Ojiva W76-2, la nueva arma atómica de EU que Rusia asegura aumenta el riesgo de guerra nuclear
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Ojiva W76-2, la nueva arma atómica de EU que Rusia asegura aumenta el riesgo de guerra nuclear

Se trata de un arma nuclear considerada "de bajo rendimiento", pero con casi un tercio de la potencia de la bomba lanzada sobre Hiroshima.
Getty Images
30 de enero, 2019
Comparte

El origen de la última tensión “nuclear” entre Washington y Moscú tiene un nombre: la ojiva W76-2.

Se trata de un arma nuclear considerada “de bajo rendimiento”, pero con casi un tercio de la potencia de la bomba lanzada sobre Hiroshima.

El Pentágono comenzó a producirla para equipar los misiles balísticos de sus submarinos y Rusia considera que provoca un riesgo de guerra nuclear.

La noticia la desveló este lunes la Administración Nacional de Seguridad Nuclear de EE.UU. (NNSA, por sus siglas en inglés) en un e-mail de respuesta al sitio web especializado ExchangeMonitor.

“La NNSA está a punto de completar la cantidad de ojivas de capacidad operativa inicial W76-2 y entregar las unidades a la Armada para finales del año fiscal 2019″, confirmó después un portavoz de la agencia en condición de anonimato al portal Defense News.

La fabricación de un arma de este tipo está recogida en la Revisión de la Postura Nuclear (RPN) del país ordenada el año pasado por el presidente Donald Trump.

El informe concluye que un arma de bajo rendimiento haría menos probable un conflicto nuclear al permitirle a EE.UU. equilibrar sus fuerzas y capacidad de reacción con Rusia.

Sin embargo, expertos en antiproliferación nuclear criticaron la medida por considerar que lo que puede precisamente es precipitar una carrera armamentística e incluso el gobierno ruso declaró que esta iniciativa “aumenta el riesgo de una guerra nuclear”.

¿Qué se sabe de estas armas?

La NNSA confirmó que la primera unidad de producción de la W76-2 ya está en marcha en una planta del estado de Texas, aunque su portavoz no confirmó el número total de ojivas que serán desarrolladas.

Esta ojiva de corto alcance, que equipará a los misiles intercontinentales Trident de los submarinos atómicos estadounidenses, es una versión modificada y menos potente de la W76-1.

Submarino de EE.UU.

Reuters
El plan de EE.UU. pasa por modificar las ojivas nucleares submarinas W76-1 para darles menor poder de detonación.

Su antecesora es considerada un “arma estratégica”, lo que significa que es mucho más potente y se utiliza para atacar objetivos de mayor rango.

Esa W76-1 tiene un rendimiento explosivo de “alrededor de 100 kilotones”, recordó a la radio pública estadounidense (NPR) Hans Kristensen de la Federación de Científicos Americanos, un grupo de defensa del control de armas.

Y aunque el Departamento de Energía estadounidense no dio detalles sobre la nueva arma, el experto aseguró que se calcula que la W76-2 tendrá un rendimiento de entre cinco y siete kilotones.

¿Por qué esta nueva táctica de EE.UU.?

El gobierno de Trump defendió el desarrollo de armas nucleares más pequeñas en su RPN.

En este informe se destaca la preocupación del Pentágono de que Moscú considere que las armas nucleares estadounidenses son demasiado grandes para ser utilizadas, por lo que sus armas más pequeñas y tácticas podrían darle a Rusia ventaja en un hipotético conflicto.

Por ello, el documento defiende que la fabricación estadounidense de nuevas ojivas más pequeñas podría ayudar a equilibrar las fuerzas con Rusia.

Armas nucleares EE.UU-Rusia

Getty Images
EE.UU. cree que su nueva arma ayudará a equilibrar su poder nuclear frente a Rusia. Ambos concentran casi el 92% de armamento nuclear que existe en el mundo, según el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo.

“Nuestra estrategia garantizará que Rusia entienda que cualquier uso de armas nucleares, aunque sea limitado, es inaceptable”, se lee en el documento.

“Elevará el umbral nuclear y ayudará a garantizar que potenciales adversarios no perciban ninguna posible ventaja en una escalada nuclear limitada, haciendo que el uso nuclear sea menos probable”, agrega el informe.

¿Qué ha dicho Rusia?

Sin embargo, el plan de EE.UU. fue duramente criticado por quienes creen que la W76-2 puede lograr el efecto contrario. Entre ellos, la propia Rusia.

“Este tema ya se incluyó en el resumen del año anterior de la política de Washington en el ámbito nuclear. Ya entonces expresamos nuestra profunda preocupación porque el desarrollo de esos misiles de corto alcance reduce el umbral del uso de las armas nucleares y, por supuesto, aumenta el riesgo de una guerra nuclear”, dijo este miércoles el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

“Ahora, ese asunto ha pasado de las palabras a los hechos”, destacó.

Serguéi Lavrov

Getty Images
El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo que la ojiva W76-2 aumenta el riesgo de un conflicto nuclear en el mundo.

Defensores de la no proliferación nuclear y varios demócratas en el Congreso estadounidense subrayan por su parte que todas las armas nucleares son estratégicas y no “tácticas”, y como ejemplo, recuerdan el poder devastador de una que también era considerada “de bajo rendimiento”: la lanzada sobre la ciudad japonesa de Hiroshima.

Aquella bomba, que tenía un rendimiento de unos 15 kilotones (dos o tres veces más que lo que se calcula para la nueva W76-2) causó decenas de miles de muertes durante la Segunda Guerra Mundial.

“Un arma nuclear es un arma nuclear”, le dijo el experto Kristensen a NPR.

“Una vez que se usa, la cosa es seria y no hay marcha atrás“.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-LuzSPNzqNQ

https://www.youtube.com/watch?v=qqPu_glfrps

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Explotación laboral y abusos, lo que sufren médicos cubanos en sus misiones por el mundo

Relatoras de la ONU expresaron su preocupación por las condiciones de trabajo y de vida de los médicos cubanos enviados a misiones internacionales; Cuba acusa campaña “injuriosa”.
Cuartoscuro
11 de junio, 2020
Comparte

Dos relatoras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) enviaron el 6 de noviembre de 2019 una carta al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, donde expusieron de manera “urgente” una relación de presuntos abusos de derechos humanos sufridos por médicos de Cuba que participan en misiones internacionales, como las contratadas entre abril y mayo en México por los gobiernos estatales de Veracruz y CDMX para atender la pandemia de COVID-19.

En su carta de noviembre, las relatoras se mostraron preocupadas por las “condiciones de trabajo y de vida que estarían afectando a los médicos cubanos” enviados a esas misiones, al presumir que “muchos” de ellos “estarían expuestos a condiciones de trabajo y de vida explotadoras, (y) pagos salariales inadecuados. Además, muchos de estos profesionales estarían sometidos a presiones y a seguimiento por parte del Gobierno de su Excelencia”.

De acuerdo con Diario de Cuba, el reclamo de las relatoras vino después de que en mayo de 2019 la organización Cuban Prisoners Defenders presentara ante la ONU diferentes pruebas y 110 testimonios de médicos cubanos que han desertado de dichas misiones y que han narrado los supuestos abusos a los que fueron sometidos por las autoridades cubanas.

Te puede interesar: INSABI pagó 6.2 mdd por contratación de médicos cubanos para combatir COVID en CDMX

En suma, las relatoras Urmila Bhoola (Esclavitud) y Maria Grazia Giammarinaro (Trata de Personas) cuestionaron al gobierno de Díaz-Canel sobre al menos nueve supuestas malas prácticas en estas misiones que encendieron sus alertas y que las llevaron a solicitar una explicación a las autoridades cubanas,  aunque también reconocieron que la participación  de estos médicos “en las misiones de internacionalización es oficialmente voluntaria”.

En síntesis señalaron: 

  • Hay médicos que se sienten presionados para acogerse a dichas misiones y temen represalias por parte de Gobierno de Cuba si no participan.
  • Los médicos no reciben una copia de su contrato de trabajo.
  • En los países donde el gobierno anfitrión paga directamente al trabajador cubano, éste debe devolver al Gobierno de Cuba un porcentaje de su salario que aumentaría al 75% o hasta el 90% de su salario mensual. En muchos casos, el salario entregado a los trabajadores médicos no permitiría vivir dignamente; Además, el Gobierno de Cuba estaría “congelando” una parte del salario que los médicos pueden acceder únicamente tras su regreso al país pero, según información recibida, muchas veces no reciben de la totalidad del monto que les corresponde.
  • Los médicos trabajan 48 horas por semana más 16 adicionales de guardia, lo cual aumenta a un total de 64 horas semanales, muchas veces incluyendo sábados y domingos. El exceso de horas trabajadas ilustra la explotación laboral a la cual estarían sometidos los médicos cubanos en el exterior.
  • La libertad de movimiento en el país de destino estaría restringido y bajo vigilancia por funcionarios del Gobierno.
  • El derecho a la privacidad estaría limitado por el control y seguimiento efectuado a los médicos, incluyendo la comunicación y las relaciones sostenidas con personas nacionales y extranjeras durante las misiones de internacionalización. 
  • En principio, los profesionales podrían regresar a Cuba de vacaciones una vez por año pero que dicho viaje sería muchas veces considerado como premio o según las circunstancias, podría ser negado como una forma de castigo. 
  • Los médicos considerados desertores no están autorizados de regresar a Cuba durante ocho años y los familiares que permanecen en Cuba estarían sujetos a señalamientos y repercusiones por parte de entidades gubernamentales. 
  • Muchos profesionales reportaron recibir amenazas regulares por parte de funcionarios estatales de Cuba en los países de destino y mujeres médicas han sufrido acoso sexual mientras se encontraban participando en misiones.

Lee más: ¿El gobierno de AMLO pactó el traslado de médicos cubanos a México?

Las relatoras de la ONU además agregaron que otros profesionales cubanos, entre ellos maestros, ingenieros o artistas “estarían sometidos a condiciones de trabajo y de vida parecidas”, de allí que advirtieran que “las condiciones de trabajo reportadas podrían elevarse a trabajo forzoso, según los indicadores de trabajo forzoso establecidos por la Organización Internacional de Trabajo… (que) constituye una forma contemporánea de esclavitud”.

No hay explotación, es una “injuriosa” campaña: Cuba

Hasta el día de hoy el Gobierno de Miguel Díaz-Canel no ha respondido a los planteamientos de las relatoras de la ONU, sin embargo, el 5 de diciembre de 2019 el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba emitió un pronunciamiento titulado: “La cruzada de Estados Unidos contra la cooperación médica internacional de Cuba Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores”, donde responsabilizó a Norteamérica de desplegar,  desde  2018, “una intensa e injuriosa campaña contra la colaboración médica que Cuba ofrece, combinada con la amenaza de sanciones a dirigentes cubanos y presiones contra los Estados receptores para que prescindan de ella”.

En su postura de seis cuartillas, la cancillería enumeró una serie de acciones presuntamente emprendidas por el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, senadores y congresistas asociados a la “mafia anticubana de la Florida y de frenéticos funcionarios del Departamento de Estado”, así como de gobiernos de otros países como Brasil, de estar detrás de esta campaña de acusar a Cuba de “supuestos crímenes de lesa humanidad… en relación con la cooperación médica cubana en el exterior”. 

“Altos funcionarios de los Estados Unidos han usado la calumnia de que las brigadas médicas cubanas en la República Bolivariana de Venezuela son tropas militares, lo que Bolsonaro repitió como un papagayo, en septiembre de 2019, durante su discurso en la Asamblea General de Naciones Unidas, triplicando de manera ridícula, por maldad o ignorancia, la cifra mentirosa e infundada, utilizada por Washington”.

La cancillería cubana también habló de los resultados obtenidos en sus brigadas, como en Ecuador, donde 3 mil 565 profesionales de la salud cubana realizaron 6 millones 749 mil 666 consultas médicas o en Bolivia donde sus médicos ofrecieron 73 millones 330 mil 447 de consultas.

“En el caso de las naciones con condiciones económicas más desfavorables, Cuba asume prácticamente los gastos de la colaboración”, expuso la Cancillería.

En relación al sueldo de los médicos cubanos que asisten a estas misiones, la Cancillería expuso que los “técnicos y profesionales cubanos que participan en esos programas lo hacen absolutamente de manera libre y voluntaria. Durante el cumplimiento de su misión, continúan recibiendo íntegramente su salario en Cuba y disponen, además, de un estipendio en el país de destino, junto a otras prestaciones”. 

“Cuando Cuba recibe compensación por la cooperación prestada, esos colaboradores tienen el mérito de brindar un aporte justo y totalmente legítimo para el financiamiento, la sostenibilidad y el desarrollo del sistema de salud masivo y gratuito, accesible a todos los cubanos, así como para los programas de cooperación que se despliegan, sin ningún pago a nuestro país, en muchas partes del mundo”. 

Entérate: El mundo oculto de los médicos cubanos que son enviados a trabajar al extranjero

Actualmente los gobiernos de la CDMX y Veracruz, en México, mantienen convenios de colaboración con las autoridades cubanas, quienes entre abril y mayo enviaron a estas dos entidades 693 médicos, enfermeras y técnicos en salud para enfrentar la emergencia provocada por el COVID-19.  

En el caso de la CDMX, las autoridades capitalinas contrataron a 585 de estos médicos. De acuerdo con la Secretaría de Salud, Oliva Pérez Arellano, el convenio es por 135 millones de pesos (6 millones 255 mil 792 dólares con un tipo de cambio de 21.58 pesos por dólar), y no sólo es para el pago de sueldos de este personal sino para otro tipo de actividades como capacitación, especialización, atención directa, asesoría e investigación conjunta. 

La ONU ha estimado que sólo entre 2011 y 2015 (los datos más actualizados que se tienen) los profesionales cubanos contratados en el exterior habrían aportado un promedio anual de más de 11 millones de dólares a la Isla. De esa cantidad, al menos un 80%  (8.8 millones) habría sido tributado por los especialistas de la salud.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.