¿Qué es la diabulimia y por qué se considera el trastorno alimenticio más peligroso del mundo?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Qué es la diabulimia y por qué se considera el trastorno alimenticio más peligroso del mundo?

Se trata de una combinación de diabetes y bulimia, para describir a las personas con diabetes tipo 1 que toman muy pocainsulina para controlar su peso.
3 de enero, 2019
Comparte
Becky Rudkin

Becky Rudkin
Dejó de tomar la dosis de insulina que necesitaba y puso en riesgo su vida.

“Sigo viva y aún conservo mis pies. Son dos de las cosas más importantes para mí considerando el daño que podría haberme hecho a mí misma”.

Lo dice Becky Rudkin, una de las protagonistas de “Diabulimia: el trastorno alimenticio más peligroso del mundo”, un documental de Newsbeat y BBC Three transmitido en 2017.

El término, una combinación de diabetes y bulimia, se usa para describir a las personas con diabetes tipo 1 que deliberadamente toman muy poca insulina para tratar de controlar su peso.

No es una condición reconocida médicamente, pero en Reino Unido se acaba de aprobar un financiamiento de más de US$1.5 millones con la esperanza de que los científicos puedan elaborar un plan de tratamiento eficaz para las personas con este desorden alimenticio.

En el caso de Becky, de 30 años, la supresión de insulina provocó que los huesos de su pie se desintegraran.

“El cirujano me dijo que estaban hechos papilla”, dice.

Pero en los casos más graves la diabulimia puede causa paros cardíacos e incluso la muerte.

https://www.youtube.com/watch?v=tSLjM6cZaTo

Por lo pronto, después de 16 meses en una unidad de trastornos alimenticios, Becky ya no tiene que usar muletas ni acudir a sesiones con su equipo de salud mental.

La joven escocesa está emocionada por su futuro y cuenta al programa de radio Newsbeat que se ha prometido con su novio, con se ha mudado a vivir con ella, y que ahora tiene un perro.

“No inyectarte es adictivo”

La diabulimia se da en pacientes con diabetes tipo 1, que tienen miedo porque la insulina que necesitan provoca aumento de peso.

Pero no usarla, aumenta su nivel de azúcar en sangre, lo que está asociado con graves trastornos en la salud: ceguera, daño permanente a los riñones o daños en el sistema nervioso.

Becky y Joe

Becky Rudkin
Becky se ha prometido con su novio, Joe, y están preparando su boda para el mes de julio.

“No seguir el tratamiento con insulina puede causarles la muerte rápidamente”, advierte la doctora Khalida Ismail, psiquiatra especialista en diabetes.

La diabulimia es un trastorno muy peligroso porque se asocia con una enfermedad crónica que acompañará al paciente durante toda su vida.

“Tienes que luchar con ambas enfermedades al mismo tiempo”, recuerda Nabeelah, otra paciente de 22 años.

“No inyectarte la insulina es adictivo, porque puedes comer lo que quieras y al mismo tiempo perder peso”, explica en el documental Gemma, de 22 años, diagnosticada de diabetes tipo 1 cuando tenía 12 años.

Buscando tratamiento

El equipo de la científica clínica Marietta Stadler, que trabaja en el King’s College Hospital de Londres, recibirá 1,5 millones de dólares para realizar una investigación sobre la diabulimia.

Ella y su equipo utilizarán esa beca para tratar de comprender mejor la diabetes y realizarán entrevistas con las personas que tienen la enfermedad.

Marietta Stadler

Marietta Stadler
La científica clínica Marietta Stadler, que trabaja en el King’s College Hospital de Londres, espera diseñar un tratamiento efectivo para los pacientes de diabulimia.

“No nos podemos basar solo en un grupo de médicos que deciden una intervención, hay que contar con el testimonio de las personas que han vivido con esto”, explica Stadler.

Se espera que la investigación demore cinco años y el plan actual es elaborar un plan de tratamiento de 12 módulos con una sesión cada quince días durante seis meses para pacientes con diabulimia.

La financiación ha sido otorgada por el Instituto Nacional de Investigación en Salud de Reino Unido (NIHR, por sus siglas en inglés), que es quien decide otorgar dinero a proyectos de investigación que tienen un “beneficio claro para los pacientes”.

Becky afirma que “ya es hora” de llevar a cabo un estudio de estas características, pero también está preocupada.

Becky Rudkin

Becky Rudkin
La última vez que Becky ingresó en el hopital estaba al borde de la muerte.

“Todos somos diferentes y todos tratamos nuestra propia diabulimia y diabetes de manera completamente diferente. Así que supongo que ese es el punto que podría ser difícil a la hora de encontrar un tratamiento.

“¿Qué puedes hacer en 12 sesiones con alguien que tiene diabetes? Solo podrás rascar la superficie. No sé si una reunión quincenal es suficiente”, dice.

Pero la doctora Stadler dice que la investigación es solo el “primer paso” y después de cinco años de financiamiento, se necesitará un ensayo más grande antes de adoptar un plan de tratamiento formal en el servicio de salud pública.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gFkihTytGRU

https://www.youtube.com/watch?v=NqngeECM8oA

https://www.youtube.com/watch?v=MCmqUp2XTPY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Ilustración: Adán Vega

Cómo las mujeres están rompiendo las brechas digitales y de género en tecnología

A través de colectivas feministas, áreas de gobierno y empresas, las mujeres irrumpen en el desarrollo tecnológico. Quienes ya llevan un camino recorrido opinan que es necesario darse la oportunidad de entrar a este sector masculinizado.
Ilustración: Adán Vega
Por Citlalli López
3 de octubre, 2021
Comparte

Cuando Soledad Venegas Nava era adolescente su padre se negó a pagarle sus estudios. “Él decía que no tenía caso gastar en las mujeres, que de todas maneras terminaríamos casadas”, recuerda quien hoy es la directora general de la consultoría Studio Mantis.  

Más adelante, cuando pudo pagar, regresó a la escuela. Estudió Informática sin tener computadora propia. Y a sus 51 años de edad cuenta con maestría y doctorado en Desarrollo Regional y Tecnológico por el Instituto Tecnológico de Oaxaca (ITO). “Hay que ir quitando estos prejuicios o ideas de que las mujeres no podemos. Sí podemos, y aunque nos cueste trabajo lo logramos”, expresa. 

Como integrante de Mujeres Ciberfeministas de América Latina y el Caribe, resalta que la Agenda 2030 busca fortalecer a las mujeres y niñas en el tema de tecnologías. Sin embargo, reconoce las brechas en Oaxaca, su entidad. 

Lee: Anexo 13: más recursos cada año, pero no necesariamente para financiar la igualdad entre hombres y mujeres

“Pocas mujeres nos dedicamos al desarrollo tecnológico. Hay un androcentrismo tecnológico que hace que el desarrollo de software y generación de tecnologías esté cooptado por esta visión masculina”, dice Soledad Venegas. 

Por ello, decidió fundar su propia empresa y enfocarse en el desarrollo de herramientas digitales con perspectiva de género. Serena-T es la aplicación más reciente que construyó con otras mujeres para la organización feminista Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad.    

La herramienta está dirigida al autocuidado colectivo y sanación de defensoras de derechos humanos. Cuenta con herramientas para el manejo emocional, la alimentación, la relajación y la herbolaria. “Las mujeres no deben masculinizarse para pertenecer a este sector, tenemos que seguir mirando que las soluciones a las problemáticas de las mujeres deben hacerse desde la mirada de las mujeres y no de los hombres”, insiste. 

De acuerdo con datos del Foro Económico Mundial, son mujeres sólo 22 por ciento de quienes trabajan en el ámbito de la inteligencia artificial; 12 por ciento de quienes se dedican al aprendizaje automatizado; y apenas 35 por ciento de estudiantes de carreras del campo de las STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas por sus siglas en inglés).  

El informe Las Mujeres en la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas en América Latina y el Caribe, elaborado en 2020 por ONU Mujeres, especifica que en América Latina y El Caribe ellas representan 45 por ciento en áreas de investigación. Aunque en el caso de Chile, México y Perú la cifra es menor, ya que son 34 por ciento del total.  

“La segregación continúa siendo elevada porque las investigadoras están subrepresentadas en los niveles más altos de las carreras profesionales y son minoría en muchos campos de las STEM en casi todos los países de la región”, se lee en el documento. 

Entérate: Los roles de género en la brecha salarial

En México ya hay entidades que trabajan contra estas brechas y estereotipos de género a nivel de política pública. Por ejemplo, en el Gobierno de Jalisco, dentro de la Coordinación de Innovación existe el área de Inclusión Digital. 

“La digitalización ha sido más complicada para las mujeres debido a los diferentes roles que ejecutamos: trabajo, escuela, casa, hijos. A eso le sumamos el tema de la violencia en el hogar y entonces podemos entender que la digitalización es un gran reto y una oportunidad primordial para las mujeres, pues muchas veces no tienen conectividad”, explica Adriana Aceves Fernández, la directora de Inclusión Digital. 

La digitalización de las mujeres incluye siete cursos que tienen como filosofía “las tres R”: reprogramación, para quitarles el miedo de adentrarse en la tecnología; resignificación, para darse el valor y la oportunidad de aprender herramientas digitales; y la resiliencia para la aplicación práctica del conocimiento.  

Mediactivismo y ciberfeminismo, dos ejes para lograr más igualdad

¿Por qué las asistentes virtuales como Alexa o Siri tienen voz de mujer? Ixchel García, de Luchadoras Mx, cuestiona esta forma de reforzar los estereotipos de género. 

“Las personas que en su gran mayoría están creando tecnologías son hombres cisgénero y blancos que replican los machismos”, señala la responsable del área Internet Feminista dentro de la colectiva que tiene como misión la apropiación de las TIC’s (Tecnologías de la Información y Comunicación) por parte de las mujeres, jóvenes y niñas.  

En Luchadoras Mx hay dos ejes estratégicos: el mediactivismo como un espacio para retratar los nuevos referentes de ser mujer sin estereotipos; y el ciberfeminismo para la construcción de una Internet libre de violencia contra las mujeres.  

Para su integrante Ixchel García es importante reivindicar y dignificar la participación de las mujeres en el desarrollo tecnológico pese a las brechas de género. “Al final estamos hablando desde nuestra propia vivencia y sumando a tener tecnologías más justas”, indica.   

El informe Las Mujeres en la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas en América Latina y el Caribe hace hincapié en la interseccionalidad. Las mujeres no son un grupo homogéneo si se toman en cuenta dimensiones como el origen, la edad, la orientación sexual o el origen étnico; de ahí la importancia de visibilizar a las comunidades indígenas. 

En Oaxaca, Johana Zurita, activista originaria de Santa María Ozolotepec, da acompañamiento en la interrupción del embarazo a mujeres indígenas zapotecas.  Recientemente incorporó a su labor la aplicación Aborto Seguro, diseñada por Hesperian. 

“Cuando les dije que bajarán la aplicación en su celular, las que son adolescentes y jóvenes accedieron, y las que son mayores preguntaron cómo hacerlo, pidieron ayuda con la que estaba al lado”, menciona. 

La herramienta, una vez descargada, no requiere de internet, y no sólo sirve para que las mujeres tengan información precisa y confiable sobre el aborto, también para que se apropien de la tecnología. 

“La  tecnología es importante para dar a conocer y recibir información siempre que se tiene la posibilidad de acceder a ella. Lamentablemente en nuestras comunidades tenemos muy  limitado el acceso. Quienes la utilizamos somos las estudiantes y quienes trabajamos en alguna institución o con asociaciones civiles. Gran parte de la población desconoce el uso de herramientas tecnológicas”, lamenta. 

Pero en este camino, siempre se encuentran aliadas, como es el caso del Grupo de Estudios Sobre la Mujer Rosario Castellanos que dio a conocer la app en más de 20 municipios indígenas mediante la capacitación de 130 lideresas comunitarias. En la tecnología, algunas mujeres son desarrolladoras, otras capacitan, unas más llevan el activismo al plano digital y se abren espacio en este sector donde predominan los hombres.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.