close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Animal Político

Las etapas y las metas del programa de siembra de árboles al que el gobierno de AMLO destinará 15 mil mdp

La secretaria de Bienestar explicó en entrevista el programa de desarrollo forestal y agrícola que pretende recomponer el tejido social en el campo.
Foto: Animal Político
Comparte

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador pretende recuperar tierras dañadas, recomponer el tejido social en el campo y combatir la mala nutrición infantil con un solo programa: Sembrando Vida, uno de los ejes de la política social de esta administración.

El proyecto, que arrancará este año con un presupuesto inicial de 15 mil millones de pesos, es uno de los programas sociales que emprenderá la secretaría del Bienestar, antes de Desarrollo Social (Sedesol), a través de los cuales entregará diversas becas y apoyos a población vulnerable del país.

La titular de esa dependencia, María Luisa Albores, explicó  en entrevista con Animal Político cómo operará el programa para sembrar árboles frutales en todo el país, ofrecido en la campaña presidencial por López Obrador.

Sembrando Vida consiste en rehabilitar terrenos deforestados o dañados por procesos agrícolas, sembrando alimentos en una primera etapa y árboles maderables después.

Para incentivar a los productores del campo a recuperar sus tierras y no abandonarlas, la Secretaría del Bienestar les entregará un pago de cinco mil pesos mensuales, por trabajar en su propio ejido de lunes a sábado.

“México es el quinto con mayor biodiversidad en el mundo, pero con la presión se ha talado inmoderadamente. Hay que hacer una reforestación diferente, nosotros planteamos una restauración productiva para que la gente de ese territorio pueda vivir efectivamente del campo, pueda tener con el tiempo algo productivo, con ingresos para la familia pero que pueda tener una economía, y no fuera, sino en su ejido, en su comunidad”, dijo María Luisa Albores.

De los cinco mil pesos que se les pagará, cuatro mil 500 se depositarán en las tarjetas del Bienestar y los otros 500 irán a una caja de ahorro, que en principio se puede usar con ese fin pero cuando crezca podría convertirse en un fondo de créditos para proyectos productivos de la misma comunidad, indicó la secretaria.

La primera etapa del programa se desarrollará en este año y 2020 en 19 estados del país, empezando con Chiapas, Veracruz, Tabasco, Yucatán, Campeche y Quintana Roo, y para noviembre se sumará Durango. El programa divide al país en territorios de 50 mil hectáreas, en las que 20 mil productores recibirán cinco mil pesos mensuales por sembrar y cuidar de 2.5 hectáreas.

La funcionaria especificó que las hectáreas a recuperar deben ser deforestadas, como un potrero o llanos quemados, para evitar que sea deforestado un terreno para recibir el apoyo, y la recuperación ocurrirá en tres plazos: al corto plazo con el MIAF (Milpa integrada con árboles frutales) y alimentos como maíz, frijol, calabaza y otras verduras para autoconsumo. Posteriormente se sembrarán frutales que puedan servir a nivel local, regional, estatal, nacional y de exportación.

Cada área tendrá un coordinador territorial y 20 “facilitadores” o “extensionistas” que apoyarán con capacitación en economía social, ahorro, agricultura orgánica, cultivos específicos y temas de bienestar.

“Estos técnicos van a ser clave porque ellos nos van a apoyar a hacer las CAC (Comunidades de Aprendizaje Comunitario, antes Escuelas Campesinas). Cada uno va a tener cuatro CAC, cada una con 100 productores”, indicó Albores.

Estos expertos son clave en el programa Sembrando Vida: son quienes realizan el padrón de beneficiarios visitando las comunidades para invitarlos a inscribirse, con la misma aplicación que usan los ‘Servidores de la Nación’ para levantar el Censo del Bienestar (Siger).

De acuerdo con Albores, son profesionistas que durante la etapa de transición se anotaron para realizar este trabajo de manera voluntaria y sin remuneración, aunque ya con el gobierno en funciones recibirán un pago de 18 mil pesos mensuales por sus servicios, ya contratados por la subsecretaría de Inclusión Productiva y Desarrollo Territorial.

“Los extensionistas son personas que, cuando se dio a conocer el programa Sembrando Vida se les invitó en una página a que participaran. En una primera etapa planteábamos dos mil 200 técnicos y cuando se cerró la convocatoria había 11 mil 850 entre biólogos, antropólogos, trabajadores sociales, gente con maestría y doctorado”, puntualizó.

La Secretaría tiene como meta tener completo el padrón de beneficiarios de Sembrando Vida el próximo 20 de febrero. Posteriormente los extensionistas validarán las parcelas y el padrón pasará a la Coordinación de padrones, del Censo de Bienestar. La meta de cobertura para 2019 es de 575 mil hectáreas con 230 mil productores.

Para la entrega de los apoyos, la dependencia firmaría un convenio con Bansefi, que según la secretaria Albores se transformará en el Banco del Bienestar, “pero estamos en esas definiciones. Al parecer lo haríamos desde el primer momento con Banco del Bienestar, pero dependemos de los ritmos de ellos. Si no se da la dispersión por Bansefi tendríamos que buscar otra opción bancaria, porque es un programa nuevo”, especificó.

Este programa puede sumarse a otros del paquete que conforma la política de Bienestar del nuevo gobierno para que una misma familia reciba varios, con lo que un hogar podría alcanzar un ingreso de hasta ocho mil pesos mensuales con todos los apoyos, según ha dicho el presidente López Obrador.

Asimismo, la Secretaría pretende combatir con este programa la deficiente nutrición en zonas indígenas, producto del consumo de productos chatarra.

“Desafortunadamente en comunidades rurales hay muchos problemas de diabetes. ¿Cómo volver a que nuestras familias rurales tengas consumo de buenos alimentos? Subir la nutrición de los niños y que no sean alimentos externos, la milpa es maravillosa”, expresó la secretaria.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Por qué los perezosos se mueven tan despacio?

Los perezosos hacen todo en cámara lenta, incluso parpadear. ¿Por qué estos animales evolucionaron para vivir sus vidas a un ritmo tan lento?
Getty Images
5 de septiembre, 2019
Comparte

Los perezosos, como su nombre indica, tienen poca necesidad de apresurarse.

La mayor parte del tiempo viven en lo alto de las ramas de bosques que se extienden a través de Centroamérica y Sudámerica, y solo bajan al suelo para defecar.

Sin duda, llevan una vida en cámara lenta.

Pero ¿sabías que la razón por la que los perezosos se mueven tan despacio se debe a algunos peculiares trucos en su evolución?

Dieta baja en calorías

Los perezosos modernos (el perezoso de tres dedos y el de dos dedos) son versiones mucho más pequeñas de los que vivían en el mundo prehistórico.

Aquellos perezosos gigantes, que pesarían hasta varias toneladas, vivieron durante la última glaciación hasta hace unos 11.000 años y se alimentaban de hojas de los árboles, apoyándose sobre sus patas traseras para alcanzar el follaje.

Perezoso

Getty Images
La dieta de un perezoso a base de hojas es pobre en nutrientes y calorías.

“Lo que cambió fue su necesidad de subir a los árboles, al tener una dieta basada casi exclusivamente en hojas”, dice Camila Mazzoni, del Instituto Leibniz para el Zoológico y la Investigación de la Vida Silvestre de Berlín, Alemania.

“La dieta a base de hojas es muy pobre en nutrientes y la ingesta de calorías es muy baja. Debido a esto, deben tener una tasa metabólica muy lenta para hacer frente a esta ingesta baja en calorías”, explica.

Regulación térmica

Parte de esto se explica por el lugar donde viven las seis especies de perezosos: en los bosques tropicales.

Son ambientes cálidos y húmedos donde las ventajas normales de un sistema endotérmico (el que permite a los mamíferos regular internamente la temperatura de su cuerpo) no son realmente necesarias: el ambiente ya está tibio, por lo que los perezosos no tienen que gastar gran cantidad de energía para mantenerse calientes.

Al abandonar los rasgos endotérmicos que la evolución les ha regalado a los mamíferos, los perezosos han adoptado un estilo de vida lento que les permite ahorrar energía más similar a los animales de sangre fría como los reptiles.

“La regulación térmica que tienen que hacer la mayoría de mamíferos requiere mucha energía”, dice Mazzoni. “Pero como los perezosos no deben hacerla, necesitan mucha menos”.

Perezoso

Getty Images
Algunos comportamientos de los perezosos se parecen más a los de los reptiles que a los de los mamíferos.

“Esto significa que solo pueden vivir en los trópicos y no en las montañas, donde la temperatura disminuye bastante. Sin embargo, el perezoso de dos dedos es un poco más flexible y asciende un poco más arriba en las montañas en Costa Rica”, agrega.

La experta señala que los perezosos a menudo “suben a lo alto de la copa del árbol por la mañana para obtener algo de energía del sol y, cuando hace mucho calor, vuelven a la sombra de los árboles”.

Este comportamiento es mucho más típico de los animales de sangre fría que de los mamíferos.

El ciclo de vida arbóreo de los perezosos significa que pasan muy poco tiempo bajo la amenaza de depredadores como el jaguar. Esta es otra razón por la que las reacciones rápidas y la enorme cantidad de energía que requieren, simplemente, no les son necesarias.

Algas y hongos

Si miras de cerca a un perezoso y su pelaje notarás que tiene un tono verde a causa del musgo y algas de los árboles en los que vive.

“Su cabello está modificado para que las algas y los hongos pueden crecer”, indica Mazzoni. “Sabemos que hay algún tipo de relación simbiótica”.

Perezoso

Getty Images
Si observas de cerca a un perezoso, notarás que su pelaje tiene un tono verdoso.

¿Para qué son buenas estas algas? Muchos científicos están tratando de responder a esta pregunta. “Podrían ser buenas para el camuflaje de los perezosos”, dice Mazzoni. Las algas verdes y los hongos podrían ayudar a los perezosos a mezclarse y difuminarse con el fondo del bosque.

“También podría ser una forma para que los perezosos obtengan proteínas adicionales”, afirma, y detalla que se ha visto a algunos perezosos lamiendo las algas que crecen en su pelaje.

Los hongos también pueden ayudar a mantener baja su cantidad de parásitos. “Su pelaje es casi completamente resistente al agua e impide muchos parásitos. Los perezosos tienen menos parásitos que otros mamíferos de un tamaño similar”.

Gotas de leche

Becky Cliffe, zoóloga británica que trabaja en la Fundación para la Conservación de Perezosos de Costa Rica, dice que solo cuando ves a los perezosos en la naturaleza te das realmente cuenta de lo lentos que son.

“Sabes que se mueven lentamente, pero luego miras cada parte de su cuerpo, cuando giran la cabeza, o incluso cuando parpadean y todo lo hacen muy lentamente”, comenta.

Otra de las características de los mamíferos de la que los perezosos han prescindido es la cantidad de leche que las madres lactantes producen para sus crías.

Perezoso y su cría

Getty Images
Las madres perezosas producen leche en gotas.

“Las madres perezosas no almacenan grandes cantidades de leche, sino que les sale gota a gota”, dice Cliffe. Las crías se mantienen cerca del pezón y se alimentan a medida que la leche gotea.

Los años de Cliffe observando perezosos en la jungla costarricense le han dado mucha información sobre su comportamiento.

“No saltan ni corren. Pero tienen los brazos más fuertes. Si un humano y un perezoso tuvieran que medir fuerzas con los brazos, el perezoso ganaría sin duda“, asegura.

Pero las patas del perezoso, que nunca se ven en la obligación de alcanzar una velocidad vertiginosa ni de soportar todo el peso del animal, no tienen la misma masa muscular.

Sin embargo, la motivación de la vida del perezoso no debe confundirse con la pereza, dice Cliffe. “No son vagos. Los monos aulladores que viven en los bosques duermen hasta 18 horas al día, y los perezosos solo duermen alrededor de 10″.

Si los perezosos no hubieran terminado viviendo en un ambiente cálido y húmedo cubierto de árboles, podrían vivir a un ritmo más rápido. Pero a lo largo de innumerables generaciones han alcanzado un ritmo de vida perfectamente adecuado a su entorno.

“Muestran que no tienes que correr todo el tiempo en busca de comida”, dice Cliffe. “Han relajado todo el sistema”.

* Puedes leer el artículo original de BBC Future (en inglés) aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Op_reZynv3o

https://www.youtube.com/watch?v=S7CVPFbVMLg

https://www.youtube.com/watch?v=lEqd40vi9II

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.