Estados concentran fondo anticrimen para infraestructura y equipo; relegan prevención, evaluación y desaparecidos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Estados concentran fondo anticrimen para infraestructura y equipo; relegan prevención, evaluación y desaparecidos

1 de cada 5 pesos del fondo asignado en 2018 no se ha ejercido. Los estados más beneficiados con recursos fueron los de mayor población, no los de mayor violencia.
Cuartoscuro Archivo
29 de enero, 2019
Comparte

En 2018 los estados recibieron poco más de 9 mil millones de pesos de un fondo destinado a fortalecer la seguridad pública en sus territorios. ¿En que invirtieron la mayor parte del dinero?

Más del 40% se fue en comprar o mantener equipos y edificios. Por el contrario, se destinó 3% o menos en prevenir delitos, en fortalecer áreas de investigación y mediación del nuevo sistema penal, y en mecanismos de evaluación.

Y para la búsqueda de personas desaparecidas, concepto para el cual también se puede utilizar el fondo, se destinó apenas un 0.3% de los recurso disponibles.

Así lo revela el balance anual del Mecanismo de Evaluación y Transparencia del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Púbica (FASP) del Sistema Nacional de Seguridad Pública el cual muestra, además, que existe un subejercicio superior al 18% de los recursos, es decir, dinero que no se ha invertido.

De acuerdo con la información, en 2018 los recursos del FASP ascendieron a 9 mil 40 millones de pesos, de los cuales 6 mil 989 millones correspondieron a dinero entregado directamente por la federación, mientras que el resto fueron aportaciones realizadas por las entidades federativas en su conjunto.

El reporte arroja que al cierre de año pasado 7 mil 430 millones, que equivalen al 82% del dinero, corresponden a recursos que ya fueron entregados, ejercidos y aplicados. En tanto existen 1 mil 264 millones que se habían comprometido o etiquetado para algún concepto en específico pero que no se ejercieron, mientras que 346 millones de pesos ni siquiera se etiquetaron.

Lo anterior significa que, en promedio, 1 de cada 5 pesos que componen el FASP no fueron utilizados por los estados en 2018, año en que se volvieron a romper los récords de violencia en el país.

El subejercicio es una constante, según los datos oficiales. En 2017, por ejemplo, el mismo reporte del SESNSP muestra que no se gastaron 521 millones de pesos de los 9 mil que componían el fondo, mientras que en 2016 tampoco se ejercieron casi 600 millones de pesos de los 9 mil 87 millones del fondo. En todos esos años los índices de violencia también se mantuvieron en ascenso.

La entidad federativa más beneficiada en 2018 con recursos del FASP fue el Estado de México que recibió, en números redondos, 629 millones de pesos. Le siguieron Ciudad de México con 571 millones de pesos, Jalisco con 408 millones, Veracruz con 389 millones y Sonora con 388 millones de pesos. Se trata, en su mayoría, de los estados más poblados del país.

En contraste, entre las cinco entidades que menos recursos recibieron se encuentra Colima con 170 millones de pesos, entidad que tiene la mayor tasa de homicidios dolosos del país. También figuran Nayarit con 164 millones, Tlaxcala con 155 millones, Aguascalientes con 144 millones y Michoacán con 127 millones de pesos.

Por otro lado, las entidades federativas con el mayor subejercicio de los recursos del FASP fueron Tlaxcala, con 70% del dinero no ejercido, Zacatecas con 43%, Nuevo León con 41% y Chihuahua con 34%. En esta lista también está Tamaulipas con 49%, según los datos del SESNSP.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública de Tamaulipas, sin embargo, dijo a Animal Político que en su estado se ha ejercido, hasta el momento, 97.09%.

Los números que entregó Tamaulipas para indicar que han ejercido el 97% coinciden con los que revisó Animal Político en el reporte del SESNSP. La diferencia en las cifras se da porque para esta nota se consideró como monto ejercido sólo aquel que está calificado como tal por el mismo Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública; y no los recursos que se clasifican como comprometidos pero no invertidos. Como se puede apreciar en los datos que entregó Tamaulipas, el monto ejercido del FASP asignado en 2018 es de 133.1 millones de los 252.4 que recibió; mientras que hay otros 111.9 millones comprometidos, pero todavía no ejercidos.

En lo que más gastan…

Los datos del Mecanismo de Evaluación y Transparencia del FASP publicados por el SESNSP desglosan los montos destinados a once apartados a los que se puede asignar recursos de este fondo de seguridad. Las cantidades mostradas contemplan tanto el dinero ejercido como el etiquetado.

En el promedio nacional el rubro al que se destina la mayor parte de recursos, y por mucho, es a “infraestructura y equipamiento” con 3 mil 483 millones de pesos, que es poco más del 40% de todo el dinero gastado o etiquetado. Es decir, 4 de cada 10 pesos del fondo de seguridad.

En este rubro se contempla la adquisición de materiales y equipos para las corporaciones de policía, la inversión en radios de comunicación y en menor medida cámaras de videovigilancia.

El segundo rubro en el que se reporta mayor gasto (muy distante del primer lugar) es la aplicación de exámenes de control de confianza y cursos de profesionalización a los policías. Para ello se destinan 1 mil 380 millones de pesos, un 16% del total.

Le siguen poco más de 800 millones de pesos (9.2% del total) que fueron ejercidos para la operación del Registro Público Vehicular (REPUVE) y otras bases de datos. Cabe señalar que en las distintas reuniones que ha sostenido en las últimas semanas el gabinete de seguridad, con gobernadores y autoridades estatales, se ha hecho hincapié en que el REPUVE necesita ser replanteado pues tiene limitantes que impiden una mayor utilidad en el combate al crimen.

El cuarto rubro en cuanto a dinero invertido es la implementación del sistema de atención 911 con 678 millones de pesos, y el quinto es en el mantenimiento de centros penitenciarios locales y del sistema de justicia para adolescentes, con 586 millones de pesos.

Y en lo que menos se invierte…

En la lista continúan rubros a los que se ha asignado en promedio 5% o menos de los recursos que se destinan del FASP.

Tenemos a los sistemas forenses de los estados a los que las entidades federativas etiquetaron 520 millones de pesos, lo que equivale a 5.9% de los recursos del FASP. Como Animal Político documentó en Matar en México: Impunidad Garantizada hay múltiples estados en donde los servicios forenses operan con serias deficiencias o de plano no existen.

Después se ubican 464 millones que se destinan a unidades antisecuestro y de delitos cibernéticos (5.3% del total), y luego 325 millones destinados a la operación del nuevo sistema penal (3.7% del total).

Dentro de lo referente a implementación del nuevo sistema penal hay varios rubros como, por ejemplo, el recurso destinado a las unidades de medidas cautelares que son las responsables, entre otras cosas, de evaluar perfiles de detenidos para sustentar ante un juez con datos la medida cautelar más adecuada para un detenido, como por ejemplo prisión oficiosa. A estas unidades solo se destinaron 27 millones de pesos.

Otra subcategoría dentro del nuevo sistema penal es el desarrollo de unidades responsables de justicia alternativa, que permitirían despresurizar el sistema penal. Para ello todos los estados juntos destinaron solamente 17 millones.

Después del tema de sistema penal encontramos lo que se destina a prevención de los delitos y acceso a la justicia para las mujeres. En esta categoría todas las entidades invirtieron 285 millones de pesos, que apenas equivale a 3.2% del dinero del FASP.

Los dos rubros a los que se destina menos dinero de este fondo son al desarrollo de mecanismos de evaluación de las políticas y programas en la materia, con 141 millones de pesos que equivalen a 1.6%, y a las unidades y acciones destinadas a la búsqueda de personas desaparecidas con 28 millones aportados entre todo los estados, que apenas es un 0.3% del dinero el FASP.

Lo anterior pese a que la búsqueda de personas desaparecidas en el país es uno de los principales retos en seguridad. Apenas el pasado 17 de enero la Secretaría de Gobernación confirmó que existe un registro confiable de más de 40 mil personas desaparecidas. El excomisionado Nacional de Búsqueda, Roberto Cabrera, dijo que la situación “es terrible”.

En el reportaje Matar en México: Impunidad Garantizada, Animal Político reveló que la mayoría de las entidades federativas no desarrolló el sistema de búsqueda que se impulsó en el sexenio pasado denominado AM/PM, y que permitirá cruzar registros genéticos de familiares de desaparecidos con ADN de cuerpos encontrado en fosas clandestinas, o de personas localizadas con vida.

Polémica repartición; mismo resultado

Distintas autoridades de los estados (principalmente gobernadores y alcaldes) han insistido en que la repartición de los fondos de seguridad, tanto el FASP como el FORTASEG (antes denominado subsemun), no es acorde a los problemática real de seguridad que tienen cada región.

Por ejemplo, en las audiencias públicas realizadas con motivo de la reforma en Guardia Nacional en la Cámara de Diputados, y en las sesiones de diciembre y enero del Consejo Nacional de Seguridad, los gobernadores refrendaron su apoyo a la nueva fuerza propuesta por el gobierno federal, pero a su vez hicieron hincapié en el monto y forma de distribución de los subsidios.

El pasado viernes fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el replanteamiento de la fórmula y los montos contemplados en el FASP para 2019. Las entidades que recibirán más dinero son el Estado de México, Ciudad de México, Jalisco, Baja California, Chihuahua, Guanajuato, Nuevo León, Sonora y Veracruz.

Con excepción de Guanajuato y de algunas variaciones de posición, las entidades referidas son las mismas que en 2018 también lideraron la recepción de recursos: Estado de México, Ciudad de México y Jalisco.

En cambio Colima se encuentra nuevamente entre los estados que menos recursos recibirá este año pese a que, como ya se dijo, es la entidad que registra la mayor tasa de homicidios violentos en el país. Otro estado que se ubica en los que reciben menos recursos es Zacatecas, donde la tasa de homicidios en los últimos tres años se ha duplicado.

El acuerdo de repartición de los recursos del FASP en 2019, publicado en el Diario Oficial, estableció que los criterios de distribución que se utilizaron para asignar los recursos fueron 25% a la necesidad de fortalecimiento de instituciones, 25% al fortalecimiento tecnológico, 15% a sistema penitenciario, 15% a “tamaño del problema”, 15% a nivel de población, y solo 5% a prevención.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Es horrible lo que sucede": la devastadora crisis de salud mental del personal sanitario por la pandemia

Diez meses de COVID-19 han dejado la salud mental de profesionales de la salud en un punto de quiebre, muchos se han 'traumatizado' tras la primera ola de enfermedad.
19 de enero, 2021
Comparte

El coronavirus ha empeorado la vida laboral de muchas personas. Muchos hemos tenido que aislarnos de nuestros colegas; otros han sido despedidos por empleadores que citan los costos de la pandemia.

Pero quizás el impacto más grande ha sido en los servicios de salud y los asilos de ancianos.

Diez meses de covid-19 han dejado la salud mental de muchos profesionales de la salud en un punto de quiebre, según Claire Goodwin-Fee, quien dirige en Reino Unido la organización Frontline19 con su colega terapeuta Ellen Waldren.

La organización ofrece terapia gratuita a los trabajadores de salud y se financia con donaciones.

Actualmente, dice Clarie Goodwin-Fee, ayuda a unos 1.800 trabajadores de la salud a la semana.

Claire le contó a Sonja Jessup de la BBC la magnitud del problema de salud mental que está presenciando. Y a continuación lo explica en sus propias palabras.

“La gente se siente enferma de tener que ir al trabajo”

paramédicos

Getty Images
“El personal del Servicio Nacional de Salud (NHS) (de Reino Unido) quedó ‘traumatizado’ por la primera ola de covid”.

Estoy esperando el titular que diga: “El doctor se suicidó a causa de la pandemia”. Va a suceder. Si no es hoy, será pronto porque están devastados y quieren que la gente lo sepa.

Hay una gran cantidad de ansiedad. La gente se siente enferma por ir al trabajo y lo que van a ver allí.

Están viendo múltiples muertes en un turno: alguien el otro día vio morir a ocho o nueve personas.

Alguien más se puso en contacto con nosotros y dijo: “Sé que para cuando vuelva mañana a mi turno, seis de mis pacientes no estarán allí”.

¿Cómo me las arreglo? El personal del Servicio Nacional de Salud (NHS) (de Reino Unido) quedó ‘traumatizado’ por la primera ola de covid.

El personal de primera línea no tiene tiempo para procesarlo, por lo que se repite un trauma tras trauma tras trauma.

Y, sin embargo, estas personas se van a casa, cenan, intentan relajarse lo mejor que pueden, se levantan, se lavan, todo el tiempo preocupándose por si van a infectar a las personas con las que viven.

Algunas personas funcionarán en piloto automático, hasta el momento en que físicamente no puedan más, pero están siendo empujadas al límite.

“Apoyó la cabeza sobre el escritorio y lloró”

Vimos un médico, que tiene una familia joven pero que se mantiene separado de ellos, que estaba traumatizado por el hecho de que había perdido a dos de sus colegas por covid.

En un turno perdió a cinco pacientes bastante rápido y tan pronto como se liberaron esas camas, se llenaron y entraron más pacientes.

Luego tuvo que telefonear a los familiares de las personas que lamentablemente habían fallecido. Dijo que no estaba equipado para hacer eso, que no sabía qué decir.

Colgó el teléfono y apoyó la cabeza en el escritorio y lloró. Dijo: “Ya no puedo manejarlo”.

Se está llamando a los paramédicos a hacer turnos en los que van a las casas. Y nos dicen que miran a la gente y saben que van a morir porque están muy enfermos.

Uno de esos eventos puede suceder y probablemente se podría manejarlo con el soporte adecuado. Pero esto está sucediendo muchas veces. ¿Cómo se supone que alguien pueda enfrentar eso?

“Es horrible lo que sucede”

ambulancia

Getty Images
“En un turno un médico perdió a cinco pacientes bastante rápido y tan pronto como se liberaron esas camas, se llenaron y entraron más pacientes”.

El personal de los asilos de ancianos ha luchado mucho durante la pandemia.

La dedicación y la compasión hacia las personas que cuidan es asombrosa, es inspirador.

Muchos de ellos se mudaron a las residencias porque no querían arriesgarse a la contaminación trayendo algo de sus casas.

Algunos dijeron que han perdido al 70% de las personas en estos hogares.

Han lavado y vestido sus cuerpos y estas son personas con las que han tenido relaciones; los han alimentado, cuidado, hablado con ellos, y han compartido recuerdos.

Luego tienen que vestirlos para sus últimos momentos y volver a casa o subir y tratar de relajarse…¿cómo puede alguien enfrentar eso?

Es horrible lo que sucede. Es absolutamente horrible y los hogares de ancianos fueron ignorados durante mucho, mucho tiempo y necesitan apoyo desesperadamente.

Algo que recuerdo -me rompió el corazón-, recibimos un correo electrónico en la organización al comienzo de la pandemia en el que alguien preguntaba de manera muy tentativa: “¿Supongo que este servicio no se aplica a las personas en hogares de ancianos?”

Y dije “sí, por supuesto que sí, ¿por qué no?” Y dijeron “porque no somos un servicio profesional”.

Es desgarrador que estas personas que están capacitadas profesionalmente, que están salvando la vida de numerosas personas, sean tratadas tan mal.

médicos

PA Media
“Vimos un médico que estaba traumatizado porque había perdido a dos de sus colegas por covid”.

Tenemos médicos que viven en garajes u hoteles y se mantienen separados de sus seres queridos porque saben que esta nueva cepa es mucho más contagiosa, por lo que necesitan protegerlos ya que son mamás y papás, abuelos y todas estas cosas.

Sus colegas mueren a su alrededor y luego tienes a estas personas diciendo que el “Covid no es real”.

Me encantaría que la gente viera realmente lo que está pasando en las salas de hospital. Es espantoso.

Hemos tenido personas que han estado en situaciones de terrorismo y nunca han tenido apoyo.

Ahora están trabajando en esta pandemia y tienen algo llamado trastorno de estrés post traumático complejo, que es cuando alguien ha visto numerosas situaciones traumáticas.

Estamos viendo a mucha más gente con esto. Estamos recibiendo personas que tienen trastorno de estrés postraumático y, sin embargo, muchos de ellos todavía están trabajando.

Hay gente con licencia de enfermedad debido a crisis nerviosas completas.

Hemos hablado con personas que han sido internadas en clínicas de salud mental porque están muy traumatizadas por lo que están viendo.

El sistema ya está empezando a fallar, pero va a empeorar. Este será un problema mayor a largo plazo. Necesitamos detenerlo ahora.

¿Qué va a pasar con estas personas?

trabajadores de salud

Getty Images
“Hay gente con licencia de enfermedad debido a crisis nerviosas completas”.

Es sorprendente que la gente esté buscando ayuda y, por supuesto, queremos seguir ayudando, pero a veces es muy abrumador.

La necesidad es demasiado grande. Creo que esta situación ya lleva tiempo, pero obviamente cuanto más hablamos de lo que está sucediendo y compartimos lo difíciles que son las cosas, y algunas personas realmente están pasando por situaciones horribles que tienen que superar, eso aumenta la cantidad de personas que buscan apoyo.

El lado positivo es que con la financiación adecuada podríamos aumentar la ayuda.

Los psicoterapeutas están todos calificados y asegurados así que saben lo que están haciendo.

Mi preocupación es que si no nos volvemos sostenibles y no recibimos financiación, a largo plazo, ¿qué va a pasar con estas personas que son la verdadera columna vertebral del Reino Unido?


“Sentí un miedo avasallador”: el testimonio de la enfermera de emergencias Sarah Fogarasy

Sarah Fogarasy

BBC
Sarah Fogarasy es enfermera en la unidad de emergencias del Hospital Royal Glamorgan en Gales.

Sarah Fogarasy era la enfermera jefe en turno en la unidad de emergencias del Hospital Royal Glamorgan en Gales donde hace unos días 13 ambulancias tuvieron que esperar afuera del hospital porque la unidad estaba a toda su capacidad.

“Teníamos a 13 pacientes afuera. Yo no tenía cabida en esta unidad, no tenía capacidad de reanimación, no tenía capacidad para poner a un paciente en CPAP si lo necesitaba y no tenía áreas físicas para colocar al paciente”, cuenta Sarah.

“Esto me pone muy emotiva … por primera vez me senté para tratar de coordinar esta unidad y sentí un miedo tan avasallador que lo único que quería era irme”.

“Pensé: ‘se acabó, terminé con esto’ … Y da miedo, te llena de miedo cuando tienes 13 ambulancias afuera, esperando en fila en el estacionamiento. ¿Qué haces en esta situación?”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.