#SemáforoEconómico: Propuestas del nuevo gobierno podrían inhibir la competitividad del país
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

#SemáforoEconómico: Propuestas del nuevo gobierno podrían inhibir la competitividad del país

De acuerdo con México, ¿cómo vamos? Varios proyectos y programas del nuevo gobierno en México envían señales preocupantes para el impulso de la competitividad, por lo que tendrá que asegurar su eficiencia mediante la elaboración de análisis que respalden su utilidad y rendimiento.
9 de enero, 2019
Comparte

Poco más de un mes después del inicio de la administración, varias propuestas o políticas en proceso de implementación envían señales preocupantes para el impulso de la competitividad en México, de acuerdo con México, ¿cómo vamos? (MCV).

Según diversos índices a nivel mundial, México tiene un largo camino por recorrer en términos de competitividad, es decir, la capacidad del país para desarrollar negocios y dar certidumbre a las inversiones, volviéndose un destino atractivo.

La clasificación más reciente, el Índice Doing Business publicado por el Banco Mundial, ubica a México en el lugar 54 de 190 países. De acuerdo con las metas establecidas por MCV, el país debería estar en el 20% más competitivo a nivel mundial, por lo que el #SemáforoEconómico de competitividad establecido por la organización está en amarillo.

Los aspectos que más dificultan hacer negocios en México son los trámites para pagar impuestos y la falta de eficiencia en el registro de la propiedad; además, los procesos para lidiar con permisos de construcción se han vuelto más caros últimamente.

En el caso del Índice Doing Business, que se publica a nivel estatal para México, la edición 2016 ubicó a Oaxaca, la Ciudad de México y Guerrero como las entidades con un entorno menos apto para los negocios.

Otra clasificación tomada en cuenta por MCV para medir la competitividad del país es el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), el cual, en su edición 2018, ubicó a México en la posición 46 de 140 países.

Para el WEF, uno de los retos principales a los que el país se enfrenta en materia de competitividad es la falta de instituciones gubernamentales sólidas, y señalan como desafíos principales la seguridad y la transparencia; el capital humano es otro tema, el nivel de preparación de la fuerza laboral nos ubica en la posición 86 de 140.

Por otro lado, el Ranking de Competitividad Mundial publicado por el Instituto Internacional para el Desarrollo Gerencial, o IMD por sus siglas en inglés, también define como retos principales a la inseguridad y las instituciones, pero agrega que es necesario impulsar las relaciones de México con Estados Unidos y otros países.

Otra de las recomendaciones establecidas es la continuación de la implementación de reformas estructurales como la educativa y la energética; sin embargo, la nueva administración ha expresado la intención de revertir ambas reformas, y presentó recientemente una iniciativa, firmada por el presidente, para la cancelación de la reforma educativa.

Por último, el IMD sugiere la promoción de mayor inversión pública en infraestructura y viviendas, y recomienda impulsar el crecimiento económico mediante la innovación. El Ranking coloca a México en la posición 51 de 63 países evaluados.

Dos organizaciones señalan las deficiencias de la calidad educativa en México, que podría verse afectada por la cancelación de la reforma educativa. Además, habrá que reflexionar sobre la postura que se tendrá sobre la inversión extranjera, porque ésta podría perjudicar la capacidad del país para innovar y, consecuentemente, impulsar el crecimiento económico del país; además de la eliminación de los organismos encargados de promover la inversión extranjera en México.

Acciones como la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México no sólo perjudican la credibilidad y la certidumbre del entorno económico mexicano, sino que privan al país de un elemento que mejoraría su conectividad y lo volvería más atractivo para la inversión y la conducción de negocios.

Además, algunos proyectos de inversión pública que buscan impulsar el desarrollo en estados rezagados como los del sur del país carecen de las evaluaciones necesarias para asegurar su productividad, como el Tren Maya, que carece no sólo de estudios ambientales y de costo-beneficio, sino de evidencia que pruebe que será un elemento para impulsar la productividad y competitividad de la zona en la que será construido.

Algunos proyectos, como el Programa de la Zona Libre de la Frontera, podrían tener ciertos beneficios en el área considerada; sin embargo, será implementado en estados que, en su mayoría, tienen niveles de competitividad mayores al de la mayoría de los estados del país, y han tenido resultados positivos en materia de empleo, crecimiento económico y productividad. A ello se suma que dejarán de recaudar recursos de una zona próspera que podrían ser utilizados para mejorar la conectividad del sur con el resto del país.

El programa de Jóvenes Construyendo al Futuro, que iniciará próximamente, tiene el potencial de tener efectos positivos en la preparación de la fuerza laboral del país. Será importante que haya programas y acciones del gobierno que se encaminen a la mejora del sistema educativo nacional.

Será también fundamental brindar certidumbre a las instituciones y a la economía mexicana, concentrando esfuerzos en los estados más rezagados del país, y se tendrá que asegurar la eficiencia de los proyectos gubernamentales mediante la elaboración de análisis que respalden la utilidad y el rendimiento de los proyectos y acciones que se lleven a cabo a lo largo de los próximos seis años.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 factores que contribuyeron a convertir a América Latina en el epicentro de la pandemia en el mundo

Aunque la mayor parte de los gobiernos empezaron a tomar medidas preventivas hace varios meses, la región es ahora un gran foco de contagio. ¿Qué ocurrió?
17 de junio, 2020
Comparte

Separada por miles de kilómetros de distancia del foco original en China y con un océano de por medio con el entonces vapuleado sur de Europa, América Latina disponía de algunas ventajas para gestionar la pandemia del nuevo coronavirus.

La región registró oficialmente su primer caso el 26 de febrero y, un mes más tarde, cuando Italia ya superaba los 60.000 contagios y los 6.000 muertos, el país latinoamericano más golpeado era Brasil, con apenas 25 fallecidos.

Ese mes, casi al mismo tiempo que lo hacía España, varios gobiernos de la región como los de Perú, El Salvador, Panamá, Argentina, Chile, Colombia y Venezuela, entre otros, empezaron a aplicar fuertes medidas de distanciamiento social y de restricción de la movilidad de los ciudadanos para evitar los contagios.

Tres meses más tarde, sin embargo, cuando los países en Europa están levantando las limitaciones y comienzan a entrar en la nueva “normalidad”, la mayor parte de los países de América Latina no solo están lejos de poder hacer lo mismo sino que se han convertido en el nuevo epicentro de la pandemia.

Entre los 15 países del mundo con mayor número de casos confirmados hay cuatro latinoamericanos: Brasil, Perú, Chile y México, de acuerdo con cifras de la Universidad John Hopkins de EE.UU. actualizadas al 17 de junio.

El incremento de nuevos contagios, de hecho, llevó a que durante los últimos días los gobiernos de Chile, Perú y Ecuador a extender nuevamente sus medidas de confinamiento.

Nayib Bukele

Getty Images
El Salvador fue uno de los primeros países en adoptar duras restricciones ante el covid-19.

Estados como Paraguay, Uruguay y Costa Rica, que registran un número bajo de contagios confirmados y no llegan a la treintena de muertos, son excepciones a la tendencia general de la región que apunta al alza y aún está lejos del aplanamiento de la curva.

¿Qué ha pasado? BBC Mundo te cuenta 5 factores que han puesto a América Latina en el centro de la pandemia de covid 19.

1.- ¿Cuarentenas mal sincronizadas?

La mayor parte de los gobiernos de América Latina fueron diligentes en la aplicación de confinamientos forzosos para evitar la propagación del virus.

En Chile, el gobierno de Piñera acaba de extender las medidas de limitación de movimientos de los ciudadanos.

Getty Images
En Chile, el gobierno acaba de extender las medidas de limitación de movimientos de los ciudadanos.

Sin embargo, para que estas medidas resulten plenamente eficaces deben usarse en el momento adecuado.

Si en un país no están circulando casos de coronavirus no tiene sentido aislarme porque no voy a lograr nada. Y, al contrario, si espero hasta tener muchos casos circulando en las calles, costará mucho más trabajo contener la propagación cuando ya está disperso”, señala Carlos Arturo Álvarez, médico infectólogo y profesor de la Universidad Nacional de Colombia, a BBC Mundo.

El experto afirma que hubo países como Brasil y México que tomaron estas medidas de forma tardía pero que también hubo otros que las quisieron aplicar al mismo tiempo que en Europa, cuando en la región apenas la situación estaba en etapa incipiente.

“Y ahora vuelve a pasar pero al contrario. Se quiere hacer el desconfinamiento como se está haciendo en Europa pensando que estamos en otra etapa de la pandemia y no es así”, apunta.

Álvarez subraya que el confinamiento sirvió para reducir el número de contagios en algunos países como Colombia pero que en la medida en la que comienza a levantarse también se produce un aumento de los casos.

Jarbas Barbosa, subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, valora positivamente estas acciones preventivas aplicadas en la región, pues considera que durante muchas semanas fueron útiles para evitar que hubiera una explosión de casos como ocurrió en Italia o en Nueva York.

“Estas medidas fueron importantes para evitar la sobrecarga de los servicios de salud y que tuviéramos defunciones por falta de acceso a unidades de terapia intensiva y a ventiladores”, dijo en una rueda de prensa en respuesta a una consulta de BBC Mundo.

2. Contagios importados

La fuerza con la que irrumpió el coronavirus en Europa -principalmente en Italia y España- generó un fuerte temor entre muchos latinoamericanos que residían en el Viejo continente, quienes optaron por regresar masivamente a sus países de origen y, en algunos casos, trajeron el virus con ellos.

Toma de temperatura a una viajera que llega a Perú.

Getty Images
El control de temperatura en los aeropuertos fue una de las medidas que muchos gobiernos tomaron para controlar el ingreso de viajeros.

“Durante la crisis en Europa, muchos peruanos que estudian y trabajan allá regresaron al país, así como lo hicieron después desde Estados Unidos. Allí recibimos la primera ola importante de infectados“, explica Eduardo Gatuzzo, profesor emérito de la Universidad Cayetano Heredia de Lima y ex director del Instituto de Medicina Tropical de esa institución.

El especialista afirma que en el caso del coronavirus, las evaluaciones en los aeropuertos no son eficaces pues hay muchos infectados que son asintomáticos pero pueden transmitir el virus.

“Estas personas se reunían con sus familiares y amigos, lo que creó una primera ola de contagios y desde allí pasó a las comunidades”, agrega.

Gatuzzo señala que luego, con las medidas de cierre de la economía, también se daría un desplazamiento masivo de personas hacia otras zonas del país, donde hubo gran mortalidad.

3. Fallas en el sistema de salud

Aunque muchos gobiernos latinoamericanos utilizaron los confinamientos para ganar tiempo y tratar de poner a punto sus sistemas de salud -en muchos casos pobremente dotados- se trataba de un objetivo cuesta arriba.

“Hay países que han fortalecido su capacidad hospitalaria y diagnóstica, otros no han podido adaptarse a la velocidad a la que está creciendo el virus. Eso puede suceder en Brasil o México, que creo que no están haciendo la cantidad de pruebas que se esperaría”, señala Álvarez.

Pruebas de diagnóstico de covid 19.

Getty Images
Muchos países de la región han tenido dificultades para aumentar sustancialmente el número de pruebas de diagnóstico.

“En Colombia también ha habido demoras en hacer ampliación de las pruebas de diagnóstico. El problema es que para hacer pruebas moleculares necesitas una infraestructura y el rezago de varios años no se puede superar en unos meses“, agrega.

Gatuzzo, por su parte, indica que a la limitación de que en Perú no tenían gran cantidad de pruebas moleculares se sumaba el hecho de que solamente había un laboratorio que podía realizarlas.

“Eso ya lo habíamos criticado cuando la pandemia de H1N1. Teníamos un laboratorio, con pocas pruebas, lo que creó una gran dificultad para diagnosticar la enfermedad”, apunta.

En contraste, Álvarez destaca el caso de Chile como un ejemplo positivo en términos de la gran cantidad de pruebas diagnóstico que está realizando, uno de los argumentos que explicaría por qué ese país aparece como el tercero de la región con mayor número de contagios confirmados.

Una ventaja que tiene Chile es que hacen muchos diagnósticos y, claro, mientras más diagnósticos haces, más casos detectas. El que no hace diagnóstico, no detecta”, señala el experto.

En términos de acceso a materiales de laboratorio, respiradores y equipos de protección personal, los expertos destacan que América Latina enfrentaba una dificultad adicional debido a que debe importar estos insumos.

Y, en el contexto de una pandemia global, la región tuvo que competir con países que no solamente disponen de un mayor músculo financiero sino además que tienen el poder -como Estados Unidos- de prohibirle a las empresas fabricantes la exportación de estos bienes.

4. Un mensaje poco claro

Mantener a la población bien informada con mensajes claros y coherentes es, según los expertos, un elemento fundamental para que la lucha contra la pandemia funcione.

El presidente Jair Bolsonaro sostiene a una niña durante un rally en Brasilia, 17 de mayo 2020

EPA
El presidente Jair Bolsonaro ha ignorado abiertamente las reglas de distanciamiento social.

Sin embargo, al parecer, ese no siempre ha sido el caso.

El doctor Eduardo Gatuzzo, por ejemplo, señala que en Perú había personas que no sabían cómo usar las mascarillas o lo hacían de forma descuidada, por lo que estas no cumplían su función.

Lo mismo vale para las instrucciones relacionadas con la necesidad de guardar distanciamiento social o de evitar aglomeraciones, pues muchas personas seguían haciendo reuniones con sus familiares y amigos.

En otros países, han sido las propias autoridades las que han transmitido un mensaje desacertado.

En algunos casos se minimizó el virus y se le envió a la población un mensaje equívoco“, dice Álvarez en referencia a las declaraciones en las que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, decía que el covid 19 era una “gripecita”.

“El mensaje debe ser homogéneo sin maximizar pero tampoco sin minimizar la pandemia. Este virus no es el Ébola pero tampoco es una gripe. Tiene una tasa de letalidad importante, sobre todo en las personas mayores de 70 años”, afirma el especialista.

5. Una economía precaria

El estado precario de la economía de los países latinoamericanos es para los expertos un elemento central a la hora de explicar por qué en la región las duras medidas de confinamiento no han tenido los mismos resultados que en Europa.

El alto porcentaje de trabajo informal dificulta el cumplimiento de las cuarentenas en América Latina.

Getty Images
El alto porcentaje de trabajo informal dificulta el cumplimiento de las cuarentenas en América Latina.

“Estamos experimentando un aumento muy importante de casos en muchos países. Esto probablemente tiene que ver con los retos que enfrentan los países de América Latina con la pobreza, la economía informal y las dificultades para aplicar las medidas de distanciamiento social”, dijo Jarbas Barbosa, subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, a BBC Mundo.

Carlos Arturo Álvarez señala que las medidas de confinamiento son muy difíciles de cumplir en América Latina.

“Muchos de los empleos son informales y la gente no se puede quedar en su casa a esperar a que les llegue el salario. Al mismo tiempo, los gobiernos de la región no tienen la capacidad para tener una estrategia para sostener económicamente a la población como ocurre en otras partes del mundo.”, afirma.

Gatuzzo destaca cómo, paradójicamente, en Perú el pago de una ayuda social a las familias más pobres pudo haber servido para expandir los contagios, pues las personas debían acudir a sucursales bancarias para hacer efectivo el cobro.

El experto considera que los grandes mercados populares también se convirtieron en centros de contagio pues los trabajadores informales -sin ahorros para quedarse en casa- debían salir cada día a trabajar pero también a comprar lo que necesitaban y en esas grandes aglomeraciones se infectaban y luego contagiaban a sus familias.

El problema, claro está, es que para esas poblaciones necesitadas quedarse en casa tampoco era una posibilidad real.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=dDHHLysaCHg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo.
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.