Presunto fraude de empresa en la CDMX: reportó que había tapado baches en el Oceáno Pacífico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Presunto fraude de empresa en la CDMX: reportó que había tapado baches en el Oceáno Pacífico

La Agencia de Gestión Urbana pidió que se investigue un contrato otorgado a Tecnología Urbana Aplicada para bachear la ciudad. Esta empresa ganó la licitación, pese a que su giro era organizar campañas publicitarias con edecanes.
Cuartoscuro
Por Manu Ureste y Pablo Meléndez
14 de febrero, 2019
Comparte

La Agencia de Gestión Urbana (AGU) de la Ciudad de México entregó un contrato, por 49 millones 977 mil pesos, a una empresa que presuntamente inventó baches en el Océano Pacífico, simuló trabajos, y falsificó documentos para defraudar al erario en 2018.

Gobierno de CDMX acusa que la administración de Mancera autorizó 48 construcciones irregulares

Tecnología Urbana Aplicada S.A de C.V tenía que bachear las avenidas de las 16 alcaldías capitalinas. Sin embargo, la compañía supervisora encargada de vigilar las obras, High Quality Sytems S.A de C.V, denunció que la contratista solo hizo el 15 % de los trabajos, y simuló el resto utilizando como comprobantes fotografías de socavones que ya habían sido tapados en otras obras.

Para colmo, en el 15 % de los trabajos realizados se detectaron presuntas irregularidades. Por ejemplo, Tecnología Urbana aseguró que contaba con infraestructura y con material de calidad para bachear las calles de la CDMX, pero la supervisora documentó en fotos y videos que, en realidad, empleó cascajo con arena y piedra para tapar hoyos, que se deshacía con la mano.

Además, identificaron que presuntamente usaron bases de taxis como ‘almacenes’, y que transportaban el material de obra en coches particulares y carretillas.

Creada en 2013 por el exjefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, para vigilar la calidad de las obras públicas en la CDMX, la AGU tuvo conocimiento de todas las supuestas irregularidades de Tecnología Urbana Aplicada, y aun así liberó los pagos a la contratista.

Los pendientes que deja la administración de Mancera a Sheinbaum

Y lo hizo falsificando en documentación oficial la firma de la responsable de la empresa supervisora para avalar las obras, de acuerdo con una denuncia presentada ante el órgano de fiscalización de la AGU.

El contrato por 49 millones 977 mil pesos para tapar los baches fue otorgado al final de la pasada administración, con Jaime Slomianski como titular de la AGU, mediante una licitación abierta en la que no hubo competencia con otras compañías.

De hecho, la empresa ganó la licitación, pese a que su giro social es organizar campañas publicitarias con edecanes, no contaba con experiencia en trabajos previos de bacheo, y tampoco estaba registrada en el padrón de proveedores.

Ante las presuntas irregularidades, Toshimi Jacob Hira, encargado de la dirección de fiscalización de la AGU en el nuevo gobierno de Claudia Sheinbaum, instruyó a la contraloría de la Secretaría de Obras para que inicie una investigación por estos hechos.

Por su parte, Tecnología Urbana declinó conceder una entrevista. Aunque, por medio de su representante legal, negó de manera verbal haber cometido alguna irregularidad, y aseguró que hizo todos los trabajos encargados en tiempo y forma.

Agencia de Gestión Urbana: un experimento para gobernar mejor

Baches CDMX

En la imagen se aprecia cómo el material de bacheo en frío es residuos de arena, piedra y asfalto.

Tapan baches con arena

El 30 de julio de 2018, la AGU contrató por 2 millones 843 mil pesos a High Quality Integrated Systems, para que supervisara las obras que, ese mismo día, la dependencia contrató a Tecnología Urbana Aplicada para que bacheara las avenidas de la capital, entre el 3 de agosto y el 1 de noviembre de 2018.

Según la Ley de Obras de la CDMX, High Quality debía validar que cada bache contratado fuera reparado y que la calidad del material, así como de los trabajos, fuera la acordada. Era la vigilante de la AGU a pie de obra; estaba obligada por ley a reportarle anomalías, y a autorizar los pagos a la contratista, para que la dependencia capitalina liberara los recursos.

Sin embargo, durante la supervisión, High Quality documentó que Tecnología Urbana Aplicada cometió múltiples irregularidades, de las que la AGU tuvo conocimiento antes de que liberara el pago íntegro del contrato a esta empresa.

Por ejemplo, el 15 de octubre de 2018, en un oficio dirigido a José Antonio Ruiz Maldonado, en ese entonces jefe de la Unidad de Bacheo de la AGU, la supervisora dijo haber detectado que baches tapados, días antes, ya estaban desgranados.

“Se presume materiales de mala calidad y la deficiente aplicación de éste, además de la falta de mano de obra capacitada, lo que, a su vez, deriva en malos trabajos de bacheo”, reportó la empresa supervisora que tomó videos y fotografías, de los que este medio guarda copia, en los que se muestran baches tapados con arena, grava, y asfalto, que se deshicieron rascando incluso con los dedos.

Animal Político también visitó varios puntos que Tecnología Urbana Aplicada bacheó, como las avenidas De las Torres, Circunvalación, Ermita, y Guelatao, en la alcaldía Iztapalapa. Y en todas encontró que, a pesar de que las vialidades habían sido bacheadas apenas un mes antes, éstas ya se encontraban repletas de hoyos.

Baches CDMX

Baches tapados por la contratista se desgranaron por completo a los pocos días.

En el mismo oficio, High Quality añadió que, si bien por contrato Tecnología Urbana Aplicada debía tener vehículos “con un máximo de tres años en uso” para realizar los trabajos, la contratista usaba “vehículos chatarra” para transportar el material, y que, además, utilizaba bases de taxis como almacén para guardar los costales con material de bacheo; situación que también documentó en fotografías.

Fraude baches CDMX

La empresa supervisora documentó que la contratista utilizó camiones de la Agencia de Gestión Urbana para transportar material de obra.

“Han utilizado taxis, camiones de volteo, camionetas de redilas, vehículos particulares, motonetas, y hasta carretillas, los cuales son vehículos chatarra que no cumplen con las especificaciones contratadas”, se denunció en el escrito, en el que también se apuntó que los empleados de la contratista no tenían seguridad social, y que no contaban con elementos básicos de seguridad, como overoles con reflejante, guantes, cascos, botas, así como tampoco gafetes de identificación.

Aquí puedes consultar el oficio íntegro.

Oficio 15 Octubre Maldonado by on Scribd

En un video tomado por la supervisora, también se aprecia que la contratista transportó material en un camión con logos del gobierno de la Ciudad de México y de la propia AGU, lo cual podría implicar un sobrecosto y una irregularidad, ya que la empresa fue contratada para hacer las obras con sus propios recursos, y no con los de la dependencia que le pagó.

Falsifican firmas para validar irregularidades

Dos días más tarde, el 17 de octubre de 2018, la supervisora pidió por escrito a Ricardo Jaral Fernández, exfuncionario de la dirección de Mejoramiento de la Infraestructura Vial de la AGU, que interrumpiera los pagos a Tecnología Urbana Aplicada, debido a que ésta no le entregaba los comprobantes de bacheo.

Y en otro oficio dirigido al exdirector de bacheo, Ruiz Maldonado, la supervisora le envió un informe extenso con más irregularidades, como que la contratista reportó el doble de baches de los que tapó. (Checa aquí el documento).

No obstante, Tecnología Urbana Aplicada cobró los 49 millones 977 mil pesos íntegros de su contrato.

Esto fue posible, denunció High Quality, porque sus firmas como empresa supervisora fueron falsificadas en las estimaciones de pago a la contratista, y en el acta final de entrega-recepción de las obras, lo que fue denunciado ante la contraloría de obras de la CDMX.

En el caso de tres estimaciones quincenales de pago, que Animal Político obtuvo por transparencia, quien firmó “por ausencia” a nombre de la empresa supervisora, fue, precisamente, José Antonio Ruiz Maldonado, el jefe de bacheo de la AGU, a quien por oficio se le habían denunciado las presuntas irregularidades.

Sobre este punto, el representante de Tecnología Urbana Aplicada aseguró que “firmar por ausencia” se trata de una práctica legal. Sin embargo, en el Prontuario Normativo de la Administración Pública de la CDMX, se establece que un funcionario capitalino solo puede sustituir en sus funciones a otro funcionario de menor rango, pero no a una empresa, ni a una persona física.

Además, en la entrega-recepción de trabajos, fechada el 4 de diciembre pasado, High Quality también denunció que la rúbrica plasmada en el documento no correspondía a la de su representante legal.

Todo lo anterior fue denunciado por la supervisora al encargado de la dirección de atención a órganos de fiscalización de la AGU, Toshimi Jacob Hira, quien instruyó a la contraloría interna de la Secretaría de Obras, y a la dirección de asuntos jurídicos de la AGU, para que iniciaran una investigación.

Aquí puedes leer el oficio con la denuncia.

Por su parte, el exjefe de bacheo de la AGU, José Antonio Ruiz Maldonado, declinó responder sobre estos señalamientos, argumentando que ya no es funcionario público. Mientras que Jaime Slomianski, extitular de la AGU, no respondió a los mensajes de este medio solicitándole una entrevista.

Baches en el Océano

Además de lo expuesto, Tecnología Urbana Aplicada presuntamente simuló trabajos que no realizó, utilizando como comprobantes fotografías de obras anteriores.

Por ejemplo, en la Avenida Estrada, entre Casimiro del Valle y Combate de Celaya, en Iztapalapa, la contratista señaló en sus entregables a la AGU que tapó seis baches. Pero la empresa supervisora detectó que éstos correspondían a “imágenes de contratos anteriores”. Y lo mismo detectó en la Avenida Sonora, en la Condesa; en la avenida Ceylan, en Azcaptozalco; y en Guelatao, por citar otros casos.

fraude baches cdmx

En la avenida Ermita, en Iztapalapa, Animal Político constató durante un recorrido que, a pesar de que fue bacheada por Tecnología Urbana un mes antes, la vialidad ya estaba repleta de hoyos y socavones.

Además, la profundidad a la que, supuestamente, bacheó Tecnología Urbana Aplicada en estas avenidas, está alterada: reportó haber bacheado a más profundidad de la que señalan las mediciones tomadas por la supervisora en fotografías.

Serafín Castro, ingeniero de High Quality encargado de supervisar el bacheo sobre el terreno, aseguró en entrevista que Tecnología Urbana simuló trabajos con fotografías que le proporcionó otra compañía.

“Tecnología Urbana tenía un contrato con otra empresa, Ozone Ecological Equipment, y ésta le prestó evidencia fotográfica para que pudiera sustentar los trabajos que, en realidad, había hecho Ozone en un contrato previo. Es decir, hubo una presunta simulación de trabajos”, subrayó Castro.

Animal Político constató que existe un vínculo entre Tecnología Urbana Aplicada y Ozone Ecological Equipment: aunque el fallo de la licitación y el posterior contrato figuran a nombre únicamente de Tecnología Urbana, en el acta de apertura de la licitación, cuya copia guarda este medio, esta empresa presentó un “convenio de asociación” con Ozone Ecological, a partir del cual, Tecnología Urbana aportaría el material de bacheo, y Ozone la mano de obra.

Esta presunta simulación, también fue denunciada vía oficio el 20 de diciembre de 2018, ante la nueva administración de la AGU. En el escrito, obtenido vía transparencia, y que puedes consultar aquí, la supervisora indicó que, de los 97 mil metros cuadrados de baches que Tecnología Urbana Aplicada debió tapar entre el 3 de agosto y el 1 de noviembre pasados, ésta completó 15 mil metros cuadrados, el 15 %.

Este medio también tuvo acceso a uno de los reportes en el que la supervisora analizó, entre el 6 de agosto y el 5 de septiembre, 22 mil 912 baches que Tecnología Urbana reportó como trabajados ante la AGU.

De esos casi 23 mil baches, 7, 611, el 29 %, ya habían sido tapados y pagados en contratos anteriores.

6, 235 baches, el 27 %, o bien no existen y fueron inventados, o correspondían a vialidades que no fueron trabajadas, o llevan hasta coordenadas remotas.

Por ejemplo, Tecnología Urbana reportó que tapó baches en la avenida Nuevo León, entre las calles Emiliano Zapata y Puente Urrutia, en Xochimilco. Pero las coordenadas que reportó como prueba de su trabajo, al introducirlas en Google Maps, conducen hasta un punto perdido en mitad del Océano Pacífico.

baches falsos cdmx

La contratista reportó haber tapado baches en coordenadas que conducen hasta un punto remoto en el Océano Pacífico.

Los otros 6, 648 baches, el 29 %, sí fueron trabajados. Pero ya se encontraban desgranados a las semanas de haber sido reparados.

Empresa de edecanes para bachear

A pesar de que ganó un contrato para bachear, en la sede de Tecnología Urbana Aplicada no hay camiones, cuadrillas de trabajadores, ni almacenes. Se trata de un despacho en un edificio viejo en la colonia San Rafael, en la Ciudad de México.

En el inmueble, un pasillo por el que hay que caminar a oscuras, lleva hasta una puerta de la que salen conversaciones que, contrario a lo que parece a simple vista, dan cuenta de que el edificio no está abandonado.

Tras tocar el timbre, un joven de unos veinte y pocos años abre la puerta del despacho, y deja a la vista una pequeña oficina en la que hay otros dos hombres tecleando sobre un mobiliario amarillento por el paso de los años.

–Aquí es la dirección (de Tecnología Urbana), pero el encargado no está– dijo el empleado.

A continuación, se le formularon preguntas básicas, como el mail de la empresa, la página web, o algún teléfono de contacto, a las que el joven respondió a todo negando con la cabeza.

El empleado encogió los hombros y dijo que ignoraba, incluso, a qué se dedicaba la compañía para la que trabaja.

–Ni idea, ¿eh?– respondió espontáneo.

Ante la falta de respuestas, Animal Político obtuvo copia del acta constitutiva en el Registro Público de Comercio de la Ciudad de México, donde constató que Tecnología Urbana Aplicada SA de CV fue creada en agosto de 2014 con diferentes giros, entre los que figuran organizar actos promocionales y campañas publicitarias con edecanes, actores y actrices, y dar servicios de limpieza.

La compañía tampoco no se encuentra en el padrón de proveedores de la AGU. Además, en Compranet, el portal de contratos de la Administración Pública, tampoco consta que tuviera experiencia previa en trabajos de bacheo.

Con este perfil, el 17 de julio del verano pasado, Tecnología Urbana Aplicada se presentó al concurso de Licitación Pública LO-909005994-E09-2018, para hacer trabajos de bacheo en frío en las avenidas primarias de la capital.

Trece días después, el 30 de julio, ganó el fallo de la licitación. Y lo hizo, además, sin tener que competir, porque a pesar de que en 2018 había 93 proveedores en el padrón de la AGU, ninguna compañía se presentó a concursar.

El 3 de agosto de 2018, cuando firmó el contrato con la AGU, Tecnología Urbana inscribió en el Registro de Comercio el cambio de giro social por el de realización de todo tipo de construcciones.

Aunque declinó conceder una entrevista grabada, un representante de Tecnología Urbana aseguró que el cambio de giro ya había sido acordado previamente por los dueños de la sociedad antes de ganar este contrato. Aunque, dijo, el cambio no se formalizó antes por trámites administrativos.

El representante de Tecnología Urbana defendió que su empresa tenía la capacidad y el perfil para bachear la ciudad. Incluso, acusó de actuar de mala fe a la supervisora, a la que dijo que denunciaron por un presunto delito de extorsión el pasado 4 de diciembre, casi un mes después de que terminara su contrato de bacheo (1 de noviembre).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Stealthing: la nueva legislación de California que prohíbe el retiro no consensuado del condón durante el sexo

El gobernador de California, Gavin Newsom, promulgó hace unos días una ley bipartidista que prohíbe la extracción no consensuada del condón, una práctica conocida como "stealthing".
12 de octubre, 2021
Comparte

Hace unos 30 años, solo unos meses después de comenzar a trabajar como prostituta, Maxine Doogan quedó embarazada.

La joven había estado con un nuevo cliente en un salón de masajes en Anchorage, Alaska, cuando se dio cuenta de que el hombre se había quitado el condón subrepticiamente durante el acto sexual.

Conmocionada, corrió al baño. Cuando regresó, el cliente se había ido.

Doogan, que entonces tenía veintitantos años, fue a una clínica de salud cercana para una ronda de pruebas de infecciones de transmisión sexual y luego dio un agradecimiento en silencio por cada resultado negativo.

Seis semanas después, sin embargo, tuvo que practicarse un aborto.

Le costó alrededor de US$300 y, después del procedimiento, no pudo trabajar durante un mes.

Lo que hizo el cliente estuvo mal. Pero hasta donde ella sabía, no era ilegal.

“Simplemente no había recursos contra algo así”, dijo.

Ahora, en un estado de EE.UU. sí lo hay.

Nueva ley

El gobernador de California, Gavin Newsom, promulgó hace unos días una ley bipartidista que prohíbe la extracción no consensuada del condón, una acción conocida como “stealthing“.

La nueva legislación agrega la práctica a la definición civil estatal de agresión sexual, lo que convierte a California en el primer estado de EE.UU. en ilegalizarla.

La ley les da a las víctimas un remedio legal claro para el asalto que Doogan, quien ahora vive en San Francisco, sufrió hace décadas.

Y los defensores dicen que marca un cambio radical para otros sobrevivientes que, a diferencia de Doogan, ahora podrían tener su día en la corte.

“Queríamos asegurarnos de que no solo sea inmoral, sino ilegal”, dijo la asambleísta de California Cristina Garcia, quien presentó el proyecto de ley.

Cristina Garcia

Getty Images/BBC
Cristina Garcia llevaba años abogando por la ley.

Garcia ha estado trabajando versiones de esta legislación durante años.

En 2017 y nuevamente en 2018, presentó un proyecto de ley que habría convertido el stealthing en un delito penal y permitido a los fiscales pedir condenas de cárcel para los perpetradores.

Estos proyectos de ley murieron antes de nacer o no consiguieron una audiencia en el Congreso estatal.

Ahora, esta nueva versión, que enmienda solo el código civil, fue aprobada por los legisladores de California sin oposición.

El contenido

Los sobrevivientes pueden demandar a los infractores por daños, pero no se pueden presentar cargos penales.

“Sigo pensando que esto debería estar en el código penal”, le dijo Garcia a la BBC.

Si se rompió el consentimiento, ¿no es esa la definición de violación o agresión sexual?“, planteó.

Los analistas legislativos han dicho que el stealthing podría considerarse un delito menor de agresión sexual, aunque no se menciona explícitamente en el código penal.

Pero la nueva ley de Garcia elimina cualquier ambigüedad en los reclamos civiles que, según los expertos, facilitarán a los sobrevivientes la persecución de sus casos.

Alexandra Brodsky

Getty Images/BBC
Brodsky’s 2017 paper is now widely credited for bringing the term “stealthing” into popular use

“Podemos empezar a hablar de ello de una manera en la que tengamos un lenguaje común”, dijo Garcia.

La legisladora dice que se sintió inspirada para llevar el tema del stealthing a la Cámara después de leer un artículo de investigación de la Facultad de Derecho de Yale de 2017 de la entonces estudiante Alexandra Brodsky, a quien ahora se le atribuye ampliamente haber llevado el término al uso popular.

Brodsky, que ahora trabaja como abogada de derechos civiles y es autora de Sexual Justice, que analiza cómo responder de manera justa a la agresión sexual, detalló una serie de historias en su artículo de sobrevivientes en el contexto de relaciones románticas o sexuales consensuadas.

Sus relatos a menudo comenzaban de la misma manera: “No estoy segura de que esto sea una violación, pero…”.

Las narraciones detallaban el miedo de las víctimas a las infecciones de transmisión sexual y al embarazo, así como sus intensos sentimientos de violación y traición.

Pero las y los sobrevivientes con los que habló Brodsky, muchos de los cuales informaron haber sido violados anteriormente, no describieron el stealthing como equivalente a una agresión sexual.

La gente aún no estaba haciendo esa conexión, dice Brodsky.

“Creo que una gran parte del problema era que mucha gente pensaba que era la única persona a la que le había pasado”, agrega.

Graphic of a condom

Getty Images/BBC

Pero la investigación muestra que el stealthing es “deprimentemente común”, según el análisis del comité judicial del Senado de California al evaluar el proyecto de ley de Garcia.

Demoras

Un artículo de 2019 publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina encontró que el 12% de las mujeres de entre 21 y 30 años informaron haber experimentado el stealthing.

Ese mismo año, investigadores de la Universidad de Monash en Australia encontraron que una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres que tienen sexo con hombres habían sido sometidos a la práctica.

Y otro estudio de 2019 encontró que casi el 10% de los hombres informaron que se quitaron un condón durante las relaciones sexuales sin consentimiento.

En su artículo, Brodsky citó a un conocido bloguero que usó su sitio ahora desaparecido para dar consejos a otros hombres sobre cómo quitarse los condones en secreto sin llamar la atención.

Es el deber de una mujer abrir las piernas, escribieron los comentaristas, y el derecho del hombre a “esparcir su semilla”.

Stock image of condoms

Getty Images/BBC

Pero si bien ha aumentado la conciencia sobre el stealthing, la respuesta legislativa se ha retrasado.

Incluso en países donde esta práctica se ha considerado una agresión sexual, incluidos Reino Unido, Nueva Zelanda y Alemania, rara vez se enjuicia, en parte debido a las dificultades para demostrar la intención.

Esta es la ventaja de las demandas civiles: la carga de la prueba es menor que en los casos penales, y la decisión de presentar una demanda recae en los sobrevivientes, no en los fiscales.

Y tanto Brodsky como García creen que hay un significado inherente en que el estado etiquete oficialmente el stealthing como un acto ilegal.

“Imagínese lo que se sentirá cuando ellos (los y las sobrevivientes) vean que el estado de California piensa que no merecen ser tratados de esta manera“, dice Brodsky

La ley

El proyecto de ley fue apoyado por el Proyecto Legal, Educativo y de Investigación de Proveedores de Servicios Eróticos (Esplerp), una organización de defensa fundada y dirigida por Doogan.

La ley permitirá a las trabajadoras sexuales demandar a los clientes que se quiten los condones, dijo, y con suerte allanará el camino para una mayor protección legal para las trabajadoras sexuales y otros grupos típicamente marginados por el sistema de justicia penal.

“ le puede pasar a cualquiera”, advierte Doogan.

Todavía existe el problema de que los casos de agresión sexual se aborden.

Aquellos que hacen estas afirmaciones a menudo se encuentran con “escrutinio y escepticismo”, según Brodsky.

Y cuando se trata de stealthing, esta respuesta se intensifica porque, “por definición, el daño ocurre después de que han dado su consentimiento para el sexo”.

Pero la medida ha sido celebrada como un primer paso importante, especialmente después de que fracasaran los esfuerzos recientes para aprobar una legislación similar en Nueva York y Wisconsin.

“Estoy orgullosa de que California sea el primero en la nación, pero estoy desafiando a otros legisladores estatales a seguirnos rápidamente”, dijo García.

“Un estado menos, quedan 49”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.