Presunto fraude de empresa en la CDMX: reportó que había tapado baches en el Oceáno Pacífico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Presunto fraude de empresa en la CDMX: reportó que había tapado baches en el Oceáno Pacífico

La Agencia de Gestión Urbana pidió que se investigue un contrato otorgado a Tecnología Urbana Aplicada para bachear la ciudad. Esta empresa ganó la licitación, pese a que su giro era organizar campañas publicitarias con edecanes.
Cuartoscuro
Por Manu Ureste y Pablo Meléndez
14 de febrero, 2019
Comparte

La Agencia de Gestión Urbana (AGU) de la Ciudad de México entregó un contrato, por 49 millones 977 mil pesos, a una empresa que presuntamente inventó baches en el Océano Pacífico, simuló trabajos, y falsificó documentos para defraudar al erario en 2018.

Gobierno de CDMX acusa que la administración de Mancera autorizó 48 construcciones irregulares

Tecnología Urbana Aplicada S.A de C.V tenía que bachear las avenidas de las 16 alcaldías capitalinas. Sin embargo, la compañía supervisora encargada de vigilar las obras, High Quality Sytems S.A de C.V, denunció que la contratista solo hizo el 15 % de los trabajos, y simuló el resto utilizando como comprobantes fotografías de socavones que ya habían sido tapados en otras obras.

Para colmo, en el 15 % de los trabajos realizados se detectaron presuntas irregularidades. Por ejemplo, Tecnología Urbana aseguró que contaba con infraestructura y con material de calidad para bachear las calles de la CDMX, pero la supervisora documentó en fotos y videos que, en realidad, empleó cascajo con arena y piedra para tapar hoyos, que se deshacía con la mano.

Además, identificaron que presuntamente usaron bases de taxis como ‘almacenes’, y que transportaban el material de obra en coches particulares y carretillas.

Creada en 2013 por el exjefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, para vigilar la calidad de las obras públicas en la CDMX, la AGU tuvo conocimiento de todas las supuestas irregularidades de Tecnología Urbana Aplicada, y aun así liberó los pagos a la contratista.

Los pendientes que deja la administración de Mancera a Sheinbaum

Y lo hizo falsificando en documentación oficial la firma de la responsable de la empresa supervisora para avalar las obras, de acuerdo con una denuncia presentada ante el órgano de fiscalización de la AGU.

El contrato por 49 millones 977 mil pesos para tapar los baches fue otorgado al final de la pasada administración, con Jaime Slomianski como titular de la AGU, mediante una licitación abierta en la que no hubo competencia con otras compañías.

De hecho, la empresa ganó la licitación, pese a que su giro social es organizar campañas publicitarias con edecanes, no contaba con experiencia en trabajos previos de bacheo, y tampoco estaba registrada en el padrón de proveedores.

Ante las presuntas irregularidades, Toshimi Jacob Hira, encargado de la dirección de fiscalización de la AGU en el nuevo gobierno de Claudia Sheinbaum, instruyó a la contraloría de la Secretaría de Obras para que inicie una investigación por estos hechos.

Por su parte, Tecnología Urbana declinó conceder una entrevista. Aunque, por medio de su representante legal, negó de manera verbal haber cometido alguna irregularidad, y aseguró que hizo todos los trabajos encargados en tiempo y forma.

Agencia de Gestión Urbana: un experimento para gobernar mejor

Baches CDMX

En la imagen se aprecia cómo el material de bacheo en frío es residuos de arena, piedra y asfalto.

Tapan baches con arena

El 30 de julio de 2018, la AGU contrató por 2 millones 843 mil pesos a High Quality Integrated Systems, para que supervisara las obras que, ese mismo día, la dependencia contrató a Tecnología Urbana Aplicada para que bacheara las avenidas de la capital, entre el 3 de agosto y el 1 de noviembre de 2018.

Según la Ley de Obras de la CDMX, High Quality debía validar que cada bache contratado fuera reparado y que la calidad del material, así como de los trabajos, fuera la acordada. Era la vigilante de la AGU a pie de obra; estaba obligada por ley a reportarle anomalías, y a autorizar los pagos a la contratista, para que la dependencia capitalina liberara los recursos.

Sin embargo, durante la supervisión, High Quality documentó que Tecnología Urbana Aplicada cometió múltiples irregularidades, de las que la AGU tuvo conocimiento antes de que liberara el pago íntegro del contrato a esta empresa.

Por ejemplo, el 15 de octubre de 2018, en un oficio dirigido a José Antonio Ruiz Maldonado, en ese entonces jefe de la Unidad de Bacheo de la AGU, la supervisora dijo haber detectado que baches tapados, días antes, ya estaban desgranados.

“Se presume materiales de mala calidad y la deficiente aplicación de éste, además de la falta de mano de obra capacitada, lo que, a su vez, deriva en malos trabajos de bacheo”, reportó la empresa supervisora que tomó videos y fotografías, de los que este medio guarda copia, en los que se muestran baches tapados con arena, grava, y asfalto, que se deshicieron rascando incluso con los dedos.

Animal Político también visitó varios puntos que Tecnología Urbana Aplicada bacheó, como las avenidas De las Torres, Circunvalación, Ermita, y Guelatao, en la alcaldía Iztapalapa. Y en todas encontró que, a pesar de que las vialidades habían sido bacheadas apenas un mes antes, éstas ya se encontraban repletas de hoyos.

Baches CDMX

Baches tapados por la contratista se desgranaron por completo a los pocos días.

En el mismo oficio, High Quality añadió que, si bien por contrato Tecnología Urbana Aplicada debía tener vehículos “con un máximo de tres años en uso” para realizar los trabajos, la contratista usaba “vehículos chatarra” para transportar el material, y que, además, utilizaba bases de taxis como almacén para guardar los costales con material de bacheo; situación que también documentó en fotografías.

Fraude baches CDMX

La empresa supervisora documentó que la contratista utilizó camiones de la Agencia de Gestión Urbana para transportar material de obra.

“Han utilizado taxis, camiones de volteo, camionetas de redilas, vehículos particulares, motonetas, y hasta carretillas, los cuales son vehículos chatarra que no cumplen con las especificaciones contratadas”, se denunció en el escrito, en el que también se apuntó que los empleados de la contratista no tenían seguridad social, y que no contaban con elementos básicos de seguridad, como overoles con reflejante, guantes, cascos, botas, así como tampoco gafetes de identificación.

Aquí puedes consultar el oficio íntegro.

Oficio 15 Octubre Maldonado by on Scribd

En un video tomado por la supervisora, también se aprecia que la contratista transportó material en un camión con logos del gobierno de la Ciudad de México y de la propia AGU, lo cual podría implicar un sobrecosto y una irregularidad, ya que la empresa fue contratada para hacer las obras con sus propios recursos, y no con los de la dependencia que le pagó.

Falsifican firmas para validar irregularidades

Dos días más tarde, el 17 de octubre de 2018, la supervisora pidió por escrito a Ricardo Jaral Fernández, exfuncionario de la dirección de Mejoramiento de la Infraestructura Vial de la AGU, que interrumpiera los pagos a Tecnología Urbana Aplicada, debido a que ésta no le entregaba los comprobantes de bacheo.

Y en otro oficio dirigido al exdirector de bacheo, Ruiz Maldonado, la supervisora le envió un informe extenso con más irregularidades, como que la contratista reportó el doble de baches de los que tapó. (Checa aquí el documento).

No obstante, Tecnología Urbana Aplicada cobró los 49 millones 977 mil pesos íntegros de su contrato.

Esto fue posible, denunció High Quality, porque sus firmas como empresa supervisora fueron falsificadas en las estimaciones de pago a la contratista, y en el acta final de entrega-recepción de las obras, lo que fue denunciado ante la contraloría de obras de la CDMX.

En el caso de tres estimaciones quincenales de pago, que Animal Político obtuvo por transparencia, quien firmó “por ausencia” a nombre de la empresa supervisora, fue, precisamente, José Antonio Ruiz Maldonado, el jefe de bacheo de la AGU, a quien por oficio se le habían denunciado las presuntas irregularidades.

Sobre este punto, el representante de Tecnología Urbana Aplicada aseguró que “firmar por ausencia” se trata de una práctica legal. Sin embargo, en el Prontuario Normativo de la Administración Pública de la CDMX, se establece que un funcionario capitalino solo puede sustituir en sus funciones a otro funcionario de menor rango, pero no a una empresa, ni a una persona física.

Además, en la entrega-recepción de trabajos, fechada el 4 de diciembre pasado, High Quality también denunció que la rúbrica plasmada en el documento no correspondía a la de su representante legal.

Todo lo anterior fue denunciado por la supervisora al encargado de la dirección de atención a órganos de fiscalización de la AGU, Toshimi Jacob Hira, quien instruyó a la contraloría interna de la Secretaría de Obras, y a la dirección de asuntos jurídicos de la AGU, para que iniciaran una investigación.

Aquí puedes leer el oficio con la denuncia.

Por su parte, el exjefe de bacheo de la AGU, José Antonio Ruiz Maldonado, declinó responder sobre estos señalamientos, argumentando que ya no es funcionario público. Mientras que Jaime Slomianski, extitular de la AGU, no respondió a los mensajes de este medio solicitándole una entrevista.

Baches en el Océano

Además de lo expuesto, Tecnología Urbana Aplicada presuntamente simuló trabajos que no realizó, utilizando como comprobantes fotografías de obras anteriores.

Por ejemplo, en la Avenida Estrada, entre Casimiro del Valle y Combate de Celaya, en Iztapalapa, la contratista señaló en sus entregables a la AGU que tapó seis baches. Pero la empresa supervisora detectó que éstos correspondían a “imágenes de contratos anteriores”. Y lo mismo detectó en la Avenida Sonora, en la Condesa; en la avenida Ceylan, en Azcaptozalco; y en Guelatao, por citar otros casos.

fraude baches cdmx

En la avenida Ermita, en Iztapalapa, Animal Político constató durante un recorrido que, a pesar de que fue bacheada por Tecnología Urbana un mes antes, la vialidad ya estaba repleta de hoyos y socavones.

Además, la profundidad a la que, supuestamente, bacheó Tecnología Urbana Aplicada en estas avenidas, está alterada: reportó haber bacheado a más profundidad de la que señalan las mediciones tomadas por la supervisora en fotografías.

Serafín Castro, ingeniero de High Quality encargado de supervisar el bacheo sobre el terreno, aseguró en entrevista que Tecnología Urbana simuló trabajos con fotografías que le proporcionó otra compañía.

“Tecnología Urbana tenía un contrato con otra empresa, Ozone Ecological Equipment, y ésta le prestó evidencia fotográfica para que pudiera sustentar los trabajos que, en realidad, había hecho Ozone en un contrato previo. Es decir, hubo una presunta simulación de trabajos”, subrayó Castro.

Animal Político constató que existe un vínculo entre Tecnología Urbana Aplicada y Ozone Ecological Equipment: aunque el fallo de la licitación y el posterior contrato figuran a nombre únicamente de Tecnología Urbana, en el acta de apertura de la licitación, cuya copia guarda este medio, esta empresa presentó un “convenio de asociación” con Ozone Ecological, a partir del cual, Tecnología Urbana aportaría el material de bacheo, y Ozone la mano de obra.

Esta presunta simulación, también fue denunciada vía oficio el 20 de diciembre de 2018, ante la nueva administración de la AGU. En el escrito, obtenido vía transparencia, y que puedes consultar aquí, la supervisora indicó que, de los 97 mil metros cuadrados de baches que Tecnología Urbana Aplicada debió tapar entre el 3 de agosto y el 1 de noviembre pasados, ésta completó 15 mil metros cuadrados, el 15 %.

Este medio también tuvo acceso a uno de los reportes en el que la supervisora analizó, entre el 6 de agosto y el 5 de septiembre, 22 mil 912 baches que Tecnología Urbana reportó como trabajados ante la AGU.

De esos casi 23 mil baches, 7, 611, el 29 %, ya habían sido tapados y pagados en contratos anteriores.

6, 235 baches, el 27 %, o bien no existen y fueron inventados, o correspondían a vialidades que no fueron trabajadas, o llevan hasta coordenadas remotas.

Por ejemplo, Tecnología Urbana reportó que tapó baches en la avenida Nuevo León, entre las calles Emiliano Zapata y Puente Urrutia, en Xochimilco. Pero las coordenadas que reportó como prueba de su trabajo, al introducirlas en Google Maps, conducen hasta un punto perdido en mitad del Océano Pacífico.

baches falsos cdmx

La contratista reportó haber tapado baches en coordenadas que conducen hasta un punto remoto en el Océano Pacífico.

Los otros 6, 648 baches, el 29 %, sí fueron trabajados. Pero ya se encontraban desgranados a las semanas de haber sido reparados.

Empresa de edecanes para bachear

A pesar de que ganó un contrato para bachear, en la sede de Tecnología Urbana Aplicada no hay camiones, cuadrillas de trabajadores, ni almacenes. Se trata de un despacho en un edificio viejo en la colonia San Rafael, en la Ciudad de México.

En el inmueble, un pasillo por el que hay que caminar a oscuras, lleva hasta una puerta de la que salen conversaciones que, contrario a lo que parece a simple vista, dan cuenta de que el edificio no está abandonado.

Tras tocar el timbre, un joven de unos veinte y pocos años abre la puerta del despacho, y deja a la vista una pequeña oficina en la que hay otros dos hombres tecleando sobre un mobiliario amarillento por el paso de los años.

–Aquí es la dirección (de Tecnología Urbana), pero el encargado no está– dijo el empleado.

A continuación, se le formularon preguntas básicas, como el mail de la empresa, la página web, o algún teléfono de contacto, a las que el joven respondió a todo negando con la cabeza.

El empleado encogió los hombros y dijo que ignoraba, incluso, a qué se dedicaba la compañía para la que trabaja.

–Ni idea, ¿eh?– respondió espontáneo.

Ante la falta de respuestas, Animal Político obtuvo copia del acta constitutiva en el Registro Público de Comercio de la Ciudad de México, donde constató que Tecnología Urbana Aplicada SA de CV fue creada en agosto de 2014 con diferentes giros, entre los que figuran organizar actos promocionales y campañas publicitarias con edecanes, actores y actrices, y dar servicios de limpieza.

La compañía tampoco no se encuentra en el padrón de proveedores de la AGU. Además, en Compranet, el portal de contratos de la Administración Pública, tampoco consta que tuviera experiencia previa en trabajos de bacheo.

Con este perfil, el 17 de julio del verano pasado, Tecnología Urbana Aplicada se presentó al concurso de Licitación Pública LO-909005994-E09-2018, para hacer trabajos de bacheo en frío en las avenidas primarias de la capital.

Trece días después, el 30 de julio, ganó el fallo de la licitación. Y lo hizo, además, sin tener que competir, porque a pesar de que en 2018 había 93 proveedores en el padrón de la AGU, ninguna compañía se presentó a concursar.

El 3 de agosto de 2018, cuando firmó el contrato con la AGU, Tecnología Urbana inscribió en el Registro de Comercio el cambio de giro social por el de realización de todo tipo de construcciones.

Aunque declinó conceder una entrevista grabada, un representante de Tecnología Urbana aseguró que el cambio de giro ya había sido acordado previamente por los dueños de la sociedad antes de ganar este contrato. Aunque, dijo, el cambio no se formalizó antes por trámites administrativos.

El representante de Tecnología Urbana defendió que su empresa tenía la capacidad y el perfil para bachear la ciudad. Incluso, acusó de actuar de mala fe a la supervisora, a la que dijo que denunciaron por un presunto delito de extorsión el pasado 4 de diciembre, casi un mes después de que terminara su contrato de bacheo (1 de noviembre).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: Por qué estamos contrayendo cada vez más enfermedades transmitidas por animales

El cambio climático está alterando nuestra relación con el reino animal y ayudando a las enfermedades a evolucionar. ¿Qué podemos hacer contra esto?
5 de febrero, 2020
Comparte

El nuevo brote coronavirus, que se ha extendido desde China a por lo menos otros 16 países, había dejado hasta este viernes más de 250 muertos y casi 12 mil pacientes contagiados.

Este virus, que se cree que proviene de algún animal de un mercado de la ciudad de Wuhan, resalta nuestro riesgo de contraer enfermedades transmitidas por la vida silvestre.

Es probable que esto sea un problema mayor en el futuro, ya que el cambio climático y la globalización alteran la forma en que interactúan los animales y los humanos.

¿Cómo pueden los animales enfermar a las personas?

En los últimos 50 años, una serie de enfermedades infecciosas se ha extendido rápidamente después de dar el salto de los animales a los humanos.

La crisis del VIH/SIDA de la década de 1980 se originó en los simios. La pandemia de gripe aviar de 2004-07 vino de unos pájaros y los cerdos nos dieron la pandemia de gripe porcina en 2009.

Más recientemente, se descubrió que el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) vino de los murciélagos, animales que también nos dieron el ébola.

Pollos en jaulas, China

Getty Images
La pandemia de gripe aviar de 2004-07 vino de unos pollos.

Los humanos siempre han contraído enfermedades de los animales. De hecho, ese es el caso en la mayoría de las nuevas enfermedades infecciosas.

Pero el cambio climático está acelerando este proceso, al mismo tiempo que el aumento del número de habitantes en las ciudades y los viajes internacionales propician que estas enfermedades puedan propagarse más rápidamente.

¿Cómo pueden las enfermedades saltar de una especie a otra?

La mayoría de los animales transportan una variedad de patógenos: bacterias y virus que pueden causar enfermedades.

Venta de murciélagos en el mercado de Tomohon en el norte de Sulawesi, Indonesia, en febrero de 2017.

Getty Images
La mayoría de animales portan patógenos.

La supervivencia evolutiva del patógeno depende de la infección de nuevos huéspedes, y saltar a otras especies es una forma de hacerlo.

Los sistemas inmunes del nuevo huésped intentan matar a los patógenos, lo que significa que los dos están encerrados en un eterno juego evolutivo de tratar de encontrar nuevas formas de vencerse mutuamente.

Por ejemplo, aproximadamente el 10% de las personas infectadas murieron durante la epidemia de SARS en 2003, en comparación con menos del 0,1% de una epidemia de gripe “típica”.

Monos en un bote de basura

Getty Images
Las personas y animales como monos conviven en algunos lugares de India.

El cambio climático está alterando y eliminando los hábitats de los animales, transformando la forma en que viven y alterando quién se come a quién.

La forma en que viven los humanos también ha cambiado: el 55% de la población mundial ahora habita ciudades, en comparación con el 35% de hace 50 años.

Y estas ciudades más grandes ofrecen nuevos hogares para la vida silvestre: ratas, ratones, mapaches, ardillas, zorros, pájaros, chacales, monos, que pueden vivir en espacios verdes como parques y jardines, lejos de los desechos que los humanos dejan atrás.

Algunas especies suelen tener más éxito en las ciudades que en la naturaleza debido al abundante suministro de alimentos, lo que hace que los espacios urbanos sean un crisol de enfermedades en evolución.

¿Quiénes está en mayor riesgo?

Las nuevas enfermedades en un nuevo huésped suelen ser más peligrosas, por lo que cualquier infección emergente es preocupante.

Algunos grupos son más vulnerables a contraer estas enfermedades que otros.

Mercado en Bangladesh durante un brote de gripe aviar.

Getty Images

Los habitantes más pobres de las ciudades tienen más probabilidades de trabajar en la limpieza y el saneamiento, lo que aumenta sus chances de encontrar fuentes y portadores de enfermedades.

También pueden tener sistemas inmunes más débiles debido a la mala nutrición y la exposición al aire pobre o condiciones insalubres. Y si se enferman, es posible que no puedan pagar la atención médica.

Las nuevas infecciones también pueden propagarse rápidamente en las grandes ciudades, ya que las personas están tan apretadas que respiran el mismo aire y tocan las mismas superficies.

En algunas culturas, las personas también usan la vida silvestre urbana para alimentarse: comen animales capturados dentro de la ciudad o criados en los alrededores.

¿Cómo cambian nuestro comportamiento las enfermedades?

Hasta este martes la OMS ha confirmado 20.630 casos de afectados por el nuevo coronavirus y 426 muertos.

Las posibles consecuencias económicas del brote son claras.

Peatones portando mascarillas en Macao.

Getty Images

Se han impuesto restricciones de viaje, pero incluso sin estas medidas, las personas tienen miedo de interactuar debido al riesgo de contraer el virus, por lo que cambian su comportamiento.

Se hace más difícil cruzar las fronteras, los trabajadores migrantes temporales no pueden reubicarse y las cadenas de suministro se interrumpen.

Esto es típico de un brote de esta naturaleza. En 2003, la epidemia de SARS le costó a la economía global un estimado de US$40.000 millones en seis meses.

Esto se debió en parte al costo de tratar a los pacientes, pero también al descenso de la actividad económica y del movimiento de personas.

¿Qué podemos hacer?

Las sociedades y los gobiernos tienden a tratar cada nueva enfermedad infecciosa como una crisis independiente, en lugar de reconocer que son un síntoma de cómo está cambiando el mundo.

Cuanto más cambiemos el medioambiente, es más probable que alteremos los ecosistemas y que creemos oportunidades para que surjan enfermedades.

Síntomas del coronavirus

BBC

Solo alrededor del 10% de los patógenos del mundo han sido documentados, por lo que se necesitan más recursos para identificar al resto y a los animales portadores.

Por ejemplo ¿cuántas ratas hay en una gran capital y qué enfermedades transmiten?

Muchos habitantes de la ciudad valoran la vida silvestre urbana, pero también debemos reconocer que algunos animales conllevan daños potenciales.

Tiene sentido hacer un seguimiento de qué animales están llegando a las ciudades y si las personas están matando o comiendo vida silvestre o llevándola a los mercados de los alrededores.

Mejorar el saneamiento, la eliminación de desechos y el control de plagas son formas de ayudar a detener la aparición y propagación de estos brotes.

En términos más generales, se trata de cambiar la forma en que se gestionan nuestros entornos y la forma en que las personas interactúan con ellos.

Las pandemias son parte de nuestro futuro

Reconocer que están surgiendo nuevas enfermedades y que se están propagando de esta manera nos coloca en una posición más fuerte para combatir las nuevas pandemias, que son una parte inevitable de nuestro futuro.

Una persona poniéndose gel desinfectante en la mano.

Getty Images
Los expertos recomiendan tomar medidas de higiene como desinfectarse las manos para prevenir el virus.

Hace un siglo, la pandemia de gripe española infectó a aproximadamente 500 millones de personas y mató a entre 50 y 100 millones en todo el mundo.

El avance científico y las grandes inversiones en salud global significan que dicha enfermedad se manejaría mejor en estos tiempos o en el futuro.

Sin embargo, el riesgo sigue siendo real y potencialmente catastrófico: si algo similar ocurriera nuevamente, cambiaría la vida en el mundo.

A mediados del siglo XX, algunos en Occidente afirmaron que las enfermedades infecciosas eran conquistables.

Pero a medida que la urbanización y la desigualdad crecen y el cambio climático perturba aún más nuestros ecosistemas, debemos reconocer a las enfermedades emergentes como un riesgo creciente.


Este análisis fue encargado por BBC News a Tim Benton, experto que trabajaba para una organización externa.

Benton es director de investigación del equipo de Riesgos Emergentes en Chatham House, donde dirige el programa de Energía, Medio Ambiente y Recursos.

Chatham House, el Real Instituto de Asuntos Internacionales, se describe a sí mismo como un instituto independiente que ayuda a construir un mundo sostenible, próspero y justo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://youtu.be/FAfZ-GhFurA

https://youtu.be/RYBMPAGd6PA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts