Es equivocado e injusto que AMLO generalice sobre las OSC, reclaman organizaciones
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Es equivocado e injusto que AMLO generalice sobre las OSC, reclaman organizaciones

"Las OSC hemos hecho un gran aporte en las transformaciones que han ocurrido en el país", señalaron en un pronunciamiento.
Cuartoscuro Archivo
Por Redacción Animal Político
26 de febrero, 2019
Comparte

En un pronunciamiento 92 organizaciones ciudadanas u OSC reclamaron al presidente Andrés Manuel López Obrador que “es equivocada e injusta la apreciación y generalización” que ha hecho sobre la sociedad civil organizada, sobre su ética y compromiso.

“Al igual que otros agentes de la sociedad, las OSC somos diversas, plurales, con ideologías y objetivos distintos en una sociedad que es compleja, desigual y diversa, expresión de la democracia”, expresaron.

“Somos conscientes de que no toda la ciudadanía -organizada o no-, actúa de manera honesta y transparente y también de quien utiliza las necesidades y el dolor ajeno para lucrar.

Por supuesto que esas acciones deben ser sancionadas –provengan de donde provengan-, incluidas aquellas que están organizadas. Pero muchas otras OSC hemos luchado por el bien común, relevando la defensa de los derechos humanos y abogando por gobiernos que sirvan a la población”, agregaron.

Leer >> No habrá recursos para organizaciones o fundaciones porque ya no habrá intermediarios: AMLO

Es injusto, insistieron, que se generalice y se tomen medidas “extremas” respecto a todas las organizaciones. “Es como si pensáramos que todos los políticos son corruptos y por ello, no hubiéramos votado por un cambio verdadero”, apuntaron.

En sus conferencias de prensa matutinas, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha cuestionado a la sociedad civil organizada, y afirmó que ninguna OSC recibiría ya dinero del presupuesto público.

“Había la mala costumbre de que del presupuesto… se  transferían fondos a organizaciones sociales y no había transparencia”, dijo López Obrador.

“Yo no conozco gente de la sociedad civil, de veras, muy pocos de izquierda, con todo respeto, todo lo que es sociedad civil tiene que ver con el conservadurismo, hasta los grandes consorcios promueven a la sociedad civil, es una bandera la sociedad civil”, agregó en otra conferencia.

Las organizaciones, en su pronunciamiento, pidieron diálogo con el presidente y que “reconsidere sus disposiciones administrativas, pero sobre todo sus juicios, para que las OSC tengamos certezas y contemos con recursos para el desarrollo de nuestros proyectos y procesos a favor de las causas por las que nos hemos movilizado”.

A continuación puedes leer el pronunciamiento completo:

Llamamiento de las OSC a Andrés Manuel López Obrador Presidente de México

En México hay una sociedad civil organizada, que desde su surgimiento, se comprometió ante los problemas del país y tomó la decisión de actuar de tiempo completo para contribuir a mejorar las condiciones de vida de las personas, promover los derechos humanos y ser parte de la transición democrática. Hoy las OSC seguimos trabajando en torno a esos valores y objetivos a pesar de la situación crítica que enfrentamos, ya que tenemos compromiso, hemos aportado modelos de atención para diversos grupos en exclusión, logrando un impacto social que va más allá de los beneficios directos, llegando al entorno social, al ámbito de la cultura, incidiendo en las políticas y en lo público.

No obstante, las OSC promotoras de la democracia y el desarrollo, las defensoras de los derechos humanos, las que mayoritariamente trabajamos con poblaciones históricamente excluidas o vulnerabilizadas, generalmente operamos en condiciones poco favorables, teniendo que solventar muchas carencias, enfrentando descalificaciones e incluso persecución de parte de algunos gobiernos o fuerzas conservadoras.

En muchas ocasiones, se nos ha catalogado de forma negativa, en lugar de reconocer que nuestra vocación y responsabilidad, -ha sido y es- fomentar la organización de la ciudadanía para facilitar la búsqueda de alternativas de desarrollo, que mejoren su nivel de bienestar y favorezcan el ejercicio pleno de sus derechos, reconocidos en la legislación del país y en los instrumentos internacionales signados por México.

Queremos reiterar que las OSC y otras expresiones articuladas como frentes, movimientos sociales y comunitarios, hemos hecho una contribución real para la alternancia en el poder y la incorporación de los DDHH en la gestión de los poderes del Estado, exigiendo el cumplimiento de sus obligaciones de realizarlos o hacerlos efectivos.

Las OSC cumplimos una función fundamental en la promoción del desarrollo sostenible, la defensa de los derechos humanos y el ejercicio de una ciudadanía plena para alcanzar un Estado democrático. Brindamos atención especializada y/o servicios fundamentales a las personas y grupos en exclusión; contribuimos a visibilizar problemáticas que no están siendo atendidas; integramos diagnósticos situacionales (cercanos a las necesidades locales); generamos modelos o propuestas innovadoras, promovemos la transparencia y la rendición de cuentas, así como la eficiencia de la gestión pública. Particularmente, hemos contribuido a fortalecer las capacidades y habilidades de la población para que se organice, dialogue y defienda sus derechos.

Por eso pensamos que es equivocada e injusta la apreciación y generalización que ha expresado sobre nuestra ética y compromiso, ya que al igual que otros agentes de la sociedad, las OSC somos diversas, plurales, con ideologías y objetivos distintos en una sociedad que es compleja, desigual y diversa, expresión de la democracia.

Las OSC hemos hecho un gran aporte en las transformaciones que han ocurrido en el país en materia de alternancia en el poder, reformas políticas, reconocimiento de la diversidad social, de exigibilidad de los derechos humanos; en algunos territorios hemos cubierto la ausencia de Estado y de gobiernos en la atención de problemáticas sociales, como los feminicidios, las personas desaparecidas, las víctimas de las violencias, las víctimas de tortura y detenciones arbitrarias, las poblaciones desplazadas, los migrantes, la violencia contra las mujeres, la visibilización del daño que el extractivismo está produciendo en el país, la instrumentación de proyectos que atentan contra el cuidado y protección del medio ambiente y la sustentatibilidad, así como la innovación de energías renovables; las condiciones deplorables en los reclusorios, la exclusión de jóvenes de los sectores más pobres, y detectamos rápidamente el surgimiento de nuevas problemáticas sociales, no se hubieran colocado en la agenda pública de no haber sido por las organizaciones de la sociedad civil.

La vinculación con la 4T resulta natural bajo la ecuación de un gobierno que crea las mejores condiciones para que la acción ciudadana maximice su impacto social, a la vez que potencia sus propios proyectos sociales a partir del acceso a los recursos públicos, considerando el aporte que hacemos atendiendo necesidades y promoviendo derechos de las diversas poblaciones históricamente excluidas; mujeres, indígenas, afrodescendientes, personas LGBTTTI, personas con adicciones, niñas, niños y adolescentes, personas con discapacidad, mediante servicios de atención, de orientación jurídica, apoyo sicológico y médico, educación y capacitación, espacios de recreación y encuentro, entre otros. No somos canales de recursos entre gobiernos y personas, ofrecemos directamente servicios y con frecuencia actuamos como interlocutores y mediadores en la relación y diálogo de comunidades y organizaciones con otros actores, entre ellos el gobierno.

Durante más de una década abogamos por una cobertura legal que dio lugar a la Ley Federal de Fomento a las Actividades Realizadas por las OSC. Un marco legal –quizá insuficiente- pero que hace la diferencia sobre el reconocimiento a nuestro trabajo como actores de interés público, que ofrece argumentos claros para el fomento y fortalecimiento de nuestra participación.

La Ley estuvo pensada para que el trabajo de las OSC fuera reconocido y fomentado desde todos los ámbitos de gobierno, lo que no ha sucedido en la mayor parte de las entidades del país. Si bien la Ley Federal de Fomento a las Actividades realizadas por las OSC es perfectible, no queremos que sea soslayada o ignorada, incluso ha sido considerada ejemplar por otros países de la región.

Un núcleo de organizaciones coincidimos en que no hemos logrado en nuestro país, un entorno propicio para el fomento y fortalecimiento de la sociedad civil, así como para una libre actuación que nos permita ser efectivas en la incidencia ante las decisiones que afectan a las poblaciones con las que trabajamos.

Un entorno propicio para las OSC, incluye un diseño institucional, un marco jurídico, los recursos financieros y no financieros, que en México ganamos hace varias décadas y por tanto estamos reconocidas como actoras de interés público, pero también implica una dimensión política favorable y promotora del diálogo, para renovar o innovar en la relación gobierno-sociedad, base de la gobernabilidad democrática por la que hemos luchado desde hace muchos años. Somos un activo de la sociedad con una visión progresista.

Todo el esfuerzo que realizamos ha implicado la defensa central de ese Ambiente propicio o entorno favorable para la participación de la sociedad civil, determinado por una serie de prácticas interrelacionadas (normas legales, administrativas, fiscales, informativas, etc.) que contribuyen o dificultan a las OSC incrementar sus capacidades de participar y contribuir en los procesos de desarrollo de forma sostenible y eficaz. Condiciones que deben ser promovidas protegidas por las políticas, las leyes y en la práctica, además de ser consistente con los derechos internacionalmente consagrados.

Es así que en la pasada coyuntura electoral emergieron múltiples agendas de la diversidad de OSC que existen en el país y de aquellas que durante las últimas tres décadas luchamos por un cambio de modelo o paradigma democrático; acompañamos y nos consideramos parte de la izquierda social, de donde proviene el nuevo gobierno, electo por millones de personas. En cada espacio de incidencia, por modesto que fuera, fuimos críticas y llamamos a la ciudadanía a defender sus derechos, así como la democracia representativa y la participativa.

Somos conscientes de que no toda la ciudadanía -organizada o no-, actúa de manera honesta y transparente y también de quien utiliza las necesidades y el dolor ajeno para lucrar. Por supuesto que esas acciones deben ser sancionadas –provengan de donde provengan-, incluidas aquellas que están organizadas. Pero muchas otras OSC hemos luchado por el bien común, relevando la defensa de los derechos humanos y abogando por gobiernos que sirvan a la población. Por ello no parece justo, que se generalice y se tomen medidas extremas para todas. Es como si pensáramos que todos los políticos son corruptos y por ello, no hubiéramos votado por un cambio verdadero.

Si bien es cierto que en administraciones pasadas se han creado organizaciones con fines clientelares y para apoyar fuerzas o corrientes políticas, no es un fenómeno que se puede generalizar, no todas somos iguales, muchas hemos promovido y actuado con ética en la política.

Como ya lo hemos expresado en otras oportunidades las democracias sólidas fomentan una sociedad civil fuerte que favorezca el ejercicio de actividades libremente. Es responsabilidad del gobierno asegurar un entorno legal, incluyente, económico y político que fomente y no desincentive y vulnere a la sociedad civil.

Señor Presidente Andrés Manuel López Obrador, su largo trayecto de lucha, también lo ha sido de centenas de organizaciones de la sociedad civil que elegimos como trinchera el ámbito civil para construir ciudadanía, transitar a la democracia y defender el derecho al desarrollo sostenible y la libertad. Continuamos comprometidas pues creemos que su llegada puede ser el punto de partida de una nueva forma de relacionarnos y construir conjuntamente gobierno y sociedad un Estado de Derecho. Por ello le solicitamos que reconsidere sus disposiciones administrativas, pero sobre todo sus juicios, para que las OSC tengamos certezas y contemos con recursos para el desarrollo de nuestros proyectos y procesos a favor de las causas por las que nos hemos movilizado.

Por lo tanto le solicitamos urgentemente un espacio de diálogo con usted o con quien designe para intercambiar sobre lo planteado en ésta comunicación.

México, 26 Febrero 2019 4

ADHESIONES A LA CARTA DIRIGIDA AL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

1. Adobe Home Aid, AC
2. Academia Nacional de Evaluadores de México (ACEVAL)
3. Acceso MX, AC
4. Alianza Cívica Pinotepa Nacional, AC
5. Alteridad, AC
6. América Sin Muros
7. Ana Guadalupe de la Cruz Segovia
8. Artemisa Montes, Observatorio Mexicano de la Crisis, AC
9. Asideny Desarrollo Humanístico Integral, AC, Lizbeth Zamora Cervantes
10. Asesoría, Capacitación y Asistencia en Salud, AC
11. Asociación de Técnicos en Aire Acondicionado, Refrigeración y Calefacción, AC
12. Axolotl, AC, Gustavo Armando Garcia Lira
13. Buen día México Negro, AC
14. Carmen Reyes Hidalgo, Interconexión Social, San Cristóbal de Las Casas
15. Centro Calpulli, AC
16. Centro de Atención Infantil Piña Palmera, AC
17. Centro de Capacitación Integral para Promotores Comunitarios, AC
18. Centro de Estudios de Tu Apropiadas para México, AC
19. Centro de Estudios Ecuménicos
20. Centro de Estudios en Cooperación Internacional y Gestión Pública, AC (CECIG)
21. Centro de Educación en Apoyo a la Producción y al Medio Ambiente, AC
22. Centro de Desarrollo Autogestivo para la Comunidad, “Yax Kin”, AC
23. Centro de Derechos Humanos Indígenas “Flor y Canto”, AC
24. Centro de Innovación y Desarrollo Emprendedor Huaxyacac, AC
25. Centro de Investigaciones Ambientales para el Desarrollo Integral Comunitario, AC
26. Centro de Investigaciones para la Equidad, Política Pública y Desarrollo,(CIPE)
27. Centro Profesional Indígena de Asesoría y Traducción, AC (CEPIADET)
28. Centro Psicorducativo Freire, AC
29. Chinampa Voces del Mundo, Livia Olvers Snyder
30. Clara Jusidman, Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social, Incide Social, AC
31. Claudia Cruz, Instituto de Acción Ciudadana para la Justicia y la Democracia, AC
32. Colectiva Ciudad y Género, AC
33. Colectivo de Mujeres por la Equidad, la Salud y la Educación (COMUESE)
34. Colectivo Isitame, AC
35. Colectivo para la Equidad y la Defensa de los Drechos de las Mujeres “Techiyaliztli”
36. Comisión Mexicana de Derechos Humanos, AC
37. Comité de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres, AC
38. Comunidad Nacional de Ambientalistas Emergentes, AC (CONAME)
39. Comunicación, Intercambio y Desarrollo Humano en América Latina, AC (CIDHAL)
40. Con Decisión Mujeres por Morelos, AC
41. Consejo de Educación Popular de América Latina y el Caribe, AC (CEAAL)
42. Consolidando Un México Mejor, AC
43. Costa Natural, AC
44. Copa Emprendedores, AC
45. Creativeria Social, AC
46. Dar de Gracia, Alma Adriana Trasviña Cota
47. Desarrollo de la Mujer Indigena en Tancanhuitz SLP (DEMITAN)
48. Desarrollo Educación y Cultura, Autogestionarios, DECA, Equipo Pueblo, AC
49. Desarrollo, Género y Ciudadanía, AC
50. Desarrollo Integral Altitud, AC
51. Desarrollo Integral Augestionario, DIA Morelos, AC
52. Desarrollo Integral para los Tabasqueños, AC
53. Diálogo y Movimiento, AC
54. Eco-Ciudadanía del Futuro
55. Ecosta Yutu Cuii, SSS
56. Educación para el Desarrollo Rural Sustentable, AC
57. Equidad de Género, Ciudadanía, Trabajo y Familia, AC
58. Equipo Dinamismo Juvenil, AC
59. Elio Villaseñor, Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo, AC
60. Emma del Carmen Hernández
61. Enrique Serrano Arenas, Tendiendo Puentes, AC
62. Enlace de Pueblos y Organización Costeñas Afromexicanas Autónomas, AC
63. Espacio Autónomo, AC
64. Espiral hacia la Igualdad, AC
65. Espiral por la Vida, AC
66. Estéreo Lluvia
67. Fuerza Comunitaria de Afrodescendientes en BCS, AC
68. Fundación Arcoíris por el Respeto a la Diversidad Sexual, AC
69. Fundación México Sustentable, AC
70. Fondo de Lucha por la Democracia, AC
71. Fundación para el Derecho de Minorías, AC (FUNDEMI)
72. Fundación Internacional Baltasar Garzón AC
73. Fundación Limakxtum Ka Tlawa, Caminemos Juntos, AC
74. Fundación Mexicana para la Planeación Familiar, AC
75. Fundación para el Bienestar y el Desarrollo Social, AC (FUNBIDE)
76. Gabriel Larraguivel Amaya, Los Dos México, AC
77. Gisela Gaytan Sánchez
78. Gloria Ramirez, Cátedra UNESCO de Derechos Humanos de la UNAM
79. Grupo de mujeres que luchan por las minorías, SC
80. Grupo de Amigos con VIH, AC
81. Grupo de Estudios sobre la Mujer Rosario Castellanos, AC
82. Grupo Interdisciplinario de Tecnología Rural Apropiada, AC (Michoacán)
83. Grupo Mesófilo, AC
84. Grupo Social Alberta Elena González Netro, AC
85. Guendaliza’a, Manos a la Obra, AC
86. IATSI, SC, Michoacán, Red México
87. Impulso Sustentable Ambiental y Cultural, AC (IMPULSAC)
88. Iñigo Martínez Peniche, Flacso México
89. Iniciativas para el Desarrollo de la Mujer Oaxaqueña, AC (IDEMO)
90. Instituto de Estudios y Divulgación sobre Migración, AC (INEDIM)
91. Instituto Veracruzano para la Filantropía, AC (INVEFI)
92. Itzel Checa, ACEVAL

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Insomnio por el coronavirus: el fenómeno que nos está impidiendo dormir durante la pandemia

Las rutinas interrumpidas y la constante incertidumbre están contribuyendo a un aumento del insomnio. ¿Qué podemos hacer al respecto?
27 de enero, 2021
Comparte
Hombre con insomnio.

Getty Images
Muchos de nosotros ahora somos insomnes a causa de la pandemia.

El año nuevo viene con resoluciones. Uno de los objetivos más populares es, como era de esperarse, dormir más.

Pero hay un problema: la actual crisis del coronavirus ha hecho que descansar bien por la noche sea mucho más difícil.

Algunos expertos incluso tienen un término para ello: “coronasomnia” o “Covid-somnia(insomnia significa insomnio en inglés).

Este es el fenómeno que afecta a personas de todo el mundo cuando experimentan insomnio relacionado con el estrés de la vida durante la covid-19.

En el Reino Unido, un estudio de agosto de 2020 de la Universidad de Southampton, mostró que la cantidad de personas que experimentan insomnio aumentó de una de cada seis a una de cada cuatro, con más problemas de sueño entre las madres, los trabajadores esenciales y los grupos de minorías étnicas.

En China, las tasas de insomnio aumentaron del 14,6% al 20% durante el confinamiento más estricto.

En Italia se observó una “prevalencia alarmante” de insomnio clínico, y en Grecia, casi el 40% de los encuestados en un estudio de mayo demostraron tener insomnio.

La palabra “insomnio” se buscó en Google más en 2020 que nunca antes.

En resumen, muchos de nosotros ahora somos insomnes.

Con la pandemia en su segundo año, meses de distanciamiento social han sacudido nuestras rutinas diarias, borrado los límites de la vida laboral y traído una incertidumbre constante a nuestras vidas, con consecuencias desastrosas para el sueño.

A causa de ello nuestra salud y productividad podrían enfrentar serios problemas.

Mujer en la cama con insomnio.

Getty Images
Debido a la falta de sueño nuestra salud y productividad podrían enfrentar serios problemas.

Sin embargo, la magnitud del problema podría generar cambios. Podría introducir nuevos elementos en la forma en que tratamos los trastornos del sueño para volver a encarrilar nuestras vidas.

Vidas trastornadas

Es difícil vivir con insomnio, ya sea en una pandemia o no.

Tener problemas constantes para conciliar el sueño o tener un sueño de mala calidad puede provocar impactos a largo plazo en la salud, como obesidad, ansiedad, depresión, enfermedades cardiovasculares y diabetes.

La insuficiencia de sueño -que muchas autoridades sanitarias clasifican como menos de siete horas por noche- también afecta tu trabajo.

Muchos estudios han demostrado que aumenta las probabilidades de cometer errores, arruina tu concentración, aumenta los tiempos de reacción y afecta tu estado de ánimo.

El hecho de que muchos de nosotros experimentemos insomnio se debe a la actual configuración de difíciles circunstancias, “casi bíblicas”, dice el Dr. Steven Altchuler, psiquiatra y neurólogo que se especializa en medicina del sueño en la Clínica Mayo, una de las organizaciones de investigación médica más grandes de EE.UU.

“Si tienes insomnio, no eres el único. Gran parte del mundo también lo sufre. Es una consecuencia de todos los cambios que estamos experimentando con la covid “, señala.

Hay múltiples factores en juego. En primer lugar, nuestras rutinas y entornos diarios se han visto alterados, lo que dificulta mantener intacto nuestro ritmo circadiano.

Mujer con celular en la cama.

Getty Images
“El insomnio es una consecuencia de todos los cambios que estamos experimentando con el coronavirus”.

Normalmente, nuestros días se llevan a cabo en un horario de despertadores, viajes diarios, descansos y horas de dormir, pero el coronavirus ha cambiado todo eso.

“Perdimos muchas de las señales externas que están presentes en las reuniones de la oficina o los descansos programados para el almuerzo”, dice Altchuler.

“Lo que estás haciendo es interrumpir el reloj de tu cuerpo”.

“Tu cerebro está condicionado: siempre que estás en tu lugar de trabajo estás trabajando, y luego cuando estás en tu casa, te estás relajando. Hay una diferenciación ahí. Ahora, estamos todos en casa todo el tiempo “, dice Angela Drake, profesora de salud clínica en la Universidad de California Davis, que trata a pacientes con trastornos del sueño y que ha escrito sobre el “coronasomnio”.

También señala el hecho de que cuando trabajamos desde casa, podemos hacer menos ejercicio y potencialmente menos exposición a la luz natural, los cuales contribuyen a dormir mejor.

También está la cuestión del rendimiento laboral.

Muchos países tienen el más alto desempleo en años, por lo que no sorprende que quienes están empleados quieran trabajar duro para mantener sus trabajos.

El problema es que trabajar desde casa puede difuminar las líneas que solían estar marcadas, y muchas personas informan que trabajan más horas u horas irregulares.

“Tendemos a tener límites mucho menos claros entre el hogar y el trabajo”, dice Altchuler. “La gente tiende a quedarse despierta más tarde”.

Mujer

Getty Images
Nuestra sensación general de incertidumbre y falta de control también puede alimentar los problemas del sueño.

Para muchos de nosotros, dejar el “trabajo en el trabajo” es ahora completamente imposible, y desconectarse de las listas de tareas pendientes y el estrés diario de la jornada laboral es más difícil que nunca.

A esto se suma el hecho de que extrañamos nuestros pasatiempos y amigos, canales vitales de relajación y alivio del estrés.

Muchos de nosotros estamos experimentando problemas de salud mental, que pueden contribuir a los problemas del sueño o viceversa.

Nuestra sensación general de incertidumbre y falta de control también puede alimentar los problemas del sueño.

Además, la longevidad de la pandemia también es un factor. Lo que comenzó como un período de “resguardarte” para jugar videojuegos y almacenar papel higiénico se ha convertido en un panorama de por vida que se siente como semipermanente.

“Al principio, la gente tendía a sentirse motivada para superar el estrés . Pero a medida que ésta continúa, la mayoría de las personas se vuelven menos capaces de afrontar la situación, lo que genera mayores problemas, incluido el insomnio”, señala Drake.

Algunos problemas de sueño se habrán vuelto “crónicos y duraderos”, agrega, porque la pandemia ha provocado en algunos casos retrasos en la obtención de tratamiento.

Esto debido a que las personas solo han buscado atención médica en emergencias, mientras que algunos centros de atención médica se han quedado cortos de personal o están abrumados con pacientes con covid-19.

De hecho, los trabajadores de la salud se han visto particularmente afectados por el insomnio durante los últimos 12 meses.

En diciembre, la Universidad de Ottawa analizó 55 estudios globales de más de 190.000 participantes para medir la relevancia del insomnio, la depresión, la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático (TEPT) desde el comienzo de la pandemia.

Todos los trastornos aumentaron al menos 15% entre los trabajadores de la salud, y el insomnio registró el mayor aumento, de casi 24%.

Altchuler señala que el insomnio está “comúnmente asociado con el trastorno de estrés postraumático” y, ya sea que sea un trabajador de salud de primera línea o no, es común que el insomnio aumente después de eventos mundiales grandes y negativos.

En general, cada vez que alguien experimenta un trauma, ya sea una emergencia de salud generalizada como covid-19, un desastre público como el 11 de septiembre o algo más individual como un accidente automovilístico, puede experimentar problemas persistentes del sueño que acompañan al TEPT.

Cómo resolverlo

Los expertos dicen que es importante buscar ayuda cuando persisten los problemas para dormir, especialmente en estos días.

“Dado que la pandemia ha continuado durante un período de tiempo significativo, no solo un par de meses, existe una alta posibilidad de que las tasas de insomnio no disminuyan”, dice Lisa Artis, directora ejecutiva adjunta de Sleep Charity en el Reino Unido.

“Porque si las personas no buscan ayuda cuando comienzan a sufrir con el sueño, es probable que sus problemas de sueño se conviertan en un trastorno del sueño, es decir, insomnio, y desafortunadamente no hay una solución rápida … Es difícil romper los hábitos que se han formado”.

Mujer con celular y televisión.

Getty Images
Estar expuestos a luz azul antes de ir a dormir retrasa la llegada del sueño.

Pero hay buenas noticias. Doce meses después de la pandemia, algunos expertos creen que ésta ha provocado avances en el tratamiento de los trastornos del sueño.

Altchuler apunta a la “rápida expansión de la telemedicina: medicina virtual y visitas virtuales” vinculada a la cuarentena y nuestra incapacidad o desgana para visitar las instalaciones médicas en persona.

El tratamiento más común para los problemas de sueño es la terapia cognitivo-conductual para el insomnio (conocida como TCC-I), que mejora tu “higiene del sueño” (no fumar ni beber antes de acostarse, por ejemplo) y entrena tu cerebro para asociar la cama con el sueño solo con cambios de comportamiento (no trabajar en la cama).

Un estudio de la Universidad de Michigan del año pasado mostró que los pacientes que buscaron TCC-I a través de la telemedicina recibieron un tratamiento tan efectivo como el que hubieran recibido en persona, lo que podría brindar un mejor acceso a la asistencia.

También hay cosas que las personas pueden hacer para tratar de abordar el problema.

“Una de mis grandes reglas es que no puedes trabajar en tu laptop en la cama”, dice Drake. “No me importa lo cómodo que sea”.

“Eventualmente, el cerebro asocia el trabajo con la cama, es una especie de refuerzo”.

También limita tu consumo de noticias para evitar la ansiedad que te mantiene despierto por la noche, no uses tu teléfono como reloj despertador (otro elemento asociado con el trabajo, además de que la “luz azul” que emiten los dispositivos es mala para su sueño) y voltea el reloj en tu mesita de noche para que no te estreses mientras intentas conciliar el sueño.

Y recuerda, estas circunstancias están lejos de ser ordinarias, por lo que no es sorprendente que estemos enfrentando desafíos.

“La última vez que hubo este tipo de evento fue hace más de 100 años”, dice Drake. “Esto no es algo que ninguno de nosotros haya experimentado antes”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5BNNcz1-soc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.