Solo 6% de fondos federales se invierten en transporte público, aunque la mitad de los viajes se hacen por esta vía
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Solo 6% de fondos federales se invierten en transporte público, aunque la mitad de los viajes se hacen por esta vía

A la infraestructura dedicada al automóvil privado se le dedica hasta 47% de los fondos, pese a que solo representa el 21% de los viajes y solo lo usa el 22.3% de la población.
Cuartoscuro Archivo
Por Andrea Vega
30 de enero, 2019
Comparte

En todo el país cerca de 50 millones de mexicanos se mueven en transporte público. Pero de los fondos federales dedicados a movilidad en 2015, solo 6% se destinó a esto, otro 5% a infraestructura para el peatón, 7% para espacio público y 1% para infraestructura ciclista. El 80% restante fue para pavimentación e infraestructura para el coche (33% y un 47% respectivamente).

Esto pese a que la última Encuesta Origen-Destino (EOD) de la Zona Metropolitana Del Valle de México, publicada en 2017, documenta que solo 21% de los viajes diarios se hacen en automóvil privado y 46% en transporte público.

Esa disparidad en el gasto dedicado a movilidad se replica en muchas otras ciudades mexicanas. Así lo señala el Índice de Movilidad Urbana (IMU), presentado este martes por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO). En promedio, en las 20 metrópolis analizadas en el estudio (las más pobladas del país), apenas 2.1% de los fondos federales se invirtieron en transporte público.

La inversión, dice Oscar Ruiz, científico de datos del IMCO, debería estar a la par de cómo se mueve la población. Seguir bajo el esquema de movilidad que tienen la mayoría de las ciudades del país, enfocado en facilitar los traslados en automóvil en detrimento de otros modos de transporte más eficientes, significa condenar a la gran mayoría de la población a una movilidad ineficiente que no solamente genera disminución de la calidad de vida de las personas, sino también tiene repercusiones económicas graves por la pérdida de productividad y por la fuga de talento.

El IMCO ha determinado que cada año se pierden en productividad 33 mil millones de pesos sólo en la CDMX por la falta de traslados más eficientes. Las ciudades mexicanas no han priorizado la movilidad de las personas, han priorizado el flujo de automóviles y eso genera ineficiencia, dice Ruiz. “A las 9 de la mañana, de un día entre semana, para recorrer en coche 9 kilómetros en la Ciudad de México se invierte 1 hora 5 minutos cuando deberían ser 26 minutos”.

Las de mejor desempeño

El Valle de México ocupa la posición número 1, entre las 20 ciudades analizadas en el IMU en cuanto a eficiencia del gasto público en movilidad. La región tiene nivel de competitividad adecuada al destinar 36% de su presupuesto a transporte público, mientras que el promedio destina 2%, y Acapulco que está en el fondo de la tabla, 0%.

Destaca también el Valle de México por ser la ciudad con el mayor puntaje en el índice de gestión de calidad del aire. Sin embargo, su mayor debilidad se encuentra en el tema de transparencia, al presentar el menor puntaje en el Índice de Información Presupuestal Municipal de las 20 ciudades de la muestra.

Es por eso que en el IMU apenas alcanza a clasificarse entre las de nivel de competitividad adecuada, junto con Morelia y Mérida. Ninguna ciudad del país alcanza un nivel de desempeño alto. De las 20 ciudades, 15 ciudades no invirtieron presupuesto federal en 2015 en transporte público, a pesar de que en promedio, 38% de sus habitantes usaron este medio de transporte, precisa Fátima Masse, coordinadora de Proyectos del IMCO.

Las que tienen competitividad media alta en eficiencia y transparencia gubernamental en el gasto en movibilidad son: Querétaro, Saltillo, Veracruz, Cancún, Tijuana, Guadalajara, Toluca, Aguascalientes y Cuernavaca.

Mientras que en competitividad media baja se encuentran Puebla-Tlaxcala, León, Chihuahua y Tampico-Pánuco. Las clasificadas al final, de entre las 20, con nivel bajo son: Villahermosa, Monterrey, San Luis Potosí-Soledad y Acapulco.

Regulación y políticas públicas en favor de la movilidad

Sobre la existencia de un marco normativo que promueva la planeación adecuada en términos de movilidad, y su ejecución, Masse señala que hace falta permitir la innovación y el surgimiento de nuevas opciones de transporte administradas por tecnologías de la información.

“En este sentido es importante desregular primero antes de prohibirlas, permitir que operen, analizar cómo funcionan, generar información basada en evidencia y entonces regular”, sugiere. Esto en referencia a opciones como los patines eléctricos.

Leer: Más redes de transporte, uso de la bici y reducción de contaminantes: plan de movilidad de Sheinbaum para CDMX

Respecto a los taxis privados que usan aplicaciones móviles, como en el caso de Uber, el estudio del IMCO precisa que de las 20 ciudades evaluadas en el IMU solo siete consideran de manera explícita en sus leyes de transporte o movilidad al sistema operado a través de aplicaciones móviles y solo tres enumeran de manera limitativa los requisitos para que estas plataformas funcionen y se registren ante el gobierno del estado.

Los legislativos locales –dice el estudio del IMCO– están fallando en su obligación de generar un marco normativo que especifique los derechos y obligaciones de las plataformas proveedoras de este tipo de transporte y en hacer explícitas las condiciones que deben cumplir los conductores miembros de la plataforma.

En noviembre de 2017, Uber sumó a la lista de ciudades donde opera a La Paz, Guasave, Nogales, Guaymas, San Luis Río Colorado y Navojoa; mientras que en la Ciudad de México y otros estados se desplegó también la oferta de este tipo de servicio en aplicaciones como Avant, EasyTaxi, Yaxy y Cabify.

Esto demuestra que los servicios de transporte operados a través de aplicaciones móviles, al menos en el corto o mediano plazo, no van a desaparecer, sino que van a ampliar su alcance, y por eso, es necesario garantizar su adecuado funcionamiento en cualquier estado y en cualquier momento mediante un marco jurídico que dote de certeza a todos los agentes involucrados.

En este subíndice de regulación, el Valle de México ocupa también la posición número 1, puesto que la mayoría de sus municipios cuenta con una ley de movilidad. Destacan también la CDMX, el Estado de México, Jalisco y Coahuila por tener una regulación en este sentido. Acapulco está en el fondo de la lista por carecer de ella.

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Es más fácil matar a una persona que amar a un hombre": Imperdonable, documental sobre un pandillero homosexual en El Salvador

El documental, seleccionado para los "IDA Documentary" -que abren la posibilidad de una nominación para los Oscar- cuenta la impactante historia de pandilleros que decidieron hacer pública su homosexualidad dentro de una prisión.
10 de diciembre, 2020
Comparte

En una escena del documental salvadoreño “Imperdonable”, Geovany, el personaje principal, relata de forma descarnada un violento asesinato.

Y después pronuncia una frase que enmarca este filme: “Es más fácil matar a una persona que amar a un hombre”.

Todo esto ocurre en el entorno de hacinamiento de la prisión de San Francisco Gotera, donde un grupo de pandilleros y expandilleros reconoce de forma pública su homosexualidad.

Después de 12 días de rodaje, el producto final ya ha dado sus primeros frutos: hace pocas semanas, “Imperdonable” fue seleccionado por los “IDA Documentary”, lo que abre la posibilidad de que pueda ser nominado a los premios Oscar.

“Ojalá se diera. Sería la primera vez que un filme de El Salvador llega a los premios de la Academia“, señaló su directora, la española Marlén Viñayo.

BBC Mundo conversó con Viñayo para conocer más detalles de esta producción que podría hacer historia.

¿Cómo llegas a la historia de hombres, pandilleros, dentro de una prisión, que deciden decir abiertamente que son homosexuales?

Yo llevo casi ocho años viviendo aquí en El Salvador y la verdad que en este tiempo nunca me había interesado por hacer algún documental sobre pandillas. Porque es uno de los temas más conocidos y más contados desde El Salvador al mundo y yo creía que no tenía nada nuevo que aportar.

Pandillero

Getty Images
Muchos de los pandilleros que estaban en la prisión de San Francisco Gotera dejaron estas organizaciones y se convirtieron al cristianismo.

Pero un día, Carlos Martínez, que es reportero del periódico El Faro especializado en pandillas, me contó que acababa de salir de una prisión de San Francisco Gotera y que ahí había conocido a unos pandilleros que habían dicho abiertamente que eran homosexuales.

La inédita “legalización” de las pandillas que logró reducir los asesinatos en Ecuador (y lo que pueden aprender de esto en Centroamérica y México)

A mí me sorprendió mucho porque las pandillas son organizaciones criminales profundamente machistas y homofóbicas. Y por la sola sospecha de que uno de sus miembros es gay, los matan. Entonces, descubrir a este grupo de personas pues me sorprendió muchísimo.

Con esa historia me di cuenta que tenía algo nuevo que contar y que podía ofrecer una perspectiva única y diferente a todo lo que te hayan contado antes alrededor del tema las pandillas.

Está la historia, por supuesto, muy interesante, pero ¿qué es lo que quieres contar en este documental?

Intento contar una historia de que el mundo es complejo. Que no es una cuestión de buenos perfectos o malos perfectos. Que el mundo no es de blancos puros o negros puros, sino que hay muchos grises.

Creo que este documental va sobre esos grises. Es historia que habla de amor, que habla de odio. Que habla del abismo al que puede llegar un ser humano y que retrata una sociedad con una brújula moral rota: para algunas personas es más fácil matar a un hombre que amar a otro.

Lo ideal sería que el documental provoque un debate sobre ese tema.

"Los que dejaron las pandillas eran enemigos a muerte y una vez que dejaron de pertenecer a esos grupos, se volvieron hermanos de religión"", Source: , Source description: , Image:

¿Cómo se filma una producción en una prisión donde incluso los guardias tienen que ir encapuchados para que no los reconozcan?

Pues para mí fue un reto sobre todo porque sabía que solo teníamos 12 días de rodaje. Solo nos dieron ese tiempo para acceder a la cárcel.

Y no sabíamos qué era lo que nos íbamos a encontrar. A mí me interesaba conocer primero por qué estas personas -de las cuales no conocía nada hasta el momento- habían decidido unirse a una organización criminal como es una pandilla, que además los odia por ser quien son.

Los pandilleros y asesinos que son celebridades de YouTube

Otra de las dudas que tenía era si finalmente en esta pequeña celda de aislamiento -donde son llevados los reos que se declaran homosexuales- ellos se habían sentido de alguna forma libres.

Pero cuando llegamos allá no sabíamos muy bien qué nos iba a dar la realidad. Entonces el reto fue que en esos 12 días de rodaje tuvimos que estar con los ojos súper abiertos, con los oídos súper pendientes de lo que la realidad nos tenía que contar.

Fue un rodaje muy intenso, en un espacio de filmación muy reducido, pero tuvimos la suerte de que no solamente nos dieron el permiso para grabar dentro del penal, sino que nos permitieron entrar a filmar dentro de la celda, que para mí eso era fundamental.

Cuando ya encontramos los personajes, en un momento encontramos el sentido de la película, que es cuando uno de ellos dice que para él matar a una persona era malo pero no era tan difícil, mientras que amar a otro hombre era algo fuera de “lo natural”.

Y lo que intentamos hacer con el documental es darle sentido a esa frase.

Ellos son pandilleros, acusados de graves crímenes, ¿no se corre de un riesgo hacer apología a un grupo que ha causado tanto dolor en El Salvador?

Yo creo que las pandillas le han hecho muchísimo daño al país, han hecho un sinfín de atrocidades, pero también creo que eso está en el documental.

Está esa parte del pandillero que asesina gente, que viola personas, eso no se omite en el documental. De hecho, era muy importante para nosotros que eso estuviera.

Pero también queríamos mostrar otro punto de vista. Porque las pandillas han hecho un profundo daño no solo en El Salvador, sino en otras partes del continente, y para intentar que eso deje de ocurrir tenemos que conocerlas muy bien, hay que entenderlas.

Te repito, esto no es de buenos perfectos o malos perfectos. Cuando un niño con 12 años se convierte en asesino y luego hace cosas horribles, para mí él también es una víctima de una sociedad que lo ha hecho asesino cuando solo tiene 12 años.

Entonces creo que el tema es más complejo, que la sociedad salvadoreña es muy compleja.

Que nos deja un personaje como Geovany, que en pocas palabras nos revela en media hora casi toda su vida.

Sí, cuando llegamos a la cárcel le preguntamos a los que estaban allí quiénes querían participar, algunos respondieron que sí y entre ellos estaba Geovany, que no solo tenía una historia interesante, sino que era importante dar a conocer y contaba mucho de lo que es esta sociedad salvadoreña.

Guardianes de prisión con pasamontañas.

Getty Images
Los guardianes de la prisión deben andar con pasamontañas.

Además, él tenía una relación de pareja con alguien que estaba en la misma celda y había ciertos conflictos entre ellos que nos parecía le iban a dar otro punto de vista al documental. Por eso decidimos que él fuera el personaje central.

Con Geovany confirmé esto que te decía: que el ser humano es muy complejo. Que es muy fácil juzgar desde el prejuicio que tenemos cada uno, pero que, si conoces mucho más las historias de cada uno, te das cuenta de que todo es mucho más complicado.

Y eso nos llevó a que durante la producción y la edición tuviéramos debates muy intensos, porque no queríamos romantizar la imagen de la pandilla. De no solo mostrar que por ser homosexual estaba siendo una víctima, sino evidenciar que él también era un asesino y había hecho cosas terribles.

Para mí también fue un conflicto casi que preguntarme: “¿yo qué siento por estas personas?”, porque en un momento te cuentan unas cosas horribles, con una frialdad absoluta, y después hay momentos de ternura y amor entre ellos. Y ahí fue que decidí que no tenía por qué decir qué siento yo por ellos, sino intentar transmitir esta realidad que nos encontramos en esta pequeña celda y que el público saque sus propias conclusiones.

"Las cárceles en El Salvador no son lugares pensados para la reinserción, sino para el castigo"", Source: , Source description: , Image:

Hay un elemento religioso muy poderoso dentro de esta historia. ¿Cuándo se lo encuentran dentro de la exploración de la producción?

El tema religioso entra en esta búsqueda de intentar darle sentido a esa frase que nos dijo Geovany, que para él era más fácil matar que amar a una persona del mismo sexo.

Pues allí nos encontramos con distintos aspectos de la sociedad salvadoreña que teníamos que retratar. Y uno de ellos fue la Iglesia, o, mejor dicho, la postura de la Iglesia sobre este tema, que era muy importante para el personaje principal porque en la prisión donde él está hay dos Iglesias que pugnan por el control del lugar.

A esto se suma la postura de la pandilla sobre los gays. Y la postura del Estado sobre este tema, que lo podemos ver con la prueba científica (una suerte de test de personalidad) que le hacen al protagonista.

Y también están las contradicciones individuales, de lo que supone para ellos el ser gay en esta sociedad y ese micromundo en el que viven

Pero sobre la cárcel hay algo interesante que decir: hace dos años, la mayoría de los presos que estaba allí dejó la pandilla y se convirtió a una Iglesia cristiana. Y en el documental podemos ver que esto hace parte de la vida diaria de los reclusos.

Prisioneros en El Salvador

Getty Images
Las pandillas en El Salvador son responsables de numeros y violentos crímenes.

Con un ingrediente especial: los que renunciaron a las pandillas eran enemigos a muerte y una vez que dejaron de pertenecer a esos grupos se volvieron hermanos de religión. Y así, está este pequeño grupo de expandilleros, ahora convertidos al cristianismo, que dicen abiertamente que son gays. Muy complejo, como decía.

Y también queda claro que las cárceles en El Salvador no son lugares pensados para la reinserción, sino para el castigo.

Se nota el esfuerzo de la producción. ¿Hay algún tipo de apoyo o de ayuda al cine en El Salvador?

No. Es un país que no tiene industria de cine, que no tiene ley de cine, no hay un fondo de cine. La televisión no invierte en hacer proyectos de cine. No hay formación.

Es realmente una carrera de fondo, donde los que realmente queremos hacer cine nos morimos por hacerlo, porque nos importan que las historias sean contadas, pero donde es muy complicado lograrlo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-NSjnc3NL2k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.