close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Solo tres ciudades en México tienen servicios adecuados de transporte y movilidad

Pero ninguna destaca por tener un alto desempeño en este rubro. La que no enfrenta problemas de inseguridad, tiene demasiados autos y mala calidad del aire o un transporte demasiado costoso para los salarios que gana su población.
Cuartoscuro
29 de enero, 2019
Comparte

Ninguna ciudad en México tiene opciones de transporte que reduzcan las horas perdidas durante los traslados, ni los impactos de esto sobre la salud y el medio ambiente. Las que mejor desempeño tienen en movilidad son solo tres, el Valle de México, Saltillo y Guadalajara, pero incluso éstas enfrentan graves retos de inseguridad, en calidad del aire o en salarios demasiado bajos para cubrir los altos costos del transporte.

Así lo documenta el Índice de Movilidad Urbana (IMU) presentado este martes por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el cual evalúa 20 ciudades, que se componen de 203 municipios, donde se concentra el 43% de la población nacional y el 68% de la actividad económica urbana.

Leer: Los más pobres gastan más en transporte y jóvenes son más propensos a morir en accidentes

El IMU está formado por 100 indicadores, repartidos en dos variables de referencia en los temas de: movilidad en vías y accesibilidad sustentable, y en siete subíndices: transporte seguro, accesibilidad y funcionamiento de la infraestructura urbana, contexto urbano, aire limpio, eficiencia y transparencia gubernamental, regulación y políticas públicas en favor de la movilidad y economía dinámica y competitiva.

En términos generales, el IMU refiere que en muchas ciudades del país, una gran parte de la población vive en zonas remotas, provocando que su gasto en transporte aumente. A nivel nacional, este representa 19% del gasto total de los hogares, lo que equivale a un promedio de mil 815 pesos mensuales. Ese porcentaje es el más alto entre los países del G20. En Canadá́ es de 16%, en la Unión Europea, 13% y en Estados Unidos, 10%.

En las zonas más alejadas, como las periféricas, no llegan opciones como el metro o Metrobús, exponiendo a la población más pobre a las peores condiciones de inseguridad. Por ejemplo, en la Ciudad de México, la mayoría de los robos en el transporte son en microbuses que funcionan bajo el esquema de concesión hombre camión. Es decir, es transporte poco estructurado y poco profesionalizado.

La última encuesta Origen Destino de la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) señala que este tipo de transporte no estructurado mueve diario a más de 6 millones de personas, cantidad mayor a la que mueven los autos (3.2 millones) o el metro (2.4 millones). En promedio, se hacen 11.5 millones de viajes diarios en transporte colectivo tipo microbús, 74% del total de los viajes hechos en transporte público.

Leer: Más redes de transporte, uso de la bici y reducción de contaminantes: plan de movilidad de Sheinbaum para CDMX

Aún así, las ciudades siguen modelos de desarrollo horizontales, extensos y desconectados, donde el gasto en infraestructura no sigue a los modos de transporte más eficientes, sino que continúa priorizando al automóvil privado. Esto, además de tener repercusiones económicas graves, significa condenar a la gran mayoría de la población al rezago, a la baja productividad y al deterioro de su calidad de vida.

Punteros no muy bien parados

Aunque el estudio del IMCO señala que el Valle de México es la ciudad que destina el mayor porcentaje de su presupuesto para movilidad al transporte público (con un 36%), y presenta fortalezas en regulación y políticas públicas en favor de la movilidad, tuvo la percepción de inseguridad en el transporte público más alta y fue la tercera ciudad con el mayor porcentaje de encuestados que dejó de usarlo por este motivo.

También, señala el documento, enfrenta retos en términos de calidad del aire, es una de las cinco ciudades con la mayor tasa de muertes por infecciones respiratorias y fallas cardiacas, presentó 5 muertes por cada 10 mil habitantes, mientras que el promedio de las ciudades evaluadas fue de 4.4. Los problemas de contaminación y tráfico en parte se asocian con el mayor crecimiento de la flota vehicular de la muestra (9% entre 2015 y 2016) y a que el 81% de los viajes que se hicieron en 2015 en la ciudad fueron viajes intermunicipales.

Saltillo tiene la percepción de riesgo de asalto en la calle o transporte público más baja de las ciudades evaluadas y el segundo porcentaje más bajo de encuestados que reportaron sentirse inseguros en los traslados. Pero es la segunda ciudad con el más alto gasto en transporte de los usuarios para llegar a su destino y solo 25% de los encuestados reportaron usar el transporte público (contra 38% de la muestra). Esto se refleja en los malos resultados en el subíndice de Aire limpio, donde la ciudad tuvo de las mayores emisiones de contaminantes provenientes de fuentes móviles.

En tanto que Guadalajara si bien tiene buenos resultados en el subíndice de Accesibilidad y funcionamiento de la infraestructura urbana, al contar con transporte masivo en operación y ubicarse en 2015 como la ciudad con mayor percepción de disponibilidad de información (horarios, paradas y recorridos) en las unidades de transporte público, tiene deficiencias en la distribución modal y mala calidad del aire, lo que se reflejó en la mayor tasa de muertes por infecciones respiratorias y fallas cardiacas con 6.4 por cada 10 mil habitantes.

De acuerdo al IMU, las ciudades que tienen una competitividad media alta en movilidad (por debajo de la adecuada y lejos del alto desempeño) son: León, Toluca, Mérida, Morelia y Querétaro. Entre las de media baja están: Aguascalientes, Monterrey, Chihuahua, Veracruz, San Luis Potosí, Cancún, Puebla-Tlaxcala, Tijuana, Cuernavaca y Tampico, Pánuco. Las de competitividad baja en movilidad, de entre las 20 evaluadas son: Villahermosa y Acapulco. 

Quién es quien en los subíndices

Mérida es la única ciudad del todo el índice que alcanza una calificación de competitividad alta y la tiene en transporte seguro, que mide el nivel de riesgo de ser víctima de un delito, estar involucrado en un percance vial o cambiar los hábitos de transporte.

En el subíndice de accesibilidad y funcionamiento de la infraestructura urbana –que mide las condiciones de la red de transporte público, vialidades y mobiliario urbano que facilitan a los ciudadanos llegar a su destino de manera eficiente, confiable y satisfactoria– las ciudades mejor rankeadas, pero apenas con nivel de competitividad adecuada, son: León, Chihuahua, Guadalajara y Monterrey. Mientras que Morelia, Querétaro y Puebla-Tlaxcala alcanza un nivel adecuado en aire limpio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

9 cosas falsas que se dicen a menudo sobre el ejercicio (y qué dice la ciencia sobre ello)

Se dicen muchas cosas respecto al ejercicio, pero no todas son ciertas. Aquí te contamos algunas de las frases más comunes, que no están respaldadas por la ciencia.
16 de diciembre, 2019
Comparte
Joven corriendo en la cinta

Getty Images
No sirve con haber estado en forma, hay que seguir haciendo ejercicio para ver los beneficios en la salud.

Aunque tengamos las mejores intenciones, puede resultarnos difícil incluir el hacer ejercicios en nuestra ocupada vida cotidiana.

Hay muchas razones por las que la gente no ejercita, y muchos conceptos erróneos sobre el ejercicio.

Aquí te ofrecemos nueve ideas comunes sobre el ejercicio que están equivocadas y qué dice realmente la ciencia sobre ello.

1. Antes estaba en forma, por eso ya no necesito ejercitar

Desafortunadamente, los beneficios para la salud no duran si uno no mantiene un régimen de ejercicios.

Una reducción significativa del ejercicio o abandonarlo, puede causar una pérdida marcada de los beneficios iniciales como la resistencia y la aptitud cardiovascular.

La clave es la consistencia.

Combina ejercicios y mantenlos interesantes, ya que mantener altos niveles de actividad física a lo largo de tu vida está asociado con los mejores resultados de salud.

2. Estar activo todo el día me salva de hacer ejercicio

Estar de pie todo el día no tiene los mismos beneficios que ejercitar.

Grupo haciendo ejercicio

Getty Images
Aunque estés moviéndote todo el día, es recomendable elevar la intensidad de tu actividad física.

Estar de pie y moviéndote todo el día quiere decir que tienes un nivel de actividad física elevado. Esto contribuye a tu salud.

Para optimizar los beneficios para tu salud, aumenta el nivel de ejercicio -lo suficiente como hacer que traspires un poco- a al menos 150 minutos por semana, cada vez que sea posible.

3. El ejercicio se debe hacer por diez minutos o más, sino es una pérdida de tiempo

La buena noticia es que lineamientos recientes han eliminado la necesidad de hacer actividad física en ráfagas de 10 minutos.

No hay un umbral mínimo para los beneficios a la salud. Por lo tanto, haz tareas diarias activas, como llevar bolsas de compras pesadas y trabajos vigorosos en el hogar o el jardín, para mejorar su salud.

Trata de hacer “píldoras” de ejercicio, como por ejemplo cinco sets cortos de actividad (que pueden durar desde medio minuto a dos minutos) durante el día, que pueden consistir por ejemplo en subir escaleras a una intensidad suficiente como para dejarte levemente sin aire.

4. Tengo una enfermedad crónica, por eso debo evitar el ejercicio

Eso no es así. Ser más activo es beneficioso para una serie de condiciones crónicas incluidas el cáncer, las enfermedades coronarias y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Gente subiendo escaleras

Getty Images
Subir escaleras es una buena forma de aumentar tu actividad física

Sé tan activo como tu condición te lo permita, apuntando a 150 minutos por semana de actividad moderada, siempre que sea posible.

Si tienes problemas de salud complejos, consulta con tu médico antes de empezar un nuevo régimen de ejercicios y asesórate con un fisioterapeuta u otros profesionales expertos en ejercicio.

5. Soy muy viejo para hacer ejercicio

Eso no es verdad. La evidencia muestra que el envejecimiento por si solo no es una causa importante de problemas hasta que tienes más de 90 años.

Hombre mayor haciendo ejercicio

Getty Images
La edad no es excusa para dejar de hacer ejercicio

Y la fuerza y el poder de la masa muscular puede aumentarse incluso a esta avanzada edad.

Idealmente, si tienes más de 65 años, incluye ejercicios aeróbicos, de equilibrio y fortalecimiento muscular.

6. El ejercicio me hará más delgado

No necesariamente. Debes combinar restricción calórica con actividad física para lograr perder peso.

Recuerda: no puedes escapar de una mala dieta.

La gente que tiene como meta una disminución de peso sustancial (más del 5% de su peso corporal) y la gente que está tratando de no volver a engordar una cantidad de peso significativa, puede necesitar hacer actividad entre moderada e intensa por más de 300 minutos por semana para lograr su objetivo.

Incluye ejercicios de resistencia para lograr un masa corporal magra.

7. Corro una vez por semana, pero eso no es suficiente

Ten la seguridad de que cualquier cantidad de tiempo que corras, incluso una vez a la semana, genera importantes beneficios para la salud.

Frutas y vegetales

Getty Images
Hacer ejercicio no te salva de una mala dieta.

Si no tienes mucho tiempo para hacer ejercicio, incluso correr por 50 minutos una vez por semana a una velocidad inferior a 9,65 Km/h ha demostrado reducir el riesgo de muerte prematura.

Correr más no mejora necesariamente los beneficios en este sentido.

8. Estoy embarazada, así que debo tomármelo con calma

La actividad física moderada-intensa es segura para las mujeres embarazadas que tienen buena salud en general y no representa un riesgo para el bienestar del feto.

La actividad física reduce el resigo de aumento de peso excesivo y la diabetes gestacional durante el embarazo.

9. No me siento bien, no debería hacer ejercicio

Si tienes fiebre, te sientes muy mal, sientes dolores muy fuertes o estás exhausto, no hagas ejercicio.

En la mayoría del resto de los casos, estar físicamente activo es seguro, pero siempre escucha lo que te dice tu cuerpo y reduce la carga de ejercicio si es necesario.

*Julie Broderick es profesora asistente de fisioterapia del Trinity College en Dublín, Irlanda.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2FoZyNJjVEg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.