Por qué FilminLatino es importante para el cine mexicano y no debe desaparecer, según sus fundadoras
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
FilminLatino

Por qué FilminLatino es importante para el cine mexicano y no debe desaparecer, según sus fundadoras

El 42% del contenido de esta plataforma de streaming son producciones mexicanas, además es más barato que otras opciones. A decir de sus fundadoras, FilminLatino no ha tenido la proyección de Netflix o HBO Go, pero es importante para promover el cine nacional.
FilminLatino
Comparte

En México cada vez hay más opciones para ver una película en línea. En 2017 operaron 16 plataformas digitales con más de 7.4 millones de usuarios. La más conocida es Netflix, que concentra el 64% de los suscriptores, seguida por Claro video, con el 25%, y Blim con el 7%, según datos del ​Anuario Estadístico de Cine Mexico 2017.

Entre todas esas opciones se encuentra FilminLatino, plataforma de streaming del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) y donde el 42% de su contenido es mexicano. Para tener una comparativa, de todos los títulos que ofrece Netflix, solo 2 % es nacional, según el mismo informe.

En cuanto a precios, FliminLatino también es la menos costosa​: $69 pesos al mes. Los usuarios pagan de $109 a $199 mensuales por Netflix; $149 por HBO Go; $109 por Blim y $99 por Amazon Prime Video.

Si FilminLatino es menos costosa, ofrece más contenido mexicano que el resto de las plataformas digitales en México y además incluye contenido selecto de autores reconocidos mundialmente como Luis Buñuel, Akira Kurosawa e Ingmar Bergman, ¿por qué no es tan consumida?

Una respuesta está en su poca promoción.

¿Cómo nace FilminLatino?

La plataforma se creó a mediados del sexenio de Enrique Peña Nieto, concretamente al 21 de julio de 2015. Nace​ “con la finalidad de consolidar un espacio digital donde el cine mexicano conviva al mismo nivel de las cinematografías del mundo y crear un lugar para el disfrute y la promoción de una cultura en torno al cine”​. Es un proyecto creado entre el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (actual Secretaría de Cultura), con Rafael Tovar y de Teresa al frente; el IMCINE, bajo la dirección de Jorge Sánchez Sosa, y la empresa española Comunidad Filmin S.L.

Previo al lanzamiento de FilminLatino, el IMCINE trabajó durante más de un año y medio en poner películas mexicanas a la disponibilidad del público, sin embargo se dieron cuenta que se estaba gastando mucho dinero “en desarrollar tecnología propia cuando el objetivo del IMCINE es contribuir a fomentar la cultura fílmica poniendo al alcance del público las producciones mexicanas en el contexto de la cinematografía mundial”, cuenta Yissel Ibarra, fundadora de FilminLatino y exencargada de proyectos estratégicos de la Dirección General de IMCINE.

Es entonces cuando se da la relación con Filmin España.

“Decidimos trabajar con los mejores en su momento en términos de desarrollo de tecnología, curaduría, esquemas de negocios”, cuenta Paola Stefani, fundadora de FilminLatino y productora del documental “Huicholes: Los Últimos Guardianes del Peyote” y quien el año pasado dirigió el Fideicomiso para la Promoción y Desarrollo de Cine Mexicano en la Ciudad de México.

“Hubo crítica al principio porque decidimos trabajar con una empresa extranjera y no realizar un desarrollo 100 % mexicano. Trabajar con expertos era un beneficio además de contar con servicios técnicos que no hay en México o que desde la institución era difícil contratar”, agrega.

Las fundadoras señalan que FilminLatino no es una concesión española, pues no hay un acuerdo de copropiedad con Filmin España. Se paga una renta por la arquitectura web, el uso de marca y un servicio integral que incluyen subservicios, pero la plataforma mexicana es propiedad del IMCINE.

El IMCINE se encarga de hacer la gestión con los dueños de los derechos, curaduría y promoción del contenido en la plataforma de México.

FilminLatino: la Cineteca Nacional digital

“Pensar que FilminLatino debe de ofrecer únicamente contenido mexicano es como decirle a la Cineteca Nacional que solo podrá programar películas nacionales. El público que va a la Cineteca va también por la experiencia, va a descubrir películas de todo el mundo que conviven de manera natural con el cine mexicano”, señalan las fundadoras.

FilminLatino ofrece más de 1,600 títulos cinematográficos, entre películas, series y cortometrajes. Su catálogo tiene producciones de todos los géneros, de autores de renombre y de nuevos talentos. “Nos parecía fundamental la convivencia mexicana con otras cinematografías, directores consagrados y alternativos en el mundo que tuvieran un diálogo dentro de la plataforma con los directores mexicanos”, dice Yissel Ibarra, también productora del documental “Presunto Culpable”.

En la página principal de ​FilminLatino.mx​ aparece un carrusel con las recomendaciones de la plataforma, por ejemplo: ​“La libertad del diablo”​ (2017), del mexicano Everardo González; “Los 400 golpes”​ (1958), del francés François Truffaut; ​“El imperio de la fortuna”​ (1985), de Arturo Ripstein, o ​“Our Zoo”​, una serie de Reino Unido lanzada en 2014.

FilminLatino es una plataforma de divulgación que en alianza con festivales nacionales e internacionales invita al público mexicano a descubrir y ver de manera legal películas que no están disponibles en otra ventana para todo el país todos los días del año.

“Es una plataforma de nicho, no es comercial”, admite Paola. Hay toda una curaduría para presentar las películas. Al momento cuenta con 108 colecciones. Hay 85 filmes que han desfilado por el Festival de Cannes; 156 que tienen a la Ciudad de México como protagonista; 48 cortos animados; 212 documentales, y 8 películas dirigidas por el español Pedro Almodóvar, por mencionar algunas.

“Es una Cineteca Nacional digital, mucha gente ve las películas que no puede ver en otro lado”, cuenta Yissel.

FilminLatino sólo puede verse dentro del territorio mexicano, pero le da cobertura a todo el país.

Existen ​tres modalidades de visualización​:

  1. Una suscripción mensual de $69 pesos al mes, o $390 semestrales. Con ésta tienes un acceso a la mayor parte de películas de su catálogo.
  2. Una renta individual de películas y series al estilo de pago por evento. Pagas $39 pesos y el contenido se libera durante 48 horas.
  3. Una sección gratuita, que no tiene Filmin España, en la que puedes acceder a un catálogo de ficciones, animaciones, cortos y documentales mexicanos.

En todos los casos necesitas registrarte con tu correo electrónico.

“FilminLatino no puede morir”

El 10 de diciembre de 2018, la recién nombrada directora del IMCINE, María Novaro, anunció la cancelación de la plataforma​, sin dar detalles de los motivos de la decisión.

A través de Twitter, ​el actor José María Yázpik preguntó a Novaro acerca de la supuesta cancelación de la plataforma​, a lo que la titular del IMCINE respondió que la decisión se tomó de manera “fundamentada y necesaria para poder promover el cine mexicano de una forma más amplia, incluyente y mucho más efectiva”.

Agregó: “hay razones de peso y mañana las explico detalladamente y con cifras contundentes”. Hasta el momento no se han presentado las cifras.

Tres días después, el 13 de diciembre, ​la Secretaría de Cultura lanzó un comunicado en el que señalaba que FilminLatino continuará​ “en virtud de garantizar el derecho de las audiencias al acceso al cine mexicano”.

Aunque la directora del IMCINE no ha revelado los costos reales, ​El Economista informó que ha hecho una inversión de 25 millones de pesos desde la creación de FilminLatino​, un número que retoman las fundadoras de la plataforma. Esa cifra “no debe dividirse en 4 años y medio. El costo de desarrollo, de generar la zona gratuita y de arranque es un costo que no se repite cada año, habría que conocer cuánto cuesta la plataforma hoy en día y descontar también lo que ingresa para tener un panorama real que represente el real costo-beneficio”, dice Yissel Ibarra.

“FilminLatino no puede morir, puede ser mejor, sí, como cualquier proyecto, pero el decir ‘se acaba’ es una decisión arbitraria y con desconocimiento” y agrega que el análisis ante su posible cancelación “no puede ser tan simplista”.

“En vez de pensar en cerrarla, debería haber un análisis a profundidad y no quedarse en comentarios en redes donde la gente habla sin saber, con supuestos y rumores. Debe analizarse el costo-beneficio real de la plataforma”, demanda Paola.

Paola señala que el costo-beneficio también hay que analizarlo en términos socioculturales y  de acuerdo al derecho de las audiencias a contenido audiovisual universal y en particular nacional. No solo económicamente.

“¿Qué pasará con todos los títulos de cine mexicano que están disponibles únicamente en FilminLatino? ¿Cómo accede el público interesado a la filmografía nacional de manera legal?”, reflexiona.

Promoción, promoción, promoción

FilminLatino se creó cuando Netflix ya estaba en el mercado, pero desde su lanzamiento, Jorge Sánchez, entonces director del IMCINE, mencionó que no buscaba competir con estas plataformas mas bien abrir una ventana en dónde la comunidad cinematografíca tuviera un espacio para mostrar su trabajo al público mexicano y también participar en la formación de públicos, que es parte de su vocación como Instituto.

A pesar de su selecto contenido, presentado en atractivos catálogos, y su bajo costo, se ubica en el sexto lugar de las preferencias de streaming de los mexicanos, en donde Netflix se lleva la gran mayoría. De acuerdo con las fundadoras, FilminLatino ha logrado de manera orgánica posicionarse como una plataforma complementaria que ofrece al público contenidos que es muy difícil encontrar en las plataformas comerciales.

“En México ya estamos configurados con un tipo de plataformas donde pones tu tarjeta una vez y tienes la posibilidad de ver todo el catálogo”, menciona Paola. Para tener más películas, explica la fundadora, FilminLatino ofrece contenido por transacción, mejor conocido por pago por evento. Son filmes que tienen exclusividad de suscripción con otrasplataformas y que la única forma de ofrecerlas es a través de ese sistema. “No es que quisiéramos sacar más dinero; es para hacer el catálogo más grande”, explica.

La crítica especializada en cine Fernanda Solórzano cree que hace falta una buena campaña de difusión pues “aporta un beneficio real al público mexicano”. El director Guillermo del Toro considera a FilminLatino como una “ventana al cine” para aquellas personas que no tienen acceso a filmotecas.

Tanto Paola como Yissel concuerdan con estas opiniones. “Debería invertirse en publicidad y promoción, para que la gente se entere que existe la plataforma y puede tener acceso a ella y se pueden generar muchas ideas de cómo aprovechar alianzas y espacios del propio gobierno para darla a conocer, por ejemplo en las taquillas de los museos, en la propia Cineteca Nacional y las redes de cineclubes en el pais, y en otros espacios a los que el público que está interesado en este tipo de cine se entere de que existe FilminLatino”.

“Debe hacerse un análisis mucho más profundo sobre alcances, beneficios, audiencias, la participación de productores, directores, y sobre el cuidado que se tiene con las películas, en términos de curaduría”, concluyen las fundadoras.

La Secretaría de Cultura anunció la búsqueda de un diálogo con todos los actores interesados para revisar el desempeño de FilminLatino y, en su caso, plantear alternativas para la distribución del cine nacional e internacional.

Esto, hasta el día de la publicación de esta nota, no se ha llevado a cabo.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es "tan ping", el movimiento social nacido en pandemia en China y por qué preocupa al presidente Xi Jinping

Los trabajadores jóvenes en China están desafiando las presiones sociales que los impulsan a trabajar hasta que se agoten.
19 de marzo, 2022
Comparte

“Sigo deshaciéndome de la energía negativa en mi vida. Creo que en 2022 habrá una mejora con respecto a 2021, pero todavía no quiero hacer nada. Seguiré ‘acostado’. Disfruto este estado”.

Cuando Jeff (no es su nombre real), dejó su ciudad natal de Hangzhou por un trabajo muy bien remunerado como desarrollador de aplicaciones en Pekín hace varios años, igual que muchos jóvenes profesionales chinos, el trabajo se convirtió en su vida.

El poco tiempo libre que tenía fuera del trabajo lo pasaba jugando a lo que él describe como juegos de computadora “sin sentido”.

No desarrolló un círculo social en su nueva ciudad y finalmente dejó de intentarlo.

Pero cuando llegó la pandemia, la vida tal como la conocía se detuvo abruptamente. Como a muchos otros trabajadores, la covid lo hizo reevaluar sus prioridades en la vida.

Cuando hablaba con sus amigos artistas en su ciudad natal, se dio cuenta de que, aunque ellos tenían poco dinero, siempre tenían algo interesante que decir sobre su día y lo que estaban haciendo, mientras que él todo lo que tenía era trabajo.

estudiantes chinos

Getty Images

Cuando su empresa comenzó a despedir personal debido a la pandemia, se vio obligado a trabajar entre 60 y 70 horas a la semana.

Finalmente no pudo más y se tomó un tiempo libre para viajar.

Durante su estancia en la ciudad de Ho Chi Minh en Vietnam, tuvo una epifanía después de ver grupos de ancianos reunidos en un bar cercano simplemente relajándose, charlando y viendo fútbol durante horas.

Su mente seguía volviendo a ellos. ¿Por qué no podía ser como ellos, simplemente relajarse y acostarse?

Y entonces hizo exactamente eso. Regresó a casa y renunció a su trabajo.

Es uno de los muchos ciudadanos chinos que renunciaron o redujeron su compromiso laboral en los últimos dos años.

La idea de “acostarse boca arriba”, o tang ping” en chino, significa tomarse un descanso del trabajo implacable.

El movimiento tang ping despegó durante 2021, ya que muchos sintieron que estaban bajo una presión cada vez mayor para trabajar siempre más y superar a sus compañeros.

joven leyendo acostado

Getty Images
Tang ping es un movimiento de protesta y un estilo de vida.

Cansado de trabajar de lleno

El trasfondo de esta tendencia es un mercado laboral cada vez más reducido en China, lo que significa que los jóvenes ahora están bajo presión para trabajar muchas más horas y están agotados.

La gente “se siente muy apática ahora que tiene que lidiar con el coronavirus y está exhausta. Literalmente, solo quiere acostarse con un libro, o sentarse y mirar televisión, en lugar de mantener el impulso trabajando duro”, dice Kerry Allen, analista de medios de China de la BBC.

Esto significa que si bien la pandemia de covid podría estar disminuyendo, el movimiento tang ping no lo está.

En los sitios de redes sociales chinos, los usuarios publican mensajes que dicen que no quieren volver a ser como eran antes de la pandemia y que ahora tienen la confianza para llevar una vida con un ritmo más lento.

La anterior política china de un solo hijo ha significado que muchos jóvenes profesionales crecieron sin hermanos o hermanas, y esto ha aumentado la sensación de tensión de muchas personas.

Jack Ma

Getty Images
El fundador de Alibaba, Jack Ma, fue criticado por apoyar una cultura de trabajar largas horas.

Los valores tradicionales de poder ser propietario de una casa y tener hijos siguen siendo muy importantes en China.

Sin embargo, muchas personas de entre 20 y 30 años se preocupan de que nunca podrán lograr estas cosas.

Aquellos que son hijos únicos argumentan, por ejemplo, que también tendrán que cuidar a sus padres ancianos y que para muchas personas los precios de las propiedades están cada vez más fuera de su alcance.

En 2019, el magnate tecnológico y fundador del grupo Alibaba, Jack Ma, fue criticado por respaldar la llamada cultura laboral 996 de China, donde la gente trabaja de 9:00 a. m. a 9:00 p.m., seis días a la semana.

El año pasado, el máximo tribunal y el Ministerio del Trabajo del país dictaminaron que estas prácticas eran ilegales.

Sin embargo, si trabajar 996 sigue siendo lo que se necesita para tener éxito profesionalmente, tal vez no sorprenda que algunos jóvenes opten totalmente por no hacerlo.

Las tendencias demográficas significan que es probable que se intensifiquen las presiones sociales sobre los jóvenes.

Para 2035, la OCDE pronostica que el 20% de la población de China tendrá más de 65 años, lo que ejercerá una mayor presión sobre los jóvenes para apoyar a las generaciones mayores.

Jeff, que no quiso ser identificado por temor a una respuesta negativa, describe su propia decisión de abandonar su trabajo y su vida en Pekín como “una protesta silenciosa las reglas actuales. No aceptar cuando la gente te dice que debes aprender más y trabajar más duro”.

Xi Jinping

Getty Images
El presidente de China, Xi Jinping, advirtió recientemente en contra de “acostarse”.

Esto puede sonar casi subversivo en China. El sentimiento que expresa está tan generalizado que incluso justificó una advertencia explícita del presidente Xi Jinping, en un artículo en el diario del Comité Central del Partido Comunista publicado el pasado octubre.

“Es necesario evitar la solidificación de los estratos sociales, suavizar los canales de flujo ascendente, crear oportunidades para que más personas se enriquezcan, formar un entorno de desarrollo donde todos participen y evitar la ‘involución’ y el ‘aislamiento'”, escribió.

Ninguna de estas tensiones entre generaciones es exclusiva de China.

Tanto en EE.UU. como en Europa, los economistas hablan de una ‘Gran Renuncia’, con millones de trabajadores que se jubilan, renuncian o se niegan a aceptar trabajos que consideran inútiles o poco gratificantes.

Entonces, ¿puede ser el “acostarse boca arriba” la versión china de estas tendencias?

La doctora Lauren Johnston, investigadora asociada del Instituto de China de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres, dice que la situación en China tiene diferentes causas.

En primer lugar, hay jóvenes migrantes rurales en Pekín o Shanghái, que ahora se dan cuenta de “cuán atrasados están, en términos de poder ganar suficiente dinero para comprar una casa, o competir con los jóvenes de la ciudad que crecieron hablando inglés y vistiendo ropa sofisticada”.

Johnston explica que parte de este grupo ahora puede estar pensando en regresar a sus ciudades de origen y aceptar trabajos peor pagados para poder estar con sus familias.

Por otro lado, están los hijos de padres más ricos y exitosos que no tienen “tanta hambre como los niños super triunfadores de familias más pobres”.

La experta cree que la llamada “cultura del tigre” de China es una barrera adicional, donde los padres se sienten bajo una intensa presión para ayudar a sus hijos a tener logros, algo que la escuela por sí sola no puede hacer.

Sienten que tienen que pagar lecciones adicionales de matemáticas, chino, inglés y música, o prepararse para exámenes de ingreso competitivos.

Estudiantes chinos

Getty Images

Queda por ver cómo se desarrollará todo esto en un momento en que China se enfrenta a un panorama económico difícil: una desaceleración del crecimiento, aumento de la deuda y una posible retracción total del sector inmobiliario del país.

En cuanto a Jeff, después de la presión de sus padres, finalmente consiguió otro trabajo, pero dice que es un empleo mucho menos exigente.

Gana la mitad de lo que solía ganar, pero asegura que tiene mucha más flexibilidad y por ahora planea quedarse.

“Podré seguir haciendo todos mis pasatiempos que descubrí durante mi tiempo de ‘acostado’, como esquiar y escalar rocas. Tengo tiempo para hacer lo que amo, estoy muy satisfecho”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-Vto6Gt3SeI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.