close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixaby

Tres recetas de chefs mexicanos para la cena de Año Nuevo

La cena de Año Nuevo es un acontecimiento perfecto para experimentar con nuevos sabores.
Pixaby
Por Animal Gourmet
31 de diciembre, 2018
Comparte

La cena de Año Nuevo es un acontecimiento perfecto para experimentar con nuevos sabores.

Para que lo logres, tres chefs mexicanos nos compartieron recetas de los platillos que preparan en su cena de fin de año. ¡Qué las disfrutes!

Ensalada de temporal con vinagreta de naranja y mezcal

Desde Oaxaca, Sabás Espinoza, chef del restaurante El Tendajón, comparte esta ensalada que puede ser tan compleja como queramos.

“Conservando la misma base podemos utilizar las frutas disponibles dependiendo de la temporada”, dice Sabás.

La recomendación de Sabás es acompañar esta ensalada con pechuga de pollo a la plancha, aunque también la puedes comer sola o como guarnición en esta temporada navideña.

Ingredientes

Para la ensalada

1 paquete de lechugas mixtas

1 paquete de arúgula baby

Vinagreta de naranja y mezcal

100 gramos de queso provolone

50 gramos de nuez garapiñada

1 pieza de manzana

3 piezas de higo

10 piezas de fresas

1 mandarina en gajos

3 piezas de guayaba

Para la vinagreta

Jugo de dos naranjas

3 cucharadas de miel de abeja

3 onzas de mezcal (90 mililitros)

3 cucharadas de mostaza antigua

90 mililitros de vinagre de vino blanco

250 mililitros de aceite de oliva

Sal y pimienta

Procedimiento

Para la vinagreta

Hervir el jugo de naranja, el mezcal y la miel. Pasar esta mezcla a un bowl y dejar enfriar. Incorporar la mostaza y el vinagre. Mezclar un poco con el batidor globo y agregar el aceite, en forma de hilo, poco a poco, sin dejar de batir. Sazonar al gusto con sal y pimienta.

Para la ensalada

Cortar las frutas. Las manzanas en láminas delgadas, sin semillas; los higos y las fresas en cuartos; las guayabas a la mitad, retirar las semillas con una cuchara y después rebanar.

Colocar en una ensaladera o bowl el mix de lechugas, la arúgula y todas las frutas. Sazonar con sal y pimienta. Agregar la vinagreta y mezclar.

Rallar el queso sobre la ensalada y agregar la nuez garapiñada.

Lee: Tres cocteles para tu festejo de Año Nuevo

Tarta de chocolate con whisky y pera o Tarta Helena

El chef Alejandro García, de The Dog House Pub, hizo esta tarta en honor a su abuela Helena, quien siempre lo ha apoyado.

“Ella fue la primera que me hizo un préstamo para empezar con mi negocio de repostería que por azares del destino se transformó en un pub inglés”, cuenta Alejandro.

“Por eso inventé la tarta Helena, que tiene una base crujiente de galleta de mantequilla, compota de pera y mousse de chocolate y whisky single malt”.

Ingredientes

Para la base crujiente

200 gramos de harina

15 gramos de azúcar

90 gramos de mantequilla

40 mililitros de agua fría

5 mililitros o el jugo de medio limón

Para la compota de pera

600 gramos de pera D´anjou madura pero firme

300 mililitros de agua

100 gramos de azúcar refinada

10 gramos de grenetina

Para el mousse de chocolate y whisky

200 gramos de chocolate semi amargo

400 gramos de chocolate 75% cacao

800 mililitros de crema para batir

15 gramos o 4 láminas de grenetina

50 mililitros de agua (para hidratar la grenetina)

100 mililitros de whisky single malt (a mayor calidad del whisky, mejor el resultado)

Procedimiento

Para la base crujiente

Mezclar el harina con el azúcar con un batidor globo. Agregar la mantequilla y trabajar con las manos hasta tener una textura arenosa y homogénea.

Mezclar el agua con el jugo de limón y agregar a la mezcla de harina y mantequilla hasta que esté completamente integrada. Son 6 minutos de trabajo aproximadamente, o hasta que deje de verse quebradiza.

Refrigerar 30 minutos, mínimo.

Estirar la masa hasta tener .5 centímetros de espesor y cortar con un molde de 28 centímetros o varios pequeños si así se desea.

Hornear la base a 180ºC por 15-20 minutos y sacar justo cuando empiece a dorar de los bordes.

Dejar enfriar por completo antes de usar.

Para la compota de pera

Cortar la pera en cubos de 1 centímetro aproximadamente y mezclar con el azúcar.

Poner a calentar 250 mililitros de agua a fuego medio y llevar a hervor por 15 minutos.

Mientras hierve, hidrata la grenetina con los 50 mililitros de agua restante y agrégala a la olla un minuto antes de retirar del fuego.

Mientras se enfría, mantén en movimiento la mezcla para evitar que tome la forma del molde; queremos que quede elástica y moldeable.

Reserva para el armado de la tarta.

Para el mousse de chocolate y whisky

Hidratar la grenetina en el agua y reservar.

Poner la crema para batir en una olla y calentar sin que hierva.

Picar los chocolates y mezclar con la crema para batir en la olla sin dejar de mover hasta que los chocolates se fundan por completo.

Añadir la grenetina y disolver por completo también, todo esto a fuego bajo y sin dejar de mover.

Dejar en el fuego 1 minuto más sin dejar de mover y retirar del fuego directo.

Agregar el whisky y mover de nuevo. Se va a evaporar todo el alcohol del whisky, pero se queda todo el sabor.

Armado de la tarta

Forra la base de tu aro de 28 centímetros (o los individuales, como hayas decidido) con papel aluminio o papel plástico para evitar derrames y ponlo en una charola o un plato grande nivelado.

Coloca la base crujiente de galleta dentro del aro y sobre ella distribuye la compota de pera sin poner mucha presión para no romper la base.

Vierte la mezcla de chocolate sobre el aro poco a poco para evitar que la galleta y la compota floten. Llena el aro.

Déjalo en el refrigerador durante toda la noche hasta que esté firme y listo para desmoldar. Evita usar el congelador, pues el resultado será de menor calidad.

Puedes decorar con cocoa en polvo cernida sobre la tarta o con almendras troceadas.

Le puedes poner unas láminas de oro comestible si quieres algo más elegante. Estas las venden en la mayoría de las tiendas especializadas en repostería.

Si no tienes un aro puedes usar un molde de panqué o un refractario profundo, el chiste es que lo puedas desmoldar para que luzca.

Te puede interesar:  Nuestro micrositio Navidad Animal con todo lo que necesitas para esta temporada!

Sopa de manzanas con poro y cangrejo

El chef Alan Sánchez del restaurante Parcela se inspiró en los sabores invernales para esta receta, y como necesitamos calentarnos, una sopita fue el resultado para la cena de Año Nuevo.

Con su experiencia, Alan sabía que los mariscos, la manzana y los frutos secos se llevan muy bien. Solo fue cuestión de aterrizar la idea hasta lograr integrar todo en un solo platillo.

Ingredientes

2 pzas de manzana verde

2 pzas de manzana roja

1 pza de poro

3 dientes de ajo macho rostizado

1/2 taza de vino blanco

2 tzas de fondo de verdura

3/4 tza de crema lyncott

3 pzas de anís estrella

1 ramita de canela

30 gr de avellanas

1/ pza de cebolla blanca

100 gr de pulpa de cangrejo

Flor de borraja

Pimienta c/s

Procedimiento

Se pelan las manzanas y se cortan en trozos burdos.

Acitronar el poro con la mantequilla y las manzanas, se agrega el fondo de verdura y las especias. Dejar hervir hasta que las manzanas estén suaves. Moler lo anterior y regresar a fuego,  desglasando con vino blanco y llevar a hervor.

Limpiar la pulpa del cangrejo y acitronar con cebolla, sal y pimienta.

Reservar.

Tostar ligeramente las avellanas y trocearlas.

Servir la sopa con textura tersa, un poco de la pulpa de cangrejo y avellanas tostadas.

Para más recetas y tips visita Animal Gourmet 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

5 pasos para hacer que tu teléfono sea menos inteligente (y así dejar de depender tanto de él)

Hay personas que reconocen pasar 95% de su tiempo con las narices pegadas a su dispositivo celular, sin mucho desarrollo en su vida intelectual o espiritual.
Getty Images
10 de julio, 2019
Comparte

Es una poderosa computadora de bolsillo con alcance inimaginable hace sólo unos años. El teléfono inteligente te permite trabajar desde cualquier lugar, ver películas, escuchar la música que quieras, comprar cuanto artículo desees, pagar todas tus cuentas, buscar pareja, bajar de peso, planear tus viajes, orientarte en un ciudad extraña, por solo mencionar algunas de un sin fin de opciones posibles.

Ah, sí, y también sirve para hablar a distancia y enviar mensajes.

Eso fue para lo que originalmente fue diseñado y a lo que algunas personas les gustaría regresar.

Hay usuarios que reconocen pasar 95% de su tiempo consciente con las narices pegadas a su dispositivo celular sin mucho desarrollo en su vida intelectual o espiritual.

En ese sentido, un dispositivo que de muchas maneras nos liberó de tener que estar en un sitio fijo para realizar una cantidad de actividades, también nos ha esclavizado.

Si eres una de las personas que quiere independizarse y añora una relación más simple con su celular, aquí hay una guía de cinco pasos que preparó el sitio especializado Fastcompany para volver tu teléfono menos inteligente o “tonto”, como dirían algunos.

1. Purga general

¿Abres tu teléfono te pasas un buen rato deslizando la pantalla en busca de uno de decenas -tal vez cientos- de apps que has descargado a lo largo del tiempo?

Llegó la hora de hacer una limpieza de cabo a rabo.

Ilustración de un teléfono inteligente y una cantidad de íconos de apps flotando.

Getty Images
Todas las aplicaciones que hayas descargado se pueden eliminar.

Es fácil con los dispositivos Apple. Solo es cuestión de presionar en cada ícono hasta que se sacuda y salga una X en la esquina. Repite la operación para retirar todos esos apps que ni te acuerdas por qué los añadiste.

Con teléfonos Android es aún más rápido porque puedes eliminar todos los apps que descargaste en una sola operación.

Entra al Google Play Store, ve al menú, presiona arriba “Mis apps y juegos”, luego la pestaña “Instalados” y finalmente la opción “Almacenamiento”.

Aquí se abre una lista de apps con una cajita al lado. Selecciona todas las cajitas y presiona la barra “Desocupar”.

2. Desactivar las apps incorporados

Hay unas apps que por defecto vienen incluidos en tu móvil, así los quieras o no. Como el correo electrónico, el navegador, etc.

Esas son un poco más problemáticos de eliminar, aunque con los iPhone es un proceso relativamente fácil de seguir:

En el menú de Configuración selecciona General y luego Restricciones. En la opción “Activar Restricciones” debes crear un código de paso -que no debes olvidar en caso de que quieras recuperar las apps- y luego apagas todo lo que está en la lista.

Si tienes un dispositivo Android, en el menú de Configuración ve a la opción “Apps y notificaciones” y selecciones “Ver todas las apps” para tener una lista completa de los que puedes desactivar. Apaga una por una.

Una persona escribiendo un mensaje en un teléfono móvil

Getty Images
La idea es dejar el teléfono sólo con la capacidad de llamar y enviar mensajes.

3. Preservar teléfono y mensajes

Habrá unos apps incorporados que no se pueden desactivar, como el teléfono y mensajes.

Pero esos son exactamente los que queremos preservar en este ejercicio y que vas a necesitar si quieres que tu móvil sea más que un pisapapeles.

Vas a colocar esos dos apps en todo el centro de tu pantalla de inicio, para tener un móvil a la antigua, solo para hablar y escribir mensajes.

Si hay algunas apps residuales, escóndelas en un folder (si es un iPhone) o sácalos de vista (si es un Android). La idea es tener una pantalla lo más limpia posible.

4. No más datos móviles

Posiblemente esta medida es la que más duela: vamos a cortar todas esas vías sofisticadas de recepción de datos y depender exclusivamente de la tecnología celular común y corriente que ha estado en funcionamiento durante décadas.

En los iPhone también hay que eliminar el iMessage para que sólo puedas recibir textos sencillos y sin emojis y cosas por el estilo. Se apaga en el menú de Configuración. Allí también puedes seleccionar Celular y apaga el botón “Datos móviles”.

Igualmente, en Android, ve a Configuración, escoge “Redes & internet”, selecciona “Red móvil” y apaga la opción “Datos móviles”.

Representación de un teléfono móvil conectado a Wi-Fi

Getty Images
¿Podrás vivir sin datos móviles?

5. Adiós al Wi-Fi

Esta es la última fuente que tienes que apagar para dejar tu móvil sólo con la capacidad para hacer llamadas y enviar textos.

Un paso traumatizante pero sencillo: en Configuración, selecciona Wi-Fi y ese botón verde, tórnalo gris.

En Android, como ya estabas en “Redes & Internet”, lo único que tienes que hacer es deslizar el botón de Wi-Fi para apagarlo.

De esta manera, ese complejo dispositivo que te pudo haber costado hasta US$1.000, dependiendo del modelo y la marca, queda básicamente como un celular de la “era de piedra”.

Teléfonos móviles Nokia 3310

BBC
En 2017, Nokia sacó una nueva edición de su tradicional móvil 3310, de sólo llamadas y mensajes.

Alternativamente, podrías ir a tu tienda local y con poco dinero comprarte un “teléfono tonto”, que todavía están en el mercado.

En 2017, Nokia, que en su época fue la empresa pionera en telefonía móvil, resucitó su modelo 3310 precisamente con la idea de servir un mercado que sólo busca hablar y escribir textos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2UdkGCpO8eU

https://www.youtube.com/watch?v=HcTjcbZr8pE

https://www.youtube.com/watch?v=XnhB7_5tLr8&t=16s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.