close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Una de cada 3 cámaras de videovigilancia falla en CDMX; los desperfectos en altavoces aumentan 300%
De 2013 a la fecha han sido robadas más de 200 cámaras. Los costos de reparaciones subieron más de 67% en 2018.
Cuartoscuro Archivo
8 de enero, 2019
Comparte

Entre enero y septiembre del año pasado 1 de cada 3 cámaras del sistema de videovigilancia de la Ciudad de México presentó alguna falla ocasionada por diversos motivos, desde obras viales hasta sobrecargas de voltaje. A su vez, 1 de cada 4 altavoces también sufrió algún desperfecto, lo que representó un incremento de más del 300% en anomalías en estos dispositivos respecto a 2017.

Datos oficiales del Gobierno capitalino, obtenidos por Animal Político a través de solicitudes de transparencia, arrojan que desde 2013 el sistema de videovigilancia de la ciudad acumula 39 mil 765 fallas. En 2018, se registraron en promedio 30 fallas al día, 18 en las cámaras y 12 en los altavoces.

La mayoría de estos desperfectos se ha solucionado con trabajos de mantenimiento, que tan solo el año pasado tuvieron un costo de 748 millones de pesos,  un 67.5 % por encima de lo que se había requerido en 2017.

Hasta septiembre pasado había 804 sistemas de videovigilancia, entre cámaras y altavoces, que seguían sin funcionamiento debido a los desperfectos. Y el pasado 30 de diciembre la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum dijo que la cifra de cámaras sin funcionar era de más de 800.

La nueva administración de la Ciudad de México anunció que se trabajará en mejorar la calidad de imagen y conexión del sistema de videovigilancia, tras la renegociación de un contrato con Teléfonos de México.

A las fallas se suma el problema de los robos. De 2013 a la fecha más de 200 cámaras han sido robadas, de acuerdo con el reporte oficial.

Historial de fallas, en ascenso

El reporte entregado por el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de Ciudad de México (C5) indica que entre enero y septiembre de 2018 se registraron fallas en 7 mil 975 sistemas de videovigilancia conocidos como STV.

STV es el nombre técnico con el cual se denomina al dispositivo compuesto por una cámara y su poste de instalación, y que en la mayoría de los casos también está acompañado de un altavoz y botón de pánico.

El reporte detalla que se detectaron fallas en 4 mil 826 cámaras de vigilancia. Si se toma en cuenta que en la ciudad hay 15 mil 310 cámaras instaladas en total, significa que el 31.5% de ellas ya presentaba algún desperfecto hasta septiembre, y eso sin contar las que se hayan sumado entre octubre y diciembre. Esto significa que aproximadamente 1 de cada 3 cámaras ha presentado alguna anomalía.

El número de fallas registradas en 2018 equivale a un promedio de 18.4 cámaras descompuestas cada 24 horas. En comparación con 2017 donde el promedio de cámaras descompuestas fue de 15.7 dispositivos al día, es un incremento de un año al otro de 17.2%.

Cabe señalar que entre 2017 y 2018 el número de cámaras instaladas en la ciudad fue el mismo, por lo que este incremento en los desperfectos no está relacionado con un incremento en el total de equipos en servicio. De hecho en 2016 el promedio diario de fallas en las cámaras, aun con menos equipo en funcionamiento, fue mayor con 19 casos al día.

Animal Político también solicitó los datos sobre desperfectos en los altavoces. La información proporcionada arroja que de enero a septiembre se registraron fallas en 3 mil 149 equipos en total. Si se toma en cuenta que, en total, hay 12 mil 354 altavoces instalados en la ciudad, según los datos oficiales, significa que se han presentado fallas en al menos 1 de cada 4 equipos.

En el caso de los altavoces el incremento de los desperfectos es significativamente mayor. Mientras que en 2017 el promedio era de apenas 3.1 fallas diarias, para 2018 ese promedio diario creció a 12, lo que significa un alza del 300%. Es decir, se cuadruplicaron de un año al otro los desperfectos registrados en los altavoces.

El mal funcionamiento en los altavoces instalados en la ciudad quedó evidenciado el 19 de julio de 2018, luego de que varias personas señalaron que no escucharon la alerta sonora tras registrarse un fuerte sismo. En respuesta a otra solicitud de información, el C5 informó a Animal Político que en total se registró un mal funcionamiento en 1 mil 481 equipos.

A partir de dicho evento el gobierno de la ciudad implementó pruebas periódicas mensuales en los altavoces de los STV, con la finalidad de reforzar la supervisión y detección de desperfectos en los mismos.

¿Cuáles son las principales causas de los desperfectos en los altavoces y las cámaras?

Se pidió al Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de Ciudad de México un desglose sobre este tema pero no se proporcionó. En cambio solo se hizo referencia de forma genérica a varias causales sin precisar cantidades.

“Las fallas presentadas en cámaras y/o altavoces se debieron a algunas de las siguientes causas: cámara, router, poste, obra  pública, energía (cambio de voltaje), enlace de datos, botón de auxilio; por mencionar algunos mismos que no constituyen una falla definitiva del STV toda vez que son atendidas a través de mantenimiento correctivo”, señaló en su oficio de respuesta el C5.

Pero contrario a lo señalado en ese párrafo, el C5 sí reportó que durante 2018 fueron reemplazados 1 mil 612 cámaras de videovigilancia que registraron fallas y ya no pudieron ser reparadas.

Además, en los últimos cinco años el gobierno también ha tenido que reemplazar 208 cámaras de los STV que se han perdido a causa de robos.

Se disparó costo del mantenimiento

Para atender y prevenir fallas en las cámaras y altavoces de la ciudad el gobierno capitalino indicó que, como parte del programa de servicio integral a los STV se proporciona un mantenimiento preventivo y correctivo a los componentes de los equipos. Esto a partir del año 2015, toda vez que en el 2013 y 2012 no se proporcionó este servicio.

La información proporcionada arroja que en 2018 el costo del referido mantenimiento a cámaras y altavoces ascendió a 748 millones 800 mil pesos. En comparación con los 446 millones 847 mil pesos que se destinaron un año antes, fue un incremento del 67.5% en el presupuesto requerido de un año a otro.

Entre 2015 y 2017 el presupuesto anual para el mantenimiento se había mantenido en una proporción similar. En 2015 se asignaron 411 millones 947 mil pesos; en 2016 fueron 473 millones 937 mil pesos; y en 2017 los ya mencionados 446 millones 847 mil pesos. Es hasta 2018 cuando el costo se elevó significativamente.

¿Cuántas cámaras y altavoces hay, y dónde están?

En 2012 la ciudad contaba con 8 mil 310 cámaras de videovigilancia, cantidad que se fue incrementando progresivamente hasta llegar a 2017 a 15 mil 10 cámaras instaladas, según la información oficial. Ello significa que en este periodo de cinco años el número de cámaras instaladas en las calles de la ciudad creció 84%.

El 2018 fue el primero de los últimos seis años en que no se instalaron más cámaras de seguridad en la capital, ya que de acuerdo con el C5 se concluyó con la ampliación del Sistema Integral de Videovigilancia que se tenía programado originalmente.

La alcaldía de Iztapalapa es la que concentra el mayor número de cámaras en sus calles con 2 mil 293, seguida de Gustavo A. Madero con 2 mil 27 equipos; Cuauhtémoc con 1 mil 640; Venustiano Carranza con 1 mil 70; Miguel Hidalgo con 1 mil 69; Coyoacán con 999; Benito Juárez con 932; Tlalpan con 846; Azcapotzalco con 783; Iztacalco con 764; Tláhuac con 573; Xochimilco con 464; Magdalena Contreras con 339; Cuajimalpa con 269 y Milpa Alta con 221.

En cuanto a los altavoces, el número de equipos instalados se duplicó en los últimos seis años. La ciudad pasó de contar con 6 mil 474 equipos en 2012 a 12 mil 354 altavoces en 2017. En 2018 no se instalaron más equipos.

Iztapalapa también es la alcaldía con más altavoces con 1 mil 837. Le siguen Gustavo A. Madero con 1 mil 601; Cuauhtémoc con 1 mil 274; Miguel Hidalgo con 883; Coyoacán con 874; Venustiano Carranza con 840; Álvaro Obregón con 803; Benito Juárez con 698; Tlalpan con 685; Azcapotzalco con 682; Iztacalco con 607; Tláhuac con 455; Xochimilco con 408; Cuajimalpa con 223 y Milpa Alta con 200.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
BBC Ideas
Qué diría Sigmund Freud de nuestra obsesión con los selfies
Si estuviera vivo hoy, ¿cómo interpretaría el padre del psicoanálisis la cultura de los selfies?, se preguntó el psicólogo y autor Tomás Chamorro-Premuzic y aquí está la respuesta.
BBC Ideas
Por Tomás Chamorro-Premuzic, psicólogo (BBC Mundo)
31 de marzo, 2019
Comparte

Si vas a cualquiera de los lugares más lindos del mundo, verás a la gente tomando fotos… de sí misma.

Se podría pensar que es una tendencia nueva. La palabra que la denomina, selfie, fue aceptada por el Oxford English Dictionary en 2013 y rápidamente se convirtió en la palabra del año.

En el diccionario de la Real Academia Española aparece como selfi, con autofoto como significado.

Sin embargo, los selfies son tan antiguos como la fotografía misma: el primero fue tomado por un estadounidense llamado Robert Cornelius en 1839.

Pero ¿por qué usamos ese milagroso invento que es la fotografía para captar imágenes de algo que podemos ver todas las mañanas en el espejo del baño?

Es raro.

¿Y quién mejor para explicar las peculiaridades humanas que Sigmund Freud?

Yo me amo, tú me amas…

Freud, el padre del psicoanálisis, popularizó varias ideas, como el ego, el inconsciente y aquello de hablar con un terapeuta.

Una de esas ideas es la del narcisismo, o el amor desproporcionado hacia uno mismo.

En la mitología griega, un joven llamado Narciso vio su reflejo en el agua y pasó tanto tiempo admirando su belleza que se aisló del resto del mundo.

Finalmente se ahogó al tratar de abrazar su imagen.

Freud pensaba que un poco de autoestima es parte natural de los seres humanos.

Pero que se puede tornar en un desorden psicológico cuando la persona se ama a sí misma hasta el punto de excluir a todos los demás.

Y eso es a lo que usualmente nos referimos cuando hablamos de narcisismo.

A prueba

Los psicólogos han desarrollado pruebas para medir rasgos de personalidad como el narcisismo.

Algunos de los resultados no sorprenden:

  • los narcisistas tienden a ser más activos en las redes sociales
  • publicar selfies está fuertemente vinculado al narcisismo…

pero sólo en el caso de los hombres.

Las mujeres tienden a ser menos narcisistas que los hombres, a pesar de que son ellas las que publican más selfies.

Por otro lado, la psicóloga estadounidense Jean Twenge demostró que el narcisismo está en alza: en las últimas décadas ha aumentado al mismo ritmo que la obesidad.

En el diván

La mayoría de las ideas de Freud se derivaban de sus observaciones cotidianas, de manera que toda la información que es posible conseguir hoy en día le habría interesado enormemente.

Y le habría servido para analizar el fenómeno del selfie.

Habría notado, al igual que los psicólogos de este siglo, que muchas personas publican selfies no porque estén enamoradas de sí mismas, sino porque quieren ser adoradas por los demás.

Para Freud, esa necesidad de aprobación le habría parecido neurótica o histérica.

Llamar la atención

Recordemos que el psicoanalista empezó sus investigaciones a finales del siglo XIX, una época de represión sexual más profunda que la nuestra.

Las mujeres y los hombres se mantenían estrictamente separados y aprendían a avergonzarse de sentirse sexy.

Muchas de las pacientes de Freud de la alta sociedad de Viena sufrían de “parálisis histérica”, una incapacidad de caminar sin causa física.

Freud pensaba que esas mujeres, sin saberlo, estaban negándose la movilidad porque querían llamar la atención.

De manera que, si necesitamos tanto que nos presten atención hasta llegar al punto de paralizarnos si no la tenemos, ¿no es mejor publicar unos cuantos selfies?

Quizás sí, pero eso no significa que no haya algo malsano en esa obsesión, no sólo por lo que dice de la gente que se los toma, sino también por cómo afecta a los demás.

Normalmente infelices

Los selfies muestran a la gente en sus mejores momentos, cuidadosamente montados y manipulados.

Así que nos la pasamos invadidos por imágenes de las vidas y cuerpos aparentemente perfectos de otras personas.

Estudios recientes demuestran que nos llenan de envidia y nos hacen sentir aislados, inseguros e inadecuados.

En palabras de Freud, nos vuelven más neuróticos.

Freud dijo:

El objetivo del psicoanálisis es aliviar a las personas de su infelicidad neurótica para que puedan ser normalmente infelices“.

Así que la próxima vez que apuntes tu cámara hacia ti mismo, recuerda a Narciso y enfócate más bien en tus amigos.

Quizás no tengas tantos “Me gusta” pero puedes contar con el de Freud.

*Si quieres ver la animación en inglés, haz clic aquí: BBC Ideas


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vtYdfXoK0W0

https://www.youtube.com/watch?v=MCmqUp2XTPY

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.