Juicio del Chapo Guzmán: Vicente Zambada, la pieza para entender la guerra contra el narco en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Juicio del Chapo Guzmán: Vicente Zambada, la pieza para entender la guerra contra el narco en México

El testimonio de Vicente Zambada Niebla, "El Vicentillo" en el juicio contra Joaquín Guzmán Loera "El Chapo", aportó detalles fundamentales para entender la sangrienta guerra contra el narcotráfico que vive México.
AFP
4 de enero, 2019
Comparte

La guerra entre carteles de la droga en México empezó con una pelea en una reunión de capos.

Era 2004. Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera aceptó negociar con Rodolfo “El Niño de Oro” Carrillo Fuentes que era el hermano menor del fundador del cartel de Juárez, Amado Carrillo.

Pero la conversación salió mal. “El Niño de Oro” insultó a Guzmán Loera y abandonó el encuentro. El capo, entonces, decidió asesinarlo. Y lo consiguió.

La historia forma parte del testimonio que Vicente “El Vicentllo” Zambada Niebla rinde en el juicio contra “El Chapo” que se reanudó este jueves en la corte de Manhattan (Nueva York, Estados Unidos).

El relato es una de las principales claves para entender el inicio de la guerra entre los carteles de Sinaloa y de Juárez.

La confrontación desató una batalla entre las organizaciones por el tráfico de drogas a Estados Unidos, que un año después se extendió hacia otros carteles.

Fue el inicio de una contienda que aún se mantiene y que, según datos oficiales, ha causado la muerte a unas 250.000 personas.

Los compadres

Vicente Zambada García es el hijo mayor de Ismael “El Mayo” Zambada, y durante varios años fue también uno de los principales operadores del tráfico de drogas de su organización, el cartel de Sinaloa.

Ilustración de "El Vicentillo" durante el juicio.

 

 

 

 

Reuters
El relato de “El Vicentillo”, ilustrado en la imagen durante su declaración en el jucio contra “El Chapo”, es una de las claves para entender el inicio de la guerra entre los carteles de Sinaloa y de Juárez.

En 2009 fue detenido en Ciudad de México y el gobierno de Estados Unidos consiguió su extradición en febrero de 2010.

Durante el juicio contra “El Chapo” en Nueva York, se confirmó una historia extraoficial en torno a su captura: que “El Vicentillo” tiene un acuerdo de colaboración con la agencia antidrogas estadounidense, la DEA.

Al inicio de su comparecencia, el juez Brian Cogan aceptó una petición de la Fiscalía para evitar que se interrogue al testigo sobre ese pacto.

Antes del juicio, Zambada Niebla se declaró culpable de dos delitos de conspiración, importación y distribución de miles de kilos de cocaína en Estados Unidos.

Enfrenta una condena de prisión de entre 10 años a cadena perpetua, y, según analistas, su colaboración puede reducir la sentencia.

Vicente Zambada Niebla "El Vicentillo"

 

 

 

 

AFP
“El Vicentillo”, en el centro de esta imagen, fue presentado ante la prensa tras su captura en marzo de 2009 como uno de los líderes del cartel de Sinaloa.

 

En este proceso su testimonio es clave. “El Vicentillo” conoció a Guzmán Loera cuando tenía 15 años de edad en una reunión a donde acudió con su padre, declaró en el juicio.

Desde entonces crearon una estrecha relación de confianza, e incluso “El Chapo” es padrino de uno de sus hijos.

La fuga de 2001

Por ejemplo, Guzmán Loera le confió detalles de su primera fuga de la prisión de alta seguridad de Puente Grande, Jalisco, el 19 de enero de 2001.

El capo escapó de la cárcel escondido entre sábanas dentro de un carrito de lavandería que empujaba el responsable del servicio, identificado como “Chito”.

En el juicio, Zambada Niebla dijo que “El Chapo” contaba cada una de las puertas que franqueaba mientras recorrían los pasillos hasta la puerta de salida.

“Se le hizo eterno hasta que llegó a la última barrera”, señaló el testigo. En un momento “Chito” soltó el carrito para conversar con un policía.

El Chapo

 

 

 

 

AFP
“El Vicentillo” detalló la primera fuga de prisión en 2001 de “El Chapo”, quien fue extraditado a Estados Unidos en 2017.

 

El carrito se movió bruscamente y “El Chapo”, recordó el testigo, se asustó ante el riesgo de que volcara y lo descubrieran entre la ropa sucia.

Por ese nivel de confianza, Zambada Niebla supo de la orden para asesinar al menor de los hermanos Carrillo Fuentes, “El Niño de Oro”, algo que profundizó las diferencias que ya tenían las organizaciones.

Guerra abierta

En los años 90, los carteles de Sinaloa y Juárez mantenían una especie de alianza donde cada grupo respetaba las operaciones y rutas del otro.

Uno de los temas centrales era que la familia Carrillo permitía a sus socios traficar droga por su territorio.

Pero en 1996 murió Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”, durante una cirugía para cambiarse el rostro.

Según el testigo en el juicio de Nueva York, “El Niño de Oro” empezó a asesinar a lugartenientes de sus aliados.

Policía en el juicio de El Chapo

 

 

 

 

Reuters
El juicio al Chapo en Nueva York se realiza bajo un fuerte operativo de seguridad.

 

En varios momentos, refirió el testigo, líderes de los carteles trataron de restablecer el acuerdo, e incluso concretaron una reunión entre Rodolfo Carrillo y Guzmán Loera.

Pero el joven capo insultó a “El Chapo” quien pidió permiso a “El Mayo” y a Juan José “El Azul” Esparragoza Moreno (también fundador del cartel) para asesinar a su rival.

De acuerdo con Zambada Niebla, “El Mayo” aceptó. “Estoy con ustedes, hicimos la lucha”, fue la respuesta.

En septiembre de 2014 Rodolfo “El Niño de Oro” Carrillo Fuentes y su esposa salían de cenar en restaurante dentro de una plaza comercial de Culiacán, Sinaloa, cuando fueron asesinados.

“El Vicentillo” declaró en el juicio que el homicida fue un sicario conocido como “El Negro”, colaborador de Guzmán Loera.

Ilustración de "El Vicentillo" durante el juicio.

 

 

 

 

Reuters
“El Vicentillo” ofreció detalles sobre el asesinato de Rodolfo Carillo Fuentes y su esposa en 2014.

 

En represalia, el jefe del cartel de Juárez, Vicente “El Viceroy” Carrillo Fuentes ordenó la muerte de un amigo cercano a su rival.

Empezaron las hostilidades. Meses después, en junio de 2005, “El Chapo” empezó una operación para conquistar la ruta de tráfico en Nuevo Laredo, Tamaulipas, controlada entonces por el cartel del Golfo.

Los Zetas, el brazo armado de la organización, respondieron con violencia.

Dos años después el gobierno del entonces presidente Felipe Calderón declaró la guerra a los carteles.

A partir de ahí, la violencia se extendió por el país.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

3 mil viviendas, hospitales y negocios dañados: las afectaciones por el sismo en Guerrero

Las autoridades aún evalúan los daños, igual que las cámaras empresariales. En comunidades indígenas, familias enteras perdieron sus viviendas.
Cuartoscuro
10 de septiembre, 2021
Comparte

Los daños que dejó el sismo magnitud 7.1 de este martes suman más de 3 mil viviendas dañadas en los municipios de Acapulco, Chilpancingo y José Joaquín de Herrera. Además de afectaciones en hoteles, comercios, escuelas, edificios públicos y religiosos. El sismo también dejó dos personas fallecidas.

Durante la reunión de la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo informó que se han registrado 507 réplicas del sismo. Por lo que se siguen valorando las estructuras de puentes y pasos elevados en el estado, como el puente de Puerto Marqués que permanecerá cerrado hasta tener el dictamen correspondiente.

Video: Sismo de magnitud 7.1 en Ciudad de México

Se realizan los dictámenes periciales principalmente en las unidades habitacionales en Acapulco y Chilpancingo.

También se detectó algún grado de afectación en 13 hospitales, 35 planteles educativos, 6 centros religiosos, algunos ya considerados patrimonio cultural, y 13 hoteles, reportó el secretario de Protección Civil local, Marco Mayares Salvador.

Agregó que se anexaron 20 municipios a la declaratoria de desastre de las regiones  Acapulco, Centro, Norte y Montaña. 115 personas fueron atendidas en los albergues habilitados en 5 unidades deportivas de Acapulco.

El Ejército aplica el Plan DN-III-E en Acapulco y Xaltianguis, donde han removido escombros de casas y bardas afectadas.

Negocios afectados

Al menos 43 mil negocios resultaron dañados por el sismo, de los cuales 4 mil 800 aún están cerrados por daños en sus estructuras, informó Alejandro Martínez Sidney, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio en el estado (Fecanaco), según El Sol de Acapulco.

Dijo que aún se evalúa el monto de los daños, ya que algunos negocios tuvieron afectaciones físicas y otros pérdida de mercancía por caída de anaqueles o falta de luz que provocó que productos perecederos se descompusieran.

Comunidades indígenas con viviendas destruidas

El sismo también dejó graves afectaciones a las comunidades indígenas de la montaña de Guerrero. 

El Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan reportó, en un comunicado, que familias de las etnias me’phaa, na savi y nahuas fueron las más afectadas. 

En las comunidades de Laguna Seca, Piedra Conejo, Llano Grande, del municipio de Acatepec, hubo paredes cuarteadas y pérdida total de casas de adobe. También en las comunidades Me’phaa de Barranca Nopalera, Tlacotepec, Linda Vista y El Ahuehuete del municipio de Tlacoapa hubo afectaciones graves en las viviendas y otras quedaron destruidas.

Familias Me’phaa y Nahuas del municipio de Atlixtac “pasaron la noche en la iglesia del pueblo porque sus casas quedaron agrietadas y muchas cayeron, así como también la tierra se abrió”. 

En la cabecera municipal de Metlatonoc, uno de los municipios más pobres del país, los techos de varias casas se cayeron y algunas habitaciones dañadas con anterioridad se derrumbaron.

En la comunidad Me’phaa de Barranca Tecuani, municipio de Ayutla de los Libres, varias familias perdieron su casa y tuvieron que dormir a la intemperie, por lo que piden apoyo urgente de las autoridades 

“Es urgente la presencia de las autoridades de protección civil para evaluar los daños, pero sobre todo para atender las necesidades más urgentes de las familias indígenas damnificadas. 

“El grave problema que vemos es que las autoridades municipales y las estatales no están atendiendo esta emergencia, con el pretexto de que ya no cuentan con recursos para proporcionar los apoyos que demandan las familias damnificadas”, señaló Tlachinollan en un comunicado.

Con información de El Sol de Acapulco.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo.
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.