close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Portada del libro

Guatemala frente al espejo: una autocrítica ciudadana ante la crisis política y social (capítulo de regalo)

Animal Político te regala un fragmento del libro "Guatemala frente al espejo. Reflexiones sobre cómo construir o destruir una nación", de Julio Ligorría (Planeta).
Portada del libro
Comparte

Presuntos actos de corrupción y escándalos políticos en los que están envueltos funcionarios guatemaltecos, como su actual presidente y excomediante Jimmy Morales, son el hilo conductor del libro “Guatemala frente al espejodel escritor Julio Ligorría, quién señala que en este ensayo los lectores encontrarán un ejercicio de introspección social ante la situación política y social que atraviesa este país.

“Los guatemaltecos estamos conscientes de la crisis, cada quien la entiende desde su perspectiva, con sus explicaciones y justificaciones. No es simple la tarea de concitar la unidad y promover el sacrifico de algunas zonas de interés particular”, dijo en entrevista para Animal Político.

En Guatemala, -explicó Ligorría-, la denuncia de los actos corruptivos no era una práctica usual, donde los mecanismos de investigación y denuncia funcionaban muy poco. “Lamentablemente, los abusos cometidos por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) hicieron de la denuncia espuria una moneda de cambio aceptada socialmente al inicio, porque provocaron la caída de un gobierno, pero a medida que el show mediático de la comisión avanzó y los resultados no eran ni son visibles, los ciudadanos perdieron la fe en la comisión y comenzaron a ver las partes oscuras”.

Al ganar la desconfianza de la sociedad, el proceso en la denuncia de actos corruptos se fue degradando. “Cada vez se ve con mayor suspicacia las denuncias porque si antes eran sensacionalistas y luego dejaron entrever la mala intención de los investigadores y del mismo comisionado, ahora se desconfía de la real intención de hacer semejantes denuncias”.

La CICIG surge de la firma del Acuerdo entre la ONU y el Gobierno de Guatemala el 12 de diciembre de 2006. Se trata de un órgano independiente de carácter internacional, cuya finalidad es apoyar al Ministerio Público, la Policía Nacional Civil y a otras instituciones del Estado tanto en la investigación de los delitos cometidos por integrantes de los cuerpos ilegales de seguridad y aparatos clandestinos de seguridad.

El espejo guatemalteco

En Guatemala frente al espejo, de Julio Ligorría, se habla de la construcción y destrucción de una nación, él lo explicó con dos casos recientes en la historia latinoamericana: Venezuela, “el país con las mayores reservas de petróleo del planeta viviendo en el caos y la miseria”, y Chile una nación con problemas pero “con una economía que sostiene posiciones de fortaleza y una estabilidad social que avanza con claridad de rumbo estratégico superior a la de muchas naciones del hemisferio”.

“Destruir es fácil y se documenta con relativa propiedad pero construir, a partir de cenizas y dolores, es todo un reto que reclama la comprensión del proceso (con todo y sus matices) y la decisión de hacer los sacrificios que sean necesarios para ir avanzando paso a paso”.

Libertad de expresión, CICIG y la sociedad

La crisis guatemalteca puede analizarse desde diferentes ángulos pero Ligorría se basó en los medios de comunicación como uno de los sectores más afectados.

“Formaron parte de una ola que revelaba ‘filtraciones’ que nadie sabía a ciencia cierta de dónde venían, y cuyo final era la vindicta (venganza) pública contra personas y circunstancias antes de que empezaran los procesos”, explicó.

Con la llegada de las redes sociales, que aparecieron como un Caballo de Troya, según describe el autor, “atrajeron la atención con noticias y denuncias morbosas y luego algunos usuarios envenenaron la mente de sus seguidores, de tal manera que ahora, las redes cuestionan todo lo que los medios masivos tradicionales informan”.

El CICIG también atraviesa una situación crítica en Guatemala tras la cancelación del mandato de este organismo por parte del presidente Morales. “Suena un tanto inverosímil, pero los excesos cometidos por ese paraorganismo adscrito a Naciones Unidas y el daño al sistema de justicia del país es de tal magnitud, que la nación iba hacia un colapso inevitable”.

Sin embargo, las demandas de la sociedad han quedado de lado, pues grupos organizados asumieron como propia la representación de los ciudadanos y se han apoyado en cuanto recurso propagandístico tienen a su alcance para desfigurar la realidad, explicó el autor.

“Hoy, cualquiera dice ser representante del pueblo y utiliza las redes para crear la ficción de masa, de representatividad. Pocos entienden lo que pasa, pero cuando ven las agendas de los grupos que están recurriendo a la impostación de la voz del pueblo, entienden que hay imitadores, manipuladores y extorsionistas que se abrogan la representación del pueblo para amañar el cumplimiento de agendas políticas y mediáticas impresentables”, detalló.

Julio Ligorría aspira a que las generaciones encuentren en este libro una herramienta que les permita tomar nota “de lo mal que lo hemos hecho las generaciones de nuestros abuelos, nuestros padres y nosotros y a partir de estas reflexiones encuentren elementos que les permitan iniciar el camino para corregir el rumbo y rescatar a Guatemala hacia un mejor destino que sin duda se merece”.

Ligorría analiza y proyecta en Guatemala frente al espejo a un país multilingüe y pluricultural, regido por una constitución que lo enmarca en el modelo republicano, de estructura económica industrial, que sobrevivió a la descomposición social de un conflicto interno de 36 años caracterizado por una ubicación geoestratégica privilegiada, en tanto colinda con NAFTA y dista tres horas de vuelo de Estados Unidos. Señala que la movilidad humana es apresurada, mientras que la socioeconómica es sumamente lenta.

Animal Político te regala un fragmento del libro “Guatemala frente al espejo. Reflexiones sobre cómo construir o destruir una nación”, de Julio Ligorría (Planeta)  © 2018. Cortesía otorgada bajo el permiso de la editorial:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo preparar tu hígado para las fiestas de fin de año

Las fiestas de fin de año son a menudo sinónimo de juergas y de excesos. Si bien lo más recomendable es beber con moderación, la nutricionista Florence Foucaut cuenta con un plan que te ayudará a preparar tu hígado para la parranda.
28 de diciembre, 2019
Comparte

Las fiestas de fin de año están muchas veces vinculadas a comer hasta más no poder y a un consumo excesivo de bebidas azucaradas y sobre todo alcohólicas.

Se trata de tres prácticas que ponen a prueba el buen funcionamiento del órgano más grande dentro del cuerpo humano y uno de los más importantes: el hígado.

Esta glándula realiza tareas vitales en nuestro organismo tales como descomponer carbohidratos y desintoxicarlo; todo lo que consumimos, incluso las medicinas, pasan por el hígado.

También es responsable de crear bilis, un líquido que almacena y procesa nutrientes que luego distribuye al resto de nuestro cuerpo.

El hígado es un órgano de desintoxicación, por eso el alcohol es realmente lo que más le causa daño”, asegura Florence Foucaut, dietista, nutricionista y miembro de la Asociación Francesa de Dietistas-Nutricionistas (AFDN).

“Los alimentos ricos en grasas vienen en segundo lugar en cuanto a nocividad y luego las bebidas azucaradas”, prosigue.

Evitar las grasas y consumir alimentos colagogos

Chica con un apio.

Getty Images
Los alimentos colagogos y coleréticos, como el puerro y el apio, estimulan la vesícula biliar.

Debido a la gran importancia de esta glándula para el buen funcionamiento de nuestro organismo, es necesario tratarlo bien para mantenerte sano.

Si bien lo más recomendable es beber con moderación, existen maneras de prepararlo para los excesos.

Foucaut afirma que el primer paso es evitar las bebidas alcohólicas la semana que precede la parranda de fin de año. “El hígado es el único órgano capaz de eliminar el alcohol; si ya se encuentra agotado, le será más difícil reaccionar y realizar sus funciones correctamente”.

De igual forma, es sugerible evitar los alimentos ricos en grasas y las frituras y utilizar técnicas de cocción al vapor.

Foucaut también recomienda comer “muchos legumbres y frutas”.

“Lo mejor son los alimentos colagogos y coleréticos, como por ejemplo el puerro y el apio, que estimulan la vesícula biliar“.

Infusiones y plantas hepatoprotectoras

Taza de boldo.

Getty Images
El boldo, una planta endémica de Sudamérica, es conocida por sus propiedades hepatoprotectoras.

En materia de plantas, la nutricionista recomienda el consumo de rábano negro y de infusiones de boldo, un árbol endémico de Sudamérica conocido por sus propiedades medicinales.

Otro que también recomiendo es el desmodium, se trata de una reconocida planta hepatoprotectora que se puede consumir antes o después de la cena o la bebida en exceso”.

Contrariamente a lo que se suele pensar, ayunar para desintoxicar el cuerpo puede ser una muy mala idea. “No se debe hacer ni antes ni después”, indica Fouquet.

“Aunque puede ser bueno limitar el consumo de ciertos alimentos, dejar de comer es inútil y nocivo. El exceso de lípidos luego de la ruptura del ayuno será un golpe fuerte para el hígado y le hará daño“.

Por otro lado, la doctora considera importante que escuches a tu organismo.

“Incluso cuando ha recibido una gran cantidad de alimentos al mismo tiempo, el cuerpo es capaz de autoregularse. Tal vez no tengamos hambre el día siguiente y, si ese es el caso, no deberíamos obligarnos a comer comidas pesadas, sino caldos o sopas”.

Mantenerse hidratado y activo físicamente

Mujer saltando la cuerda.

Getty Images
El ejercicio físico aumenta la oxidación de ácidos grasos y reduce la grasa intrahepática.

Según la nutricionista, el consumo de agua juega un papel fundamental en este proceso.

“Como el alcohol deshidrata, es sumamente importante mantenerse hidratado antes, durante y después la celebración”. Lo que también ayudará a evitar la típica resaca y los dolores de cabeza del día siguiente.

Durante el tiempo de preparación para las fiestas, la experta recomienda mantenerse activo físicamente y para aquellas personas que no acostumbran realizar ningún deporte es sugerible al menos tratar de hacer “10 mil pasos por día, como lo recomiendan la mayoría de las aplicaciones y expertos”.

La actividad física aumenta la oxidación de ácidos grasos, reduce la grasa intrahepática y previene el daño hepatocelular a través de una reducción de la liberación de patrones moleculares asociados al deterioro.

Después de las fiestas de fin de año, lo ideal, según la dietista, sería continuar con un buen programa de ejercicios, una dieta saludable y tal vez sumarse al reto del “enero seco”, todo un mes sin una gota de alcohol: tu cuerpo, y sobre todo, tu hígado te lo agradecerán.

Amigos celebrando el el Año Nuevo.

Getty Images
Luego de las fiestas de fin de año, muchos se suman al reto del “enero seco”, todo un mes sin una gota de alcohol.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.