close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Avionetas devastaron cultivos al fumigar en comunidades pobres en Guerrero, acusa ONG
Siete comunidades de la montaña de Guerrero, en alto grado de marginación, han perdido cultivos, señaló Tlachinollan.
Cuartoscuro Archivo
Por Andrea Vega
15 de febrero, 2019
Comparte

El 21 de enero de 2019, aeronaves particulares realizaron una operación de fumigación aérea en el municipio de Acatepec, en la Montaña de Guerrero. Se cree que el objetivo era eliminar plantíos de amapola. Pero con lo que acabaron fue con parcelas de maíz, plantas frutales de mamey, toronja, plátanos y mangos, que los pobladores habían obtenido de programas de la Secretaría de Agricultura, denunció el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.

También acabaron con huertas de café, de aguacate y con criaderos de peces. En un comunicado, la organización difundió que siete comunidades tuvieron afectaciones: Zontecomapa, El Mirador, Barranca Pobre, Laguna Seca, Agua Fría, Zilacayota, Barranca Mina y Loma Maguey.

“Las fumigaciones no se focalizan en las siembras ilícitas, el líquido que esparcen se propaga en toda el área dónde sobrevuelan y han causado graves daños a la economía al quemar las plantas de los pobladores”, afirmó, en entrevista con Animal Político, Rubén Silva, abogado del Tlachinollan.

Para estos poblados perder sus cosechas es un daño catastrófico. Las comunidades de la montaña de Guerrero tienen un alto grado de marginación, solo similar al de algunos pueblos en África, donde la gente vive con menos del equivalente a un dólar al día.

Leer: Guerrero siembra la opción de permitir el uso medicinal de amapola para reducir la violencia

Las fumigaciones las hicieron helicópteros que no son del ejército ni de la marina, “al parecer son comerciales –aseguró Silva– porque no portaban ninguna insignia oficial y eran de color blanco. De acuerdo con el abogado del Tlachinollan hay otra explicación posible para esas fumigaciones, que éstas fueran ordenadas por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para “erradicar plantíos ilegales”.

Los pobladores no han querido interponer una denuncia formal por los hechos, “por la criminalización que se hace siempre sobre las comunidades acusándolas de que todos siembran amapola, lo que no es verdad en el caso de la zona de la montaña de Guerrero, pero también por temor al Ejército y porque saben que seguro no pasará nada”, subrayó Silva.Animal Político buscó a la dirección de comunicación social de la Sedena para tener una postura oficial sobre las denuncias de los afectados, pero hasta el cierre de esta edición la dependencia no había dado respuesta a la petición del medio.

En espera

Pobladores que hace casi dos años interpusieron denuncias por casos similares siguen a la espera de la reparación del daño. En mayo de 2017, hubo otras fumigaciones en la comunidad Nahua de San Miguel Cuixapa Norte, del municipio de Zapotitlán Tablas. La principal sospecha es que pudieran ser ordenadas por el Ejército.

Guadalupe Ojendís es de San Miguel Cuixapa Norte. Tiene cuatro hijos y es madre soltera. Para sostenerlos ha sido migrante jornalera en Sinaloa y obrera en Monterrey. Cuando resultó beneficiaria de un programa de la Secretaría de Agricultura, en 2017, y pudo sembrar 60 árboles de aguacate y 100 de Ocote, pensó que ya había encontrado la forma de quedarse en su comunidad y tener un buen ingreso.

Pero con las fumigaciones de mayo de 2017 perdió el cultivo. “Las hojas quedaron como chicharrón y todo se quemó alrededor como si hubiera caído una bomba”, contó la mujer en un testimonio hecho público por Tlachinollan.

Ella y un afectada más, de 10 en total, interpusieron una denuncia ante la Procuraduría General de la República por la que se abrió la carpeta de investigación FED/GRO/CHILP/0000771/2017. También interpusieron una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, registrada con la clave CNDH/1/2017/5179/Q.

Tlachinollan documentó y difundió que en 2017, las fumigaciones se realizaron con asperciones vía aérea del químico Paraquat. “Lo que encontramos sobre este producto –señaló Silva- es que causa fuertes daños en los seres humanos. Se trata de un herbicida que es propiedad de la transnacional SYGENTA”.

Estas fumigaciones iniciaron después de la visita que hizo Jhon Kelly, entonces secretario de Seguridad del Gobierno de Estados Unidos, a las instalaciones de la región naval de Acapulco, donde se reunió con los secretarios de Marina y Defensa Nacional. Las fumigaciones aéreas “tienen que ver con compromisos internacionales de abatir la siembra de enervantes, sin atender las causas estructurales del problema que enfrentan las comunidades pobres de nuestro país”, alertó Tlachinollan en su comunicado.

Sobre la queja ante la CNDH, la oficina de comunicación social informó a Animal Político que el expediente de ésta se registró el 14 de julio de 2017 y aún está en trámite.

Respecto a la denuncia, en mayo de 2018 el ministerio público de la PGR en la delegación de Chilpancingo decretó el inejercicio de la accion penal por falta de pruebas. Esto, dice el abogado de Tlachinollan, pese a que nunca se hizo el análisis químico de las plantas. “Si ya no nos inconformamos ante el juez de control fue porque sabíamos que solo se solicitaría a la PGR que realizara los actos pendientes de investigación, lo que no vimos viable puesto que después de 12 meses ya se había perdido la evidencia de las fumigaciones”.

La Sedena nunca admitió, durante la investigación, haber realizado las fumigaciones de 2017. “La 35 zona militar dijo que ellos solo habían hecho sobre vuelos en las comunidades. Y antes de que fueran los peritos de la PGR, fueron militares a los cultivos de los afectados a hacer trabajos de georeferencia, creemos que para prevenirse –aseguró Silva– y no evidenciarse en cualquier informe que le solicitara la PGR”.

En un oficio que presentaron como parte de la investigación, precisó el abogado, la Sedena responde sobre sus acciones de erradicación de plantíos ilícitos por aspersión aérea que sus vuelos están bien calculados para fumigar el área donde se encuentran.

En su defensa, señaló Tlachinollan en su comunicado sobre el caso, la Sedena argumentó, en las carpetas de investigación, que tendría que ser un perito quien verifique que los daños fueron ocasionados por el herbicida y que si el resultado fuera positivo, las personas tendrían que comprobar que efectivamente las afectaciones fueron causadas por el método de aspersión aérea realizado por los militares.

En síntesis, señaló Tlachinollan, “la Sedena a pesar de realizar fumigaciones en los cultivos de las comunidades indígenas, todavía las emplaza a que le demuestren técnicamente que fueron ellos quienes causaron los daños a sus cultivos. Y sigue reproduciendo el estigma de que la gente de la montaña interpone denuncias para encubrir sus actividades ilícitas y obligar a los militares a que deje de realizar esas operaciones”.

Por eso se entiende que la gente no quiera denunciar las fumigaciones de 2019, subrayó Silva, “además las personas afectadas tienen temor de hacer las denuncias ante las autoridades competentes porque saben que se atendrán a las consecuencias, por haberse atrevido a denunciar al ejército. Prefieren mejor callar y resignarse ya a perder sus cultivos”.

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Los peligros de inyectarse cócteles de vitaminas
La administración intravenosa de vitaminas es una tendencia que crece, en especial en países asiáticos. Pero ¿qué beneficios trae? ¿cuáles son los riesgos? y ¿realmente funciona esta terapia?
Getty Images
5 de abril, 2019
Comparte

En marzo pasado, una mujer de 51 años en Hunan, China, casi murió después de mezclar 20 frutas diferentes para crear un cóctel que se administró vía intravenosa.

La mujer pensó que las vitaminas de la fruta fresca beneficiarían su salud.

Pero tuvo fiebre y picazón, y fue llevada a terapia intensiva al borde de la sepsis y con múltiples daños en sus órganos.

Después de pasar diálisis y tomar varias rondas de antibióticos, empezó a recuperarse.

View this post on Instagram

hello body meet vitamins

A post shared by chrissy teigen (@chrissyteigen) on

Aunque este es un ejemplo extremo, la moda de administrarse vitaminas de forma intravenosa, directamente en el torrente sanguíneo, es una tendencia que crece en el mundo.

La práctica es muy popular en Asia, donde se ofrecen goteos intravenosos en salones de belleza, a menudo administrados por practicantes sin licencia ni calificación.

Aquellos que promueven los sueros intravenosos de vitaminas aseguran que pueden aumentar la energía, fortalecer el sistema inmunológico, mejorar la piel, curar la resaca, quemar grasa, combatir el jet lag y curar una gran cantidad de otras dolencias menores.

En EE.UU., incluso existe un servicio donde un autobús va a tu casa para ofrecer infusiones como parte de un paquete para fiestas, para “curar” las resacas.

Los tratamientos pueden ser muy costosos. En Londres, oscilan entre los US$130 y los US$4.000.

Celebridades como Miley Cyrus, Cara Delevigne y Chrissy Teigen se han sumado a la creciente tendencia, publicando imágenes de sí mismas en las redes sociales conectadas a bolsas intravenosas.

Los riesgos

Pero ¿cuáles son los riegos? Y ¿funcionan estos tratamientos?

“Los tratamientos son cada vez más populares, particularmente como una solución rápida o una cura para la resaca, pero no hay evidencia de sus beneficios y potencialmente pueden ser peligrosos“, dice Marcela Fiuza de la Asociación Dietética Británica.

El principal peligro es una infección.

“Cada vez que ingresa algo en tu cuerpo por vía intravenosa corres el riesgo de contraer una infección en el lugar donde ingresa al torrente sanguíneo”, explica la nutricionista Sophie Medlin, quien en el pasado se especializó en alimentación intravenosa.

“En un entorno médico nunca inyectaríamos nada por vía intravenosa a menos que fuera absolutamente necesario”, dice Medlin.

“Simplemente no hay una justificación médica para administrar la nutrición por vía intravenosa en ningún caso que no sea la insuficiencia intestinal, porque los riesgos son muy altos”.

Por lo general los médicos piden un historial médico completo a un paciente al que se le inyectará algo por vía intravenosa.

La infusión de vitaminas podría poner al hígado y a los riñones bajo estrés, y realizar el tratamiento sin examinar primero el funcionamiento del hígado y los riñones está prohibido por el Instituto Nacional para la Excelencia Clínica de Reino Unido (NICE, por sus siglas en inglés).

“La mayoría de las clínicas que conozco que ofrecen tratamientos de vitaminas por vía intravenosa no realizan estos chequeos“, advierte Medlin.

Fruta y verdura en una pìldora

Getty Images
Cada vez más personas toman suplementos vitamínicos, aunque muchos no los necesitan.

El contenido de la bolsa de fluidos varía alrededor del mundo. En Taipéi, los clientes pueden ver un menú y elegir qué tipo de vitaminas desean incluir. En Nueva Delhi, pueden optar entre entre bolsas llamadas “Básico” o “Sedienta” para la hidratación, o tratamientos para la piel llamadas “Despierta” o “Encendida”.

Incluso hay un tratamiento llamado “Magic Markle”, inspirado en la esposa del príncipe Harry de Inglaterra, Meghan Markle.

En Londres, además de los tratamientos de desintoxicación y belleza, un salón ofrece uno para mejorar tu estado de ánimo.

Hace unos años se hizo viral una imagen de estudiantes de secundaria en Hubei, China, en una clase, enganchados a goteos intravenosos de vitaminas para aumentar sus posibilidades en los exámenes de ingreso a la universidad.

La escuela de los jóvenes explicó que los estudiantes se habían ofrecido a tomar aminoácidos, pero como la enfermería de la escuela no daba abasto por la demanda, llevaron sus bolsas intravenosas a sus clases, donde podían continuar estudiando.

Medlin se muestra sorprendida por esto: dice que los goteos nunca deben administrarse fuera de un entorno clínico cuidadosamente controlado.

¿Y por qué arriesgar una posible infección cuando nuestro intestino es excelente para absorber las vitaminas y los minerales que necesitamos?

Para la mayoría de las personas, una dieta saludable y equilibrada (y en algunos casos un suplemento de vitamina oral) es suficiente para proporcionar todas las vitaminas que necesitas, dice Fiuza.

dos ensaladas

Getty Images
Si te alimentas bien no necesitas tomar vitaminas extras, salvo excepciones.

El uso de goteos por vía intravenosa significa que “las personas podrían estar recibiendo, sin saberlo, cantidades excesivas de nutrientes que pueden tener implicaciones para su salud, especialmente para los que realizan el tratamiento regularmente y quienes padecen enfermedades (conocidas o desconocidas)”, advierte.


¿Quién necesita suplementos vitamínicos?

Ciertos grupos en riesgo de deficiencias deben usar suplementos:

• Todas las mujeres embarazadas y lactantes deben tomar suplementos de vitamina D

• Se recomienda que las mujeres que intentan concebir y las mujeres en las primeras 12 semanas de su embarazo tomen suplementos de ácido fólico, lo que reduce el riesgo de defectos del tubo neural en su hijo, como la espina bífida.

• Las personas mayores de 65 años deben tomar suplementos de vitamina D

• Las personas con piel más oscura y las personas que no están expuestas a mucho sol deben tomar suplementos de vitamina D

• Todos los niños de seis meses a cinco años deben recibir un suplemento que contenga vitaminas A, C y D

• Tu médico también puede recomendar suplementos si los necesitas para curar una afección médica

• Si no estás dentro de estos grupos y compras suplementos vitamínicos es probable que estés gastando tu dinero en cantidades excedentes de vitaminas que ya has obtenido a través de su dieta.

Fuente: Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS)


Lisa Rogers, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cree que las personas están siendo demasiado entusiastas en su ingesta de vitaminas adicionales.

“Piensan que les dará una cierta ventaja. Las personas solo necesitan vitaminas en pequeñas cantidades y solo en el caso de tener una deficiencia vale la pena considerar tomar suplementos adicionales”, asegura.

La alimentación forzada de vitaminas en las venas a través de un goteo podría incluso poner a las personas en riesgo de una posible sobredosis, dice Medlin.

“Los goteos intravenosos inyectan vitaminas en nuestro torrente sanguíneo de manera forzada. Probablemente excretaremos al menos el 90% de lo que está ingresando, por lo que en realidad los beneficios son mínimos, si es que los hay, y los riesgos superan enormemente a los beneficios”, dice.

Incluso si no surgen complicaciones por inyectarse con vitaminas, Medlin resalta que, en última instancia, “estarás produciendo una orina muy costosa. Es literalmente tirar dinero por el inodoro“.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=s1V3xOL23Zg&t=6s

https://www.youtube.com/watch?v=zvlHBfSBcKk

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.