close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo / Cuartoscuro

Más de un millón de menores de edad no pueden ir a la escuela por pobreza: Coneval

El diagnóstico evidencia las precarias condiciones de infraestructura, inmobiliario y los servicios insuficientes, situación que propicia, entre otras cosas, la deserción escolar.
Archivo / Cuartoscuro
4 de diciembre, 2018
Comparte

Al iniciar el sexenio de Andrés Manuel López Obrador el panorama de la educación es poco alentador: las deficiencias en los servicios educativos que van desde deficiente infraestructura hasta falta de mobiliario, agua o internet, repercuten en el nivel de aprendizaje y contribuye a “reproducir o profundizar las desigualdades de origen”en el país.

Así lo concluye el Estudio Diagnóstico del Derecho a la Educación 2018, publicado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) este lunes 3 de diciembre.

Además, aunque la educación sea un derecho establecido en la Constitución y el Estado otorgue el servicio de manera gratuita, más de un millón de menores de edad no asisten a la escuela porque viven por debajo de la Línea de Pobreza Extrema por Ingresos (LPEI), lo que representa 13.2% de niños y jóvenes en edad escolar. La mayor tasa se encuentra entre jóvenes de 15 a 17 años con 35.2%  y le sigue los niños de entre tres y cinco años, con una tasa de 22.5%.

Respecto a la accesibilidad económica, se identificaron mayores barreras en el nivel medio superior, pues en el ciclo escolar 2016-2017, 12.8% de los alumnos en este nivel, abandonó sus estudios.

Entre las principales razones de deserción escolar en medio superior reportadas en 2012 se encuentran: falta de dinero (36.4%); le disgustaba estudiar (7.8%); consideraba más importante trabajar que estudiar (7.2%); problemas para entender a los maestros (7.1%); se embarazó, embarazó a alguien o tuvo un hijo (4.7%); y se casó (3.4%).

El estudio concluye que si bien el artículo Tercero Constitucional establece que toda persona tiene derecho a la educación, la evidencia presentada muestra que el acceso, permanencia, trayectoria y aprovechamiento “están fuertemente ligados a las barreras de acceso” debido a su condición económica, indígena, situación de discapacidad, embarazo o maternidad o lugar de residencia.

Además, el sistema educativo mexicano “tiende a reproducir, en el mejor de los casos (si no es que profundizar) las desigualdades de origen, ya que no destina los mejores recursos (infraestructura, personal docente o materiales) a las escuelas en las que asiste la población con condiciones iniciales en desventaja, por lo que las brechas en el aprendizaje se profundizan ampliando las desigualdades en los resultados de la educación”.

Las carencias

El Coneval tuvo que hacer solicitudes de información a la SEP, el Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (INIFED) y usar datos del Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial 2013 para determinar la suficiencia de infraestructura necesaria para impartir clases, con el acceso a inmuebles construidos o adaptados para fines educativos, con materiales duraderos, 34 servicios básicos (electricidad, agua, drenaje, sanitarios y bebederos) y mobiliario básico (muebles para sentarse y apoyarse para escribir y pizarrones en los salones).

Así determinó que respecto del total de escuelas de educación básica reportado por la SEP para el ciclo escolar 2017-2018, que asciende a 226 mil 188 planteles, 2.2% carecen de suministro de agua de ninguna fuente y solo 53% cuenta con el suministro mediante la red pública; 32.3% de los planteles tienen conexión a la red de drenaje; 66.4% tienen servicio sanitario, 66.1% tiene energía eléctrica y 19.5% cuenta con bebederos.

Además, 27.2% de las escuelas a las que asistían cerca de 95 mil estudiantes, no se ubicaban en un inmueble construido o adaptado para fines educativos, “lo que resulta indispensable para generar condiciones mínimas de aprendizaje”.

Por lo tanto, el estudio advierte que la infraestructura es insuficiente, ya que cerca de tres de cada cuatro alumnos no asiste a escuelas que reúnan todas las condiciones necesarias para dar clases (15% no cuenta con construcciones con materiales duraderos, 70% no tiene todos los servicios básicos y 20% no cuenta con mobiliario básico).

Incluso entre quienes servicio de agua potable no recibe agua todos los días. A nivel nacional, 72% cuenta con este recurso diariamente, pero 17% tres o cuatro días; y 11% uno o dos días. Mientras que a nivel nacional, 3.1 por ciento de los planteles públicos no cuenta con sanitario

Por si fuera poco, los sismos del siete y 19 de septiembre de 2017 afectaron aún más las escuela. Hasta marzo de 2018, de acuerdo con datos del INIFED, 13 mil 29 escuelas reportaron daños menores, 6 mil 822, daños severos o moderados y 210 tuvieron daños graves.

El estudio advierte que tener una buena infraestructura y contar con instalaciones complementarias como bibliotecas, recintos culturales y deportivos, comedores y acceso a computadoras con internet es determinante para lograr un aprendizaje más integral, pero el número de estudiantes con acceso a éstas es limitado: sólo 2% de los alumnos de preescolar, 11% de primaria y 23% de secundaria cuentan con ello.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

‘Alguien respondió al teléfono de mi hermano: la historia de amistad tras la muerte de un familiar

Ruth Murray enviaba mensajes al teléfono celular de su hermano fallecido porque quería mantenerse conectada a él. Hasta que una persona extraña respondió.
11 de octubre, 2019
Comparte

Cuando un ser querido muere, para muchas personas es difícil dejarlo ir y algunas intentan mantener una conexión de cualquier manera.

Hay quienes visitan una tumba, publican mensajes en Facebook o incluso envían mensajes de texto al teléfono del fallecido.

Ese fue el caso de la estadounidense Ruth Murray que, durante seis meses, encontró consuelo enviando mensajes de texto al número de teléfono que pertenecía a su hermano Mike, en una forma de mantenerse cerca de él después de su muerte.

La mujer de 36 años de Minneapolis, Estados Unidos, nunca esperó una respuesta, era solo su forma de mantenerse conectada con su hermano mayor.

Así que a fines de septiembre, cuando su teléfono sonó con un mensaje desde el número que había agendado por años como “brothaboo” (un apodo cariñoso que tenía para Mike), se le hizo un nudo en el estómago.

Ella le había enviado un mensaje de texto unas horas antes diciendo: “Te extraño mucho. Dios. Qué demonios”.

Pero una desconocida, Amber Leinweber, de 32 años, de Oshkosh, Wisconsin, resultó ser un regalo del cielo para que Ruth se desahogue.

Cuando Amber se dio cuenta por lo que Ruth estaba pasando, le dijo que le “enviara un mensaje de texto en cualquier momento que lo necesitase”, y agregó: “Sé que no nos conocemos, pero (no) me importa ser tu consuelo”.

Desahogo

Por casualidad, Amber Leinweber recibió el viejo número de Mike cuando sus jefes le dieron un teléfono de trabajo.

Al principio pensó que los mensajes de texto que recibía eran de un teléfono perdido.

Ruth explica que su hermano sufrió una sobredosis de heroína en marzo que lo mató.

“Había luchado contra la adicción durante 12 años y aunque no había consumido durante tres meses, recayó y falleció a los 37 años”, le dijo a la BBC.

Estábamos muy unidos y nos enviábamos mensajes de texto todos los días. Me llamaba ‘sisterboo’. Si tenía una broma que contarle o un recuerdo que quisiera compartir o simplemente comunicarme con él, le enviaba un mensaje de la misma manera como antes de morir”.

Ella no esperaba que su número fuera reasignado tan rápido y cuando Amber le envió un mensaje por primera vez, Ruth tuvo que salir de donde estaba y buscar un lugar para llorar.

Sin embargo, cuando Ruth publicó el intercambio de mensajes en la red social Reddit, se sorprendió por la gran repercusión que tuvo, con más de 80.000 reacciones positivas y 800 comentarios.

Una mujer se tapa la cara con un teléfono en la mano (imagen ilustrativa)

Getty Images
Para muchas personas, el teléfono es una forma de seguir conectados con los seres queridos que ya no están. (Imagen ilustrativa)

Personas de todo el mundo comentaron que también contactarían con sus seres queridos a través de mensajes de texto, Snapchat, Facebook y otros medios electrónicos.

Camille Sharrow-Blaum de Michigan fue una de las que respondió. Publicó que su amiga Jenny había muerto de cáncer el año pasado a los 27 años, pero ella seguía comunicándose con ella.

Su esposo sigue pagando la cuenta de su teléfono celular para que todos podamos enviarle un mensaje de texto. Lo mantiene cargado en un cajón y nunca mira los mensajes, pero sabe que somos cinco en un chat grupal y no podemos soportar comenzar una nueva vida sin ella”.

Ella le dijo a la BBC que el grupo todavía sentía que Jenny era una parte clave en sus vidas y que querían compartir cosas con ella.

“Sienta bien que nuestras conversaciones continúen con ella en el chat grupal, lo hace sentir como un línea directa con Jenny. Nos ayuda a recordarla, no importa hace cuánto tiempo se haya ido”.

“Pequeñas cosas”

Jaclyn Schwartz de Texas también siguió pagando la línea telefónica de su esposo Jason después de su muerte por insuficiencia orgánica múltiple en 2017.

Le permite enviarle mensajes de texto, ver las imágenes que él tomó y las conversaciones con otras personas.

Hace que parezca que no está tan lejos cuando lo extraño“, describió.

“Usar ese teléfono era una parte tan común de su día… Y cuando pierdes a alguien, las pequeñas cosas pueden desaparecer muy rápido. Cómo olía su cabello o la forma en que caminaba un poco torpe en chancletas o la manera en que me hacía enojar por no eliminar ningún correo electrónico, ni siquiera el correo basura”.

“No quiero perder esas pequeñas cosas. No tengo prisa por apagarlo”, aseguró.

Jaclyn y su esposo fallecido Jason.

Jaclyn Schwartz
Jaclyn Schwartz también le envía mensajes al teléfono de Jason, su esposo fallecido.

Y Jessica Allen, de London, Ontario, escribió a los usuarios de Reddit: “Enterramos a mi hermano con su teléfono, para que pudiéramos enviarle un mensaje de texto. Mis padres lo pagaron durante unos meses y luego dejaron de hacerlo. Finalmente, un año después alguien obtuvo el número”.

Jessica le contó a la BBC que su hermano Brad se suicidó en 2007 cuando tenía 18 años y que había sido importante para la familia mantener esa conexión a través del teléfono. Cuando se reasignó el número, Jessica dijo que fue difícil ya que marcó otra pérdida.

Dar espacio a la muerte

Andrea Warnick es psicoterapeuta en Toronto, Canadá, y se especializa en terapia de duelo.

No le sorprende la necesidad de que las personas se mantengan en contacto con amigos y familiares fallecidos a través de sus teléfonos y redes sociales: “Existe una profunda necesidad humana de mantenerse conectado con los muertos”.

La experta indica que, a lo largo de la historia, era en estos momentos cuando las instituciones religiosas y espirituales intervenían y ofrecían rituales.

“La mayoría de las personas que se involucran en esto no esperan una respuesta. Es solo un medio de comunicación. Muchos de nosotros no tenemos los rituales o tradiciones que solían ser la fuerza guía en estos tiempos“, explicó.

Según Warnick, es perfectamente saludable querer mantenerse en contacto, sin embargo, cuando los números cambian de dueño, existe el riesgo de que sentirlo como una muerte adicional.

Añadió que es importante para los desconsolados dar espacio para la muerte en sus vidas.

Un tablero ouija.

Getty Images
Aquellos que perdieron a un ser querido han recurrido tradicionalmente a la espiritualidad para contactar a los muertos, dice la psicoterapeuta Andrea Warnick.

Ruth reconoció que sintió consuelo por la reacción y que quería conocer a Amber en persona para agradecerle su gesto, especialmente después de descubrir que su esposo jugaba en los mismos círculos de póker que su hermano.

Creo que se suponía que debía obtener ese número. Es más que una coincidencia que me lo dieran. Cuanto más hablamos sobre los mensajes, más nos dimos cuenta de que teníamos mucho en común”, dijo por su parte Amber.

Y se mostró un poco desconcertada sobre por qué estos mensajes “explotaron” en Reddit al recibir numerosos comentarios.

¿Cuándo es que un ser humano compasivo se convirtió en algo excepcional?“, se preguntó.

“No me costó nada responder. La gente se obsesiona con tratar de decir lo correcto en este tipo de situaciones, pero a veces las personas solo necesitan poder desahogarse o decir lo que necesitan y seguir adelante”, reflexionó.

“No necesitan consejos sobre cómo llorar. Solo necesitan espacio. No se necesita nada para prestarle atención”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=i51p0XnK3h4

https://www.youtube.com/watch?v=H8NO-TEa5QQ

https://www.youtube.com/watch?v=bDSBMWM16Ss

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.