#10YearsChallenge: los inesperados usos que Facebook e Instagram pueden hacer de tus fotos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

#10YearsChallenge: los inesperados usos que Facebook e Instagram pueden hacer de tus fotos

¿Hay algo detrás de la simple diversión de participar en el desafío?, ¿hay alguien que pueda estar lucrándose del juego?, ¿tiene algún riesgo para nuestra privacidad participar en modas como #10YearsChallenge?
16 de enero, 2019
Comparte

A menos que hayas estado viviendo bajo una piedra durante los últimos tres días, a estas alturas ya habrás tenido suficiente del #10YearsChallenge, el reto de los 10 años, en español.

El más reciente desafío viral de las redes sociales consiste en publicar una foto de hace diez años, junto a otra de 2019.

El juego se extendió rápidamente y en él han participado desde usuarios comunes de Facebook e Instagram hasta celebridades y cuentas de autoridades oficiales o personas que simplemente querían bromear.

En los últimos días, tan solo en Instagram, los hashtags #10YearsChallenge y #10YearChallenge han acumulado más de 3,5 millones de publicaciones.

 

View this post on Instagram

 

Now THAT is a #10YearChallenge Be authentic to yourself 💜

A post shared by Caitlyn Jenner (@caitlynjenner) on

Es un pasatiempo al parecer inocente y, como casi todos los retos en las redes, seguramente va a ser efímero. Solo es cuestión de días para que aparezca otro reto que haga cosa del pasado el #10YearsChallenge.

Pero, ¿para qué servirán esa cantidad de fotos una vez pase el furor?

¿Hay algo detrás de la simple diversión de participar en el desafío?, ¿hay alguien que pueda estar lucrándose del juego?, ¿tiene algún riesgo para nuestra privacidad participar en modas como #10YearsChallenge?

¿Solo un juego?

En varios medios y redes sociales algunas personas han mostrado su preocupación por las implicaciones que puede tener el reto y que la gran mayoría de los usuarios no conocen o no les importa.

 

View this post on Instagram

 

🤪😅

A post shared by Barbie® (@nickiminaj) on

Una de ellas es Kate O’Neill, experta en estrategias digitales y quien se define como tecnohumanista.

O’Neill, en un artículo en la revista Wired, se pregunta irónicamente: “El reto de los 10 años es solo un meme inofensivo, ¿cierto?”.

Aunque no hay manera de saber exactamente para qué (si es el caso) se están utilizando las fotografías del reto, O’Neill menciona algunos de los posibles escenarios, unos inocuos, pero otros, por lo menos, inquietantes.

 

View this post on Instagram

 

Pasan los años, pero el flow sigue intacto. 🤓 #10yearchallenge

A post shared by Luis Fonsi (@luisfonsi) on

Hoy las compañías tecnológicas invierten grandes recursos en mejorar sus sistemas de reconocimiento facial.

Según le explica a BBC Mundo Anil Jain, investigador de visión computarizada y biométrica en la Universidad Estatal de Michigan, empresas como Facebook o Google se dedican a rastrear la red para recopilar grandes volúmenes de información.

Bajo esa lógica, el #10YearsChallenge simplemente les facilita esa tarea.

“Es solo un juego”, dice Jain. “Pero en el proceso estamos dando información valiosa y etiquetada”.

“Es una forma inteligente de recolectar información”.

¿A dónde van nuestros rostros?

La gran pregunta es quién y para qué se usa esa información.

 

View this post on Instagram

 

De Harry Potter a Mr. Sanz 🤓 pero de eso hace más tiempo ahora que me doy cuenta #10yearschallenge

A post shared by Alejandro Sanz (@alejandrosanz) on

Entre los escenarios que plantea O’Neill está que se pueda usar para encontrar niños que llevan mucho tiempo perdidos y que a través de un sistema de reconocimiento facial se pueda calcular cómo se ve ese niño en la actualidad.

Otro uso puede ser la publicidad dirigida. Si un sistema es capaz de reconocer un rostro, puede ofrecerle productos con base en su edad u otras características físicas.

Pero también podría tener otras consecuencias.

“La forma en la que estás envejeciendo puede tener inmensas implicaciones en el futuro”, le dice a BBC Mundo Ann Cavoukian, experta en temas de privacidad y tecnología en la Universidad Ryerson en Canadá.

Cavoukian explica que si un sistema es capaz de notar lo rápido que envejeces, puede, por ejemplo, utilizar esa información para aumentar el precio de un seguro de vida o de salud.

mujer

Getty
Las compañías tecnológicas invierten grandes recursos en el reconocimiento facial.

Un caso polémico ocurrió en 2016, cuando Amazon comenzó a vender sus servicios de reconocimiento facial a agencias del gobierno de EE.UU.

La tecnología podía usare para rastrear a sospechosos pero también a personas inocentes.

Con base en estas preocupaciones, organizaciones civiles y algunos accionistas y empleados de Amazon, le pidieron a la compañía que dejara de vender el servicio.

¿Paranoia?

Mediante un correo electrónico, Facebook le afirmó a BBC Mundo que el #10YearsChallenge “es un meme generado por un usuario y que se volvió viral por sí solo“.

“Facebook no comenzó esta tendencia… y no gana nada de este meme”.

Además, la red social advierte que cualquier persona puede desactivar la opción de reconocimiento facial en cualquier momento.

hombre

Getty
Los expertos recomiendan ser cautelosos con lo que compartimos en la redes.

Cavoukian y Jain coinciden en que para un usuario del común es muy complicado saber exactamente para qué se usará su información. Sin embargo, también recomiendan ser cautos.

“Esto es algo voluntario“, dice Jain. “Así que si te preocupa tu privacidad, simplemente no juegues”.

Cavoukian, por su parte, es más contundente.

“Nuestro rostro es una de las fuentes de información más valiosa para las tecnologías que están emergiendo”, dice.

“Yo insto a la gente a que se abstenga de hacerlo”, agrega.

“Si después de analizar las posibles consecuencias, decides hacerlo… ¡adelante! Pero primero piensa en los efectos que puede tener a largo plazo.”


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gp-BJURhOlA&t=20

https://www.youtube.com/watch?v=j5UTs94JcUE&t=1

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cortesía de Moce Yax Cuxtal

Ambientalistas denuncian que la tala de árboles por el nuevo trazo del Tren Maya ya comenzó en Playa del Carmen

La organización Moce Yax Cuxtal denunció que trabajadores ya desmontan la selva por donde pasará el proyecto de infraestructura, sin que se hayan dado a conocer los estudios de impacto ambiental y otros aspectos de las obras.
Cortesía de Moce Yax Cuxtal
2 de marzo, 2022
Comparte

Moce Yax Cuxtal, organización civil ambientalista de Quintana Roo, denunció que las obras de desmonte y deforestación de árboles en la selva virgen de Playa del Carmen ya arrancaron para abrir paso al nuevo trazado del Tramo 5 del Tren Maya. 

Hasta el momento, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) no ha dado a conocer oficialmente cuál será el nuevo trazado de la obra, ni tampoco las conclusiones de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) para el nuevo proyecto, luego de que en enero pasado anunció que el Tren Maya ya no irá por un paso elevado en la carretera federal 307 —que va de Playa del Carmen a Tulum—, sino por el interior de la zona selvática

Sin embargo, Moce Yax Cuxtal registró ayer en fotografías y videos que la tala de árboles ya comenzó en un área aproximada de 12 kilómetros al norte del municipio, a unos pocos kilómetros del relleno sanitario y del fraccionamiento Marsella, y también al poniente de la localidad. 

Laura Patiño Esquivel, presidenta de Moce Yax Cuxtal, explicó en entrevista que en la organización recibieron reportes ciudadanos de que se estaban produciendo labores de tala en la selva, y se trasladaron personalmente a dos puntos. 

En uno de ellos, dijo la activista, vieron vehículos de Grupo México, una de las empresas contratadas por Fonatur para la construcción del tren en el Tramo 5, y operarios les comentaron que, en efecto, la tala y el desmonte eran parte de las obras del nuevo trazado que correrá por la selva de Playa del Carmen hasta Tulum.

Hasta el cierre de edición la noche de este martes, Fonatur no había respondido a los mensajes de este medio preguntando si las imágenes de tala registradas por la organización civil ambientalista corresponden al nuevo trazo de la obra. 

Tala en Playa del Carmen

Cortesía de Moce Yax Cuxtal

“En ninguno de los dos lugares que visitamos vimos algún letrero que dijera qué es lo que se está construyendo en ese lugar, ni cuáles eran los permisos de construcción, nada. Por eso denunciamos ante la Dirección de Medio Ambiente del municipio”, señaló Patiño Esquivel.

La activista también denunció que la tala haya comenzado sin contar con estudios de ningún tipo, ni de impacto ambiental, ni geológicos, ni hidrológicos, ni tampoco socioeconómicos.

“Es algo sumamente grave. Es un ecocidio total”, insistió Patiño Esquivel, quien recordó que al interior de la zona selvática por donde se pretende pasar el nuevo trazo del Tren Maya hay múltiples sistemas de ríos subterráneos, cavernas y cenotes, que estarían en riesgo ante este megaproyecto en el que se invertirán al menos 180 mil millones de pesos. 

“Es muy preocupante que no conozcamos los estudios de impacto ambiental, porque no sabemos cuál es la viabilidad del proyecto en un ecosistema que es tremendamente frágil, en el que abajo, en el subsuelo, tenemos cavernas, ríos subterráneos y cenotes, y arriba hay una selva con infinidad de flora y fauna como jaguares”, expuso la presidenta de Moce Yax Cuxtal. Añadió que en la organización están preparando un escrito en el que activistas y ciudadanos demandarán al presidente Andrés Manuel López Obrador detener las obras del nuevo trazo del Tren Maya en Playa del Carmen. 

Un tren en la mira de la ASF

El pasado 22 de febrero, la Auditoría Superior de la Federación (ASF), tras una revisión de la Cuenta Pública 2020, señaló en un informe que el proyecto del Tren Maya no tiene identificados cuáles serán los impactos ambientales que generará la construcción de más de 600 kilómetros de vías en los tres primeros tramos, que van de Palenque, Chiapas, hasta Izamal, Yucatán, ni cuáles serán las medidas de prevención, mitigación y recuperación ecológica, ni cuánto invertirá para restablecer las zonas afectadas. 

Además, la ASF observó que en los tramos 2 y 3 del proyecto las obras del tren arrancaron sin contar antes con la MIA que detallara tanto los daños ecológicos previstos con la construcción como las medidas de mitigación y restauración. 

La Auditoría también advirtió que ante la premura de las obras del Tren Maya —el proyecto debe estar listo para finales de 2023, la fecha fijada públicamente por el presidente López Obrador— existe el riesgo de que las labores de salvamento arqueológico de todas las piezas que se van encontrando durante las obras no se lleven a cabo con el tiempo que requieren. 

En su informe, la ASF expuso que Fonatur informó que, en 2020, se identificaron 3 mil 728 monumentos en áreas de afectación en los tramos 1 al 4, de los cuales 292, el 9%, requieren de excavación, conservación, restauración, análisis y, en su caso, reubicación de la obra. A estos 292 monumentos arqueológicos se les clasificó con el código número 4. 

Mientras, otros 136 monumentos, el 4%, requieren de medidas técnicas para la conservación y protección en el derecho de vía del tren. 

En cuanto a los tramos 5, 6 y 7, se identificaron hasta 957 monumentos arqueológicos, de los cuales 58 se ubicaron dentro del trazo. 

“El grupo auditor de la ASF identificó que existe un riesgo relacionado con el tiempo necesario para desarrollar los procedimientos asociados al cumplimiento del salvamento arqueológico”, recalcó la Auditoría en su informe, en el que agregó que el Fonatur no contó con un protocolo que detalle las etapas a seguir para orientar las acciones de excavación, conservación y restauración, así como el análisis de los materiales arqueológicos que se encuentren. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.