close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Animal Político

Las etapas y las metas del programa de siembra de árboles al que el gobierno de AMLO destinará 15 mil mdp

La secretaria de Bienestar explicó en entrevista el programa de desarrollo forestal y agrícola que pretende recomponer el tejido social en el campo.
Foto: Animal Político
Comparte

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador pretende recuperar tierras dañadas, recomponer el tejido social en el campo y combatir la mala nutrición infantil con un solo programa: Sembrando Vida, uno de los ejes de la política social de esta administración.

El proyecto, que arrancará este año con un presupuesto inicial de 15 mil millones de pesos, es uno de los programas sociales que emprenderá la secretaría del Bienestar, antes de Desarrollo Social (Sedesol), a través de los cuales entregará diversas becas y apoyos a población vulnerable del país.

La titular de esa dependencia, María Luisa Albores, explicó  en entrevista con Animal Político cómo operará el programa para sembrar árboles frutales en todo el país, ofrecido en la campaña presidencial por López Obrador.

Sembrando Vida consiste en rehabilitar terrenos deforestados o dañados por procesos agrícolas, sembrando alimentos en una primera etapa y árboles maderables después.

Para incentivar a los productores del campo a recuperar sus tierras y no abandonarlas, la Secretaría del Bienestar les entregará un pago de cinco mil pesos mensuales, por trabajar en su propio ejido de lunes a sábado.

“México es el quinto con mayor biodiversidad en el mundo, pero con la presión se ha talado inmoderadamente. Hay que hacer una reforestación diferente, nosotros planteamos una restauración productiva para que la gente de ese territorio pueda vivir efectivamente del campo, pueda tener con el tiempo algo productivo, con ingresos para la familia pero que pueda tener una economía, y no fuera, sino en su ejido, en su comunidad”, dijo María Luisa Albores.

De los cinco mil pesos que se les pagará, cuatro mil 500 se depositarán en las tarjetas del Bienestar y los otros 500 irán a una caja de ahorro, que en principio se puede usar con ese fin pero cuando crezca podría convertirse en un fondo de créditos para proyectos productivos de la misma comunidad, indicó la secretaria.

La primera etapa del programa se desarrollará en este año y 2020 en 19 estados del país, empezando con Chiapas, Veracruz, Tabasco, Yucatán, Campeche y Quintana Roo, y para noviembre se sumará Durango. El programa divide al país en territorios de 50 mil hectáreas, en las que 20 mil productores recibirán cinco mil pesos mensuales por sembrar y cuidar de 2.5 hectáreas.

La funcionaria especificó que las hectáreas a recuperar deben ser deforestadas, como un potrero o llanos quemados, para evitar que sea deforestado un terreno para recibir el apoyo, y la recuperación ocurrirá en tres plazos: al corto plazo con el MIAF (Milpa integrada con árboles frutales) y alimentos como maíz, frijol, calabaza y otras verduras para autoconsumo. Posteriormente se sembrarán frutales que puedan servir a nivel local, regional, estatal, nacional y de exportación.

Cada área tendrá un coordinador territorial y 20 “facilitadores” o “extensionistas” que apoyarán con capacitación en economía social, ahorro, agricultura orgánica, cultivos específicos y temas de bienestar.

“Estos técnicos van a ser clave porque ellos nos van a apoyar a hacer las CAC (Comunidades de Aprendizaje Comunitario, antes Escuelas Campesinas). Cada uno va a tener cuatro CAC, cada una con 100 productores”, indicó Albores.

Estos expertos son clave en el programa Sembrando Vida: son quienes realizan el padrón de beneficiarios visitando las comunidades para invitarlos a inscribirse, con la misma aplicación que usan los ‘Servidores de la Nación’ para levantar el Censo del Bienestar (Siger).

De acuerdo con Albores, son profesionistas que durante la etapa de transición se anotaron para realizar este trabajo de manera voluntaria y sin remuneración, aunque ya con el gobierno en funciones recibirán un pago de 18 mil pesos mensuales por sus servicios, ya contratados por la subsecretaría de Inclusión Productiva y Desarrollo Territorial.

“Los extensionistas son personas que, cuando se dio a conocer el programa Sembrando Vida se les invitó en una página a que participaran. En una primera etapa planteábamos dos mil 200 técnicos y cuando se cerró la convocatoria había 11 mil 850 entre biólogos, antropólogos, trabajadores sociales, gente con maestría y doctorado”, puntualizó.

La Secretaría tiene como meta tener completo el padrón de beneficiarios de Sembrando Vida el próximo 20 de febrero. Posteriormente los extensionistas validarán las parcelas y el padrón pasará a la Coordinación de padrones, del Censo de Bienestar. La meta de cobertura para 2019 es de 575 mil hectáreas con 230 mil productores.

Para la entrega de los apoyos, la dependencia firmaría un convenio con Bansefi, que según la secretaria Albores se transformará en el Banco del Bienestar, “pero estamos en esas definiciones. Al parecer lo haríamos desde el primer momento con Banco del Bienestar, pero dependemos de los ritmos de ellos. Si no se da la dispersión por Bansefi tendríamos que buscar otra opción bancaria, porque es un programa nuevo”, especificó.

Este programa puede sumarse a otros del paquete que conforma la política de Bienestar del nuevo gobierno para que una misma familia reciba varios, con lo que un hogar podría alcanzar un ingreso de hasta ocho mil pesos mensuales con todos los apoyos, según ha dicho el presidente López Obrador.

Asimismo, la Secretaría pretende combatir con este programa la deficiente nutrición en zonas indígenas, producto del consumo de productos chatarra.

“Desafortunadamente en comunidades rurales hay muchos problemas de diabetes. ¿Cómo volver a que nuestras familias rurales tengas consumo de buenos alimentos? Subir la nutrición de los niños y que no sean alimentos externos, la milpa es maravillosa”, expresó la secretaria.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Ozzy Osbourne: la amarga confesión del rockero sobre el mal de Parkinson que padece

El llamado Príncipe de las tinieblas decidió revelar los problemas de salud que lo tiene fuera de los escenarios. El legendario exvocalista de Black Sabbath tiene mal de Parkinson y dolores de nervios después de una caída en 2019.
Getty Images
21 de enero, 2020
Comparte

Ozzy Osbourne decidió cortar con los muchos rumores sobre su salud y sorprendió con una amarga confesión.

El Príncipe de las tinieblas reveló tiene mal de Parkinson y dolores en los nervios después de una cirugía que tuvo que realizarse el año pasado.

“Fue el peor, más largo, más doloroso y miserable año de mi vida”, dijo el legendario exvocalista de Black Sabbath en una entrevista con el programa Good Morning America de la cadena estadounidense ABC.

Osbourne, de 71 años, contó que en la actualidad tiene que vivir medicado y que por la intervención quirúrgica a la que fue sometido, tiene problemas en las extremidades.

En febrero del año pasado, el músico sufrió una caída en el baño de su casa en la que se lesionó gravemente el cuello y por la que tuvo que ser operado.

“Recuerdo estar tirado allí pensando: ‘bueno, ya está'”, relató.

Después vino el diagnóstico del Parkinson, una enfermedad neurodegenerativa que afecta al sistema nervioso y produce trastorno de movimiento y otros males.

La actualidad

“No soy bueno con los secretos”, dijo el vocalista al momento de revelar sus problemas de salud.

Ozzy con su familia

Getty Images
El rockero buscará ayuda médica en Suiza.

Osbourne reconoció sentirse afortunado de poder ir al extranjero para visitar diferentes médicos, pero agregó que le resultó muy difícil evitar no confesar su condición.

“Ocultar algo así es difícil. Nunca te sientes bien, te sientes culpable”, indicó.

El músico tuvo que suspender sus actuaciones en abril pasado por las complicaciones de su salud.

Y contó que no sabe si los dolores que ahora padece son por el Parkinson o sus problemas de nervios producto de su caída y posterior cirugía.

Me cuesta esperar a estar lo suficientemente bien como para volver al ruedo, eso es lo que me está matando“, confesó.

El músico señaló que, para él, subir al escenario es su “verdadera droga”.

“Esa es mi droga hoy. Ya probé toda la otra basura, lo dejé en el camino, y sobreviví”, indicó.

A finales de la década del 60, Osbourne fundó Black Sabbath y permaneció en esa banda hasta la década del 80 para iniciar su carrera como solista.

También es conocido como “El padrino del heavy metal” y tiene su espacio en el Salón de la Fama del Rock And Roll.

“No es una sentencia de muerte”

Ozzy estuvo acompañado por su esposa durante la entrevista televisiva en la que contó su enfermedad.

Sharon Osbourne, quien también es manager del rockero, señaló que el mal de su pareja “no es una sentencia de muerte“.

“Pero sí afecta ciertos nervios de tu cuerpo. Y es como si tuvieras un buen día, luego otro, y después uno realmente malo”.

Ambos tienen planeado un viaje a Europa para que Osbourne pueda recibir tratamiento avanzado.

“Hemos llegado a un punto en este país donde no podemos ir más allá porque tenemos todas las respuestas que podemos obtener aquí, así que en abril vamos a visitar a un profesor en Suiza que se especializa en que el sistema inmunológico esté óptimo”.

Ozzy añadió que, pese a su difícil último año, no se ha rendido y que volverá a los escenarios.

“Aún no he terminado y no voy a irme todavía”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI

https://www.youtube.com/watch?v=GpyJ8GP7PWg

https://www.youtube.com/watch?v=o-FUmeEXFOI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.