close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

México bate récord de solicitudes de asilo, pero recortan presupuesto para Comisión de Refugiados

La Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados tendría el presupuesto más bajo en siete años, de acuerdo con el proyecto de egresos 2019 y que aún tiene que ser aprobado por la Cámara de Diputados. 
Cuartoscuro
19 de diciembre, 2018
Comparte

El año 2018 registrará el número más elevado de solicitudes de refugio a México del que se tenga registro: según datos oficiales, al 3 de diciembre suman 26 mil 566 peticiones de personas extranjeras que pidieron la protección internacional del Estado mexicano; un 82% más en comparación con 2017, que ostentaba hasta ahora el récord, y hasta 202% más que en 2016.

Sin embargo, aunque el número de solicitudes de refugio se ha ido multiplicando de manera muy rápida en los últimos cuatro años -entre 2014 y 2018 se dispararon 1,143%-, el presupuesto destinado a la Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados (COMAR) no ha aumentado de manera paralela.

Al contrario, para el próximo 2019 se prevé, incluso, un recorte, a pesar de que el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha prometido en reiteradas ocasiones que impulsará un cambio en la política migratoria mexicana que privilegiará el enfoque de derechos humanos de las personas migrantes, frente a la política de detención y deportación de anteriores administraciones.

De acuerdo con el proyecto de egresos 2019 presentado el sábado pasado, y que aún tiene que ser aprobado por la Cámara de Diputados, la Secretaría de Hacienda pidió para la COMAR un presupuesto de 20 millones 843 mil pesos, casi cinco millones menos que este 2018.

De hecho, de aprobarse el presupuesto en la Cámara, la COMAR tendría el presupuesto más bajo en siete años –desde 2012, con Felipe Calderón-, a pesar de que en este 2018 se batirán todos los récords de solicitudes de refugio, y a pesar también de que, según pronósticos de la propia COMAR, en conjunto con la Oficina de Refugiados de la ONU (ACNUR), para el próximo año se prevé que hasta 48 mil personas podrían solicitar asilo en México; un 80% más que este 2018.

“Me sorprendió el recorte”

Animal Político buscó al nuevo coordinador de la COMAR, Andrés Ramírez Silva, para preguntarle cuál es su postura ante este recorte a un presupuesto ya muy reducido de por sí, y que ha sido objeto, incluso, de recomendaciones para incrementarlo por parte de organismos internacionales como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

“La verdad, sí me ha sorprendido el recorte. Yo pensaba que habría un incremento al presupuesto, y un incremento, además, significativo,” admitió en entrevista el nuevo responsable de la Comisión Mexicana de Refugiados, quien subrayó que, desde que lo invitaron a dirigir la COMAR siempre ha señalado que para salir de la situación de “colapso” económico en la que se encontró la dependencia se necesitan más recursos, no solo por el aumento de las peticiones de asilo, sino también para atender las solicitudes de 22 mil personas que aún tienen atrasadas desde el año 2017.

“Lógicamente, el presupuesto (de la COMAR) tendría que incrementarse, si es que queremos responder de manera correcta y adecuada al gran reto que tenemos de las llegadas de personas en necesidad de protección internacional”, insistió Ramírez Silva, quien contó que hubo un “reclamo” por parte suya, así como de la propia secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, cuando hace un mes y medio recibieron de la Secretaría de Hacienda el proyecto de presupuesto para la COMAR con una reducción de recursos.

“Se dijo entonces que se hablaría con quien hoy es el secretario de Hacienda (Carlos Urzúa), para que tratara de compensar esta situación. Pero no hubo la posibilidad de lograr nada al respecto, y esto escapa a la señora Sánchez Cordero. Así que la secretaría de Hacienda hizo los ajustes presupuestales a lo que ellos consideraron pertinente”, expuso Ramírez Silva, quien fue funcionario de ACNUR durante 28 años.

Objetivo: 80 millones

¿Esperan, ahora, que los diputados puedan realizar alguna modificación al presupuesto para obtener más dinero? –se le cuestionó al respecto-.

-Difícilmente los diputados van a estar en condiciones de hacer una modificación en el presupuesto, aunque la comisión de asuntos migratorios está muy consciente, y siempre ha sido muy simpatizante, de la importancia que tiene un incremento sustancial al presupuesto de la COMAR. Pero no podemos esperanzarnos a que pueda haber una modificación.

¿Entonces, qué va a pasar?

-Bien, ante esta situación, el licenciado Alejandro Encinas (subsecretario de población, migración y derechos humanos) ha pensado, de forma responsable, que se tiene que hacer una redistribución del presupuesto al interior de la Subsecretaría para que fondos mucho más significativos puedan llegar a la COMAR.

¿Cuánto dinero recibirían a partir de esa redistribución?

-Estamos hablando de triplicar el presupuesto. Es decir, ahora tienes en el proyecto de egresos 20 millones 800 mil pesos, y se busca añadirle otros 43 millones que saldrían de la propia Subsecretaría de Población, Migración y Derechos Humanos. Además, la ACNUR se comprometió a ayudarnos con un proyecto llamado ‘Proyecto Puente’, que también aportaría otros 20 millones de pesos. Por lo que, en total, esperamos tener unos 83 millones de pesos, que ya es algo más decente, y que era, más o menos, lo que yo había solicitado para la COMAR. Creo que 80 millones puede ser un presupuesto mucho más razonable que los 25 millones que, año con año, se había estado otorgando a la COMAR.

Más personal y nuevas oficinas

En lo que sí ha habido un aumento, expuso Ramírez Silva, es en el número de personas que laboran al interior de la COMAR para atender la cada vez más grande oleada de peticiones de refugio en México ante la situación de violaciones a derechos humanos que se vive en el Triángulo Norte de Centroamérica; especialmente en Honduras, donde las pandillas y el crimen organizado llevan años provocando que miles de personas huyan del país en busca de asilo en otras naciones, como México y Estados Unidos.

Si bien en junio 2015, Animal Político publicó que la Comisión tenía solo a 15 oficiales de protección para atender 2 mil casos de personas pidiendo asilo, ahora la dependencia cuenta 50 funcionarios de planta, y el nuevo titular de COMAR aseguró que están en conversaciones para que se integren más elementos que proceden de la comisión para la atención de la frontera sur, y otros ocho elementos del Registro Nacional de Población (RENAPO).

“Vamos a llegar a ser cerca de 200 funcionarios”, aseguró Ramírez Silva, quien además dijo que ya están proyectando abrir oficinas nuevas, a las tres que la COMAR tienen en la actualidad en la Ciudad de México, Acayucan (Veracruz), y en Tapachula (Chiapas), más un agregado en la ciudad de Tenosique, Tabasco, en la frontera sur mexicana.

“Estamos pensando abrir oficinas en Palenque, Chiapas, en Saltillo (Coahuila), Aguascalientes, y Tijuana, y en algunos otros lugares que tenemos que examinar”, dijo el titular de la COMAR, quien destacó que el trabajo será “en tándem” con la ACNUR y el Proyecto Puente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Jamie Clarke

El padre que llevó a su hijo a Mongolia para desconectarlo de su celular

El montañista Jamie Clarke quería estrechar los lazos con su hijo, Khobe, de 18 años, así que lo llevó de viaje a Mongolia para que descubriera lo que puede hacer al estar lejos de la pantalla de su "smartphone".
Jamie Clarke
2 de enero, 2020
Comparte

¿Cómo logras que un adolescente suelte su teléfono y te hable? Jamie Clarke fue hasta Mongolia con su hijo para averiguarlo.

Mientras recorría un valle remoto del país asiático en su motocicleta, el aventurero Jamie Clarke dejaba que el zumbido del motor y el viento resonaran en su mente al mismo tiempo que sus pensamientos vagaban.

Después de varias horas, se detuvo para quitarse el casco y mirar el mapa.

Esto era lo que le gustaba de las aventuras: la soledad, el paisaje y la sensación de estar a cargo de su propio destino.

Pero cuando su hijo de 18 años se detuvo justo detrás de él en su propia motocicleta, tenía una visión diferente del largo viaje que acababan de terminar.

Para él, estar solo con sus pensamientos era novedoso e inquietante.“¡Oh, dios mío, fue terrible! ¡No puedo quedarme así con mi cerebro!”, exclamó.

Pero precisamente por eso los dos habían decidido embarcarse juntos en esta aventura.

Enojado y triste

Clarke, esquiador, montañista y excursionista de toda la vida, sentía que estaba perdiendo contacto con su hijo Khobe, quien siempre estaba hablando por teléfono en su casa en Calgary, Alberta, en el suroeste de Canadá.

Jamie Clarke y su hijo Khobe en Mongolia.

Jamie Clarke
Khobe Clarke tuvo que prepararse para escalar montañas.
Montañas de Mongolia.

Jamie Clarke
¿Hay que ir al otro lado del mundo para despegar a tus hijos del celular?

El padre, en parte, se culpaba a sí mismo. Como todo el mundo, él también tiene un teléfono inteligente y disfrutaba jugando con su hijo en su Blackberry cuando era pequeño.

“Si alguna adicción tenemos hoy como individuos y como familia, nosotros (los padres) la perpetuamos”, dice Clarke a la BBC. “Los teléfonos son dispositivos geniales, pero comenzamos a sentir que nos están controlando y no al revés”.

El problema había llegado a un punto crítico unos años antes, cuando Clarke fue con su familia a un refugio de esquí remoto durante un fin de semana para celebrar su cincuenta cumpleaños.

El área no tenía wifi y no había señal de celular.

“Nunca antes había experimentado un fin de semana sin mi teléfono”, dijo el hijo de Clarke, Khobe, a la BBC. “Fue muy raro para mí”.

El joven admite que en ese momento estaba enojado por tener que viajar, y triste porque sin Snapchat o Instagram no tenía idea de lo que estaban haciendo sus amigos en casa.

Eso hizo que su padre pensara sobre el papel que la tecnología había desempeñado en su vida familiar, y sobre cómo solucionarlo.

La preparación

Durante mucho tiempo, había soñado con viajar a través de Mongolia en bicicleta. Ahora que su hijo era mayor, ¿por qué no hacerlo con él?

Hace aproximadamente un año, se lo propuso a Khobe. En un primer momento, el joven rechazó la idea. “Dije que no con bastante rapidez”, recuerda.

Jamie Clarke y su hijo en Mongolia

Jamie Clarke
Padre e hijo pudieron conocerse en distintas facetas.

“Pero se convirtió en una idea divertida… la preparación hizo que fuera emocionante ir y hacerlo”, rememora.

Khobe obtuvo su licencia de motociclista y los dos practicaron viajes más largos.

Pese a que su padre había subido el Everest dos veces, Khobe nunca había escalado una montaña, por lo que también tuvo que adentrarse en el montañismo.

“¿Ver las estrellas?”

Los Clarke partieron el 28 de julio y, en el transcurso del mes siguiente, viajaron más de 2.200 kilómetros a través de Mongolia en moto, caballo y camello.

Aunque el viaje era totalmente material de Instagram, se abstuvieron de publicar sus fotos en internet hasta que regresaron.

Khobe reconoce que estar lejos de su teléfono fue un desafío.

“Creo que todo el tiempo estuve bastante consumido por extrañar mi teléfono”, cuenta. “Te das cuenta de lo aburrido que se vuelve todo. Cuando estoy aburrido puedo simplemente abrir YouTube o Netflix. Pero sin teléfono, ¿qué voy a hacer, mirar las estrellas?”, señala.

Pero también dice que conocer más a su padre valió la pena, especialmente durante el tiempo que pasaron en sus carpas o simplemente cocinando.

“Me sorprendió que cuando está lejos del trabajo y la familia, actúa como una persona más cercana a mi edad”, dice.

Jamie Clarke y su hijo Khobe en Mongolia.

Jamie Clarke
Jamie y su hijo recorrieron Mongolia en moto, caballo y camello.

Del mismo modo, Clarke se sorprendió al ver cuán maduro era su hijo cuando no estaban confinados a su típica dinámica de crianza padre-hijo.

“Me ayudó a ver a Khobe de una manera diferente. Lo veía como un niño que seguía dejando su chaqueta sobre la mesa, sin lavar los platos”, dice. “Y pude verlo como un hombre joven, y me impresionó lo bien que pudo actuar bajo presión”.

Horario sin pantalla

No tienes que ir al otro lado del mundo solo para relacionarte con tus hijos, dice Caroline Knorr, editora de Paternidad de Common Sense Media, una organización sin fines de lucro que educa a los padres sobre los medios y la tecnología.

“Los padres pueden establecer horarios sin pantalla en casa durante todo el año, pero especialmente durante las vacaciones”, opina.

Knorr recomienda hacer cosas divertidas durante el tiempo sin pantallas, como jugar, salir a caminar o incluso ver una película.

“Lo realmente importante es que los padres comuniquen por qué es valioso pasar tiempo desconectados”, indica.

“Di explícitamente ‘estoy apagando mi teléfono para que podamos tener tiempo en familia'”, sugiere.

Khobe Clarke en Mongolia.

Jamie Clarke
El joven se dio cuenta de que nunca había pasado tanto tiempo solo con sus pensamientos.

Knorr cree que también es importante no demonizar la tecnología, ni a sus hijos por usarla.

“Creo que muchas veces los padres se preocupan porque creen que ‘los medios están cambiando el comportamiento de sus hijos'”, apunta.

“Pero en realidad es normal y natural en el desarrollo de los adolescentes que se interesen en la cultura pop y no en el tiempo en familia”, aclara.

Sin embargo, esta parte natural de la adolescencia se ve potenciada por redes sociales como Tik Tok o Snapchat, que están diseñadas para mantener la atención de los usuarios durante el mayor tiempo posible para ganar dinero con publicidad.

Lecciones

Clarke dice que ahora que su viaje ha terminado, él y su hijo están tratando de aplicar en su vida cotidiana algunas de las lecciones que aprendieron.

Jamie Clarke y su hijo Khobe en Mongolia.

Jamie Clarke
Khobe dice que la vida en carpa fue su parte favorita del viaje.

“Tengo que darme cuenta de que la tecnología es valiosa y usarla, mientras él se está dando cuenta de lo consumidora que es. Quizás ambos necesitemos recordar quién tiene el control: tú o la aplicación”, sostiene.

Khobe asegura que está tratando de ver la tecnología como algo que “quiere usar, no que tiene que usar”.

“Estoy tratando de cambiar mis hábitos cuando estoy con un grupo de personas y se supone que es tiempo de interacción social, no de que todos estén con su teléfono”, dice.

“Es grosero no darle toda tu atención a la gente”.

.


https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

https://www.youtube.com/watch?v=KD1_rWvZnzg&t=18s

https://www.youtube.com/watch?v=-NSjnc3NL2k&t=7s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.