Una de cada 3 cámaras de videovigilancia falla en CDMX; los desperfectos en altavoces aumentan 300%
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Una de cada 3 cámaras de videovigilancia falla en CDMX; los desperfectos en altavoces aumentan 300%

De 2013 a la fecha han sido robadas más de 200 cámaras. Los costos de reparaciones subieron más de 67% en 2018.
Cuartoscuro Archivo
8 de enero, 2019
Comparte

Entre enero y septiembre del año pasado 1 de cada 3 cámaras del sistema de videovigilancia de la Ciudad de México presentó alguna falla ocasionada por diversos motivos, desde obras viales hasta sobrecargas de voltaje. A su vez, 1 de cada 4 altavoces también sufrió algún desperfecto, lo que representó un incremento de más del 300% en anomalías en estos dispositivos respecto a 2017.

Datos oficiales del Gobierno capitalino, obtenidos por Animal Político a través de solicitudes de transparencia, arrojan que desde 2013 el sistema de videovigilancia de la ciudad acumula 39 mil 765 fallas. En 2018, se registraron en promedio 30 fallas al día, 18 en las cámaras y 12 en los altavoces.

La mayoría de estos desperfectos se ha solucionado con trabajos de mantenimiento, que tan solo el año pasado tuvieron un costo de 748 millones de pesos,  un 67.5 % por encima de lo que se había requerido en 2017.

Hasta septiembre pasado había 804 sistemas de videovigilancia, entre cámaras y altavoces, que seguían sin funcionamiento debido a los desperfectos. Y el pasado 30 de diciembre la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum dijo que la cifra de cámaras sin funcionar era de más de 800.

La nueva administración de la Ciudad de México anunció que se trabajará en mejorar la calidad de imagen y conexión del sistema de videovigilancia, tras la renegociación de un contrato con Teléfonos de México.

A las fallas se suma el problema de los robos. De 2013 a la fecha más de 200 cámaras han sido robadas, de acuerdo con el reporte oficial.

Historial de fallas, en ascenso

El reporte entregado por el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de Ciudad de México (C5) indica que entre enero y septiembre de 2018 se registraron fallas en 7 mil 975 sistemas de videovigilancia conocidos como STV.

STV es el nombre técnico con el cual se denomina al dispositivo compuesto por una cámara y su poste de instalación, y que en la mayoría de los casos también está acompañado de un altavoz y botón de pánico.

El reporte detalla que se detectaron fallas en 4 mil 826 cámaras de vigilancia. Si se toma en cuenta que en la ciudad hay 15 mil 310 cámaras instaladas en total, significa que el 31.5% de ellas ya presentaba algún desperfecto hasta septiembre, y eso sin contar las que se hayan sumado entre octubre y diciembre. Esto significa que aproximadamente 1 de cada 3 cámaras ha presentado alguna anomalía.

El número de fallas registradas en 2018 equivale a un promedio de 18.4 cámaras descompuestas cada 24 horas. En comparación con 2017 donde el promedio de cámaras descompuestas fue de 15.7 dispositivos al día, es un incremento de un año al otro de 17.2%.

Cabe señalar que entre 2017 y 2018 el número de cámaras instaladas en la ciudad fue el mismo, por lo que este incremento en los desperfectos no está relacionado con un incremento en el total de equipos en servicio. De hecho en 2016 el promedio diario de fallas en las cámaras, aun con menos equipo en funcionamiento, fue mayor con 19 casos al día.

Animal Político también solicitó los datos sobre desperfectos en los altavoces. La información proporcionada arroja que de enero a septiembre se registraron fallas en 3 mil 149 equipos en total. Si se toma en cuenta que, en total, hay 12 mil 354 altavoces instalados en la ciudad, según los datos oficiales, significa que se han presentado fallas en al menos 1 de cada 4 equipos.

En el caso de los altavoces el incremento de los desperfectos es significativamente mayor. Mientras que en 2017 el promedio era de apenas 3.1 fallas diarias, para 2018 ese promedio diario creció a 12, lo que significa un alza del 300%. Es decir, se cuadruplicaron de un año al otro los desperfectos registrados en los altavoces.

El mal funcionamiento en los altavoces instalados en la ciudad quedó evidenciado el 19 de julio de 2018, luego de que varias personas señalaron que no escucharon la alerta sonora tras registrarse un fuerte sismo. En respuesta a otra solicitud de información, el C5 informó a Animal Político que en total se registró un mal funcionamiento en 1 mil 481 equipos.

A partir de dicho evento el gobierno de la ciudad implementó pruebas periódicas mensuales en los altavoces de los STV, con la finalidad de reforzar la supervisión y detección de desperfectos en los mismos.

¿Cuáles son las principales causas de los desperfectos en los altavoces y las cámaras?

Se pidió al Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de Ciudad de México un desglose sobre este tema pero no se proporcionó. En cambio solo se hizo referencia de forma genérica a varias causales sin precisar cantidades.

“Las fallas presentadas en cámaras y/o altavoces se debieron a algunas de las siguientes causas: cámara, router, poste, obra  pública, energía (cambio de voltaje), enlace de datos, botón de auxilio; por mencionar algunos mismos que no constituyen una falla definitiva del STV toda vez que son atendidas a través de mantenimiento correctivo”, señaló en su oficio de respuesta el C5.

Pero contrario a lo señalado en ese párrafo, el C5 sí reportó que durante 2018 fueron reemplazados 1 mil 612 cámaras de videovigilancia que registraron fallas y ya no pudieron ser reparadas.

Además, en los últimos cinco años el gobierno también ha tenido que reemplazar 208 cámaras de los STV que se han perdido a causa de robos.

Se disparó costo del mantenimiento

Para atender y prevenir fallas en las cámaras y altavoces de la ciudad el gobierno capitalino indicó que, como parte del programa de servicio integral a los STV se proporciona un mantenimiento preventivo y correctivo a los componentes de los equipos. Esto a partir del año 2015, toda vez que en el 2013 y 2012 no se proporcionó este servicio.

La información proporcionada arroja que en 2018 el costo del referido mantenimiento a cámaras y altavoces ascendió a 748 millones 800 mil pesos. En comparación con los 446 millones 847 mil pesos que se destinaron un año antes, fue un incremento del 67.5% en el presupuesto requerido de un año a otro.

Entre 2015 y 2017 el presupuesto anual para el mantenimiento se había mantenido en una proporción similar. En 2015 se asignaron 411 millones 947 mil pesos; en 2016 fueron 473 millones 937 mil pesos; y en 2017 los ya mencionados 446 millones 847 mil pesos. Es hasta 2018 cuando el costo se elevó significativamente.

¿Cuántas cámaras y altavoces hay, y dónde están?

En 2012 la ciudad contaba con 8 mil 310 cámaras de videovigilancia, cantidad que se fue incrementando progresivamente hasta llegar a 2017 a 15 mil 10 cámaras instaladas, según la información oficial. Ello significa que en este periodo de cinco años el número de cámaras instaladas en las calles de la ciudad creció 84%.

El 2018 fue el primero de los últimos seis años en que no se instalaron más cámaras de seguridad en la capital, ya que de acuerdo con el C5 se concluyó con la ampliación del Sistema Integral de Videovigilancia que se tenía programado originalmente.

La alcaldía de Iztapalapa es la que concentra el mayor número de cámaras en sus calles con 2 mil 293, seguida de Gustavo A. Madero con 2 mil 27 equipos; Cuauhtémoc con 1 mil 640; Venustiano Carranza con 1 mil 70; Miguel Hidalgo con 1 mil 69; Coyoacán con 999; Benito Juárez con 932; Tlalpan con 846; Azcapotzalco con 783; Iztacalco con 764; Tláhuac con 573; Xochimilco con 464; Magdalena Contreras con 339; Cuajimalpa con 269 y Milpa Alta con 221.

En cuanto a los altavoces, el número de equipos instalados se duplicó en los últimos seis años. La ciudad pasó de contar con 6 mil 474 equipos en 2012 a 12 mil 354 altavoces en 2017. En 2018 no se instalaron más equipos.

Iztapalapa también es la alcaldía con más altavoces con 1 mil 837. Le siguen Gustavo A. Madero con 1 mil 601; Cuauhtémoc con 1 mil 274; Miguel Hidalgo con 883; Coyoacán con 874; Venustiano Carranza con 840; Álvaro Obregón con 803; Benito Juárez con 698; Tlalpan con 685; Azcapotzalco con 682; Iztacalco con 607; Tláhuac con 455; Xochimilco con 408; Cuajimalpa con 223 y Milpa Alta con 200.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La apuesta de Suecia de luchar contra el COVID-19 protegiendo la economía y la libertad ciudadana

El país escandinavo considera que "todavía" no es necesario paralizar el aparato productivo para detener el avance del coronavirus.
29 de marzo, 2020
Comparte
Transeúntes en el centro de Estocolmo.

Getty Images
Mientras que sus vecinos nórdicos han seguido a Italia, España y Francia ordenando el cierre de escuelas, restaurantes y centros turísticos, la población sueca aún cuenta con la posibilidad de degustar un plato en una terraza y hasta de viajar a sus concurridos centros de esquí.

La crisis del coronavirus ha vaciado de gente cada una las habitualmente abarrotadas capitales occidentales, a excepción de una: Estocolmo.

Mientras que en ciudades como París, Londres o Madrid es imposible sentarse en un restaurante, los locales de comida en la capital de Suecia continúan operativos y recibiendo clientes.

También siguen abiertas las escuelas para jóvenes menores de 16 años, los gimnasios, las tiendas de ropa y hasta algunas concurridas estaciones de esquí.

Y es que las únicas medidas que el gobierno del país escandinavo ha tomado ante la pandemia de covid-19 es prohibir las aglomeraciones públicas de más de 50 personas, cerrar las instituciones de educación superior y sugerirles a los trabajadores que trabajen desde casa, si pueden.

Al mismo tiempo, las cifras de infectados por coronavirus en Suecia siguen avanzando.

Según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, Suecia había confirmado 3.000 casos y 100 muertes en la tarde del viernes.

“La estrategia del gobierno sueco es inhibir la propagación del virus, proteger a los grupos vulnerables y no sobrecargar el sistema de salud, pero al mismo tiempo el gobierno quiere reducir las consecuencias económicas y (proteger) a nuestras industrias con diferentes paquetes de estímulo del Ministerio de Finanzas”, le dice a BBC Mundo Maja Fjaestad, viceministra de Salud de Suecia.

Una terraza en Estocolmo.

Getty Images
Así lucía una terraza en el centro de Estocolmo el 26 de marzo. Entre tanto, la mayoría de los países europeos han implementado medidas de confinamiento y ordenado el cierre de bares y restaurantes.

Pese a que en países como España e Italia no son pocos los que lamentan no haber actuado antes con más severidad, Fjaestad explica que el país europeo apuesta por implementar “las acciones adecuadas en el momento adecuado” y que sus políticas para enfrentar la epidemia están basadas en la ciencia.

“Mantenemos una estrecha cooperación con la comunidad científica y con expertos de la Agencia de Salud Pública”, agrega, antes de resaltar la importancia para su país de que tanto el comercio como la sociedad sigan funcionando.

Una apuesta “arriesgada”

Para el danés Lars Christensen, especialista en economía internacional, se trata sin duda de una apuesta “arriesgada”.

Christensen apunta que los suecos están poniendo más en riesgo la salud de su población que otros gobiernos que han impuesto restricciones muy severas a la libertad de movimiento.

“Pero, por otro lado, están arriesgando menos económicamente“, le dice a BBC Mundo. “¿Qué tanto en términos de desempleo y producción estás dispuesto a arriesgar para proteger a, tal vez, unos pocos ciudadanos?”, cuestiona.

Christensen agrega que si un gobierno no quiere tomar riesgos, simplemente puede poner a toda su población en confinamiento e implementar restricciones de viaje para contener el brote, como lo han hecho países como Italia y España, pero advierte que estas medidas tienen “costos económicos tremendos“.

“Podemos ver las tasas de desempleo, las empresas en bancarrota (…) eso es, en gran medida, el resultado de las políticas de confinamiento (…). Si esto permite detener el virus y que el país se abra antes, entonces el costo puede valer la pena. Sin embargo, creo que es importante que abordemos tantos los problemas económicos como los de salud, de lo contrario nos iremos a la bancarrota“.

La economía sueca sufrirá un fuerte golpe, “pase lo que pase”, según Christensen.

El coronavirus ha causado una gran conmoción en la economía global e incluso si no hubiera casos de covid-19 en Suecia, su economía se vería impactada, pues está muy expuesta al comercio internacional”.

El enfoque de Corea del Sur

Christensen resalta el caso de Corea del Sur, donde las restricciones son menos estrictas que en Europa y eso no le ha impedido aplanar la curva de avance del coronavirus.

Desde el 8 de marzo, cuando la cifra de contagiados ya ascendía a 7.134 en el país asiático, el número de casos nuevos comenzó a decrecer radicalmente.

Esto, pese a que Corea del Sur fue uno de los países en donde más rápido se propagó la enfermedad.

Expertos indican que el éxito surcoreano se debe principalmente a que sus autoridades se han enfocado en detectar casos y aislar a las personas afectadas: Corea del Sur es uno de los países con el más alto índice de realización de pruebas en el mundo.

“Es importante asegurarse de que las personas sean examinadas, así como limitar el contacto personal”, indica Christensen.

La tasa de mortalidad del virus en Corea del Sur es también una de las más bajas globalmente.

“Es solo cuestión de tiempo”

Joacim Rocklöv, profesor de epidemiología y salud pública de la Universidad de Umea, en el noreste de Suecia, considera que la estrategia del gobierno “no es prudente”.

“Creo que deberíamos deberíamos aprender de la experiencia de otros países, pero no hemos obtenido lecciones de lo que está sucediendo en Italia y España. Deberíamos aprender de ellos, ser más estrictos en la implementación (de medidas) y asegurarnos de que esto no se convierta una catástrofe de salud pública“.

Centro de Seúl durante la crisis del coronavirus.

Getty Images
Las autoridades surcoreanas han logrado aplanar la curva de avance del coronavirus sin haber implementado un estricto confinamiento como lo hizo Italia.

En diálogo con BBC Mundo, el epidemiólogo asegura que es solo cuestión de tiempo hasta que las autoridades suecas se den cuenta de que su estrategia “no va a funcionar”.

“Pero me gustaría que se den cuenta antes porque las medidas que se tomen tardarán varias semanas en tener algún efecto”.

Rocklöv cuenta que la vida en Umea continúa casi sin interrupciones. El miércoles reabrieron su gimnasio que había estado cerrado varios días e igualmente ha observado como la gente todavía va a restaurantes y realiza viajes a las estaciones de esquí del país.

“Creo que solamente una pequeña parte de la población se da cuenta del problema y está preocupada por la inacción (del gobierno)”, dice el profesor y explica que esto se debe a que la sociedad sueca suele tenerle un alto grado de confianza a sus gobernantes.

Turismo en Suecia

Mientras que la industria turística se encuentra completamente paralizada desde hace semanas en toda Europa Occidental, Suecia y sus concurridas estaciones de esquí continúan completamente operativas y abiertas al público.

El complejo de Sälen, uno de los más importantes del país, sigue “abierto como de costumbre“, según una de sus trabajadoras, que no quiso ser identificada.

Estación de esquí Sälen durante una competición.

Getty Images
Sälen, una de las estaciones de esquí más concurridas de Suecia, continúa abierta al público mientras que en el resto del continente la actividad turística se ha paralizado.

“Hemos tenido varias cancelaciones, pero tuvimos reservaciones suplementarias cuando Noruega decidió cerrar sus estaciones de esquí”.

Sälen está ubicada muy cerca de la frontera entre Suecia y Noruega. De hecho, geográficamente se encuentra más cerca de Oslo que de la capital sueca.

La empleada de la concurrida estación dice que hasta el 26 de marzo, el gobierno no les había pedido prever un cierre.

“El martes, los directores tuvieron una reunión con el gobierno y tomaron la decisión de continuar abiertos”.

El debate tanto en Suecia como en otros países nórdicos sobre cuál es el enfoque adecuado para enfrentar la crisis del coronavirus sigue dando de qué hablar.

Los suecos han tenido una perspectiva más liberal que sus vecinos daneses y noruegos. Pero por el momento no está claro cuál modelo es más efectivo.

No obstante, Christensen asegura que en las próximas semanas se generará una gran discusión entre los países escandinavos sobre de la manera como distintos países han manejado la crisis sanitaria.

“Los daneses miraremos los números suecos, los suecos mirarán los daneses y cada sociedad determinará quién tomó las medidas correctas. Y sin duda se juzgará al que no lo hizo“, concluye.

banner

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo.
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts