrieron alteraciones, la mayoría de los protagonistas se corresponden con personajes reales de la historia de México.

A continuación te contamos quién es quién en la saga de “Narcos: México”.

Miguel Ángel Félix Gallardo

También conocido como “El Jefe de Jefes” o “El Padrino”, Félix Gallardo fue fundador del cartel de Guadalajara y el narcotraficante más poderoso de México en los años 70 y 80. Aunque antes de esa época no se utilizaba la palabra cartel para referirse en México a los grupos grandes del narcotráfico.

En la serie de Netflix lo interpreta Diego Luna, y fue el primer mexicano en exportar cocaína a gran escala a Estados Unidos a través de México.

“Algo que cambió la operación de los traficantes mexicanos que solo comerciaban con marihuana y amapola”, señala el periodista de BBC Mundo en México Alberto Nájar en un reportaje sobre Félix Gallardo.

“El ‘Jefe de Jefes’ además es indirectamente responsable del actual mapa del narcotráfico en el país”.

Antes de convertirse en “El Padrino”, trabajó como policía judicial en el estado de Sinaloa.

Y fue detenido en 1989 durante las investigaciones por el asesinato de Enrique “Kiki” Camarena Salazar, agente de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA).

Enrique “Kiki” Camarena

De origen mexicano y nacionalidad estadounidense, Kiki Camarena fue un agente encubierto de la DEA que siguió de cerca el surgimiento del cartel de Guadalajara.

En la serie lo interpreta el actor estadounidense Michael Peña y, según la página web oficial de la DEA, se unió a la agencia antidrogas en 1974 como agente en Calexico.

Camarena permaneció un año y medio en México y tras ser secuestrado y torturado en febrero de 1985, fue el primer miembro activo de la DEA en ser asesinado. Tenía 37 años cuando murió.

“Las principales figuras del crimen organizado en México -entre ellas Rafael Caro Quintero, Rubén Zuno Arce, Miguel Félix Gallardo, Humberto Álvarez Machain, Mario Verdugo y Ernesto Fonseca Carrillo- fueron arrestados por la tortura y asesinato de Enrique Camarena”, señala la DEA.

“Este evento desencadenó la operación Leyenda, la investigación de homicidio más grande que la DEA había emprendido”.

Rafael Caro Quintero

También originario de Sinaloa y cofundador del cartel de Guadalajara, a Rafael Caro Quintero se le conoce como el “Narco de Narcos”.

Al igual que muchos capos de su época, provenía de una familia de campesinos con pocos recursos. Al crecer entre la siembra y la cosecha de marihuana poco a poco escaló posiciones hasta ser uno de los narcotraficantes más poderosos de los años 80.

Caro Quintero, quien es interpretado por Tenoch Huerta en la serie, fue acusado del secuestro y asesinato de Enrique Camarena.

Tras pasar 28 años en prisión, fue liberado en 2013 en un controvertido proceso legal.

Desde entonces está prófugo y Estados Unidos ofrece una recompensa de US$20 millones por su captura.

Ernesto Fonseca Carrillo, “Don Neto”

Fue socio de Félix Gallardo y capo del cartel de Guadalajara.

En la serie “Narcos: México” es interpretado por Joaquín Cosío y está emparentado con ex líderes del cartel de Juárez y Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”.

Ernesto Fonseca Carrillo y Joaquín Cosío.

DEA/Getty
Ernesto Fonseca Carrillo está emparentado con capos del cartel de Juárez y con Amado Carrillo Fuentes.

En 1985 fue capturado y sentenciado a 40 años de cárcel por el secuestro y asesinato del agente Enrique Camarena, pero en 2016 quedó en arresto domiciliario por su edad hasta obtener su libertad total en 2017.

Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”

Carrillo Fuentes fue uno de los capos más poderosos y más buscados de México.

Se le conocía como “El Señor de los Cielos” por la flotilla de aeronaves Saberliner, Learjet y Cessna que poseía para mover drogas desde Sudamérica hasta Estados Unidos para el cartel de Guadalajara y sus aliados.

Después de la muerte de Pablo Escobar, pasaría a ser el “sucesor” del mercado con “El Chapo” Guzmán, los hermanos Beltrán Leyva y Héctor Palma en ascenso, según las investigaciones de la periodista Anabel Hernández, autora de “Los señores del narco“.

José María Yazpik

Getty Images
A Amado Carrillo Fuentes se le conocía como “El Señor de los Cielos” por su flotilla de aviones.

“El Señor de los Cielos”, interpretado por José María Yazpik en la serie de Netflix, fue líder del cartel de Juárez y hermano del narcotraficante Vicente Carrillo Fuentes, alias “El Viceroy”.

Murió en 1997 tras someterse a una cirugía plástica para cambiar su aspecto.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Empleados de HSBC denuncian que se ocultan casos de COVID-19 y se incumplen medidas sanitarias

Los empleados hicieron un llamado a la institución bancaria para que se adopten realmente las medidas que implementó el banco en general, se apoye a los trabajadores sindicalizados con las pruebas de COVID, y no se oculten los casos positivos.
Cuartoscuro
16 de mayo, 2020
Comparte

Empleados del banco HSBC que pertenecen a la subdirección de Xochimilco, que agrupa sucursales en Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco, denuncian falta de apoyo por parte de la empresa, que les ocultan los casos que han dado positivo a COVID-19, y que en algunas sucursales no se respetan las medidas sanitarias.

Un trabajador del banco (quien pidió proteger su identidad por temor a represalias) contó que al menos tres empleados han dado positivo a COVID-19 en la zona, sin embargo, al personal no se le informa de los casos, por lo que se ha generado mucha incertidumbre ante el riesgo que tienen y sobre si podría haber más contagios.

Te puede interesar: Familia acusa abandono de Cofepris y sindicato para trabajador fallecido por COVID-19

“Quien se contagió nos avisó por chat, ‘oye, ¿sabes qué? Di positivo a COVID, ve a hacerte la prueba’, y en sucursales no nos informan nada de manera oficial, tenemos que rogar para que nos den información cuando está de por medio nuestra salud, no sé por qué quieren ocultar que alguien está enfermo”, señala.

Otro empleado, que pidió también proteger su identidad, dijo que, pese a que mandaron a cuarentena a la persona que dio positivo, se siguió trabajando normal durante algunos días.

Fue hasta que se presionó a los directivos para que confirmaran el caso que se cerró la sucursal y se mandó a aislamiento a todo el personal del banco durante 14 días y se sanitizó el área.

La institución bancaria negó que haya falta de apoyo con sus trabajadores y asegura que se realizan las acciones necesarias para proteger a todos sus colaboradores y clientes.

“De las dos inspecciones que la autoridad ha realizado para verificar las condiciones de trabajo, no se ha presentado ningún tipo de multa o hallazgo serio”, respondió el área de comunicación externa de HSBC México y Latinoamérica.

Sobre la acusación de que se oculte información sobre los casos positivos de COVID-19 y de que se tardó en cerrar una sucursal, respondió que se está investigando quién es la subgerente y el caso en específico.

“Cuando tenemos un caso confirmado hacemos un proceso de limpieza, desinfección y sanitización profunda”, asegura la empresa.

Pruebas pero no para todos

A algunos trabajadores que estuvieron en contacto directo con el caso positivo se les pidió que se realizarán la prueba, unos pudieron hacerla, pero otros no.

El personal que está sindicalizado solo tuvo la opción de pagar por la prueba en un hospital privado o acudir al IMSS.

Algunos prefirieron asesoramiento telefónico por las vías que ha dado el gobierno y al no presentar síntomas no se hicieron la prueba.

Otra parte de la plantilla laboral, que sí tiene seguro de gastos médicos mayores en hospital privado, porque tienen un contrato distinto, sí pudo realizar la prueba de manera inmediata.

El banco nos está poniendo en riesgo, si hay un caso de COVID creo que tienen la obligación de informarlo, por eso le pedimos su apoyo para realizarnos las pruebas en un hospital privado, ya que también ir al IMSS es tardado y nos exponemos”, dijo uno de los trabajadores sindicalizados.

Ante esta situación, varios trabajadores le explicaron la situación al sindicato. Animal Político tiene copia de ese reporte en donde le hacen ver que se ocultan los casos positivos y que las sucursales siguen abriendo aun cuando hay un caso confirmado y se expone tanto al personal como a los usuarios.

“Un compañero de ventanilla ya dio positivo a COVID-19 y la subdirección decidió aun con eso abrir nuevamente la sucursal ya que estiman que los números de producción están bajos”, se lee en su denuncia.

Pero HSBC señaló que en casos sospechosos inmediatamente se siguen los protocolos para el personal y dan cuarenta preventiva cuando hay contacto cercano con alguien contagiado (confirmado), o exista contacto cercano con alguien sospechoso a coronavirus.

El banco también dijo que si algún empleado da positivo a COVID-19 cuenta con póliza de gastos médicos mayores o con servicio médico.

Entérate: 13% de las empresas en México se niegan al cierre por pandemia COVID-19

Otra cosa que los alarma es que haya rotación de personal, pues mandan a empleados sanos a sucursales en donde hay contagios y muchas veces, vuelven a regresar a su banco de origen, lo cual, consideran, los expone y puede provocar más contagios.

“Vale más la vida de una persona que abrir una tarjeta de crédito al día. Nosotros entendemos que el banco debe vender, de ahí viene nuestro sueldo y lo comprendemos, pero no queremos esta incertidumbre, también queremos su respaldo”, señala uno de los cuatro empleados entrevistados.

“Los trabajadores muchas veces no decimos nada por miedo”, coincidieron.

El reporte que escribieron al sindicato se envió con copia a la Secretaría de Salud solicitando una asesoría a sus superiores sobre el tema y para concientizarlos de lo delicado que es la enfermedad y se tomen las medidas sanitarias pertinentes.

“Otras subdirecciones ya tomaban medidas de sana distancia dos o tres semanas antes que nosotros, pero acá en la de Xochimilco todo fue tardío, se ha minimizado mucho el asunto, por varios día estuvimos comprando cubrebocas, finalmente sí nos dieron gel y cubrebocas y medio se acataron las medidas generales pero ya muy tarde”.

“Los directivos te bombardean con mensajes de que estamos con ustedes en esta temporada difícil por la pandemia, los vamos a apoyar y no los vamos a dejar solos, nos agradecen nuestro trabajo y nos dicen échenle ganas, pero de qué me sirve que me des las gracias si no me estás cuidando como debes hacerlo o no me apoyas cuando hay riesgo”, asegura uno de los trabajadores entrevistados.

Hacen énfasis en que no ven las mismas condiciones entre subdirecciones, por lo que piensan que el problema está focalizado en las sucursales de Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco.

“Si nosotros nos comunicamos al sindicato lo hacemos de manera externa porque si la subdirectora se entera se molesta con nosotros, nos amenazó con sanciones, pero estamos en todo nuestro derecho de exponer lo que nos pasa”, señalan.

Medidas de HSBC que no se cumplen

El 12 de abril, la institución bancaria informó en un comunicado que por la contingencia sanitaria se hicieron ajustes operativos para proteger a sus colaboradores y facilitar la atención de los clientes y usuarios bajo estrictas medidas de sana distancia.

Detalló que solo el 75% de las sucursales de HSBC México permanecerían abiertas y que las sucursales que fueron cerradas son las ubicadas dentro de plazas comerciales y aquellas con el menor personal en operación.

El banco dio a conocer que entre las medidas adoptadas en las sucursales abiertas es que haya limpieza y sanitización, y el uso de gel antibacterial para clientes y colaboradores.

Otra medida fue el acceso limitado de 10 a 20 personas, dependiendo del tamaño de la sucursal, podría bajar de 10 a 5 personas para evitar concentraciones, y que clientes mantengan sana distancia de 1.5 y 2 metros dentro y fuera de las sucursales.

La indicación fue que las sucursales trabajarían con 60% de los empleados bancarios y que participarían en un esquema de rotación programada.

Sin embargo, algunos empleados que pertenecen a la subdirección de Xochimilco dijeron que no en todas las sucursales se cumplen estas medidas.

“A nosotros nos redujeron una hora el horario laboral, pero todos seguimos trabajando, se supone que una semana descansaban unos y el resto la siguiente, para no estar todos en una sucursal pequeña, pero no lo hicieron, estamos todos”.

Un trabajador detalla que aun cuando uno de los bancos cerró al público por un caso positivo de coronavirus, se seguía abriendo discretamente para concretar cosas con los clientes.

“Ahorita en donde estoy somos seis en escritorio, solo tres tendríamos que estar atendiendo y los otros tres haciendo llamadas telefónicas o ser enviados a otra sucursal cerrada a hacer las llamadas, según el protocolo, pero estamos todos”, comenta.

“Nos dicen, mientras no llegue salubridad podemos seguir atendiendo con cubrebocas y guantes, así nos tienen. A veces sí hay alguien en la puerta contando a los clientes para no saturar la sucursal, pero otros días nadie vigila, la gente entra y permanece adentro superando la capacidad permitida”.

Un trabajador expresa que en su sucursal no hay cristales en las ventanillas y que hasta los mismos clientes les dicen que aunque sea pongan unos plásticos o acetatos para que no estén tan expuestos.

Animal Político llamó al sindicato de HSBC para conocer sobre las denuncias y las medidas que se tomarían. Confirmaron que por la contingencia sí han recibido muchas quejas por parte de los empleados, pero que por la situación y la carga laboral no podrían dar declaraciones en estos momentos.

Los empleados hicieron un llamado a la institución bancaria, en particular, para que pongan atención en la subdirección de Xochimilco, en donde se han reportado estos casos, piden que no se minimice el tema del coronavirus, que se adopten realmente las medidas que implementó el banco en general, se apoye a los trabajadores sindicalizados con las pruebas de COVID, y no se oculten los casos positivos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.