close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo / Cuartoscuro

Más de un millón de menores de edad no pueden ir a la escuela por pobreza: Coneval

El diagnóstico evidencia las precarias condiciones de infraestructura, inmobiliario y los servicios insuficientes, situación que propicia, entre otras cosas, la deserción escolar.
Archivo / Cuartoscuro
4 de diciembre, 2018
Comparte

Al iniciar el sexenio de Andrés Manuel López Obrador el panorama de la educación es poco alentador: las deficiencias en los servicios educativos que van desde deficiente infraestructura hasta falta de mobiliario, agua o internet, repercuten en el nivel de aprendizaje y contribuye a “reproducir o profundizar las desigualdades de origen”en el país.

Así lo concluye el Estudio Diagnóstico del Derecho a la Educación 2018, publicado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) este lunes 3 de diciembre.

Además, aunque la educación sea un derecho establecido en la Constitución y el Estado otorgue el servicio de manera gratuita, más de un millón de menores de edad no asisten a la escuela porque viven por debajo de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (LPEI), lo que representa 13.2% de niños y jóvenes en edad escolar. La mayor tasa se encuentra entre jóvenes de 15 a 17 años con 35.2%  y le sigue los niños de entre tres y cinco años, con una tasa de 22.5%.

Respecto a la accesibilidad económica, se identificaron mayores barreras en el nivel medio superior, pues en el ciclo escolar 2016-2017, 12.8% de los alumnos en este nivel, abandonó sus estudios.

Entre las principales razones de deserción escolar en medio superior reportadas en 2012 se encuentran: falta de dinero (36.4%); le disgustaba estudiar (7.8%); consideraba más importante trabajar que estudiar (7.2%); problemas para entender a los maestros (7.1%); se embarazó, embarazó a alguien o tuvo un hijo (4.7%); y se casó (3.4%).

El estudio concluye que si bien el artículo Tercero Constitucional establece que toda persona tiene derecho a la educación, la evidencia presentada muestra que el acceso, permanencia, trayectoria y aprovechamiento “están fuertemente ligados a las barreras de acceso” debido a su condición económica, indígena, situación de discapacidad, embarazo o maternidad o lugar de residencia.

Además, el sistema educativo mexicano “tiende a reproducir, en el mejor de los casos (si no es que profundizar) las desigualdades de origen, ya que no destina los mejores recursos (infraestructura, personal docente o materiales) a las escuelas en las que asiste la población con condiciones iniciales en desventaja, por lo que las brechas en el aprendizaje se profundizan ampliando las desigualdades en los resultados de la educación”.

Las carencias

El Coneval tuvo que hacer solicitudes de información a la SEP, el Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (INIFED) y usar datos del Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial 2013 para determinar la suficiencia de infraestructura necesaria para impartir clases, con el acceso a inmuebles construidos o adaptados para fines educativos, con materiales duraderos, 34 servicios básicos (electricidad, agua, drenaje, sanitarios y bebederos) y mobiliario básico (muebles para sentarse y apoyarse para escribir y pizarrones en los salones).

Así determinó que respecto del total de escuelas de educación básica reportado por la SEP para el ciclo escolar 2017-2018, que asciende a 226 mil 188 planteles, 2.2% carecen de suministro de agua de ninguna fuente y solo 53% cuenta con el suministro mediante la red pública; 32.3% de los planteles tienen conexión a la red de drenaje; 66.4% tienen servicio sanitario, 66.1% tiene energía eléctrica y 19.5% cuenta con bebederos.

Además, 27.2% de las escuelas a las que asistían cerca de 95 mil estudiantes, no se ubicaban en un inmueble construido o adaptado para fines educativos, “lo que resulta indispensable para generar condiciones mínimas de aprendizaje”.

Por lo tanto, el estudio advierte que la infraestructura es insuficiente, ya que cerca de tres de cada cuatro alumnos no asiste a escuelas que reúnan todas las condiciones necesarias para dar clases (15% no cuenta con construcciones con materiales duraderos, 70% no tiene todos los servicios básicos y 20% no cuenta con mobiliario básico).

Incluso entre quienes servicio de agua potable no recibe agua todos los días. A nivel nacional, 72% cuenta con este recurso diariamente, pero 17% tres o cuatro días; y 11% uno o dos días. Mientras que a nivel nacional, 3.1 por ciento de los planteles públicos no cuenta con sanitario

Por si fuera poco, los sismos del siete y 19 de septiembre de 2017 afectaron aún más las escuela. Hasta marzo de 2018, de acuerdo con datos del INIFED, 13 mil 29 escuelas reportaron daños menores, 6 mil 822, daños severos o moderados y 210 tuvieron daños graves.

El estudio advierte que tener una buena infraestructura y contar con instalaciones complementarias como bibliotecas, recintos culturales y deportivos, comedores y acceso a computadoras con internet es determinante para lograr un aprendizaje más integral, pero el número de estudiantes con acceso a éstas es limitado: sólo 2% de los alumnos de preescolar, 11% de primaria y 23% de secundaria cuentan con ello.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Instagram: el nuevo engaño en la red social que quiere robar tus datos (y cómo no caer)

Los piratas informáticos utilizan todo tipo de técnicas para que caigas en sus trampas y robarte tus datos personales.
28 de septiembre, 2019
Comparte

Los engaños se extienden también a las redes sociales. Entre los últimos, uno que afecta Instagram, según advirtió la firma de ciberseguridad Sophos.

El acceso a nuestros perfiles en las redes sociales es más valioso de lo que podemos pensar, advierten desde esta empresa británica, que describen este tipo de estafas como de ingeniería social“.

“Las entrañas de tus cuentas de redes sociales suelen revelar mucho más sobre ti de lo que los delincuentes podrían descubrir con otro tipo de búsquedas. Y peor aún, los piratas informáticos que consiguen acceso a tu cuenta puede aprovecharlo para poder engañar a tus amigos y familiares, así que no se pone en riesgo una sola cuenta”, explica Sophos en un comunicado.

Imagen ilustrativa

Getty Images
La técnica del “phising” intenta ofrecer un anzuelo al usuario para que ceda datos confidenciales.

El último timo del que advierten en la empresa de seguridad es un nuevo caso de phising. Mediante esta técnica, los estafadores lanzan un anzuelo a sus víctimas con el objetivo de robarle los datos que tiene en la red.

Y esto es precisamente lo que ha ocurrido en Instagram.

En qué consiste

Sophos asegura que ha detectado y recibido denuncias de muchos usuarios que en las últimas semanas aseguran haber recibido un email de Instagram en el que se le informaba de que habían violado la ley de propiedad intelectual de la red social y que se iba proceder al cierre de su cuenta.

Pero la comunicación pronto ofrecía una manera de solucionarlo. Ahí es donde estaba la trampa.

En el mismo correo (con el logo de Instagram) hay un hipervínculo que te dirige a un formulario en el que se expresa la disconformidad del usuario con el cierre de la cuenta.

Cuando pulsas el botón “click”, vas a otra pantalla donde te piden tu contraseña de Instagram y tu fecha de nacimiento. Esto lo hacen para dar una apariencia de autenticidad al dar a entender que se cumplen dos pasos de verificación, aseguran desde Sophos.

Hacker informático

Getty Images
Las redes sociales son un objetivo muy apetitoso para los piratas informáticos porque, entre otras cosas, acceden a tu lista de contactos aumentando la posibilidad de extender el engaño.

Si caes en el error, y además compartes tus contraseñas con otras cuentas y sitios web, habrás dado al atacante la posibilidad de hacerse con más datos.

Cuando hayas introducido la contraseña, la pantalla aparecerá en estado de carga. La operación termina redirigiéndote a la página oficial de Instagram, por lo que se reducen las sospechas de que puedas haber caído en una estafa.

Cómo evitarlo

Las recomendaciones para evitar este u otro tipo de tipo son variadas. Entre las principales, no poner nunca tu contraseña a través de un vínculo que te llega por correo. Observa bien que las páginas a las que te dirige el vínculo no tienen nada sospechoso: no hay faltas de ortografía ni errores gramaticales.

También si el hipervínculo es especialmente largo.

Pantalla de celular

Getty Images
El peligro de que los piratas accedan a nuestros datos aumenta cuando compartimos nuestra contraseña con más cuentas y sitios web.

En este caso además, desde Sophos recomiendan visitar la página oficial de Instagram para conocer cuál es su protocolo de actuación en caso de que un usuario viole presuntamente los derechos de autor de alguna imagen o video.

En este caso, la red social precisa:

“Recibirás una notificación de Instagram que incluye el nombre y la dirección de correo electrónico del propietario de los derechos que realizó la denuncia y los detalles de la misma. Si crees que el contenido no debería haberse eliminado, puedes entrar en contacto con el denunciante y tratar de resolver el problema directamente”.

Como ves, no hay ninguna amenaza de cerrarte la cuenta ni necesidad de poner ninguna contraseña. Además, se ofrecen más datos sobre tu supuesta infracción.

Así que si te encuentras con una alerta parecida, merece la pena visitar la web oficial del sitio en cuestión y leer su protocolo de actuación en caso de infracciones.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=o8u_cuNTP8E

https://www.youtube.com/watch?v=8d_Bfnkb4tw

https://www.youtube.com/watch?v=T8R690L4c0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.