close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

La justicia alternativa, una puerta giratoria para evadir la ley en Chihuahua

El sistema de justicia busca dar una salida alterna a la prisión preventiva, pero ha sido utilizado por los detenidos para cometer delitos sin recibir castigo.
Cuartoscuro
2 de enero, 2019
Comparte

En 2007, Chihuahua fue el primer estado en implementar el nuevo sistema de justicia penal. A 10 años, abogados y jueces señalan que el sistema aún carece de muchas cosas y persisten errores y deficiencias.

Una de éstas es la llamada ‘puerta giratoria’. Con el nuevo sistema penal se buscaba darle prioridad a salidas alternas o a medidas cautelares que no fueran la prisión preventiva, para que una persona pudiera continuar su proceso en libertad.

Si el crimen no fue cometido con violencia o no se trata de un homicidio, existe la posibilidad de ejercer la justicia restaurativa, con medidas distintas a la prisión, según el sistema penal.

Te puede interesar: Démosle una oportunidad al sistema de justicia

Sin embargo, esto permitía que una persona cometiera – en un periodo corto de tiempo – varios crímenes sin ser detenido: alguien roba un local comercial, y meses después robara vehículos o viviendas. Esto sucedía porque el sistema de justicia permitía que el imputado escogiera la reparación del daño, lo que le permitía entrar y salir de la cárcel.

“Fue un sistema garantista que inició dentro de una crisis de seguridad nacional y local importante, que derivó a que los imputados y los posibles criminales entraran y salieran del sistema a través de la ‘puerta giratoria’, la crítica principal del sistema penal”, explica Fernando Rodríguez Pérez, presidente del Asociación Chihuahuense de Abogados.

“Llegó un momento en el que los delitos eran muchos y el juzgador ya no podía hacer nada. Luego, con el cambio al Código Nacional Penal se vuelve más benéfico -el robo de vehículo ya no se contempla como prisión oficiosa- situación alarmante que se vivió en 2008 o 2009. Una persona que sea acusada de ese delito, puede llevar su proceso en libertad”, explica el defensor particular y especialista en derecho penal, Said Martínez.

Lee: Ni pronto ni expedito: nuevo sistema de justicia tiene el 63% de los casos abiertos sin resolver

“Somos partidarios del sistema, no hay regreso, pero tenemos que hacer asequible, de tal manera que no haya oportunidad para los presuntos delincuentes o abogados para evitar las consecuencias de la ley”, expresó el Fiscal General del Estado de Chihuahua, César Augusto Peniche Espejel

Explicó que el Código Penal de todas las entidades federativas establece la aplicación de una sanción como consecuencia de una conducta, sin embargo, el código de procedimientos  busca siempre abrir una ventana para que el delincuente no pise la cárcel.

“Soy partidario de la reducción de penas, pero tiene que darse el principio de la pena efectiva, para que la población sienta que hay una consecuencia a una conducta”, añadió.

Señaló que una de las fallas en el sistema es la falta de un registro de medidas cautelares y acuerdos reparatorios, lo que provoca que personas que son presentadas ante los jueces por un delito alcancen su libertad condicional con mucha facilidad.

Lee también: Límites y alcances del sistema de justicia penal

Añadió que el sistema penal retiró delitos que merecen encarcelamiento, como la portación de arma de fuego para uso exclusivo del ejército.

“Hemos visto decisiones de jueces que han dejado ir a personas con cuernos de chivos. De esa manera los portadores de armas entraban a un sistema de reclusión y ahora no, al poco tiempo los volvemos a ver operando”, finalizó.

Los vicios de la puerta giratoria

Uno de los problemas de la ‘puerta giratoria’ es que la persona enfrenta el proceso en libertad y luego no hay forma de someterla al proceso porque se fuga, explica el Magistrado Presidente del Poder Tribunal de Justicia del Poder Judicial del Estado de Chihuahua y del Poder de la Judicatura, Pablo Héctor González Villalobos.

“El tema es garantizar que personas que no representan escenas de riesgo puedan estar sujetas al proceso y responder por su conducta sin la necesidad de que antes de sentenciarlo esté detenido”, añadió.

Para que esto no ocurra, debe de haber una generación de información sobre niveles de riesgo de los imputados que se genere oportunamente y que sea fiable para que los jueces puedan tener oportunidades razonables sobre los temas, según el jurista.

El defensor Said Martínez coincide en que deben ser los jueces los que estudien, en cada caso, cuáles deben ser las medidas cautelares, y si es necesaria la prisión preventiva para evitar una fuga.

González Villalobos considera que si bien ya no es válido que se tomen en cuenta los antecedentes penales – para dar o no prisión preventiva – porque ya se sancionaron los delitos anteriores, si se puede tomar la reincidencia como un elemento relevante para la medición del riesgo. “Cuando un juez dicta sentencia, no le interesa saber quién es, sino qué hizo y al revés cuando se impone una medida cautelar”, añade.

Una de las soluciones para esto puede ser el Instituto de Servicios Previos al Juicio, que inició su funcionamiento hace un par de meses, encargado de supervisar y dar seguimiento a las medidas cautelares aplicadas a los imputados de un delito.

Si dicho organismo evalúa correctamente los factores, se tendrán elementos de calidad para que el juez decida – según lo que expongan las partes y derivado del informe que emite – cuáles son los riesgos y la manera correcta que no genere entorpecimiento en la justicia, emitiendo decisiones de gran calidad, explica la juez de control Alejandra Ramos.

El segundo vicio, señala el Magistrado Presidente, es la programación de las audiencias intermedias, mismas que se estaban suspendiendo. “No había coordinación con fiscalía ni defensoría, los conversatorios no estaban funcionando, porque se agendaba pero no se cuidaba, por parte de nuestro sistema de gestión, que hubiera condiciones que garantizaran que estuvieran todos los presentes en un momento oportuno”, añadió.

El tercer vicio es que el defensor pedía que se abriera un espacio para una negociación con la Fiscalía del estado para un acuerdo reparatorio y el juez en lugar de abrir un espacio de algunos minutos para que se pusieran de acuerdo, difiere la audiencia, lo que le da cierta ventaja a la defensa en su caso.

La reinserción, otra falla

Muchas de las personas que cometen un delito quedan libres sin que hayan sido juzgados de manera correcta y sin una reinserción que lo puede volver a llevar a cometer delitos, coinciden los especialistas consultados.

“Tratamos de llegar al siglo XXI en cuanto al garantismo en el sistema y llegar a una aplicación de derechos humanos. Pasamos por una crisis de seguridad que nos hizo creer que el problema era del sistema penal, cuando realmente la crisis de seguridad y descomposición social venían de otros factores distintos”, dice el presidente del Asociación Chihuahuense de Abogados, Colegio de Abogados, A.C., Fernando Rodríguez Pérez.

Dijo que se deben atacar las razones que llevaron a la persona a cometer un delito. Por ello se debería de tener una base de datos de personas que son propensas a cometer un ilícito.

“El tema de la reincidencia debe de ser propositivo, no para que a los 3-5 delitos de bajo impacto ahora sí le queden 10 años en la cárcel. Lo que debemos de atacar es el tema de recomposición social y hacer un hincapié en la sociedad, en que ese trabajo es de todos, no únicamente del sistema penitenciario”, explicó.

Sin embargo lo que hacen los juzgaddores es imponer una pena sin que tenga impacto al tejido social, señaló la juez de control.

“Hay cosas que pueden parecer tan básicas pero si los operadores de justicia no tienen consciencia de resultados en base a una justicia restaurativa y “palomean” requisitos para quitarse un caso más, hacen que el imputado regrese en unos años a los tribunales, pero con delitos más graves por la puerta giratoria, ya que no se atendió lo que genera que el imputado vuelva con hechos cada vez más de mayor gravedad”, expresó Alejandra Ramos.

Por ello, dice, es importante la capacitación a los operadores de justicia, para que no se contemplen únicamente los derechos del imputado, sino que también se visibilicen los derechos de las víctimas.

Proteger sólo los derechos del imputado es lo que abona a la puerta giratoria. “Cuando dejamos de ver que la víctima tiene derecho a protección, vamos a tener decisiones más justas con una defensa que sepa cuáles son sus límites y con jueces que emanan decisiones mucho más racionales y satisfactorias para la sociedad”, finalizó.

Aunque no todo es malo. Algunas de los puntos positivos que tiene el sistema de justicia penal actual es que antes se apilaban los expedientes y no avanzaban los casos con carpetas de investigación que ni siquiera tenían espacio en la FGE. Eran papeles y la cara de un imputado la que estaba esperando a su procedimiento, dijo el presidente del Asociación Chihuahuense de Abogados, Colegio de Abogados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué hacer (y qué no) cuando quieres pedir un aumento de salario

Probablemente tus responsabilidades laborales merecen un mejor salario del que te están pagando. Pero ¿cómo pedir un aumento de sueldo? ¿Qué debes hacer y qué no, antes de sentarte a conversar con tu jefe?
24 de julio, 2019
Comparte

¿Cuánto dinero vale tu trabajo? O más bien, ¿es la respuesta a esa pregunta igual a la suma que te paga tu empleador?

Si no es así, debes solicitar un aumento y eso significa que debes negociar con la persona que paga tu salario. Este paso es algo que le da terror a mucha gente, pero no debería ser motivo de miedo.

“Nadie es despedido por pedir un aumento de sueldo”, dijo Pip Jamieson, fundador del sitio para profesionales The Dots. “Al contrario: pedir más dinero muestra ambición y que deseas permanecer en la empresa”.

Pero hay maneras correctas y maneras incorrectas de pedir un aumento de sueldo.

Aquí te explicamos algunas cosas que debes y no debes hacer cuando se trata de pedir más dinero por el trabajo que haces.

Correcto: hacer una investigación apropiada

Visita un sitio web de comparación de salarios o habla con una agencia de contratación o con su departamento de Recursos Humanos para averiguar el tipo de pago que deberías tener tu trabajo.

Necesitas evidencia sólida para respaldar tu aumento: objetivos de ventas alcanzados, contratos firmados, objetivos cumplidos. Recuerda: es sorprendente lo poco que podría saber la persona que decide tu salario, especialmente en las empresas grandes.

Pilas de dinero.

Getty Images
¿Crees que es hora de pedir un aumento de sueldo?

“Trabaja en función de eso”, dice Dulcie Shepherd Swanston, autora de It’s Not Bloody Rocket Science (No es tan malditamente difícil) y fundadora de la empresa de capacitación empresarial Profitably Engaged. “El tipo de cualidades que necesitas para obtener un aumento es el mismo tipo de cualidades que necesitas para ser un buen empleado”.

Incorrecto: exigir más dinero sin una justificación

Tessa Fyson había estado trabajando para el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido durante seis meses, cuando decidió pedir más dinero por su trabajo.

“Cuando me hicieron la inevitable pregunta ‘¿Por qué deberíamos darte un aumento salarial?’, me quedé helada”, dice. “Las reuniones con la gerencia me ponen muy nerviosa y perdí la capacidad de hablar. Me sentí ingenua cuando me dijeron que pensara en las razones y luego volviera”.

Jamieson insiste en que los empleados deben ver el pago como un contrato comercial (no como un favor) y que por eso debe ser negociado seriamente.

Por lo tanto, no debes decir que necesitas el dinero para pagar el alquiler o comprar bolsos de Prada.

No pidas un aumento salarial acabado de comenzar en un empleo.

Getty Images
No pidas un aumento salarial acabado de comenzar en un empleo.

Pero Lou Goodman, director de marketing del sitio web de empleo Monster para Reino Unido, Irlanda y Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo), advierte: “Siempre vale la pena que una empresa sea empática con tu vida personal, porque si pierden a un empleado, los recursos necesarios para encontrar, reclutar y capacitar a alguien nuevo puede ser considerables”.

“Pero al final, el pago debe reflejar el desempeño de alguien y el desempeño de la propia compañía”.

Correcto: escoger un buen momento

Elige un momento en el que todos estén de buen humor, por ejemplo, después de la finalización (exitosa) de un proyecto. Averigua cuándo tu empresa planifica su presupuesto, para estar seguro de que no estás pidiendo un imposible.

“Tienes que ser inteligente”, dice Shepherd. “Habla con tu jefe tres o cuatro meses antes de la próxima revisión salarial”.

Incorrecto: solicitar un aumento demasiado pronto

Si tu último aumento de sueldo fue el año pasado o si acabas de empezar en un nuevo trabajo, tendrás que encontrar algunas buenas razones para justificar una solicitud de aumento tan pronto.

“Demasiada gente comienza un nuevo trabajo y luego quiere un aumento de sueldo. Esto me desconcierta cuando el trabajo fue aceptado con esa oferta de salario”, dice Charlotte Green, una entrenadora de desarrollo personal en Aprendizaje y Capacitación .

Si quieres pedir más dinero, asegúrate de haber investigado lo suficiente.

Getty Images
Si quieres pedir más dinero, asegúrate de haber investigado lo suficiente.

“Un aumento de sueldo premia la lealtad y el tiempo. El trabajo duro cosechará recompensas financieras”.

Correcto: asegurarte de estar en el rango de salario correcto

Cada vez más las empresas están definiendo los salarios por puesto, reduciendo la posibilidad de negociaciones individuales de salario.

“Para los empleadores es muy útil tener una estructura. Si no la tienen y comienzan a pagarle a cada persona diferentes cantidades por hacer el mismo trabajo, las cosas pueden ponerse feas”, explica Swanston.

Incorrecto: pedir un salario por encima del rango

“Estás siendo ingenuo si pides más”, dijo Swanston. “De todos modos, es normal que tengas curiosidad por tu calificación de pago. Puede haber un error, o puede haber una buena razón por la que deberías estar en un nivel de salario distinto del que tienes”.

Si te niegan el aumento, recuerda que puedes pedirlo en otro momento.

Getty Images
Si te niegan el aumento, recuerda que puedes pedirlo en otro momento.

Sin embargo, Goodman dice que aunque los rangos de salarios pueden limitar la cantidad que puedes pedir, tienen ventajas: “Puede haber un amplio margen de movimiento dentro de un rango de pago. En realidad, es bastante útil ya que proporciona un marco para las negociaciones y te brinda puntos de referencia”.

Correcto: expresar seguridad

El sitio web de Monster aconseja a los empleados “sentarse derecho, tener contacto visual con tu jefe”.

“La confianza es clave en esta conversación, así que habla lentamente y con un propósito, y usa gestos con las manos para reforzar tus puntos, si este es tu estilo natural”.

Fyson dice que uno de las mayores enseñanzas que se llevó del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido fue la siguiente: “¡Luce seguro! Todos hacemos más de lo que la descripción de nuestro trabajo nos dice que debemos hacer, pero también está bien querer una recompensa económica por eso”.

Incorrecto: agitarte, reírte nerviosamente o permitir que tu mirada vague por la habitación o cubrir tu boca mientras hablas

Monster dice que todo esto sugiere a la persona que está al otro lado del escritorio que te sientes incómodo o inseguro con lo que estás pidiendo.

También dice que debes tratar de no rellenar ningún silencio o dar un paseo. Solo espera una respuesta y dale a entender a tu jefe que esperas una.

Correcto: solicitar una suma concreta

Puede parecer contrario a la intuición, pero una investigación hecha por Columbia Business School encontró que pedir un salario específico y preciso funciona mejor que una cifra redondeada.

"El tipo de cualidades que necesita para obtener un aumento de sueldo es el mismo tipo de cualidades que necesita para ser un buen empleado".

Getty Images
“El tipo de cualidades que necesitas para obtener un aumento de sueldo es el mismo tipo de cualidades que necesitas para ser un buen empleado”.

Los investigadores ubicaron a los “negociadores” en escenarios tales como comprar joyas o negociar la venta de un automóvil usado.

Algunos hicieron ofertas precisas, otros hicieron ofertas redondeadas. En general, se vio que las personas que ofrecían una cantidad precisa estaban más informadas sobre el valor real del artículo en venta.

Uno de los autores del informe de 2013, la profesora Malia Mason, dijo: “La aplicación práctica de estos hallazgos, que indica que estás informado y estás utilizando un número preciso, se puede utilizar en cualquier situación de negociación para sugerir que hiciste tu tarea. ”

Incorrecto: ser ambiguo

“Los negociadores deben recordar que, en este caso, los ceros realmente no agregan nada a la mesa de negociaciones”, dijo el profesor Mason.

Pero ten en cuenta que si solicitas un aumento salarial de US$1.245,25, es posible que tengas que explicar por qué esos 245 o esos 0.25.

Correcto: hablar sobre el futuro

“Hay más cosas de las que hablar que solo del salario”, dice Jamieson. “Hay otras cosas que afectan tu felicidad en el trabajo: flexibilidad, vacaciones, beneficios. Estas son todas las cosas de las que deberías hablar”.

Mostrarte seguro es la clave para conversar con tu jefe sobre un posible aumento de sueldo.

Getty Images
Mostrarte seguro es la clave para conversar con tu jefe sobre un posible aumento de sueldo.

Tessa Fyson finalmente consiguió su aumento salarial en Servicio Nacional de Salud y después de varios años se cambió a una carrera en mercadotecnia para una firma de reclutamiento. Una vez más pidió un aumento salarial y esa vez estuvo mejor preparada.

Lo que sus empleadores ofrecieron no fue lo que había pedido, pero hubo otros beneficios. “Regresaron para ofrecer un pequeño aumento cada vez que alcanzara mis objetivos trimestrales”, dijo, “y un ascenso en el título del rol que desempeñaba”.

“Puede que no haya sido exactamente lo que estaba buscando, pero el hecho de que intentaran apoyarme significó mucho”.

Incorrecto: ceder

“Si no quisieron darte más dinero ahora y no creen que ese sea tu valor, pregúnteles qué es lo que aumentará tu valor y qué debes hacer. Ese tipo de retroalimentación es muy útil y sienta las bases para la próxima discusión,” dice Shepherd.

Y por supuesto siempre puedes dejar ese trabajo.

“Cuando estás negociando”, señala Jamieson, “la amenaza de irte siempre está implícita”.

“No necesitas explicarlo, y lo mejor para ti es que se trata de un mercado de vendedores. Las mejores empresas se quedan con el mejor talento a través de ofertas más atractivas, y así debe ser”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

  • ¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=16AhQaStWxg&t=15s

https://www.youtube.com/watch?v=J-7hKPwfNM0&t=10s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo.
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.