Valientes, la obra que lucha contra estereotipos hacia la comunidad LGBTTTI

Hace 25 años Patrick Wilde estrenó la obra What´s Wrong With Angry? en Londres, Inglaterra, obra que representa el amor entre dos hombres en una época llena de restricciones.

valientes
Carlo Echegoyen

Patrick Wilde escribió What´s Wrong With Angry?, obra que presentó el 8 de septiembre de 1993, en Fulham, Londres; 25 años después, el director y actor chihuahuense, Mario Cortés trajo a México la adaptación de ese texto en el que aborda temas como el bullying en la escuela, los pensamientos suicidas como consecuencia de ese fenómeno, así como la aceptación y el amor propio

“Curiosamente cuando iniciamos con este proyecto, pareciera que esto lo escribieron el año pasado. Seguimos viviendo el bullying hacia los chicos y chicas gay que continúa siendo muy fuerte y agresivo”, dijo entrevista para Animal Político, Mario Cortés, director de Valientes.

Las consecuencias que el bullying conlleva, van desde “no ver la salida y pensar en el suicidio. Vinimos en la época del #LoveIsLove donde todos tenemos el derecho al amor, seguimos luchando para poder amar libremente porque todos tenemos derecho a la vida”, dice Cortés.

Valientes es un musical en el que el personaje principal es Santiago Carter, un joven de 19 años quien tiene la ilusión de tener una relación amorosa con otro chico de su edad. Esta acompañado de su entrañable amiga Linda, quien encubre y protege su más alocadas aventuras.

Santi vive en una familia considerada tradicionalista, por lo que para ellos Linda es un buen prospecto de pareja. El entorno familiar de Carter no es lo único difícil. Dentro de la escuela es perseguido, acosado y golpeado por dos de sus compañeros, quienes lo consideran un “putito” amanerado.

El elenco de la obra lo compone Edgar Loyo como Santi; Christian Ramos es Diego; Andrés Becerra es Bruno, el profesor de Historia; Alberto Garmassi es Carlos y Luis Báez, interpreta a David los dos bulleadores de Santi; Mónica Martínez es Linda, Jhon German y Marycielo Vargas, son los padres de Santi.

Valientes, una historia de amor propio

Valientes no es solo una historia de amor sino también de vida. El personaje de Santi Carter debe pasar por problemas como la discriminación de la sociedad y la manera en que juzga las diferentes formas de expresión del amor, antes de lograr también su autoaceptación. El mensaje de Patrick Wilde es: se tú y tu amor propio.

“Esto es un espejo para todos los que hemos vivido o hemos hecho bullying. En cuanto a la sexualidad, el mismo personaje lo dice: yo no tengo por qué pedirles perdón, ustedes me pueden ayudar a ser más feliz. Al final, esto es lo que soy y si no te parece no tenemos que convivir”, señaló Mario Cortés.

Edgar Loyo explicó a Animal Político que, la premisa en la obra es que todo mejora, “hay que ser valientes porque sigue habiendo problemas con niños de otros estados que se sienten acosados por el tema del bullying.

Hay que ver valientes para divertirnos, porque al final es una comedia y, a través de la comedia criticamos a una sociedad donde la gente sale riendo de lo que hace. Es una obra hermosa porque vive el amor”.

“Todo mejora”

Santi pasa por una crisis de rechazo y bullying mucho más agresivo, por parte de sus compañeros de escuela, de Diego, el chico del que se enamora y con quien inicia una relación a escondidas y de su familia, tras el rechazo de reconocerlo como un adolescente homosexual.

Pero “todo mejora”, dice Santi durante la obra.

Todo Mejora México, es una asociación que se promueve el bienestar de niños, niñas y adolescentes, además los asesora y acompaña en el tratamiento del bullying, así como en la disminución del comportamiento suicida a quienes están pasando por una crisis y que trabaja junto con la producción de la obra.

Santi entiende que debe quererse a sí mismo, pese a las voces que lo rechazan. “Cuando estás en paz contigo, con lo que quieres y lo que eres, es más fácil y no es solo un mensaje para los chicos y chicas de la comunidad gay, es para todos porque a veces se nos olvida amarnos”, señaló Edgar Loyo.

“En las grandes ciudades, como Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, los chavos no se sienten tan acosados y presos de sus sentimientos, el problema se concentra en los demás estados de la república, que no son grandes ciudades y la tendencia al suicidio es mayor”, mencionó Mario Cortés.

“En México vivimos en una cultura tan machista donde expresar sentimientos es de putos, porque no puedo decirlo de otra manera y, te tachan de que un hombre no llora y eso, ha permeado a muchas mujeres que crían a sus hijos así, yo siendo norteño y lo vi”, agregó el director de la obra. 

La obra hace una crítica al machismo y al temor a expresar sus sentimientos. También habla sobre el cuidado y la prevención de enfermedades de transmisión sexual y, no menos importante, el bullying como una enfermedad social que puede llevar al suicidio.

La puesta en escena lleva dos años de trabajo. Los ensayos comenzaron en septiembre con ocho actores en escena interpretando a varios personajes al mismo tiempo.

La obra utiliza éxitos de la década de los noventa. Se presenta todos los jueves hasta el 20 de diciembre en La Teatrería. El costo por boleto es de $315 pesos, está dirigida, especialmente, para adolescentes y adultos.

Close
Comentarios