close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
YouTube de Andrés Manuel López Obrador

La peculiar historia del billete de 2 dólares (y por qué AMLO guarda uno en su billetera)

Para López Obrador, como para muchas personas, el billete de 2 dólares es considerado un objeto de buena suerte. ¿Por qué?
YouTube de Andrés Manuel López Obrador
11 de febrero, 2019
Comparte

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, asegura que no tiene tarjeta de crédito ni cuenta de cheques. Pero lo que sí lleva siempre en su cartera es un billete de 200 pesos y otro de US$2 para la buena suerte.

Luego de presentar su declaración de bienes, AMLO sorprendió al sacar su billetera para mostrar el dólar que siempre lo acompaña, regalo de un mexicano en Estados Unidos.

“Esto, muchos saben. ¿Saben lo que es esto verdad? Esto es de un paisano. Los paisanos tienen la creencia de que esto les da buena suerte. A ver, pero no son solo dólares, también van a ver ahorita pesos”, dijo mientras desdoblaba los billetes de su cartera.

Desde su campaña presidencial, el presidente ya había mostrado a su “Sor Juana” (billete de 200) como único bien material en su cartera al hablar de su falta de interés en el dinero. Y en conferencia de prensa ya como mandatario, volvió a reiterar su filosofía de austeridad al asegurar que no tenía más que su quinta en Palenque, Chiapas.

Mientras que el billete de 200 pesos es uno de los más comunes en México, el de US$2 se considera en Estados Unidos una rareza y, para muchos -como para AMLO-, un objeto de buena suerte.

¿Es realmente tan poco común como se cree?

Falta de información

La Reserva Federal de Estados Unidos (FRB) puso en circulación siete tipos de billetes, que incluyen el de US$1, US$5, US$10, US$20, US$50, US$100 y… sí, el de US$2.

Aunque, según se explica en la página web de la FRB, no se hacen tantas impresiones de este billete como de los demás. Los que más se imprimen son el de US$1 y US$100.

“La serie de 2003 del billete de US$2 fue la última en imprimirse. Al 30 de abril de 2007 había más de US$1,5 millones en billetes de dos dólares en circulación“, según información actualizada por última vez en 2014.

Billete de dos dólares.

Getty Images
El billete de dos dólares es el que menos se imprime en comparación con los demás.

El billete de US$2 se imprimió por primera vez en 1862 e inicialmente tenía la imagen de Alexander Hamilton, el primer secretario del Tesoro de EE.UU.

En 1869, lo reemplazaron con el expresidente Thomas Jefferson, quien actualmente aparece en el billete.

Debido a la falta de uso en 1966 se descontinuó para volver a imprimirse en 1976 en la celebración del bicentenario de la revolución estadounidense.

Whitey Ford con billete de dos dólares.

Getty Images
Whitey Ford, lanzador de los Yankees, muestra el billete de dos dólares que encontró en el montículo en la segunda entrada del juego con los Medias Rojas de Boston.

Pero a diferencia de los otros billetes, el de US$2 existe en torno a una serie de ideas erróneas que incluyen la noción de que es una divisa fuera de uso o hasta falsa. Cuando la realidad es que cualquier persona puede entrar a un banco estadounidense y comprar este tipo de billetes.

“La gente no los usa. Casi no se ven, y como casi no se ven la gente piensa que son poco comunes. Y como piensan que son poco comunes no los gastan. Así que se hace una especie de ciclo”, explicó en entrevista con BBC Mundo John Bennardo, director y productor de The 2 Dollar Bill Documentary (“Documental del Billete de 2 Dólares”, en una traducción libre del inglés).

A esto se le suma que para muchos el billete de US$2 está asociado a recuerdos familiares o regalos de buena fortuna.

En el vuelo orbital del astronauta John Glenn en los años 60, por ejemplo, el soporte terrestre enrolló billetes de US$2 en cables de la nave espacial con deseos de buena suerte firmados, según se relata en el documental de Bennardo.

Reverso de billete de dos dólares.

Getty Images
Una de las características del billete de dos dólares es que su imagen de la Declaración de Independencia al reverso es la más detallada de los billetes estadounidenses.

Las historias de personas que recibieron este billete como regalo de un amigo o un familiar son comunes entre quienes los guardan como algo preciado y se pueden encontrar en foros que promueven el uso del billete.

“La forma en la que López (AMLO) recibió el suyo. Si te lo dan como regalo tiene un sentido especial para ti porque aparte de que casi no se ven (los billetes), alguien viene y le añade el valor de que es de buena suerte“, comentó Bennardo.

Paga con un US$2

Ante la falta de información que existe en torno al billete de US$2, existen numerosas personas que los compran en los bancos para usarlos en sus transacciones diarias y así correr la voz.

Una de estas es Heather McCabe, quien en 2014 creó la página web Two Buckaroo para registrar historias y reacciones de la gente al recibir este billete.

“Cuando compro algo con un billete de US$2, las personas reaccionan como si fuera algo especial, algo que rara vez ven, algo de buena suerte o en ocasiones de mala fortuna”, comentó en entrevista con BBC Mundo.

Billete de dos dólares.

Getty Images
El presidente Thomas Jefferson es quien aparece al frente del billete de dos dólares. Es por eso que en Monticello, hogar de Jefferson y ahora museo, suelen dar cambio de dos dólares.

“A veces las personas me contaban una historia, con frecuencia eran en torno a alguien que les dio el billete y se convirtió en algo nostálgico”.

“Se suele tratar al billete no tanto como divisa, sino como símbolo de algo más”.

De hecho, algo en común entre los que usan el US$2 con frecuencia es que buscan hacerse notar y crear una interacción positiva a través del billete.

“El presidente López, lo que podría hacer es conseguir varios de ellos (US$2) y pasarlos, porque imagina la reacción de las personas con las que se encuentra si les diera un billete de dos dólares americano. Las personas se alegrarían, les alegraría el día”, consideró Bennardo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo&t=9s

https://www.youtube.com/watch?v=o-FUmeEXFOI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Lime no pagará el permiso anual de Semovi para renta de monopatines, acusa proceso irregular

La empresa pagaría más de 12 millones de pesos, pero asegura que no hubo certeza jurídica para determinar el monto.
Cuartoscuro
19 de julio, 2019
Comparte

La empresa de monopatines Lime anunció que no pagará la contraprestación fijada por la Secretaría de Movilidad (Semovi) para brindar servicio en la capital hasta por un año más. 

Las razones: falta de certeza jurídica en el proceso para definir el costo del permiso anual y nula claridad sobre el futuro de la micromovilidad en la CDMX.

Lee: ¿Usas bicis y monopatines de aplicaciones? Autoridades de CDMX dicen que solo recibirán permiso temporal

Con esto los monopatines de Lime estarían solo unos meses más en las calles de la Ciudad de México. 

A través de un comunicado, la empresa líder de monopatines eléctricos en el mundo argumenta que mostró su inconformidad a través de cartas enviadas a las autoridades desde que la Semovi emitió los primeros lineamientos de operación los Sistemas de Transporte individual sustentable (SiTIS) y hasta que dio a conocer el pasado 11 de junio los resultados para obtener un permiso anual.

“La subasta fijada como mecanismo de asignación no está sustentada en legislación alguna, y la distribución de unidades a través de un algoritmo no ha sido probada ni validada por alguna instancia independiente a la administración que llevó el proceso”, plantea la empresa. 

Lee: Gobierno de CDMX le quita permiso a una empresa de scooters por no entregar información

Julia Ortiz, directora de Relaciones de Lime México, también señala que la Semovi ha privilegiado los beneficios económicos por encima de los beneficios de sustentabilidad y movilidad, permitiendo que gane “quien pueda pagar más, y no quien ofrezca el mejor servicio o los mejores patines eléctricos”. 

La empresa dice que algunos de los funcionarios de la Semovi están violando los lineamientos y asumiendo facultades de supervisión y sanción que no les corresponden. Resaltan que en ningún otro país de los más de 20 en los que operan se utilizan mecanismos de esta índole para asignar patines. 

“Por último, no hay certeza de qué sucederá en los siguientes pasos o si la autoridad podrá garantizar el cumplimiento de sus propios lineamientos”, agregan.

El pasado 11 de junio la Semovi fijó el costo de las contraprestaciones para cada una de las empresas bicicletas sin anclaje y monopatines eléctricos que presten servicio en la capital. 

El costo del permiso anual para Lime es de 12 millones 600 mil pesos para las mil 750 unidades que prestan servicio. 

En un comunicado, Semovi definió el proceso para determinar las contraprestaciones como “un ejercicio sin precedente en favor de la transparencia y de gran beneficio para la ciudad”. 

Según Semovi, de seis empresas de monopatines eléctricos (Jump, Movo, Lime, Bird, Grin, Motum) y cinco de bicicletas sin anclaje (Jump, Dezba, Mobike, Movo, Motum), Movo no entregó información alguna, y Motum no presentó la documentación completa requerida dentro del plazo establecido en el aviso.

La Semovi detalló que los representantes legales de Jump, Dezba, Mobike, Lime, Bird y Grin sí entregaron su documentación completa para tener el derecho a pagar la contraprestación. 

La dependencia explicó que los datos de las empresas fueron ingresadas al sistema desarrollado para determinar de manera objetiva y automática el costo de la contraprestación total.

De acuerdo con la Semovi, los recursos obtenidos de las contraprestaciones se utilizarán para financiar infraestructura necesaria para ordenar estos nuevos modos de transporte. 

Según datos de Lime, a principios de 2019 había cerca de 11 mil unidades de distintas empresas desplegados en la ciudad, que atendían más de 20 mil viajes al día, mejorando la movilidad de los capitalinos. 

Lee: Solo tres ciudades en México tienen servicios adecuados de transporte y movilidad

Después de las medidas tomadas por Semovi para la regulación de estas unidades se perdió cerca del 63% de operatividad de todas las empresas que brindan servicio. 

Ana Daniela Portillo, directora general de Lime México, señaló que, tanto en la Ciudad de México ha quedado demostrado “que los patines eléctricos agilizan la movilidad urbana de manera sustentable, eficiente y respetuosa con el medio ambiente y son una solución”.

Una encuesta hecha por la consultora Parametría revela que en mayo pasado, 67% de los residentes en distintas zonas de la CDMX están de acuerdo con la operación de los patines eléctricos; 39% porque son prácticos, rápidos y fáciles de utilizar y 28% porque son una buena opción de movilidad.  

“Es de nuestro pleno interés continuar operando en el país, conminamos a las autoridades a desbloquear la Ciudad de México bajo esta premisa por lo que esperaremos la resolución del proceso judicial en curso”, añadió Portillo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.