México, en caída libre durante el sexenio de Peña Nieto en combate a la corrupción
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixabay

México, en caída libre durante el sexenio de Peña Nieto en combate a la corrupción

En diciembre de 2012, cuando inició su mandato, México ocupaba el sitio 105 en el conteo internacional hasta llegar al lugar 138.
Pixabay
Comparte

El lugar de México en el Índice mundial de Percepción de la Corrupción se fue en picada desde 2012 y hasta 2018: el sexenio en que el priista Enrique Peña Nieto gobernó el país.

En diciembre de 2012, cuando inició su mandato, México ocupaba el sitio 105 en el conteo internacional; en 2014 y 2015 tuvo un repunte considerable de hasta 10 puntos pero a partir de 2016 fue en caída libre hasta llegar al lugar 138 de 180 a nivel global, al final de su administración.

-En 2012, México estaba en el lugar 105

-En 2013, el país ocupaba el lugar 106

-En 2014, el ranking lo ubicaba en el sitio 103

-En 2015, México estaba en el lugar 95

-En 2016, Registró una caída más pronunciada y se fue al lugar 123

-En 2017, el país estaba en el lugar 135

-En 2018, último año del gobierno de Peña Nieto, ocupó el lugar 138

En los seis años de la administración federal de Peña, el país cayó 33 lugares en el ranking de posiciones.

El acelerado descenso de nuestro país en el Índice se debe en buena medida a la inacción del gobierno de Peña en controlar la corrupción de los gobernadores desde el inicio de la administración, explicó Eduardo Bohórquez, director de la oficina en México de Transparencia Internacional.

“Fue tolerante en el marco del Pacto por México, privilegió la estabilidad política y terminó pagando los costos de su decisión”, dijo el experto a Animal Político.

Esta nueva caída ubica al país en el último lugar entre los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en materia de combate a la corrupción.

El Índice 2018, publicado la noche de este lunes por la organización internacional Transparency International, coloca a México en el grupo de naciones con graves problemas de gobernabilidad y menores niveles de ingreso y desarrollo humano, con 28 puntos en la escala de 0 a 100 del Índice. De esta forma, el país queda apenas por encima de otros latinoamericanos como Guatemala y Nicaragua, que enfrentan severas crisis de gobernabilidad democrática, señala el reporte.

Este ranking, que mide la percepción de expertos internacionales en corrupción y analistas de riesgo financiero, consideró que las medidas que México tomó durante 2018 para combatir este flagelo fueron ineficaces porque se basan sólo en la prevención, sin estar acompañadas de sanciones, recuperación de activos robados o reparación de daños a las víctimas.

Además, el enfoque del combate a la corrupción en México ha fracasado porque sus instituciones no investigan redes sino sólo a las cabezas visibles de la red, mientras el resto de sus miembros siguen operándola, advirtió Bohórquez.

Leer: Hacienda se basará en casos como La Estafa Maestra para detectar fraudes y corrupción

Otro de los factores que enturbian el combate a la corrupción en este país, de acuerdo con el director de Transparencia Mexicana, es el tratamiento diferenciado de casos con el mismo nivel jerárquico: una serie de exgobernadores han sido acusados de diversos delitos ligados a corrupción pero no todos han recibido el mismo trato del gobierno federal, lo que a decir del activista, ilustra quiénes tienen mayor protección política.

“El gobierno se mostraba mucho más cómodo hablando de Duarte que de Medina o Borge, son redes de protección política distintas”, dijo en referencia a los exgobernadores Javier Duarte, de Veracruz (actualmente preso) y Rodrigo Medina, de Nuevo León (acusado de otorgar incentivos irregulares a la armadora KIA Motors y posteriormente absuelto). “La red siempre tiene al lado otra red de protección política, que pueden no ser cómplices pero sí beneficiarios de los actos de corrupción”, abundó el director de Transparencia Mexicana.

La organización reveló que la ratificación en 1999 de la Convención de la OCDE para prevenir el Cohecho ha sido infructuosa, ya que desde ese año a la fecha se inició un número limitado de investigaciones y ninguna de ellas ha derivado en sanciones penales por ese delito.

Lee:  Los siete organismos del Sistema Nacional Anticorrupción tendrán recorte para 2019

Parte de las causas de esta ineficacia es que el marco legal anticorrupción aprobado por México en 2015 sigue sin ser implementado a cabalidad, según el reporte. Señala que el Sistema Nacional Anticorrupción no está plenamente integrado a tres años de su creación: siguen sin ser nombrados los titulares de la fiscalías Especial Anticorrupción, de Delitos Electorales y de Derechos humanos; así como los jueces anticorrupción en materia administrativa.

“México carece de una política anticorrupción integral para todos los niveles y poderes de gobierno. Sin una política efectiva en todo el territorio, los escándalos de los que la sociedad mexicana ha sido testigo por décadas seguirán sucediendo, y México se mantendrá en esta lamentable posición, en éste y otros índices internacionales”, advierte el texto del Índice.

Estafas que quedan impunes

El director de Transparencia Mexicana explicó que la política pública en materia de corrupción tiene seis etapas: preventiva, de detección, investigación, sanción, recuperación de activos y reparación del daño a las víctimas. En ese proceso, México tiene un nivel muy bajo en sanción, la recuperación de activos es prácticamente nula y la reparación del daño ha sido inexistente.

Bohórquez atribuye esto a que los gobiernos en los últimos 35 años se concentraron en medidas de prevención, como la Transparencia. “Pero si no la conectas con la detección, la investigación y la sanción, te quedas con la Estafa Maestra, que es muy útil para detectar pero si no la conectas con sanción, te genera impunidad”, puntualizó.

Recordó que la reforma constitucional de 2015 para la creación del Sistema Nacional Anticorrupción permite que tanto la Auditoría Superior de la Federación como la Fiscalía General inicien investigaciones de oficio a partir de una investigación periodística, sin necesidad de presentar una denuncia.

“Si hay una serie de carpetas de investigación abiertas, habrá que ver si ya se judicializaron a raíz de la Estafa, hay que estar muy pendientes del estatus jurídico de esas investigaciones y de que los procesos vinculados con este caso u otros se estén informando regularmente a la opinión pública. Lo que importa es que un juez ratifique y se deslinden responsabilidades”, indicó.

Combate al huachicol requiere responsables

Respecto del plan llevado a cabo por la nueva administración federal, encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador para combatir el robo de combustible -conocido como huachicoleo- Eduardo Bohórquez dijo que resulta positivo que se reconozca como toda una red de corrupción operando alrededor de este delito, pero advirtió que para que la estrategia sea efectiva se deben deslindar responsabilidades. “Es la primera vez que se reconoce la simultaneidad de las redes de corrupción”, admitió.

No obstante, para asegurar que haya justicia en este caso, debe haber garantías de que no habrá un tratamiento diferenciado a partir de la protección política. “La única forma en que sintamos que hay justicia es que todos los casos tengan el mismo tratamiento de la Fiscalía, que tiene que mostrar que no importa el color del partido”, señaló.

Apuntó que se debe transparentar las siete mil carpetas de investigación que el presidente ha mencionado, para saber dónde se levantaron, cuáles están judicializadas y cuáles no; cómo están distribuidas y qué tipo de delito tratan. No obstante, calificó como positivo que el eje de las investigaciones sea la Fiscalía General (FGR) pero incluyendo al Sistema de Administración Tributaria (SAT) y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

“En un delito económico, los que tienen la capacidad técnica de investigar son la FGR, el SAT y la UIF, esos son los que realmente pueden desmantelar una red, apoyados en la Función Pública y la Auditoría Superior de la Federación. Ese es un cambio muy importante de paradigma”, puntualizó.

Sin embargo, el Índice de Percepción de la Corrupción advierte que México sólo podrá afirmar que está avanzando en el control efectivo de la corrupción cuando inicie el desmantelamiento de las redes de corrupción y cuando regresen a las arcas de la nación los recursos desviados, mediante una política de recuperación de activos.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo llegó a Líbano la carga de nitrato de amonio que causó la devastadora explosión

Antes de dejarse en un almacén del puerto de Beirut durante 6 años el nitrato de amonio que causó la explosión tenía un destino muy distinto.
6 de agosto, 2020
Comparte
El MV Rhosus llegó a Beirut en 2013 con las 2.750 toneladas de nitrato de amonio.

EPA
El MV Rhosus llegó a Beirut en 2013 con las 2.750 toneladas de nitrato de amonio.

¿Cómo llegaron al puerto de Beirut las 2,750 toneladas de nitrato de amonio?

Esa es la pregunta que muchos se hacen desde que el presidente de Líbano, Michel Aoun, señalara al nitrato de amonio que llevaba seis años en el puerto de la capital en la explosión que dejó al menos 137 muertes y más de 5,000 heridos.

Y las miradas se han puesto en un hecho acontecido en 2013, cuando un barco arrendado por un ruso y con bandera de Moldavia atracó de emergencia en Beirut por problemas técnicos.

El gobierno no ha dicho que ese sea el origen del nitrato de amonio de la explosión, pero el barco transportaba, precisamente, la cantidad de 2,750 toneladas que fueron confiscadas por las autoridades libanesas.

Imagen del puerto de Beirut tras la explosión.

Getty Images
2,750 toneladas de amonio estuvieron almacenadas en el puerto de Beirut durante seis años.
beirut

BBC

El nitrato de amonio es un compuesto que puede ser utilizado como fertilizante pero también en la fabricación de explosivos.

Si no se almacena en las condiciones adecuadas, como parece ser el caso de lo que había en la capital libanesa, puede resultar muy peligroso.

A pesar de que el director general de Aduanas, Badri Daher y el encargado del puerto, Hassan Koraytem, advirtieron en repetidas ocasiones sobre el peligro que suponía mantener el nitrato de amonio sin las medidas de seguridad requeridas, su llamamiento fue ignorado.

Mientras que la pregunta sobre por qué se descuidó el nitrato de amonio durante seis años parece ser la clave de la investigación, al menos comienza a dilucidarse de dónde pudo proceder el compuesto.

Cómo acabó el nitrato de amonio en el puerto de Beirut

Las 2,750 toneladas de nitrato de amonio que investiga el gobierno libanés es la misma cantidad que las autoridades confiscaron a un buque de carga llamado MV Rhosus en 2013.

El MV Rhosus llevaba la bandera de Moldavia y transportaba el nitrato de amonio desde Georgia hasta Mozambique, pero sufrió problemas técnicos durante la travesía y tuvo que parar en Beirut.

rHOSUS

Reuters
En 2014, los tripulantes del Rhosus protestaron por haber sido retenidos en Beirut.
Rhosus

EPA
El Rhosus llegó a Beirut navegando con bandera de Moldavia.

Una vez allí, la nave fue inspeccionada por las autoridades libanesas y se le prohibió reemprender la ruta por no pagar las tarifas portuarias correspondientes, de acuerdo a un reporte de 2015 de Shiparrested, una red de abogados que gestiona asuntos legales de buques de carga.

El antiguo capitán de ese buque, el ruso Boris Prokoshev, fue entrevistado esta semana por la cadena rusa Radio Libertad de Siberia.

Según Prokoshev, la nave pertenecía al ciudadano ruso Igor Grechushkin, el cual se desentendió del asunto y no respondió al llamado de tripulantes y abogados para pagar las tarifas y continuar con la travesía.

Algunos de los tripulantes que iban en el barco fueron liberados, pero el capitán Prokoshev, otro ciudadano ruso y tres ucranianos fueron retenidos.

Ruta del Rhosus antes de llegar a Beirut.

BBC

Posteriormente, la carga de nitrato de amonio fue confiscada por las autoridades y trasladada a un contenedor del puerto por motivos de seguridad.

Shiparrested, que gestionó la liberación de los cuatro tripulantes retenidos, publicó que “la embarcación había sido abandonada por sus dueños”.

“Los esfuerzos por ponerse en contacto con los dueños y arrendatarios del barco así como con los compradores de la mercancía para pagar las tasas no fructificaron”, reportaron los abogados.

Prokoshev sostiene que Grechushkin aún le debe dinero a él y los tripulantes por los servicios prestados. Sin embargo, sus demandas no han tenido éxito porque este ya no reside en Rusia.

El antiguo capitán también aseguró en la entrevista con Radio Libertad que el barco estaba dañado por falta de mantenimiento y que se hundió después de haber sido liberados.

La BBC intentó ponerse en contacto con Grechushkin, pero no obtuvo respuesta.

Por qué nunca se movió el nitrato de amonio del puerto de Beirut

Desde el servicio árabe de la BBC, señalan que dar respuesta a esa pregunta es la clave a la hora de dirimir responsabilidades.

Según Nidale Abou Mrad, periodista de la BBC, muchos libaneses culpan a la corrupción y falta de liderazgo del país, un problema que llevan denunciando desde hace años.

Por su parte, el presidente Aoun prometió que se llevaría a cabo una investigación transparente.

El encargado general del puerto, Hassan Koraytem, y el director de aduanas libanesas, Badri Daher, insisten en que avisaron del peligro del nitrato de amonio almacenado pero que se les ignoró constantemente.

Bomberos buscan desaparecidos entre los escombros.

Getty Images
A la explosión siguió una frenética búsqueda de desaparecidos.
Barco destrozado en el puerto de Beirut.

Getty Images
El puerto de Beirut quedó devastado tras la explosión.

“Requerimos que fuera reexportado pero no ocurrió. Dejamos que los expertos e involucrados determinen por qué”, dijo Daher a la cadena libanesa LBCI.

De acuerdo a documentos oficiales, los funcionarios de aduanas enviaron cartas al sistema judicial buscando una solución hasta seis veces entre 2014 y 2017.

A causa de la investigación, el gobierno anunció este miércoles que se había puesto en arresto domiciliario a los encargados de vigilar el nitrato de amonio en el puerto.

Y el Consejo Superior de Defensa de Líbano ha prometido que los responsables se enfrentarán al “máximo castigo posible”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.